Acostando a mi Hija dos Horas Despues del Colapso del Puente

Aproximadamente a las 6:00 de esta tarde el puente de la estatal 35W sobre el rio Mississippi en Minneapolis colapsó. Estoy escribiendo esto cerca de tres horas después de la caída del puente. Este estaba localizado cerca de la Iglesia Bautista Belén, La mayoría de los que ministramos en esa iglesia cruzábamos ese puente varias veces al día, hasta este momento yo no se si algún miembro estaba en el puente. Las oficinas de Desiring God están aproximadamente a una milla del puente.

Hasta este momento no hay confirmación oficial del número de heridos y fallecidos. El pasado Martes cuando cruzamos el puente saliendo de la ciudad, se estaban realizando extensos trabajos de reparación en la superficie de este con un solo canal de circulación activo. Uno especulaba acerca de la inusual tensión sobre el puente con martillos neumáticos y otros equipos de reemplazo en la plataforma. Era el cuarenta aniversario del puente.

La lectura bíblica para el devocional familiar de esta noche fue Lucas:13:1-9. Esta no fue mi elección, y seguramente no fue una coincidencia. Si esas las ciudades gemelas, impactadas por esta tremenda calamidad, oyeran lo que Jesús tiene que decir acerca de este suceso en Lucas 13:1-5. La gente vino a Jesús con noticias desgarradoras acerca de la matanza de ciertos adoradores a manos de Pilatos. He aquí lo que él dijo.

Hubo algunos presentes en aquel tiempo que le contaron acerca de aquellos galileos cuya sangre Pilatos había mezclado con la de los sacrificios que ellos realizaban. Y él les contestó: "¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente."

Jesús esta implicando que aquellos que le trajeron aquellas noticias pensaban que él les diría que esas personas merecían morir, y que los que no murieron no merecían morir. Más eso no fue lo que él dijo. El dijo todos merecen morir. Y si tu y yo no nos arrepentimos, también pereceremos. Esta es una respuesta sorprendente, y solo tiene sentido si la vemos como una realidad que está radicalmente orientada hacia Dios.

Todos hemos pecado contra Dios, no solo contra el hombre. Esta es una desgracia mil veces peor que el colapso del puente 35W. Que algún humano esté respirando ahora en este planeta es por la misericordia de Dios. Dios hace salir el sol y caer la lluvia sobre aquellos que no lo atesoran a él por sobre todas las cosas. El hace latir el corazón y trabajar los pulmones de millones de personas que son merecedores de su furor. Este es un punto de vista de la realidad que debe ser enseñado con urgencia en nuestras iglesias, para poder estar preparados contra las calamidades del mundo.

El significado del colapso de este puente es que John Piper es un pecador y debe arrepentirse o perder su vida para siempre. Esto significa que debo volver de las absurdas preocupaciones de mi vida y enfocar la atención de mi mente y el afecto de mi corazón en Dios y abrazar a Jesucristo como mi única esperanza para el perdón de mis pecados y para la esperanza de vida eterna. Ese es el mensaje de Dios sobre el colapso de ese puente. Ese es el mensaje más misericordioso: Aun hay tiempo para volverse del pecado, la incredulidad, y la destrucción para aquellos de nosotros que aun viven. Si pudiéramos ver la calamidad eterna de la cual se nos ofrece escape, aceptaríamos este mensaje como el más precioso en el mundo.

Nosotros estábamos orando durante nuestro devocional familiar. Talitha, (de 11 años de edad), Noel y yo orábamos seriamente por las familias afectadas por la calamidad, y por los demás en nuestra ciudad. Talitha oró "Por favor, no permitas que nadie culpe a Dios por lo ocurrido sino que den gracias porque ellos se salvaron" Cuando yo me senté en su cama, la arrope, la bendije y le canté por algunos minutos. Le dije "¿Sabes Talitha? esa fue una oración muy buena, porque cuando la gente culpa a Dios por algo, ellos están molestos con él, lo que ellos quieren decir es que Dios hizo algo malo. Eso es lo que culpar significa: es acusar a alguien de una mala acción. Pero tú y yo sabemos que Dios no hizo nada malo. Dios siempre actúa con sabiduría. Y tu y yo sabemos que Dios pudo haber sostenido ese puente con una mano." Talitha dijo, "Con su dedito." "Si" le dije, "con su dedito, lo que significa que Dios tenía un propósito al no detener la caída del puente, sabiendo todo lo que pasaría, y que el es infinitamente sabio en todo lo que hace."

Talitha me respondió, "quizás él permitió que cayera porque él quería que toda la gente de Minneapolis le temieran," "Si Talitha" le dije. "Yo estoy seguro que esa es una de las razones por las que Dios dejo caer el puente."

Le canté la canción que yo suelo cantarle,

Ven descanza tu cabeza y abrazame suavemente
Y no temas a la oscuridad de la noche.
Dios todo poderoso siempre observa intensamente,
Y guarda tu vida con todo su poder.
No dudes de su amor, ni de su poder para hacerlo,
El nunca falla, ni tampoco duerme.

Le dije. "Tu sabes que es verdad, Talitha, que si tu mueres en el colapso de un puente, o en un accidente de carro, o de cancer, o a causa del terrorismo, o de avanzada edad, Dios siempre te sostendrá, incluso cuando hallas muerto. Asi que no debes tener miedo, ¿o si?" "No" dijo sacudiendo la cabeza. Yo me incliné y a besé. "Buenas noches, te amo," le dije.

Esta noche, a traves de las ciudades gemelas las familias se preguntan si volverán a besar a uno de sus amados nuevamente por la noche. Algunos no lo harán. Yo oro porque ellos encuentren a Jesucristo y hagan de él su roca y su refugio en esas agonizantes horas de incertidumbre y posibles perdidas.

La palabra "puente" no aparece en la Biblia, pudiera ser por una de dos razones, una es que Dios no construye puentes, él abre los mares. La otra es que su pueblo debe pasar a través de las mortíferas corrientes del sufrimiento y la muerte, no simplemente transitar sobre ellas. "Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán." (Isaías 43:2 VRV 1960) Las aguas podrán ahogarte, pero Yo estaré contigo en la vida y en la muerte.

¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: "Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida... nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. (Romanos 8:35-39/VRV 1960).

Podemos ser muertos durante el día, pero no separados de Cristo. Pasamos a través del rio, no por encima. El lo hizo antes que nosotros, crucificado. El surgió del otro lado, él conoce el camino. Con él lo haremos. Ese es el mensaje que tenemos para los preciosos pecadores de las ciudades gemelas. El murió por tus pecados. El resucitó. El salva a todo el que confía en él. Nosotros morimos, pero por causa de él, no morimos.

Jesús dijo: "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá." (Juan 11:25 VRV 1960)

Talitha está durmiendo ahora, pero algún día ella morirá. Yo le enseñe esto a ella, yo no estaré siempre allí para bendecirla, Pero Jesucristo vive y es el mismo ayer, ahora y siempre, él estará con ella porque ellá confía en él, y ella pasará a través del rio.

Llorando con los que lloran, y los que lo harán.

Pastor John

Salmo 71:20 Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, volverás a darme vida,

John Piper (@JohnPiper) is founder and teacher of desiringGod.org and chancellor of Bethlehem College & Seminary. For 33 years, he served as pastor of Bethlehem Baptist Church, Minneapolis, Minnesota. He is author of more than 50 books.