Cómo Responde la Biblia a la Pregunta, “¿Dónde Está Tu Dios?”

Cómo Responde la Biblia a la Pregunta, “¿Dónde Está Tu Dios?”

Desearía que pudiésemos escribir acerca de la soberanía de Dios en un respiro entre dos calamidades. Pero no hay ninguno.

Si dijese que estamos entre dos tsunamis o tornados, alguien podría decir, “Un árbol acaba de caer sobre mi casa,” o, “Era el avión de mi madre el que se estrelló en Ohio,” o, “Mi tío estaba entre los turistas asesinados en Pakistán,” o, “La batalla de mi esposa contra el cáncer acaba de terminar — con su muerte.”

Así que no hay respiro. Si oímos el eco de la voz de Dios en las Escrituras, siempre será durante la calamidad de alguien. Esto significa que, si lloramos con los que lloran, el teclado estaría marcado siempre por las lágrimas.

Hoy quiero centrarme en un único tema bíblico: ¿Cuáles son las respuestas a la pregunta bíblica, “¿Dónde está Dios?” durante las calamidades? Y lo llamo una pregunta bíblica porque esta pregunta está en la Biblia. Deja que estos ejemplos formen la manera en que contestas esta pregunta.

1. Dios está en el cielo haciendo todo lo que le place.

El salmista pregunta, “¿Por qué han de decir las naciones: ‘¿Dónde está ahora su Dios?’” Y contesta, “Nuestro Dios está en los cielos; Él hace lo que le place” (Salmos 115:2–3).

Así que una respuesta que siempre es cierta, es que Dios está reinando en su trono en el cielo y hace las cosas de acuerdo a su plan infinitamente sabio y bueno. Por eso es que “le place”. Siempre es sabio y siempre es bueno.

“¡Cuán numerosas son tus obras, oh Señor! Con sabiduría las has hecho todas” (Salmos 104:24). “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré” (Isaías 46:10).

2. Dios está en el mismo lugar que cuando cantabas en la noche.

In Job 35:9–10, Eliú dice, “A causa de la multitud de opresiones claman los hombres; gritan a causa del brazo de los poderosos. Pero ninguno dice: ‘¿Dónde está Dios mi Hacedor, que inspira cánticos en la noche‘”

Durante la mayor parte del tiempo la gente no piensa en Dios. No es un factor en sus vidas. Por ejemplo, normalmente no dice, “¿Dónde está Dios?” cuando les inspira cánticos en la noche.

Para millones de personas, Dios no es un tesoro al que adora en los tiempos de buena fortuna; sólo es el flagelador en los tiempos en que hay problemas. Lo sacamos del bolsillo de atrás de nuestra negligencia y agitamos nuestro dedo en frente del rostro del Todopoderoso. Esto es algo muy peligroso.

Por tanto, otra respuesta a la pregunta, “¿Dónde está Dios” es esta: Dios está en el mismo lugar que estaba cuando te dio miles de días y noches buenas (Ver también Jeremías 2:7–8.)

3. Dios me está probando en lo secreto y me rescatará de forma perfecta.

Los Hijos de Coré cantaron un lamento lleno de esperanza en los Salmos 42 y 43. “Mis lágrimas han sido mi alimento de día y de noche mientras me dicen todo el día: “¿Dónde está tu Dios?” . . . ¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez por la salvación” (Salmos 42:3–5).

El pueblo de Dios sufre desgracias. Y aquellos que aman la soberanía de Dios a menudo reciben burlas, “¿Dónde está tu Dios ahora?” El salmista responde, “He de alabarle otra vez, salvación mía y Dios mío.” Dicho de otra forma, tarde o temprano, mi Dios restaurará mi fortuna — en esta vida, o multiplicada por un millón en la siguiente — y le alabaré.

Así que una tercera respuesta a la pregunta es: Mi Dios me está probando y vendrá a salvarme en el tiempo perfecto, en la vida (2 Timoteo 4:17) o en la muerte (Apocalipsis 2:10). (Ver también Joel 2:17-19.)

4. Dios está preparando su venganza sobre aquellos que se burlan de sus amados.

El salmista Asaf da otra contundente respuesta de advertencia. “¿Por qué han de decir las naciones: ‘¿Dónde está su Dios?’ Sea notoria entre las naciones, a nuestra vista, la venganza por la sangre derramada de tus siervos” (Salmos 79:10).

A menudo, Dios trae problemas a la vida de aquellos a quienes ama para purificarlos por medio de la disciplina (Hebreos 12:5-11). Mientras ellos están en angustia, las naciones podrían decir: "¿Conque tu Dios es bueno y amoroso?"

La respuesta es: Se está preparando para el día de la venganza sobre los que se burlan de sus amados. “Devuelve a nuestros vecinos siete veces en su seno la afrenta con que te han ofendido, Señor.” (Salmos 79:12). (Ver también Miqueas 7:8–10.)

5. Dios está de pie frente a ellos, listo para perdonar.

Finalmente, Jesús dijo a sus adversarios: “Yo soy el que doy testimonio de mí mismo, y el Padre que me envió da testimonio de mí.” Entonces le decían: “¿Dónde está tu Padre?”Jesús respondió: No me conocéis a mí ni a mi Padre. Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre” (Juan 8:18–19).

¿Dónde está Dios cuando los incrédulos se burlan de Jesús diciendo, “¿Dónde está tu Padre?” La respuesta es, Está en medio de ellos. Está persiguiéndolos. Está de camino a la cruz con el objetivo abrir una senda para que sus enemigos sean rescatados de su venganza . Está de pie frente a ellos: “Antes de que Abraham naciera, yo soy” (Juan 8:58).

Y así es hoy. Cuando los escépticos ridiculizan a los seguidores de Jesús que están sufriendo y dicen, “¿Dónde está el que llamas amado Padre?” la respuesta es esta: Está justo ahí frente a ellos. Su pueblo son sus testigos al mundo. Y lo que decimos es que el Señor reina. Y si confías en su Hijo, convertirá todas tus pérdidas (así como las nuestras) en ganancias eternas. Por eso nos ”gloriamos en las tribulaciones” (Romanos 5:3).

John Piper (@JohnPiper) is founder and teacher of desiringGod.org and chancellor of Bethlehem College & Seminary. For 33 years, he served as pastor of Bethlehem Baptist Church, Minneapolis, Minnesota. He is author of more than 50 books.