Toda Escritura es inspirada por Dios, persiste en ella

2da a Timoteo 3:14-17

Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra

Es una pena que en nuestra era teológica y política, las palabras "conservador" y "liberal" sean antónimas. El verdadero antónimo de "conservar" es desechar, o desperdiciar, o despilfarrar. Conservar significa retener, mantener, guardar. Y por supuesto, eso puede ser malo si usted se aferra a lo que es dañino y bueno si usted se aferra a la verdad y a lo bueno y útil.

Y el verdadero el antónimo de liberal es tacaño, mezquino, poco caricativo. Antes, liberal significaba ser generoso y dadivoso. Por tanto, antes de que las palabras se volvieran política y teológicamente estereotipadas, era bueno ser ambos. Aferrarse a lo verdadero y hermoso y precioso. Y ser dadivoso y generoso y de corazón abierto con lo que se tiene.

Conservativos en el sentido histórico

Al comienzo de este texto, en 2da a Timoteo 3:14, Pablo dice a Timoteo que sea conservador en este sentido histórico. "Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste". Persiste en ello, permanece en ello, en lo que has aprendido y de lo que te has convencido. Conserva la verdad que conoces y en la que confías. No la abandones.

Y hay un "sin embargo", al principio de esa oración porque Pablo está contrastando la permanencia de Timoteo en la verdad con la del grupo en el versículo anterior (versículo 13), quienes no "persistieron" sino que avanzaron [irán] "Pero los hombres malos e impostores irán [proko/yousin] de mal en peor, engañando y siendo engañados". La palabra para "irán" es "avanzarán", "progresarán", "procederán". Así que este es un grupo que no "continúa", o "persiste" o "permanece" en la verdad, sino que "avanza más allá", "va" más allá de la verdad que ha aprendido. Son las personas en 4:4: "y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos". Timoteo no te apartes. No consideres que progreso sea dejar atrás lo que es verdad.

La idea central del texto

Así que el propósito principal de este texto es que Timoteo debe (¡nosotros debemos!) continuar en, permanecer en, la verdad que ha aprendido y creído (3:14-17). De modo que la idea es abiertamente declarada en el versículo 14a: "Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste". Y el resto de este capítulo menciona, al menos, seis razones por las cuáles debiéramos aferrarnos a la verdad que él ha aprendido y creído. Y, en principio, estas seis razones son válidas también para nosotros. Todas señalan hacia el sólido fundamento que tenemos en la verdad que Timoteo ha aceptado.

1. El carácter de las personas que te enseñaron la verdad (versículo 14b).

Versículo 14: "Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido". Una de las razones por la que creemos en la verdad, es debido a fuentes confiables de dónde la aprendimos.

Para Timoteo, fue probablemente su madre y abuela. Note cómo es que el texto se refiere a la niñez de Timoteo. “. . . y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras". Y recuerde que, en 2da a Timoteo 1:5, Pablo se refirió a Loida y Eunice como la fuente de la fe de Timoteo: "Porque tengo presente la fe sincera que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también".

La idea que Pablo está presentando es que parte de la razón por la cuál Timoteo debe permanecer firme en su fundamento, es que la verdad que aprendió es el rasgo característico de las personas de quienes él las aprendió. Versículo 14: "Persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido". La idea no es que las madres y abuelas agradables no cometen errores. La idea es que hubo algo en estas dos mujeres que debió hacer que Timoteo tuviera cuidado de olvidar sus enseñanzas. De hecho, debió hacerle aferrarse a lo que ellas le enseñaron.

La prueba no es infalible. Pero Pablo está diciendo: parte del fundamento de nuestra confianza en lo que se nos ha enseñado yace en el tipo de personas que nos enseñó. Los testimonios confiables son una fuente válida del verdadero conocimiento. Y la calidad del testimonio incrementa la credibilidad del testimonio.

2. Las señas de santidad divina en Las Escrituras (versículo 15a).

Versículos 14-15a: "Persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras”. El término "Sagradas Escrituras" significa literalmente "escritos sagrados". No olvides Las Escrituras de tu juventud, Timoteo, porque +ellas llevan las señas de la santidad de Dios*.

La santidad de Las Escrituras se refiere a su cualidad divina. Son algo separado y distinto de otros escritos. Llevan las señas de Su autor divino, el Santo de Israel. Nosotros no solo creemos en las cosas debido al carácter del testimonio, también por las señas intrínsecas de la verdad y, en el caso de la Biblia, las señas intrínsecas de la verdad divina. Las señas de santidad. De la misma forma en que la santidad de Dios es su singularidad absoluta, así Las Escrituras comparten esa santidad, y tienen sus rasgos únicos de auto-autenticación. Por tanto, Timoteo, permanece en lo que has aprendido, porque estos escritos son santos, ellos llevan las señas distintivas del único Dios. No te alejes de ellas. Pide a Dios que te dé ojos.

3. El poder de Las Escrituras para salvar pecadores (versículo 15b).

Versículo 14–15b: "Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, [1] sabiendo de quiénes las has aprendido; y [2] que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales [3] te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación".

Uno de los modos en que llegamos a confiar en un mensaje es el (ta» duna¿mena¿) que tiene para cambiar a las personas. En este caso, Pablo recuerda a Timoteo, que Las Escrituras dan un tipo de sabiduría que lleva a la persona hacia la salvación. Las Escrituras están equipadas, en un modo único, para subyugar al necio e impartir una sabiduría que, entonces, puede ver la realidad y aceptar la verdad salvadora. Por tanto, Timoteo, no te apartes de Las Escrituras, no hay verdad semejante a esta que tenga el poder para cambiar a las personas dándoles una sabiduría que lleva a la salvación.

4. Las Escrituras te trajeron a Cristo (versículo 15c).

Versículos 14-15c: "Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, [1] sabiendo de quiénes las has aprendido; y [2] que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales [3] te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación [4] mediante la fe en Cristo Jesús”.

No te apartes de la verdad de Las Escrituras del Antiguo Testamento, porque ellas te llevaron a Cristo. Es cierto que conociste a Jesús por nombre en el testimonio de los testigos cristianos en allá en Listra, pero fueron las Sagradas Escrituras quienes te dieron sabiduría espiritual para reconocerle y recibirle. Las Escrituras prepararon tu mente y corazón para ver a Jesús por quien Él es y para creer en Él. No te alejes de Las Escrituras que te trajeron a Cristo.

5. Las Escrituras son Inspiradas por Dios (versículo 16).

Versículos 14-16a: "Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, [1] sabiendo de quiénes las has aprendido; y [2] que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales [3] te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación [4] mediante la fe en Cristo Jesús. [5] Toda Escritura es inspirada por Dios".

Esta es una de las declaraciones más importantes en la Biblia. "Toda Escritura es inspirada por Dios", exhalada, dicen algunos. En un modo único. No como pudiéramos referirnos a una hermosa representación musical que fue "inspirada"; sino en el sentido de que fue exhalada por Dios, para hacer que Las Escrituras fueran la misma Palabra de Dios.

Las Escrituras a que se refiere el texto son el Antiguo Testamento. Éso es lo que la familia judía de Timoteo y Loida y Eunice, sabían y creían y amaban. Pero hay muy buenas razones para tratar al Nuevo Testamento como teniendo la misma autoridad de inspiración por Dios.

  • Una es que Jesús vio a Su propia enseñanza a la par con Las Escrituras (Mateo 5), y teniendo la autoridad de Dios (Juan 14:10): "Las palabras que yo os digo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí es el que hace las obras").

  • Otra es que Jesús preparó todo para que Sus apóstoles hablaran con autoridad divina, por amor de la iglesia (Juan 16:13: "cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad".

  • Otra es que los apóstoles reclamaron estar inspirados por Dios (1ra a los Corintios 2:13: "de lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu".

  • Otra es que Pedro dijo que las cartas de Pablo eran parte de Las Escrituras autoritativas (2da de Pedro 3:16, algunos tuercen sus cartas: "como también tuercen el resto de Las Escrituras").

Por tanto, cuando Pablo habla en 2da a Timoteo 3:16, de que Las Escrituras son inspiradas, se refiere, por implicación al Antiguo y Nuevo Testamentos.

Un enfoque en las mismas Escrituras

Contraste ahora lo que Pablo dice aquí sobre Las Escrituras, con lo que Pedro dice en 2da de Pedro 1:12: "pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios". "Hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios" Por tanto, Pedro enfatiza que los escritores de Las Escrituras estaban inspirados. Dios hizo que hablaran "por el Espíritu Santo", Dios influenció sus mentes de modo que la palabra de Dios fuera verdaderamente hablada por los profetas.

Pero Pablo se enfoca en Las Escrituras mismas, no en los escritores. Dice a Timoteo (en el versículo 16), que no olvide la verdad de estas Escrituras, porque ellas mismas (pa◊sa grafh), son inspiradas/exhaladas por Dios. La influencia de Dios no estaba solo en la mente de los escritores en general, su atención al proceso de la creación de Las Escrituras fue tal que cuando sus mentes y manos componían palabras de Las Escrituras, estas palabras eran de tal modo las palabras de Dios, que Pablo dice que son inspiradas/exhaladas.

Las mismas palabras de Dios

Esta es la razón principal por la que la Declaración de Fe de los Ancianos en Bethlehem comienza en la Sección 1.1: "Creemos que la Biblia, consistente en sesenta y seis libros del Antiguo y Nuevo Testamentos, es la Palabra infalible de Dios, inspirada verbalmente por Dios, y sin error en los manuscritos originales". El término "inspirada verbalmente", y la referencia a los "manuscritos originales", ambos provienen del enfoque de 2da a Timoteo 3:16 en los escritos mismos.

Timoteo, continúa en lo que has aprendido y creído, porque las Santas Escrituras que te enseñaron tu madre y abuela, son las mismas palabras de Dios. Bethlehem, en nuestras manos tenemos las mismas palabras de Dios, traducidas al inglés. ¿Alguna vez ha estado la mitad de sorprendido, por esto, de lo que debía estarlo? El Creador del Universo ha inspirado, exhalado, un libro. Un libro. En este libro podemos leer la mente de Dios revelada. Tenemos acceso a un conocimiento que es inconmoviblemente verdadero, e infinitamente valioso. Infinitamente. ¿Atesora y ama y lee y medita y memoriza y estudia este libro según su valor infinito?

Una voz divina.

Estamos en el proceso de una de las mayores transiciones que esta iglesia alguna vez ha atravesado. Es inevitable, y es buena. Y Dios ha obrado maravillas para nosotros en los últimos ocho meses. Una voz humana reemplazará otra voz humana.

Pero la voz divina, sonando desde este púlpito, permanece exactamente igual. Porque Su Palabra nunca cambia. Está afirmada para siempre en Las Escrituras inspiradas por Dios. Si hay alguna clave para ver la misericordiosa bendición de Dios en la historia de esta iglesia de 141 años, es esta: Hemos persistido (continuado en, permanecido en) la Palabra inerrante de Dios, exhalada/inspirada, centrada en el evangelio. Ella ha sido nuestra salvación y nuestro tesoro y nuestra dulzura.

Deseables más que el oro; sí,

más que mucho oro fino,

más dulces que la miel

y que el destilar del panal. (Salmo 19:10)

Y por eso digo a los ancianos, y a Jason Meyer en particular: "Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste". Si, durante los próximos treinta años, Bethlehem deberá ser un lugar de salvación, y un lugar de tesoro, y un lugar de dulzura, entonces ustedes deberán persistir en Las Escrituras, en estas Palabras inerrantes, inspiradas, infinitamente valiosas del Dios viviente.

Esa es la razón más fundamental, Timoteo, por la que tú debieras persistir en la verdad que has aprendido y de la cual te convenciste. Es la verdad de Las Escrituras inspiradas por Dios.

6. Finalmente, Las Escrituras son útiles, inestimablemente útiles (versículos 16-17).

Versículos 16-17: "Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra".

Como Las Escrituras son la misma Palabra de Dios, son supremamente útiles. Esta palabra "útil", es utilizada en 1ra a Timoteo 4:8: "El ejercicio físico aprovecha poco, pero la piedad es provechosa para todo, pues tiene promesa para la vida presente y también para la futura". Esta "piedad" que es provechosa para todo, incluso en la eternidad, es explicada aquí, en 2da a Timoteo 3:16-17, como proveniente de Las Escrituras.

El efecto útil de Las Escrituras, según el versículo 17, es "que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra". "Equipado para toda buena obra", eso es piedad. Y ella se produce mediante Las Escrituras. Las Escrituras, en las manos del Espíritu Santo, tienen el poder para convertirnos en el tipo de personas que pueden discernir y hacer el bien que es necesario. "Equipado para toda buena obra". Transformados, capacitados, habilitados, para hacer el bien necesario.

Equipados para la acción

La Biblia inspirada por Dios tiene el propósito de hacernos piadosos, para convertirnos en hacedores de bien en este mundo. No yerre en ese sentido. Las doctrinas de la Biblia están diseñadas para producir obras. Buenas obras. Y lo hacen mediante la enseñanza, versículo 16, y esa enseñanza tiene tres efectos secuenciales: Reprensión, corrección, e instrucción en justicia.

Cuando somos correctamente enseñados por Las Escrituras, entonces somos primeramente reprendidos, es decir, son señalados nuestros errores y somos detenidos en nuestros senderos. Luego somos corregidos, es decir, somos redireccionados alejándonos del camino dañino que estábamos tomando, y orientados hacia el camino correcto. Y, tercero, somos instruidos en justicia, es decir, la Biblia nos capacita para ser instruidos, para crecer, en justicia. Y, mientras la enseñanza hace estas tres cosas (reprende, corrige, e instruye), Las Escrituras nos equipan para cada buena obra.

Por tanto, Timoteo, no olvides la enseñanza de tu madre. Persiste en ella. Permanece en ella. Quédate en ella.

1) Por el carácter de las personas que te enseñaron la verdad.

2) Por las señas de santidad divina en Las Escrituras.

3) Por el poder de Las Escrituras para hacerte sabio para alcanzar la salvación.

4) Porque Las Escrituras te trajeron a Cristo.

5) Porque Las Escrituras son inspiradas por Dios.

6) Y porque Las Escrituras son útiles, inestimablemente útiles.

Una pregunta a modo de conclusión

Quizás la pregunta más señalada que puedo hacer al cerrar sea: Si Pablo dice que el ejercicio corporal es poco provechoso, y que la piedad es provechosa para la eternidad, y si Las Escrituras son la clave para equiparnos para esa piedad, entonces, ¿estamos dando tanto cuidado a la piedad de nuestras vidas como a la salud física de nuestras vidas? Esposos, cabezas de familia, ¿están ustedes esforzándose tanto para alimentar a sus familias con Las Escrituras como lo están haciéndo para alimentarles con comida?

"Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea perfecto" (Juan 15:11). Alimentarse y a los demás, es una tarea gozosa.

Deseables más que el oro; sí,

más que mucho oro fino,

más dulces que la miel

y que el destilar del panal. (Salmo 19:10)

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org