Lo que Jesús hizo después del Principio


El primer relato que escribí, Teófilo, trató de todo lo que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de que por el Espíritu Santo había dado instrucciones a los apóstoles que había escogido. A éstos también, después de su padecimiento, se presentó vivo con muchas pruebas convincentes, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles de lo concerniente al reino de Dios

Me alegro de que Dios ponga en el corazón de algunos doctores el que practiquen algo más que la medicina. Todos los doctores que conozco en esta iglesia tienen sueños más grandes que el reparar órganos y hacer dinero. Doy gracias a Dios por esto. Sin embargo, el médico al cual estoy más agradecido entre todos los del mundo es el doctor llamado Lucas. En Colosenses 4:14 Pablo lo llama "el médico amado". Nos encontramos con él por primera vez en Troas, donde se une a Pablo, Silas y Timoteo en el segundo viaje misionero (Hechos 16:10, note el "nosotros"). Él pudo haberse convertido allí y se unió al equipo misionero como una especie de médico del equipo.

Pero – ¡Oh, en cuánto más que un médico se llegó a convertir! Viajó con Pablo durante años y se fue con él, finalmente, a Roma, donde Pablo murió. Una de las oraciones más conmovedoras de Pablo, la encuentro en su última carta (2 Timoteo 4:11) durante su encarcelamiento final en Roma. Simplemente dice: "Sólo Lucas está conmigo."

Todos estos años en todos estos viajes, incluyendo dos años en Palestina, Lucas estuvo tomando notas sobre las obras y las palabras de Jesús y el progreso de la iglesia. Finalmente, Dios lo movió a escribir una obra en dos volúmenes que forma la mayor parte del Nuevo Testamento más que ningún otro escritor del Nuevo Testamento, incluyendo al apóstol Pablo.

Objetivo de Lucas al Escribir

Él fue el autor del Evangelio según San Lucas y los Hechos de los Apóstoles. Y su propósito inmediato al escribir fue ayudar a que un hombre llamado Teófilo viese la verdad acerca de lo que Jesús hizo y enseñó y de cómo la iglesia se extendió por todo el mundo romano. Puede que ayude que lo veamos directamente. En Lucas 1:3-4, escribe:

Me ha parecido conveniente, después de haberlo investigado todo con diligencia desde el principio, escribírtelas ordenadamente, excelentísimo Teófilo, para que sepas la verdad precisa acerca de las cosas que te han sido enseñadas.

Luego, en Hechos 1:1 Lucas menciona el evangelio y dice:

El primer relato que escribí, Teófilo, trató de todo lo que Jesús comenzó a hacer y a enseñar.

Teófilo es probablemente una especie de oficial romano, dado el título de "excelentísimo" que Lucas usa sólo para funcionarios romanos como Félix (Hechos 23:26) y Festo (Hechos 26:25), gobernadores de Judea. Teófilo conocía algo de Jesús y de la iglesia, pero no estaba completamente claro y seguro al respecto. El objetivo de Lucas fue el de poder darle un recuento fiel de lo que Jesús hizo y dijo y del desarrollo de la Iglesia en el mundo.

Esta mañana quiero comenzar una serie de mensajes sobre el segundo volumen de la obra de Lucas, los Hechos de los Apóstoles. Y creo que si me lanzo directamente, podrán ver por qué esto es muy importante para nosotros hoy día. Así, vamos a centrarnos esta mañana solamente en los tres primeros versículos.

El comienzo de los Hechos y las Enseñanzas de Jesús

Versículo 1: "El primer relato que escribí, Teófilo, trató de todo lo que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba".

La palabra clave para entender la importancia del libro de los Hechos es la palabra "comenzó". Lucas dice: "En el primer libro, en el Evangelio, traté con todo lo que Jesús COMENZÓ a hacer y enseñar hasta su ascensión al cielo después de su resurrección". El evangelio de Lucas termina (en Lucas 24:51-53), con la ascensión de Jesús al cielo. Y Lucas dice que la historia que contó, que termina con la ascensión de Jesús al cielo, fue el PRINCIPIO del ministerio de enseñanza de Jesús. Fue el COMIENZO de las obras de Jesús.

La Finalidad de la Obra de Jesús

Ahora bien, no quiero menospreciar la finalidad-la totalidad- de la obra salvadora de Jesús en la cruz y en su resurrección. Hebreos 10:12 dice, "Cuando Cristo, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados PARA SIEMPRE, se sentó a la diestra de Dios". Cuando Jesús gritó "Consumado es", la deuda fue pagada, los pecados fueron cubiertos, la ira se retiró y Satanás fue herido de muerte. No quiero menospreciar en lo mas mínimo la gloriosa totalidad de ese hecho en modo alguno.

Sin embargo, es Sólo el Comienzo de la Obra de Jesús

Pero sí quiero hacer hincapié en lo que Lucas dice aquí: que lo que Jesús hizo en la tierra en sus duras obras de sanación compasiva y tierna, y lo que Él dijo mientras estuvo sobre la tierra en su enseñanza verdadera, autoritaria, condenadora, y consoladora - fue sólo el comienzo de su hechos y enseñanzas. Esto es absolutamente crucial para poder entender el propósito del libro de los Hechos, entender quiénes somos como iglesia y lo que está en marcha en esta era. Porque la clara implicación es que AHORA, ahora que Jesús está sentado a la diestra del Padre, Él NO HA terminado. No ha acabado su labor y su enseñanza. No está muerto ni está ausente. Él está vivo y presente. Está haciendo y está enseñando.

La encarnación del Hijo de Dios en carne humana, el sacrificio de sí mismo por el pecado en la cruz de una vez por todas, la poderosa resurrección y ascensión a la diestra del Padre es sólo el COMIENZO de lo que Jesús vino a hacer y enseñar. Y el resto de lo que vino a hacer, lo hace AHORA en esta era hasta el tiempo señalado por el Padre para la consumación de todas las cosas. Ese es el propósito del libro de Hechos y es por eso que existimos como iglesia y eso es de lo que esta era se trata. El libro de los Hechos no relata únicamente los Hechos de los Apóstoles, sino que también relata los actos del Jesús resucitado, viviente, entronizado. Él dijo en Mateo 16, "edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella". Este es el propósito de Lucas. Jesús comenzó su hechos y enseñanzas hasta que ascendió al cielo. Ahora se completará Su labor y enseñanza - prosigue la construcción de Su iglesia como dijo que haría.

Está Ilustrado en el Ministerio de Pablo

Permítanme ilustrar esto por medio del ministerio de Pablo. Pablo es uno de los principales héroes humanos del libro de los Hechos. La mitad del libro podría ser llamado los Hechos de Pablo. Pero escuchen lo que realmente sucedía en el ministerio de Pablo (en Romanos 15:18-19):

Porque no me atreveré a hablar de nada sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, en palabra y en obra, con el poder de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios.

Lo que Pablo hizo por el reino, lo estaba haciendo y enseñando Jesús. Tengan en cuenta el mismo par de palabras: Cristo hizo por mí "en palabra y en obra". Jesús está hablando y actuando. Él está vivo, y está construyendo su iglesia. Eso es de lo que el libro de los Hechos se trata. Y es por eso que es tan significante para nosotros hoy. Jesús está vivo. ¡Él siempre estará vivo! Sigue hablando y obrando. Está edificando su iglesia, donde las personas están bajo la autoridad de su nombre, reciben Su perdón por los pecados y confían en Su poder. Eso es lo que deseamos que suceda cada vez más en esta ciudad y en todos los pueblos no alcanzados del mundo.

¿Qué es Necesario para ser Instrumentos Vivos para Cristo?

Así que ahora vamos a los versículos 2 y 3, y planteamos esta pregunta: ¿Qué da Jesús a las personas, para que, hasta que Él vuelva, sean Sus colaboradores en la labor y compañeros oradores en la edificación de la iglesia en el mundo? O sea: ¿Qué es lo que la gente necesita para ser instrumentos del Jesús vivo hoy? Hay tres cosas que se mencionan en los versículos 2 y 3, y una cuarta que se menciona en los versículos 4-5, es decir, el bautismo del Espíritu Santo. Voy a guardarme eso para la semana próxima y tratar hoy sólo con las tres de los versículos 2-3.

¿Qué le dio Jesús a los apóstoles para que pudieran ser sus instrumentos mientras se movía a través del mundo romano, esparciendo su reino? y, ¿cuánto de esto puede aplicarse a nosotros hoy?

Una Comisión o Mandamiento a través del Espíritu Santo

En primer lugar, les dio una comisión o un mandamiento. Versículo 2: "[he hablado acerca de todo lo que Jesús comenzó a hacer y enseñar] hasta el día en que fue recibido arriba, después de que por el Espíritu Santo había dado instrucciones a los apóstoles que había escogido".

Para ser el instrumento de Jesús mientras trabajaba y hablaba en el mundo, los apóstoles necesitaban una orden, o una comisión o una autorización que vino con la autenticación del Espíritu Santo. Cuando Lucas dice que Él les dio el poder por medio del Espíritu Santo, podría significar simplemente que Jesús fue inspirado por el Espíritu Santo para dar la Gran Comisión de la predicación (Hechos 10:42; Lucas 24:47) y el Discipulado (Mateo 28:19). Pero creo que Lucas quiere decir que esto tiene relevancia por la forma en que los mismos apóstoles recibieron el mandato, no sólo por la forma en que Jesús lo veía.

En Juan 20:21-22 hay una descripción de una comisión que Jesús dio a los apóstoles después de su resurrección. Note el papel del Espíritu Santo aquí:

Jesús entonces les dijo otra vez: Paz a vosotros; como el Padre me ha enviado, así también yo os envío. [esta es la comisión] Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.

¿No parece ser una situación que Lucas podría describir como el dar un mandamiento por el Espíritu Santo? Algunas personas dicen que esto es una especie de parábola dramatizada de lo que pasaría el día de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo descendió sobre los apóstoles (Hechos 2:04). Pero cuanto más pienso en la libertad y la variedad de la obra del Espíritu Santo, menos me siento obligado a tomar esto como una acción parabólica. ¿Por qué no podemos simplemente decir que cuando Jesús sopló sobre ellos y les dijo: "Recibid el Espíritu Santo", se produjo un verdadero ministerio del Espíritu Santo en la vida de los apóstoles desde ese momento y en esa situación y que fue para la comprensión, apropiación y procedimiento de esa comisión?

Eso es lo que sugiero que Lucas quiere decir cuando dice que Jesús les dio un mandamiento a través del Espíritu Santo. Fue a través del ministerio del Espíritu Santo que Él hablaba, y por medio del ministerio del Espíritu Santo que habían recibido la palabra de comisión. El Espíritu les ayudó en los días antes de Pentecostés para entender el mandamiento (Lucas 24:45) y aceptar la orden y estar contentos con ella (Lucas 24:52). Y esto no contradice en ningún modo, el hecho de que en el día de Pentecostés, algo más sucedió, algo que les impartió una profunda fortaleza para el cumplimiento de la comisión que Jesús les había dado por medio del Espíritu Santo. Vamos a hablar de esto la próxima semana (1:4-5).

Así que para ser el instrumento de Jesús que obra y habla en el mundo, lo primero que los apóstoles necesitaban era una comisión que viene con la autenticación del Espíritu Santo. Este es el punto del versículo 2.

Verificación de que Jesús está Vivo y es Triunfante

La segunda cosa que necesitaban de Jesús fue verificación – verificación de que estaba vivo y había triunfado sobre la muerte. Versículo 3: "se presentó vivo con muchas pruebas convincentes, apareciéndoseles durante cuarenta días . . . "

Usted no puede ser un instrumento auténtico en manos de un Cristo vivo, si no cree que Él está vivo. Hasta que los apóstoles no estuvieron profundamente convencidos de que Jesús había roto el poder de la muerte, que estaba vivo con vida indestructible, que, por lo tanto, no podía ser derrotado y que su causa era imparable, hasta ese momento, los apóstoles estaban listos a volver a pescar para ganarse la vida. Sin embargo, durante 40 días, Jesús se les apareció una y otra vez. Y Lucas 24:39-40, 42-43, nos dice el tipo de cosas que dijo e hizo:

"Mirad mis manos y mis pies, que soy yo mismo; palpadme y ved, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo". . . Entonces ellos le presentaron parte de un pescado asado. Y El lo tomó y comió delante de ellos

Por eso, cuando hubieron pasado 40 días de apariciones y conversaciones y comidas, los apóstoles estaban fuera de toda duda. Tenían muchas pruebas indubitables y se hallaban en un plano de persuasión tal, que estaban listos para su ministerio. Pero necesitaban algo más.

Más Instrucción Sobre el Reino de Dios

Lo último que se menciona en el versículo 3 es que necesitaban instrucción. Necesitaban una comisión de autenticación espiritual; necesitaban la verificación de la vida y el poder de Jesús después de su muerte, y necesitaban más instrucción sobre el reino de Dios. Esto se ve al final del versículo 3: ". . . apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles de lo concerniente al reino de Dios".

Los apóstoles habían sido tardos de corazón para entender y creer en el ministerio de Jesús en la tierra. Ahora necesitaban un curso intensivo en la teología del reino después de la resurrección. ¿De que se trataban las promesas del Antiguo Testamento en realidad (Lucas 24:25-27, 45)? ¿En qué sentido había realmente llegado el reino en el ministerio de Jesús? ¿Cómo se manifestaría el reino ahora, en la vida y ministerio de la iglesia?

Necesitamos Mucho de lo que Tenían los Apóstoles

Ahora bien, afirmo que no nos encontramos en el lugar de los apóstoles. Eran únicos en la historia de la redención. Tenían un contacto único, cara a cara, con el Cristo vivo (Hechos 10:41). Tuvieron una inspiración y autoridad únicas, como fundamento de la iglesia (Efesios 2:20). Pero eso no significa que no necesitemos mucho de lo que ellos tenían. Lo necesitamos, sobre todo si vamos a ser instrumentos en las manos del Jesús vivo, que hoy sigue obrando y enseñando a construir Su iglesia.

Necesitamos una comisión autenticada por el Espíritu, por la misma vida del Cristo viviente. Necesitamos una verificación que persuada la mente profundamente, que conmueva el corazón, de que Jesús está vivo, que es triunfante sobre todos sus enemigos, y que su causa es imparable. Tenemos que entender el reino de Dios y cómo se produjo, cómo está llegando, y cómo va a llegar.

Y mi oración es que - en esta serie de mensajes sobre el libro de los Hechos - Jesús mismo nos hable y obre, y nos dé lo que necesitamos para ser los instrumentos de Su poder en el mundo. AMÉN.