De linaje a linaje

Recordad, pues, que en otro tiempo vosotros los gentiles en la carne, llamados incircuncisión por la tal llamada circuncisión, hecha por manos en la carne, recordad que en ese tiempo estabais separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza, y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros, que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre de Cristo. Porque El mismo es nuestra paz, quien de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne la enemistad, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz, y para reconciliar con Dios a los dos en un cuerpo por medio de la cruz, habiendo dado muerte en ella a la enemistad.

El título de este mensaje es "De linaje a linaje". Tiene un doble significado. Y ambos significados son un anhelo y una oración. El primer significado es el anhelo y la oración de que Dios nos saque a todos de nuestros variados linajes raciales y étnicos y nos lleve hacia un linaje en Jesucristo, un linaje nacido en la cruz donde Él derramó Su sangre para formar un nuevo pueblo, un nuevo linaje, de cada pueblo y lengua y tribu y nación.

El segundo significado del título: "De linaje a linaje", es una referencia al libro que escribí llamado "Linaje: La raza de la cruz y los cristianos", y la oración es que Dios use ese libro para llevar a las personas de "Linaje", el libro, al linaje de Jesucristo, donde las aversiones y sospechas raciales y étnicas y la descortesía y las hostilidades son todos subyugados por la sangre unificadora de Jesús.

La muralla divisora es destruida

Uno de los textos bíblicos que más clara y fuertemente describe el movimiento desde el linaje de la separación étnica hacia el linaje unificador de Cristo, es Efesios 2:11-16. Asegurémonos, por tanto, de que todos vemos el fundamento bíblico para este modo de pensar, y para esta visión exaltadora de Cristo, sobre la unidad y armonía entre los grupos étnicos alienados y hostiles. Y entonces relacionaremos lo que hemos visto en nuestra situación.

La situación que Pablo está señalando en estos versículos es la división étnica centenaria entre los judíos y todos los demás grupos étnicos del Cercano Oriente, llamado gentiles. Dios mismo eligió a Israel de entre todos los pueblos del mundo (Génesis 12:1-3). Él había enfocado casi toda Su obra salvadora, especial, auto-reveladora, en este pueblo judío, durante dos mil años (desde Abraham, hasta Cristo). Él permitió a las naciones caminar en sus propios caminos (Hechos 14:16). Y, sin embargo, había dicho a Abraham, el padre de los judíos, que mediante él y su simiente "serán benditas todas las familias de la tierra" (Génesis 12:3).

La línea divisora entre la era de separación por sangre y la era de reconciliación comprada por sangre, es la cruz de Cristo, y en este texto, esa línea se dibuja entre los versículos 12 y 13.

En el versículo 12, Pablo dice a los gentiles (los pueblos étnicos fuera de Israel) "recordad que en ese tiempo estabais separados de Cristo [el Mesías], excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza, y sin Dios en el mundo". Eso es lo que significa estar fuera del pueblo del pacto.

Cristo vino para vencer

Entonces la cruz es la línea divisora entre dos eras: la era de la separación y la era de la reconciliación. Versículo 13: "Pero ahora [como Jesucristo vino a morir por los pecadores] en Cristo Jesús, vosotros, que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre de Cristo". De aquí obtuve la idea de muchos linajes moviéndose hacia un linaje, el linaje de Cristo. Muchas naciones, muchos grupos étnicos, muchos linajes estaban separados y alienados de Israel y del pacto y de Cristo y de las promesas. Pero entonces Dios hizo algo para cambiar eso. Envió a Jesucristo al mundo.

¿Y cómo venció Cristo la separación y alienación y hostilidad (que tan a menudo viene con la separación y la sospecha y el orgullo)? Pablo dice que lo hizo (al final del versículo 13) "por la sangre de Cristo". ¿Cómo? ¿Cómo es que la muerte de Cristo sobre la cruz venció esta separación y alienación entre judíos y los demás grupos étnicos? En los versículos 15 y 16, explica cómo:

...aboliendo en su carne la enemistad, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz, y para reconciliar con Dios a los dos en un cuerpo por medio de la cruz, habiendo dado muerte en ella a la enemistad.

Un fundamento diferente

Esto es lo que Pablo está diciendo: En lo relativo a la Ley del Antiguo Testamento - específicamente "la ley [comprendida como] de los mandamientos expresados en ordenanzas" (versículo 15)- estaba el fundamento de cómo las personas son reconciliadas con Dios, los gentiles serían puestos siempre a un lado, y los judíos mismos quedarían alienados de Dios, porque incluso para ellos, por las obras de la ley, ninguna carne sería justificada (Romanos 3:20).

Así que Pablo dice: Cristo murió para dar un fundamento diferente a la reconciliación del pueblo con Dios, es decir, el nuevo fundamento sería Él mismo y Su propia sangre. Versículo 15: "aboliendo [...] la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas". ¿Y qué puso en entonces como camino para ser reconciliados con Dios y unos con otros? Versículo 16: "[Él nos hizo] reconciliar con Dios a los dos en un cuerpo por medio de la cruz"

La cruz es la clave. Cuando Cristo murió, cubrió los pecados de judíos y gentiles, para todos los que creyeran en Él (Efesios 2:8). Proveyó una justicia para judíos y gentiles, para todos los que creyeran en Él. Y lo hizo al hacerse a Sí mismo sustituto de ellos: su castigo fue el de ellos; su justicia la de ellos - siendo ambos consumados en la cruz.

Un camino a Dios para todos los pueblos

La sangre de Jesús es el único camino por el que los pecadores pueden venir a Dios. Y por ello, la sangre de Jesús es el camino que Dios ha destinado para que todos los grupos étnicos se acerquen en paz, a saber, para venir a Dios, juntos en Cristo. La sangre de Cristo, derramada por el perdón de nuestros pecados, es la única manera en que un humano, de cualquier grupo étnico, puede ser reconciliado con Dios. Y por tanto, la sangre de Jesús es el camino que Dios ha diseñado para que cada grupo étnico se reconcilie con los otros, es decir, reconciliados juntos, con Dios.

En este sentido, Cristo elimina la hostilidad entre los hombres al eliminar la hostilidad entre Dios y los hombres. La ira de Dios es eliminada porque Cristo llevó nuestro castigo. Ahora Dios es nuestro Padre. Y Su familia ahora está compuesta por personas de cada grupo étnico que vienen a Dios mediante la sangre de Jesucristo.

Así que mi conclusión es, partiendo de este y de muchos otros textos, que Dios está llamando a todos los pueblos a que vayan de un linaje racial y étnico alienado hacia el linaje de Jesucristo.

Por qué escribí el libro

Después de dieciséis años predicando en el fin de semana de Martin Luther King, sobre Cristo y la crisis del antagonismo étnico, finalmente terminé reuniendo todos mis pensamientos en un libro que salió el otoño pasado, llamado Linaje. Lo menciono porque quiero que usted, especialmente usted que es parte de mi familia aquí en Bethlehem, lo lea. Quiero que conozca mi historia, con todo su pecado y redención. Quiero que se sienta lleno de esperanzas y bien afirmado en su compromiso con la armonía racial y la diversidad étnica que exaltan a Cristo.

Quiero que tenga recursos en sus manos para poder proclamar la verdad de que Jesucristo murió por una diversidad racial que exalte a Cristo y por una armonía en la iglesia, y mediante la iglesia, en el mundo. Y quiero que se dé cuenta de que el disgusto racial y étnico y el irrespeto y hostilidad siempre han sido, y son parte de este mundo caído. Pero nunca deberá ser parte del pueblo de Cristo.

Históricamente, y en el presente, han sido indescriptibles los horrores del odio étnico y racial. La masacre de la vida humana debido a animosidades étnicas, tribales, y raciales, por todo el mundo, por toda la historia, es mayor de lo que podemos imaginar. Si usted pudiera imaginarla, en colores vívidos, no podría soportarla.

Aún existe el horror

Desde el genocidio armenio en 1915, en Tuquía (con más de un millón de muertes), al holocausto en Alemania, el Gulag soviético, las masacres en Ruanda en 1994, la masacre japonesa de seis millones de chinos, indonesios, koreanos, filipinos, e indonesios, continúa y continúa hasta la actualidad la letanía del odio étnico.

El octubre pasado, Danny Chen, un Marine un asiático-norteamirecano de 19 años, sirviendo en Afganistan, aparentemente se mató a sí mismo después de semanas de horribles calumnias raciales por sus otros compañeros norteamericanos. Por favor, no sea necio pensando que el movimiento de los derechos civiles en Norteamérica dio fin al racismo. Las leyes no cambian los corazones.

Paisaje cambiante en Norteamérica

Estamos lidiando con un problema que es mucho mayor que la situación racial en nuestro propio país. Y que está cambiando rápido.

  • Las minorías forman apenas la tercera parte de la población de los E.E.U.U. Se espera que ese 30% se convierta en un 50% para el año 2042. Para el 2023, dentro de once años, las minorías abarcarán más de la mitad de todos los niños en los Estados Unidos.

  • La población hispana está proyectada a triplicarse, de 46 millones, a 132 millones para el 2050. Los hispanos probablemente irán de un 15% de la población total a un 30%.

  • Se estima que la población negra crecerá, de 41 millones (14 por ciento de la población) a 65 millones (15 por ciento) en 2050.

El City View Report 2008 de John Mayer da estos hechos sorprendentes de nuestra propia ciudad:

  • La población hispana de las Twin Cities fueron más que duplicadas desde 1990 hasta el 2000. Somos la octava ciudad de mayor crecimiento hispano en los Estados Unidos durante la década del 90.

  • El sistema de metros en las Twin Cities vende tickets en cuatro idiomas: Inglés, español, hmong, y somalí.

  • El barrio Phillips/Ventura [donde yo vivo], en el sur de Minneapolis, se ha convertido en el vecindario más heterogéneo en los Estados unidos, con más de cien idiomas hablados allí.

  • En 2004, Minnesota tuvo el tercer lugar en la nación con mayor cantidad de nuevos refugiados. Solo Californa y Florida tienen más.

  • Las Twin Cities tienen las mayores poblaciones hmong, oromo (etíope), liberias, karenios (Burma), anuak (etíopes/sudaneses), y somalíes en los Estados Unidos, y es hogar de la segunda mayor población tibetana.

¿Cómo se siente usted con relación a todo esto? ¿Se siente amenazado o emocionado? ¿Se siente dueño de la cultura y del lugar? ¿O siente que Dios está obrando con maravillosas posibilidades para el el Reino? ¿Siente resentimiento porque las antiguas estabilidades están siendo estremecidas? ¿Dónde está su estabilidad?

¡Oh, cuánto anhelo que Bethlehem sea un pueblo que ame la diversidad que exalta a Cristo! Y que la ame no porque la diversidad sea la política cristiana correcta, sino porque aquel a quien más amamos, Jesucristo, derramó Su sangre para rescatar a personas de cada tribu, lengua, pueblo, y nación (Apocalipsis 5:9). Amamos la diversidad que exalta a Cristo, no porque sea un problema social "bueno", sino porque es un problema caro en sangre. Amamos la diversidad étnica que exalta a Cristo, porque amamos el evangelio.

Obstáculos a la búsqueda de la armonía racial

Mientras Dios ha obrado en mi corazón durante años, volviéndome un agente de armonía y esperanza entre las razas, uno de los elementos que me ha mostrado es que no solo hay obstáculos para el amor y el honor y cuidado interracial e interétnico, sino que hay obstáculos para buscarlos, no solo para experimentarlos. Una cosa es llegar al punto donde usted puede libre y auténticamente amar a las personas de otros grupos étnicos y sentir una afinidad comunión natural y gozosa con ellos. Y otra es llegar al punto en que busca que esa causa avance, que busca atraer a otros, y permanecer en ella.

Hay fuerzas obrando para quebrar los esfuerzos de la armonía racial y étnica. Y he descubierto que una de las razones por la que los pastores y líderes y laicos no se entregan mucho a este asunto es que se es herido si se hace. Así que escribí el capítulo seis de "Linaje", teniendo esta mentalidad en primer lugar. Lo que trato de hacer allí, en veinte páginas, y aquí en solo unos minutos, es aplicar el evangelio a algunos de esos obstáculos que usted encuentra si se entrega no solo al disfrute personal de la diversidad racial que exalta a Cristo, sino a buscarla, a hacerla avanzar y a atraer a otros a ella.

Mencioné nueve fuerzas destructivas que quiebran los esfuerzos de diversidad y armonía étnica, y que el evangelio está diseñado por Dios para vencer a:

  • Satanás

  • La culpa

  • El orgullo

  • La desesperanza

  • Los sentimientos de inferioridad e inseguridad.

  • La codicia

  • El odio

  • El temor

  • La apatía

Cada uno de estos elementos socava la perseverancia en la búsqueda de la diversidad y armonia étnica que exalta a Cristo. Solo Cristo, mediante el evangelio del Cristo-crucificado y resucitado, puede darle el poder para permanecer y resistir en medio de los grandes obstáculos para el avance de la diversidad racial que exalta a Cristo. Él murió por esto. Y por ello Su muerte es la clave para seguir esforzándonos en este sentido.

Satanás

Él odia la armonía racial que exalta a Cristo. Es un mentiroso y asesino y destructor de relaciones interpersonales. Y es más fuerte que usted.

Pero el evangelio es todavía más fuerte que él. "El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo" (1ra de Juan 3:8). ¿Cómo lo hizo? Llevando nuestro pecado en su cuerpo, "para anular mediante la muerte el poder de aquel que tenía el poder de la muerte, es decir, el diablo" (Hebreos 2:14). Cuando Jesús murió: "... habiendo despojado a los poderes y autoridades, hizo de ellos un espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de El" (Colosenses 2:15). Él despojó Satanás de su arma más mortífera: la acusación de que nuestros pecados no están perdonados.

En el poder del evangelio podemos avanzar en la causa de la diversidad que exalta a Cristo. Satanás es un enemigo derrotado.

La culpa

La culpa es un inmenso jugador en la forma en se relacionan entre sí los blancos y los negros en los Norteamérica. Es mortal cuando negamos que exista. Es mortal cuando os revolcamos en ella. Es mortal cuando la explotamos. No hay liberación ni alivio ni sanidad en alguna de esas maneras de lidiar con la culpa.

La negación la esconde bajo la superficie donde crea ilusiones interminables y autojustificaciones. Revolcarse en ella produce una falsa humildad y adulación y cobardía moral. Explotarla da una falsa sensación de poder que viene a ser la única arma de la debilidad. Si la culpa no se enfrenta a profundidad, no habrá camino para avanzar.

Y por esa razón murió Cristo. "El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz" (1ra de Pedro 2:24). "Por consiguiente, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8:1).

La culpa es quitada.

¿Quién puede comenzar a calcular el efecto que tendría que blancos y negros de todas convicciones y partidos fueran repentinamente liberados de la terrible carga de la culpa? No más negación. No más revolverse en ella. No más explotación de la culpa. ¡Qué transformación más inimaginable vendría! Las dinámicas personales y de relaciones interpersonales serían incalculables en el caso de que todas nuestras relaciones raciales fueran liberadas con gozo y gratitud sobrebundantes porque nuestra culpa (la mía y la de ustedes) ha sido quitada.

El orgullo

Dios odia el orgullo. "Porque el día del Señor de los ejércitos vendrá contra todo el que es soberbio y altivo, contra todo el que se ha ensalzado, y será abatido. . . . Será humillado el orgullo del hombre y abatida la altivez de los hombres; el Señor solo será exaltado en aquel día" (Isaías 2:12, 17).

El orgullo puede tratar de verse bueno para intimidar a los demás. O puede ser manso o retraído por temor a ofender a los demás. Puede verse fuerte, y puede verse humilde. En cualquier caso, está consumido con el ego y por lo que un selecto grupo de otros individuos piensan de nuestra persona.

Las tensiones raciales están llenas de orgullo -el orgullo de la supremacía blanca, el orgullo del poder negro, el orgullo del análisis intelectual, el orgullo del desprecio anti-intelectual, el orgullo del ataque verbal a viva voz, el orgullo del desprecio en silencio, el orgullo que se siente seguro, y el orgullo que enmascara el temor. Donde hay orgullo, no hay esperanza del tipo de receptividad y paciencia y comprensión y apertura a la corrección que requieren las relaciones maduras.

El evangelio de Jesús quebranta el poder del orgullo. Revela la magnitud y fealdad y revela cuán mortal es el pecado, incluso mientras provee liberación de él. La salvación solo por gracia mediante la fe es un evento devastador para el orgullo. "Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9). Él nos salva solo por gracia para que nos gloriemos solo en Él.

El orgullo es destrozado.

La cruz de Cristo es la clave para matar el orgullo y vivir en humildad. Imagine cómo se verían las controversias y relaciones raciales si los participantes estuvieran todos muertos al orgullo y fueran profundamente humildes ante Dios y entre sí.

Nada es más fuerte que el evangelio

Y si tuviéramos tiempo, podríamos mostrar cómo es que el evangelio es poder para vencer el obstáculo de

  • La desesperanza - "ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 8:39).

  • Los sentimientos de inferiodidad e inseguridad - “Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios" (Juan 3:1).

  • La codicia - "yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor" (Filipenses 3:8).

  • El odio - "Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo" (Efesios 4:32).

  • El temor - "Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!" (Romanos 8:15).

  • La apatía - "[Cristo] se dio a sí mismo por nosotros... para [...] purificar para si un pueblo... celoso de buenas obras" (Tito 2:14).

Estos son los grandes obstáculos que socavan la búsqueda perseverante de una diversidad racial que exalta a Cristo. Y ninguno de ellos es más fuerte que el evangelio de Jesucristo. Por tanto, ame el evangelio, ame a Jesús, y ame la diversidad y armonía étnica que exalta a Cristo. Por esto murió Cristo, para llevarnos de nuestro linaje, a Su linaje.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org