Dios no esperó que creyeran


La siguiente es una transcripción ligeramente editada.

Dios tiene la intención de que estas profundidades del evangelio profundicen aún más, y endulcen nuestra experiencia de ser amados por Dios con un amor personal que no tiene comienzo ni final.

Muchos cristianos experimentan el amor de Dios sólo como un amor que ofrece y espera. Creen que Dios ofrece vida eterna a través de la sangre de Jesús, y luego espera ver lo que nuestra autodeterminada voluntad hará con ello. Esto es celebrado como el amor de Dios, amplio y profundo. Es trágico que eso sea todo lo que millones y millones de cristianos sepan conscientemente del amor de Dios.

“Si conocemos hoy a Jesús, es porque fuimos amados y elegidos desde antes de la fundación del mundo” Tuit Compartir en Facebook.

Dios mismo nos ha dado una ventana a las profundidades del evangelio de su amor, que son mucho más que eso. Ha hecho esto de tal forma que nos gocemos en las maravillas de ser amados personal e individualmente, desde antes de la eternidad. No porque creyésemos. No porque nos esforzásemos. Sino porque Dios se deleitó en elegirnos. Simplemente se deleita en ser libre. Nos eligió porque nos eligió en amor.

Sabiendo, hermanos amados de Dios, su elección de vosotros. (1 Tesalonisenses 1:4, LBLA)

Nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido. (2 Tesalonisenses 2:13)

Sabiendo Jesús que su hora había llegado para pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. (Juan 13:1)

Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos, nos dio vida. (Efesios 2:4)

Ahora bien, Pablo no utiliza la frase "gran amor" en ningún otro lugar. ¿Se dan cuenta de lo que eso significa? Significa que hay un amor que no responde a nuestra respuesta a él. Él no está esperando. Estabamos muertos. Y alejados del gran amor que tiene por nosotros desde la eternidad, Él nos dio vida para que pudiésemos creer, para que así pudiésemos ver su belleza, para que pudiésemos atesorarlo como nuestro más grande tesoro, disfrutarlo como el placer más grande. Esa es una profundidad de "amor personal" distinta, que muchos cristianos jamás disfrutan. Es algo muy triste y no se puede evitar que tenga efectos sobre nuestra mundanalidad y debilidad.

Si estamos vivos hoy, es decir, si conocemos a Dios en Cristo como nuestro mayor tesoro, y disfrutamos de Dios en Cristo como nuestro mayor placer, si mostramos a Dios en Cristo al mundo como nuestro mayor tesoro y mayor placer, es porque fuimos amados y elegidos antes de la fundación del mundo.

Así que seamos humildes. Seamos santos. Tengamos ánimo en la misión y en el amor para la gloria de Dios.


Read, watch, or listen to the full message: