Tendré Misericordia del que Tendré Misericordia

Éxodo 33:12-19 (LBLA)

Y Moisés dijo al SEÑOR: "Mira, tú me dices: 'Haz subir a este pueblo'; pero tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Además has dicho: 'Te he conocido por tu nombre, y también has hallado gracia ante mis ojos.' Ahora pues, si he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que me hagas conocer tus caminos para que yo te conozca y halle gracia ante tus ojos. Considera también que esta nación es tu pueblo." Y El respondió: "Mi presencia irá contigo , y yo te daré descanso." Entonces le dijo Moisés: "Si tu presencia no va con nosotros, no nos hagas partir de aquí. ¿Pues en qué se conocerá que he hallado gracia ante tus ojos, yo y tu pueblo? ¿No es acaso en que tú vayas con nosotros, para que nosotros, yo y tu pueblo, nos distingamos de todos los demás pueblos que están sobre la faz de la tierra?"

Y el SEÑOR dijo a Moisés: "También haré esto que has hablado, por cuanto has hallado gracia ante mis ojos y te he conocido por tu nombre." Entonces Moisés dijo: "Te ruego que me muestres tu gloria." Y El respondió: "Yo haré pasar toda mi bondad delante de ti, y proclamaré el nombre del 'SEÑOR' delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y tendré compasión de quien tendré compasión."

En Éxodo 33:18 Moisés ruega a Dios, "¡Muéstrame tu Gloria!" y Dios responde, "¡Voy a hacer pasar toda mi bondad delante de ti, y delante de ti pronunciare mi nombre, YAHWEH! y tendré misericordia con quien yo quiera, y tendré compasión también de quien yo quiera."

La Gloria y El Nombre de Dios

Moisés pide ver la gloria de Dios. Dios le proclama su nombre. En otras palabras, si tu comprendes el nombre de Dios, has visto su Gloria. Dios no esta jugando con Moisés cuando Moisés pide a gritos, "¡Muéstrame tu gloria!" y Dios responde, "¡Este es mi nombre!" Los nombres de Dios son las manifestaciones de su Gloria.

El nombre en el verso 19 es Yahweh, el mismo nombre que vimos la semana pasada (el SEÑOR, en sus versiones). Pero esta vez el nombre tiene explicación diferente, "Tendré misericordia del que tendré misericordia, y tendré compasión de quien tendré compasión."


En Éxodo 3:14 el nombre Yahweh fue explicado con las palabras, YO SOY EL QUE SOY. Aquí se explica con las palabras TENDRÉ MISERICORDIA DEL QUE TENDRÉ MISERICORDIA. Notemos como estas oraciones están ambas construidas de la misma forma. En Éxodo 3:14 el centro era la existencia de Dios- que él es lo que él es sin que nada fuera de él determine su personalidad o poder. En Éxodo 33:19 el centro es la acción de gracia de Dios- que él hace lo que hace sin nada fuera de él mismo determinando sus elecciones. Esto es lo que Dios revela acerca de si mismo cuando Moisés le pide ver la gloria de Dios.

La Gloria de Dios Es Su Soberana Libertad

Por tanto, esbozaría la siguiente doctrina para nosotros en esta mañana: Es la gloria de Dios el ser misericordioso con quien le plazca serlo aparte de cualquier restricción que se origine fuera de su voluntad. O otra forma de decirlo sería que la soberana LIBERTAD es esencial al nombre de Dios.

Dios está completamente libre de las restricciones de su creación. Las inclinaciones de su voluntad se mueven en las direcciones que el mismo determina. Cualesquiera influencias que parezcan cambiar su voluntad, son influencias que él ha ordenado finalmente. Sus elección de mostrar misericordia hacia una persona y no hacia otra, es una elección que esta originada en el misterio de su voluntad soberana, no en la voluntad de sus creaturas. Y Éxodo 33:18-19 nos enseña que esta libertad auto-determinada de Dios es su nombre y su gloria. Si Dios alguna vez sometiera al dispensar su misericordia la soberanía de su libertad, dejaría de ser todo-glorioso, dejaría de ser Yahweh, el Dios de la Biblia.

La Sorprendente Petición de Moisés

Antes de desempacar algunas de las implicaciones prácticas de esta doctrina, pongamos el contexto en un enfoque mejor. Esto nos ayudara a ver únicamente las implicaciones que esta doctrina tenía para Moisés.

En el pasado capitulo 32, el pueblo de Israel se había rebelado en contra de Dios al hacer una becerro de oro para rendirle culto. Dios dijo a Moisés en Éxodo 32:9, "He visto a este pueblo, y he aquí, es pueblo de dura cerviz; Ahora pues, déjame, para que se encienda mi ira contra ellos y los consuma."

Moisés le respondió a Dios (en los versículos 11-13) con una oración desesperada por el pueblo. Construyó su caso no en base al valor de Israel, sino en base al valor de Dios. "Tu nombre será profanado entre los Egipcios y tu palabra hacia los padres caerá." Dios se retracta. En vez de destruir a toda la gente, ordena a los hijos de Levi matar a 3000 hombres (32:25-29) y envía una plaga entre el pueblo (32:35).

Entonces Dios continúa con su propósito en enviar los Israelitas a la tierra prometida. En el verso 34, Dios dice a Moisés, "Pero ahora ve, conduce al pueblo adonde te he dicho. He aquí, mi ángel irá delante de ti." Pero Moisés no queda satisfecho con un ángel desconocido. En 33:15 dice, "Si tu presencia no va conmigo, no nos hagas partir de aquí."

Esta es una petición sorprendente. Porque Dios había dicho en 33:3, "pues yo no subiré en medio de ti, oh Israel, no sea que te destruya en el camino, porque eres un pueblo de dura cerviz." En otras palabras, Dios les dijo que si el iba con ellos, los podría destruir en el camino. Pero Moisés dijo que si Dios no iba con ellos, el tampoco iría. Moisés estaba esperando algo inexpresable- que un Dios Misericordioso tendría tanta piedad de gente tan dura, que no solamente subiría con ellos a la tierra prometida, si no que también, como dice en el 33:16, que este Dios los haría distinguirse entre todos los pueblos de la tierra.

Si la petición de Moisés era impensable, la respuesta de Dios en Éxodo 33:17 lo fué doblemente. Simplemente dice, "También haré esto que has hablado, por cuanto has hallado gracia ante mis ojos y te he conocido por tu nombre." En otras palabras, Dios dijo Sí, subiría con esta gente tan dura de cerviz. Dejaría que la gracia que había otorgado a Moisés fluyera hacia esta gente rebelde. Puedes observar en Éxodo 34:9 que la decisión de Dios de ir con la gente es pura gracia. Allí Moisés dice, "Si ahora, Señor, he hallado gracia ante tus ojos, vaya ahora el Señor en medio de nosotros, aunque el pueblo sea de dura cerviz." La gente no merece las bendiciones de la presencia de Dios. Son duros de cerviz. Pero en su misericordia Dios les va a dar otra oportunidad de seguirle en obediencia.

¿Por qué Pide Moisés Esto?

Ahora surge la pregunta ¿por qué en 33:18 Moisés oró para ver la gloria de Dios? "Déjame ver tu Gloria." Creo que la razón es esta: Moisés sabia que su petición por la presencia de Dios entre gente de dura cerviz nunca tendría éxito si estuviera basada en alguna calificación de si mismo o de la gente. (En 34:9 él se incluye en el pecado y la iniquidad de la gente.) Así que para que Moisés tuviese seguridad de que Dios sería tan misericordioso con Israel, necesitaba ver algunas bases en Dios y no en sí mismo o en la gente. Necesitaba un vislumbre de la naturaleza de Dios.

Sabía que Dios es un Dios todo glorioso. Pero ¿era esta gloria de tal naturaleza que motivaría a Moisés a creer que Dios realmente sería misericordioso con gente tan terca? Así que Moisés dijo, Muéstrame tu gloria. Déjame ver un poco de tu naturaleza divina. Déjame ver el significado de tu gran nombre. Muéstrame la base de esta maravillosa promesa. ¡Dame alguna seguridad de que en efecto otorgarás tu presencia salvadora a esta gente de dura cerviz!

A esto Dios responde en el verso 19, "haré pasar toda mi bondad delante de ti, y proclamaré el nombre del SEÑOR delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y tendré compasión de quien tendré compasión." En otras palabras, cuando Moisés pide ver la gloria de Dios, Dios revela su nombre como de primera importancia, el cual explica con las palabras, "Tendré misericordia del que tendré misericordia."

Entonces, en el contexto del Antiguo Testamento, la declaración de la absoluta libertad de Dios para ser misericordioso con quien él quiera intenta dar a Moisés esperanza y seguridad de que en efecto Dios puede y será misericordioso con la gente terca de Israel e irá con ellos hacia la tierra prometida.

Teología y Vida Diaria

La Biblia nunca ofrece vislumbres de la naturaleza de Dios simplemente para discusiones intelectuales. Revela el nombre y la Gloria de Dios a nuestro entendimiento para ayudarnos a reverenciarlo y amarlo y a confiar en él y obedecerle. Así, cuando Dios se planta frente a Moisés y descubre lo más interno de su alma- la gloria de su absolutamente libre divinidad- lo hace con un propósito muy práctico, es decir, para dar a Moisés ánimo para realizar su misión de guiar a gente de dura cerviz a la tierra prometida.

Las doctrinas mas profundas de Dios tienen que ver con la vida diaria. La teología es la más relevante y práctica de todas las disciplinas humanas. Si no es esa nuestra experiencia, es porque o bien nuestra teología no es verdadera o bien porque caminamos con un espíritu irreverente y hacemos un juego de todo ello. Las doctrinas de Dios reveladas en la Biblia son de una inmensa importancia personal, práctica y eterna. Oh, cuanto necesitamos necesitamos estudiar el nombre y gloria de Dios. El Dios de Éxodo 33:19 es virtualmente desconocido en la vida de la iglesia popular Americana hoy día.

La relevancia práctica de la libertad de Dios para Moisés, conlleva implicaciones practicas también para nosotros. Pero antes de desempacar algo de esto, definamos nuestra doctrina más precisamente y cuestionemos más ampliamente su fundamento bíblico.

La Doctrina de Elección Incondicional

Hemos presentado la doctrina de este texto en estas palabras: Es la gloria de Dios de ser misericordioso con quien quiera que le plazca aparte de cualquier restricción originada fuera de su propia voluntad. O: La libertad soberana es esencial a su nombre. Cuando esta doctrina se aplica a la salvación de los individuos, es llamada "elección incondicional". "Elección" se refiere a la elección que Dios hace en cuanto a quien el quiere salvar, e "incondicional" se refiere al hecho que esta elección no esta basada en una condición o calificación que algún individuo posea. Proviene del misterio de la voluntad soberana de Dios.

La semana pasada tratamos de hacer la pregunta, por qué Dios es de la manera que es, y la respuesta que recibimos de él fue, YO SOY EL QUE SOY. No existe nada fuera de Dios que le haga de la manera que es. Su ser se origina de él mismo. Él simplemente es quien es de eternidad a eternidad. Podemos adorarle en respeto, o podemos rebelarnos en incredulidad.

Esta semana tratamos de hacer la pregunta, por qué Dios fue misericordioso conmigo, y la respuesta que recibimos de él es, TENDRÉ MISERICORDIA DEL QUE TENDRÉ MISERICORDIA. No existe nada fuera de Dios que restrinja su elección de misericordia por mi. Su elección se origina de él mismo. Él elige libremente, aparte de cualquier condición en nosotros. Podemos permanecer en respeto de su suprema libertad y adorarle con gratitud. O podemos rebelarnos contra su autoridad absoluta y confirmar que hemos sido pasados por alto.

La doctrina de la elección incondicional tiene sus raíces en la naturaleza de Dios. Su nombre mismo, su más interna gloria, es esta: TENDRÉ MISERICORDIA DEL QUE TENDRÉ MISERICORDIA. Si Dios no fuese libre en la gracia que da, no sería Dios. ¡Este es su nombre!

Cinco Pasajes Sobre la Elección Incondicional

De los muchos pasajes en el Nuevo Testamento que proveen con una amplia base bíblica de esta doctrina, permítanme mencionar solamente cinco.

h5> 1. Romanos 9:14-18

Primero, Romanos 9:14-18. Este capitulo capturó tanto mi mente y corazón hará unos quince años que escribí un libro tratando de entenderlo. El libro es La justificación de Dios (Baker Book House, 1983). En el prefacio decía:

Tan pronto como mis estudios doctorales concluyeron en 1974, me dediqué a escribir un libro sobre Romanos 9. El Dios de Romanos 9 me tomó cautivo mientras todavía estaba en el seminario. Ninguna otra imagen de Dios se me presentó como más fiel a lo que el Creador debía ser. Si existe un Dios, el debe ser el Dios de Romanos 9. Después de siete años de esfuerzo tratando de entender este capitulo todavía me parece que su esencia es esta: La virtud de Dios consiste en ser él un Dios todo glorioso, y rechazar ser menos que todo glorioso. Ha sido el deleite de mi vida es estos años el adorar a este Dios y meditar en su maravillosa soberanía. Si este libro nunca se hubiera publicado aún seria un Tesoro para mi. Nadie me pidió que lo escribiera. Pocas personas sabían que estaba en proceso. El Gran Tema me atrajo, y a él debo todo "el querer y el correr".

Pablo pregunta, "¿Qué diremos entonces? ¿Que hay injusticia en Dios? ¡De ningún modo! Porque El dice a Moisés: TENDRE MISERICORDIA DEL QUE YO TENGA MISERICORDIA, Y TENDRE COMPASION DEL QUE YO TENGA COMPASION. Así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Porque la Escritura dice a Faraón: PARA ESTO MISMO TE HE LEVANTADO, PARA DEMOSTRAR MI PODER EN TI, Y PARA QUE MI NOMBRE SEA PROCLAMADO POR TODA LA TIERRA. Así que del que quiere tiene misericordia, y al que quiere endurece."

Pablo dibuja desde Éxodo 33:19 la misma doctrina que tenemos. La base de la misericordia de Dios hacia mi, no es mi propia voluntad, sino su voluntad. Cuando elijo a Dios es porque él me ha elegido primero. Mi voluntad no es soberana y autodeterminada, pero la de Dios lo es.

2. Hechos 13:48

Segundo, hechos 13:48. Lucas capturó para nosotros la evangelización de Pablo en la sinagoga de Antioquia de Pisidia. Luego interpreta para nosotros como debemos entender la respuesta a este mensaje en el versículo 48: "y creyeron cuantos estaban ordenados a vida eterna."

En otras palabras no es la creencia de las personas la que determinó si Dios los ordenaría a la vida eterna. Justo lo opuesto: La previa ordenación de Dios determinó quien creería. La fe es un regalo de la gracia de Dios y la gracia salvadora es otorgada al que Dios quiere—incondicionalmente.

3. Juan 10:26

Tercero, Juan 10:26. Este es muy similar. En Hechos 13:48 aprendimos por qué algunas personas creen. En Juan 10:26 Jesús nos dice por qué algunas personas no creen Dice, "vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas." En otras palabras tu creencia no te hace una oveja. Ser una oveja te habilita para creer. No te haces a ti mismo hijo de Dios por tu propia iniciativa a creer. Dios te hace un hijo de Dios para que tengas la naturaleza que pueda creer (Juan 1:13). Él es misericordioso con quien quiere ser misericordioso.

4. Efesios 1:4–5

Cuarto, Efesios 1:4-5. "Dios nos eligió en Cristo antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia." Dios preserva su libertad en la dispensación de su gracia para que cuando nos jactemos, lo hagamos en el Señor y no en nosotros mismos. Todas sus elecciones son para el propósito de alabar la Gloria de su gracia.

5. 2 Pedro 1:10

Quinto, 2 Pedro 1:10 Si la gloria y el nombre de Dios es su soberana libertad, ¿cómo debemos pensar entonces acerca de nuestro creer y obediencia? Pedro nos da la respuesta. Dice, "Así que, hermanos, sed tanto más diligentes para hacer firme vuestro llamado y elección de parte de Dios; porque mientras hagáis estas cosas nunca tropezaréis." En otras palabras, nuestro celo de fe y obediencia no nos hace elegidos. Confirma que somos elegidos. La fe y obediencia son un regalo, y la posesión de este regalo es la confirmación de el favor de el Dador. Dios no es movido a elegirnos por nuestra fe. Nosotros somos movidos a tener fe porque Dios nos ha elegido. Él es misericordioso con quien quiere ser misericordioso.

Entonces la doctrina de elección incondicional no es el producto de un texto aislado. Tiene una base bíblica muy amplia—mucho más amplia incluso de lo que vemos aquí. Y esto es lo que debemos esperar ya que la doctrina tiene sus raíces en el nombre de Dios mismo y es el corazón de su gloria.

Cuatro Implicaciones Prácticas de Esta Doctrina

Ahora debemos finalmente ver algunas implicaciones practicas de esta doctrina en nosotros.

  1. Humildad para el mejor de los santos.
  2. Esperanza para el peor de los pecadores.
  3. Ayuda para la causa de las misiones.
  4. Hogar para el nombre de Dios.
1. Humildad para el Mejor de los Santos

No existe doctrina que tienda a producir más humildad en los santos que la doctrina de que cada virtud que poseen es deudora de la gracia soberana de Dios. Oh como necesitamos permanecer en la verdad de que nuestra fe es un regalo absolutamente gratuito e inmerecido. Te hará temblar cuando te des cuenta de lo completamente dependiente que eres de Dios.

Estabas muerto en tus faltas y pecados, inhabilitado para levantar el dedo más pequeño de tu voluntad para agradar a Dios (Romanos 8:7-8; Efesios 2:1; Juan 15:5). Y Dios, en absoluta libertad y gracia incondicional, puso su favor en ti y te dio vida. El sacó tu corazón de piedra y te dio un nuevo corazón de carne, con una voluntad de creer y obedecer. Así es que cada acción de fe y cada pedazo de obediencia es obra de la gracia de Dios en tu vida. Esto debería humillarnos hasta el polvo y cortar de nuestras vidas cualquier movimiento de orgullo. La doctrina de la elección incondicional significa humildad para el mejor de los santos.

2. Esperanza para el Peor de los Pecadores

Esta es lo que la doctrina le suministró a Moisés. Moisés necesitaba esperanza de que Dios realmente podía tener misericordia de un pueblo de dura cerviz que acababa de cometer idolatría y despreciar al Dios que los sacó de Egipto. Para dar a Moisés la esperanza y confianza que necesitaba Dios dijo, TENDRÉ MISERICORDIA DEL QUE TENDRÉ MISERICORDIA.

En otras palabras, mis elecciones no dependen en el grado de bondad o maldad en el hombre sino solamente de mi voluntad soberana. Por tanto, nadie puede decir que es demasiado malo para que se le muestre gracia. La doctrina de la elección incondicional es la gran doctrina de esperanza para el peor de los pecadores. Quiere decir que cuando se trata de ser un candidato a la gracia, tu pasado no tiene nada que ver con la elección de Dios.

Si hay alguien hoy aquí que no haya sido nacido de nuevo y traído a una fe salvadora en Cristo Jesús, no se hunda en la desesperanza pensando que la excesiva putrefacción o dureza de su vida pasada es un obstáculo insalvable para el trabajo misericordioso de Dios en su vida. A Dios le encanta magnificar la libertad de su gracia salvando al peor de los pecadores.

Vuélvete de tus pecados; clama el Señor. Incluso en este mensaje está siendo misericordioso contigo y ofreciéndote un fuerte incentivo para venir a él a por misericordia. La doctrina de la elección incondicional significa esperanza para el peor de los pecadores. "Venid ahora, y razonemos --dice el SEÑOR-- aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque sean rojos como el carmesí, como blanca lana quedarán."(Isaías 1:18,LBLA).

3. Ayuda para la Causa de las Misiones

Si esta doctrina significa esperanza para el peor de los pecadores, también significa ayuda para la causa de las misiones. David Brainerd, el joven misionero a los Indios de Nueva Inglaterra hace 200 años, encontró fortaleza en esta doctrina una y otra vez, así como cientos de otros misioneros.

El Lunes, 25 de Junio de 1744, Brainerd escribió en su diario, "Fuí habilitado para llorar a Dios por mis pobres Indios; y aunque la obra de su conversión parecía imposible con los hombres, con Dios pude ver que todo era posible. Mi fe fue muy fortalecida." Los misioneros nunca tienen que desesperar como si cualquier persona o tribu fuese demasiado difícil o malvada como para ser revivida por Dios. El tendrá misericordia del que tendrá misericordia. Finalmente no depende de la voluntad o el correr de los misioneros o las personas, sino de Dios. Siempre hay esperanza para el peor de los pecadores y por tanto siempre hay ayuda para la causa de las misiones.

4. Hogar Para El Nombre de Dios

El nombre de Dios es TENDRÉ MISERICORDIA DEL QUE TENDRÉ MISERICORDIA. Su libertad soberana es su gloria. Si conociéramos a Dios por quien realmente es, seríamos personas diferentes. Oh, cuan llenos de reverencia y humildad y mansedumbre seríamos. Permaneceríamos en el respeto de lo absoluto de su libertad soberana. Nos inclinaríamos ante su presencia. Nos arrugaríamos en temor de cualquier actitud que lo minimizase. Y nos regocijaríamos con júbilo indecible y glorificado porque él ha puesto su favor en nosotros.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org