Si vosotros permanecéis en Mi palabra, verdaderamente sois Mis discípulos

Entonces Jesús decía a los judíos que habían creído en El: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Ellos le contestaron: Somos descendientes de Abraham y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: “Seréis libres”? Jesús les respondió: En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre. Así que, si el Hijo os hace libres, seréis realmente libres.

Si usted es un verdadero creyente de Jesús hoy, o si es un incrédulo, o si es un falso creyente, pensando que cree cuando no cree, estas palabras de Jesús son para usted. De hecho, hay mucho aquí para usted en el versículo 31 que no aparece en el versículo 32. Y lo que he decidido hacer es convertir al versículo 32 en el versículo para la Pascua el próximo fin de semana. "Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres"

Les animo a traer familiares y amigos incrédulos. Todo el mundo quiere libertad. ¿Qué es? ¿Cómo la obtenemos? ¿Y cómo se relaciona con la resurrección de Jesucristo de entre los muertos? Eso será la próxima semana.

5 Preguntas que surgen en el versículo 31

Pero el enfoque de hoy está en el versículo 31: "Entonces Jesús decía a los judíos que habían creído en El: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos”. Y yo tengo cinco preguntas que surgen de este versículo - todas son cruciales para nuestras vidas:

  1. ¿Qué significa "ser verdaderamente discípulos de Jesús"? ("verdaderamente sois mis discípulos")
  2. ¿A qué se refiere Jesús con la frase "mi palabra"? ("Si vosotros permanecéis en mi palabra...")
  3. ¿Qué significa estar "en" esa palabra? ("Si vosotros permanecéis en mi palabra...")
  4. ¿Qué significa "permanecer" allí? ("Si vosotros permanecéis en mi palabra...")
  5. ¿Cuál es la relación entre permanecer en su palabra y ser verdaderamente discípulo de Jesús? ("Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos.")

1. ¿Qué significa "ser verdaderamente discípulos de Jesús"?

Versículo 31: "Jesús decía a los judíos que habían creído en El: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos”. Lo que esta frase "verdaderamente sois mis discípulos" implica, es que hay discípulos que no son verdaderamente discípulos. La palabra "verdaderamente" significa "realmente" -"realmente mis discípulos". En otras palabras, hay discípulos reales e irreales. Hay discípulos auténticos y no-auténticos. Hay un discipulado que es simplemente externo, y hay un discipulado que desciende hasta la raíz.

El mundo no solo está dividido en dos grupos: discípulos de Jesús, y no-discípulos. Está dividido en tres grupos: no-discípulos, discípulos irreales, y discípulos reales- personas que no tienen intención seguir a Jesús, personas que dicen que le siguen, y tienen una relación superficial con él, y personas que verdaderamente le siguen.

No toda fe es real

¿Por qué Jesús hizo esta distinción? Es preocupante. Nos hace retorcernos y preguntarnos cuál grupo somos. Él la menciona porque el versículo 30 dice: "Al hablar estas cosas, muchos creyeron en El." Había habido una gran respuesta a su enseñanza. Y siempre que hay una gran respuesta a algo usted puede suponer que algunos de ellos están siendo arrastrados por la multitud. Si los amigos están yendo, es fácil ir, incluso si no fuera por su propia motivación. Usted está ahí solo por el impulso.

Así que Jesús no asume que toda esta fe es real. Lo que hace es dar un examen que podemos usar para ver si es real. Y al darnos este examen, Jesús nos ayuda a ser reales. No es un examen de la realidad. Es un camino hacia la realidad.

Para crear fe - y para sostenerla

Así que lo que queda claro aquí, de nuevo, como hemos visto muchas veces antes (por ejemplo Juan 2:23-25; 6:26), es lo que el escritor quiso decir cuando escribió en Juan 20:31: "pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengáis vida en su nombre". Él quiso decir que este evangelio no fue escrito solo para despertar la fe en los que no son discípulos, sino para despertar a las personas que piensan que son discípulos pero no lo son, y para ayudar a los que son discípulos a confirmar su realidad y ser más fuertes en su fe. El evangelio de Juan está escrito para sostener la fe y para crearla.

Ustedes están en una de esas tres categorías. Y por ello están todos incluidos aquí. Deje que Jesús diagnostique en cuál está usted, y luego vaya hacia la realidad.

Siendo un verdadero discípulo

¿Qué es, entonces, un verdadero discípulo? ¿O qué quiso decir Jesús al decir, en el versículo 31: "verdaderamente sois mis discípulos"? Seamos muy específicos aquí: Para Jesús "verdadero discípulo" es lo mismo que "verdadero cristiano", o "verdadero creyente". Jesús no está diciendo que "verdadero discípulo" es un segundo estado en la vida cristiana. Primero creyente, y luego más tarde, usted obtiene el nivel de discípulo.

Hay ministerios que hablan de esa forma. Primero, usted es un incrédulo, luego un creyente, entonces crece al nivel de discípulo, y luego se vuelve un discipulador. No es así como Jesús pensaba. Y una evidencia de ello se nota al ver las palabras que Jesús utiliza aquí en el versículo 31: "Jesús decía a los judíos que habían creído en El: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos”. Él no dijo a los creyentes profesantes: "Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente llegarán a ser mis discípulos". En otras palabras, él no enseñó que ser un verdadero discípulo era un estado posterior a la fe simple. No, él dijo: "Si permanecen en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos". Ahora que han creído, así es como pueden saber lo que ahora son. Pueden saber si su fe es real: Son ahora mis verdaderos discípulos si permanecen en mi palabra.

Así que no hay una idea aquí acerca del "verdadero discipulo" como una segunda etapa de la madurez cristiana. Ser un verdadero discípulo significa verdadero creyente, o verdadero cristiano, o verdadero seguidor. Significa, por ejemplo, estar verdaderamente perdonado por nuestros pecados. Vea el versículo 24. "Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados”. Así que él dice, 'si crees en mí, no morirás en tus pecados'.

Rescatados de la ira

¿Por qué no? ¿Qué les sucede? Son perdonados, borrados. Atrás en Juan 1:29, Jesús es llamado "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo". ¿Cómo lo hace? Él nos dice en Juan 10:15: "doy mi vida por las ovejas". Así que Jesús toma nuestro lugar, y recibe el castigo de muerte de parte de Dios, la que merecemos nosotros, lo que significa que la ira de Dios es totalmente quitada de sobre nosotros. Y en lugar de obtener esa ira de Dios, obtenemos vida y adopción de parte suya, por la muerte de Jesús.

Escuche esta sorprendente palabra acerca de la ira de Dios en Juan 3:36: "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él". Pero si usted ha creído, ha creído verdaderamente, la ira de Dios no permanece sobre usted. Usted nunca más la probará. ¡Nunca!

Salvo del pecado

Así que un verdadero discípulo, en Juan 8:31 ("verdaderamente sois mis discíulos"), es un verdadero cristiano, un verdadero creyente. Sus pecados son verdaderamente perdonados; la ira de Dios nunca más reposará sobre él. Tiene verdadera vida eterna. Él es una de las ovejas de Jesús, y nadie puede arrebatarle de su mano (Juan 10:29). Ya no es un esclavo, sino un hijo de Dios (versículo 35; 1ra de Juan 3:1). Él es el heredero de diez mil bendiciones que vienen a los hijos del Creador del universo.

Eso es lo que significa ser un verdadero discípulo. Ser salvo del pecado. Ser rescatado de la ira de Dios y disfrutar ya de la vida eterna.

2. ¿A qué se refiere Jesús con la frase "mi palabra"?

Nuestra segunda pregunta en Juan 8:31 es: ¿A qué se refiere Jesús con la frase "mi palabra"? "Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos."

La palabra es singular, "mi palabra", no "mis palabras". Esto significa que Jesús está pensando en el conjunto de todo lo que ha enseñado. Podríamos dejarlo así: Jesús quiere decir: "permanezcan en el conjunto de todo lo que enseña Jesús". Pero mi suposición es que Jesús quiere que meditemos en cuál es el conjunto de esa palabra. Estoy seguro de que la respuesta es: Él es conjunto de su palabra. Todas sus palabras, de una forma u otra, llaman la atención hacia él.

Palabras como: "Yo soy el pan de la vida" (Juan 6:35). "Yo soy la luz del mundo" (Juan 8:12). "Yo soy la luz del mundo" (Juan 8:23). "Yo soy el buen pastor" (Juan 10:11). Yo estoy en el Padre (Juan 10:38). "Yo soy la resurrección y la vida" (Juan 11:25). Cuando usted toma todas estas palabras juntas, todas tienen un único gran enfoque. "pero éstas [todas estas palabras] se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengáis vida en su nombre" (Juan 20:31). Todas apuntan hacia él.

Todas las palabras de Jesús apuntan hacia Él

Es por esto que cuando usted llega al capítulo 14, Jesús puede decir, no solo permanezcan "en mi palabra", sino permanezcan "en mi". "Si alguno no permanece en mí, es echado fuera como un sarmiento" (Juan 15:6).

De modo que la respuesta a nuestra segunda pregunta sería: La frase "mi palabra", aquí en Juan 8:31 ("Si vosotros permanecéis en mi palabra"), se refiere al conjunto de la enseñanza de Jesús, que es resumida en sí mismo, y en todo lo que él es para nosotros como el Hijo de Dios crucificado y resucitado.

Conociendo a Jesús a través de su palabra

Una implicación práctica es que si usted quiere conocer a Jesús, conózcale a través de su Palabra. Una de las convicciones más importantes que puede tener alguna vez es que Jesús, como persona real, viva, es conocido hoy, principalmente, mediante su Palabra. Y la única razón por la que digo "principalmente", y no "solo", es que en la comunión de la obediencia y el sufrimiento de cada día, se profundiza cada vez más nuestro conocimiento personal de Jesús, pero ello siempre ocurre mediante su Palabra. Si usted quiere ver el rostro de Jesús (2da a los Corintios 4:6), más claramente, más ciertamente,  debe mirarle a través de su palabra.

A mí, me ha sido tremendamente útil el texto en 1ro de Samuel 3:21. Dice: "el Señor se revelaba a Samuel en Silo por la palabra del Señor”. …se revelaba…por la palabra.  Y lo mismo es cierto para Jesús, él se revela a nosotros hoy "por la palabra del Señor”.

3. ¿Qué significa estar "en" esa palabra?

Ahora, la tercera pregunta que surge del versículo 31 es: ¿Qué significa estar "en" esa palabra? "Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos" Vea una imagen de lo que creo que significa. La palabra de Jesús, consigo como el centro y eje de ella, tiene una especie de campo de fuerza, como un campo magnético a su alrededor. Y cuando usted está "en su palabra", está en ese campo de fuerza. Está bajo la influencia de esa fuerza que proviene de su palabra. Entonces, por ejemplo:

  • Parte de ese campo de fuerza es la verdad de la palabra. Así que cuando usted está "en" la palabra, está en la persuasión de la verdad de Dios. Está persuadido de que la palabra es verdad. Y vive en el campo de fuerza de esa persuasión. Vive en la verdad.
  • Otra parte de este campo de fuerza es la belleza de la palabra (me refiero a la belleza moral y espiritual, no a la belleza de estilo), y cuando está "en" la palabra, está siendo atraído por esa belleza. Está siendo retenido por esa belleza.
  • Otra parte del campo de fuerza es el valor supremo de la palabra, y cuando usted está "en" la palabra, es capturado por la belleza de la palabra y del Salvador. Y es llevado a atesorar la palabra.
  • Otra parte del campo de fuerza es el poder y gracia de la palabra, de modo que cuando usted está "en" la palabra, se siente en paz y con esperanzas por la palabra. Usted confía en la palabra. Porque puede hacer lo que promete; y su promesa es gracia.
  • Otra parte del campo de fuerza es la palabra como el pan del cielo que da vida y sostiene el alma, el poder y gracia de la palabra, de modo que cuando usted está "en" la palabra tiene el alimento de la palabra. Está siendo alimentado y fortalecido por la palabra.
  • Y el campo de fuerza incluye a la palabra como el agua viva, de modo que cuando usted está "en" la palabra, está siendo refrescado por la palabra.
  • Y el campo de fuerza incluye a la palabra como luz, de modo que cuando usted está "en" la palabra, está siendo iluminado y guiado por la palabra. Ve todo a la luz de la palabra.

Así que cuando Jesús dice: "si permanecéis en mi palabra...", con "en" se refiere a

  • la persuasión de su verdad,
  • la atracción de su belleza,
  • el aprecio de su valor,
  • la paz de su gracia y poder,
  • el alimento de su de su pan,
  • el frescor de su agua,
  • el resplandor de su luz.

Estar "en" la palabra de Jesús es toda una nueva vida. Esto es lo que es ser un verdadero discípulo, lo que es vivir "en" la palabra de las riquezas de la palabra de Jesús.

Pero Jesús no solo dice que los discípulos están en su palabra. Él dice que deben "permanecer" en ella. Así que nuestra cuarta pregunta es:

4. ¿Qué significa permanecer en su palabra?

"Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos". La palabra permanencia, no lleva alguna connotación especial en ella. Significa permanecer en su palabra. No abandonarla.

No significa que usted no puede dejar su Biblia e ir al trabajo. No; Permanecer en la palabra de Jesús significa permanecer en ese campo de fuerza de la palabra. Significa no abandonarlo.

  • Permanecer significa no dejar de ser persuadidos por su verdad, y significa nunca elevar alguna otra verdad por encima de ella.
  • Permanecer significa no dejar de sentirnos atraídos por su belleza y valor, y nunca mirar a algo como más hermoso o más valioso o más atractivo que la palabra y el Señor que ella revela.
  • Permanecer significa nunca dejar de descansar en su gracia y poder, nunca alejarnos como si en otro lugar pudiera encontrarse una paz mayor.
  • Permanecer significa nunca dejar de comer y beber de la palabra como el pan del cielo y el agua viva, como si la vida pudiera encontrarse en otro lugar.
  • Y permanecer significa nunca dejar de caminar en la luz de la palabra, como si otra luz pudiera mostrar los secretos de la vida.

Este es el significado de ser verdaderamente discípulo. "Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos." Y el hecho de que Jesús haya puesto énfasis en permanecer, da la respuesta a nuestra última pregunta:

5. ¿Cómo es que se relacionan la permanencia en su palabra y el hecho de ser verdaderos discípulos?

"Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos." Jesús está diciendo que la marca de un verdadero discípulo es la permanencia, la firmeza, la perseverancia, la obediencia en el campo de fuerza de la palabra. El haber probado temporalmente la verdad y belleza y poder y gracia y valor y el pan y el agua y el resplandor de la palabra de Cristo no nos hace cristianos. La señal de que somos cristianos es que probamos y permanecemos.

¿Y a quién seguiríamos, Señor? Tú tienes palabras de vida eterna (Juan 6:68).

El Poder de la Palabra de Jesús

Así que si usted es un creyente en Jesús: oro para que el Señor use Su palabra para confirmar y fortalecer y alegrar su corazón en la palabra de Jesús.

Si usted no es un creyente: oro para que el Señor utilice esta palabra para darle vida a su alma espiritualmente muerta, y para darle fe y gozo mediante Jesús quien murió para que usted tuviera vida eterna por la fe.

Y si es un falso creyente, oro para que el Señor Jesús use esta palabra para mostrarle qué es un verdadero cristiano, y para darle una verdadera probada espiritual de la verdad y belleza y valor y gracia y poder y resplandor de Jesús en su palabra. Amén.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org