Cinco Promesas Para tu Lectura Bíblica y Oración

Cinco Promesas Para tu Lectura Bíblica y Oración

¿Buscas a Dios consistentemente en la Palabra y oración? ¿O lo has intentado una y otra vez, te has desanimado y dado por vencido? Ya estamos lo suficientemente adentrados en Enero para saber que esta es la historia de muchos de nosotros. Las resoluciones han empezado a estancarse. Y si incluso logras tener un tiempo con Dios, ¿es vivificante? ¿O es sólo seguir el procedimiento, leer el pasaje asignado, orar por lo que hay en tu lista, y sentirse aliviado cuando termina?

No es tarde para hacer algunos buenos cambios. Así que si estás luchando para pasar tiempo con Dios, aquí hay promesas que pueden ayudar:

1. Dios Es Mi Supremo Gozo

Envía tu luz y tu verdad; que ellas me guíen… Entonces llegaré al altar de Dios, a Dios, mi supremo gozo. (Salmos 43:3-4)

Dios promete ser nuestro supremo gozo, no por lo que Él da, sino por lo que Él es. Cuando lo contemplamos y adoramos tenemos infinitamente más gozo que el que tenemos en cualquier otra cosa.

Entonces, ¿por qué preferimos seguir durmiendo antes que buscar a Dios? Es porque no estamos confiando en que Dios es nuestro supremo gozo. ¿Qué podemos hacer entonces?

No retiñas tus dientes e intentes con más fuerza. Haz lo que el salmista dice – pídele a Dios que envíe su luz (el trabajo del Espíritu Santo que ilumina el corazón) y su verdad (la Palabra de Dios). Luego ora sobre promesas que describen a Dios como tu gozo, como Salmos 43:3-4; Salmos 16:11; Mateo 13:44; y 1 Pedro 1:8.

Mientras lo haces, Dios enviará su luz y verdad para que veas y sientas que Él realmente es tu supremo gozo. Entonces, cuando veas que en Él se halla infinito gozo, querrás pasar tiempo con Él.

2. Oír la Palabra de Dios Aumentará Mi Fe.

Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo. (Romanos 10:17)

Muchas mañanas soy tentado a no buscar a Dios porque mi fe se siente débil. Pero eso es como no ir al doctor porque mi cuerpo se siente débil. Así como los doctores sanan cuerpos enfermos, Dios fortalece la fe débil, mientras oímos su palabra.

La fe débil es como una batería débil. Pero la Palabra de Dios es un cargador de batería. Así que cuando tu fe esté débil, abre su palabra, y conecta tu débil fe. Dios promete que mientras haces eso, te recargará.

3. La Palabra de Dios es la Única Perfecta Fuente de Guía

Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino. (Salmos 119:105)

El mundo es como una caverna muy oscura en la que no se puede ver nada. Pero Dios nos ha dado la poderosa linterna de su palabra.

Así que si emprendemos nuestro día sin meditar en la Palabra de Dios, es como tropezar a lo largo de la caverna sin prender la linterna.

Pero empezar el día en la Palabra de Dios es como prender la linterna, para que podamos ver la grieta a evitar, la roca a esquivar, el giro que queremos tomar. No emprendas tu día sin prender la linterna.

4. Cuando Ores, Dios Responderá

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. (Mateo 7:7)

Una razón por la que no oramos es porque creemos en la mentira de Satanás de que la oración no hace nada. Pero eso no es lo que Jesús enseñó. (Mateo 7:7)

Jesús promete que cada vez que oremos, Dios responderá. Él hará exactamente lo que le pedimos, o incluso algo mejor, que no habría hecho si no hubiésemos orado.

Así que si empiezo el día orando por mi corazón, matrimonio, hijos, trabajo, y ministerio, entonces Dios hará cosas en mi corazón, matrimonio, hijos, trabajo, y ministerio que no hubiera hecho de no haber orado. Confía en la promesa de Dios sobre la oración – y ora.

5. Esto Es lo Único Que No Será Quitado

“Marta, Marta, tú estás preocupada y molesta por tantas cosas; pero una sola cosa es necesaria, y María ha escogido la parte buena, la cual no le será quitada.” (Lucas 10: 41-42)

Marta se había mantenido ocupada en la cocina, mientras María se sentó a los pies de Jesús, escuchando su palabra. Y Jesús dijo que María había tomado la decisión correcta, porque había escogido la única cosa que no le podía ser quitada.

Todo lo demás te puede ser quitado. Pero el tiempo con Jesús nunca te será quitado, porque el corazón que nutres para Jesús te traerá gozo incrementado en Él por siempre. Y para siempre.

Así que si no has pasado tiempo con Dios, y eres tentado a leer las noticias, Facebook, o una llamada telefónica, detente. Pregúntate: ¿qué me traerá gozo que nunca me será quitado?

Luego, deja a un lado todo lo demás para unirte a María a los pies de Jesús, escuchando su palabra.

Mañana a la Mañana

La alarma suena.

  • Estoy cansado. Tal vez duerma sólo un poco más. Pero espera…

  • Dios me está invitando a un supremo gozo.

  • Su palabra fortalecerá mi débil fe.

  • Su palabra dará luz en la oscuridad a mi alrededor.

  • Cuando ore, Dios obrará.

  • Esto es lo único que no me puede ser quitado.

Creo que me levantaré.

Steve Fuller is the lead pastor of Mercy Hill Church of San Jose and blogs regularly at Living by Faith.