¿Hay un lugar para los aprensivos en la iglesia?

Esta es una transcripción editada del audio.

¿Hay lugar para los aprensivos en la iglesia? ¿O es un problema que algunas personas se preocupen perpetuamente?

Sí, hay un problema con eso; y sí, hay un lugar para ellos, porque hay lugar para los pecadores en la iglesia. Una persona que está conforme con ser aprensiva de forma crónica debe preguntarse si es cristiana o no. Pero alguien que tiene que luchar contra la preocupación cada día--ya sea por la forma en que fue creado o por la forma en que fue criado--si está dispuesta a luchar contra su preocupación entonces está en la misma categoría que los que luchan contra la lujuria, el orgullo, o la amargura cada día. Todos luchamos contra algo todos los días. Si no estamos luchando contra algo, entonces nuestro propio pecado nos está tomando ventaja.

Quiero tener cuidado en decirle que no debe tratar la ansiedad a la ligera. Jesús dijo una y otra vez que no se preocupen, ya sea en lo que se debe comer ni beber, ni cómo se debe hablar de él. Él promete estar con nosotros, cuidar de nosotros, y proveer para nuestras necesidades. Él siempre está luchando contra el temor y la ansiedad. Por lo tanto, está claro que él quiere que la venzamos.

En la misma manera, el apóstol Pablo dice que no se inquieten por nada, “antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6-7, LBLA).

Así que la Biblia claramente quiere que luchemos para vencer la ansiedad, pero sabe que tenemos más o menos éxito según el día. Algunas personas tienen claramente más lucha con la ansiedad que los demás. Y hay un lugar para esos luchadores en el Reino. Pero no estén contentos con ella. Crezcan en valor y en osadía.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org