Magnificando a Dios con el dinero

32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. 33 Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. 34 Porque donde está vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón."

La esencia interna de la adoración es atesorar a Dios como infinitamente más valioso sobre todas las demás cosas. Las formas externas de la adoración son las obras que muestran cuánto valoramos a Dios. Por tanto, todo en la vida fue creado para ser adoración porque Dios dijo que si comes o bebes o haces otra cosa - todo en la vida, hazlo para mostrar cuán valiosa es la gloria de Dios para ti. (1 Corintios 10:31). El dinero y las posesiones son parte importante de la vida, y por tanto Dios quiere que sean parte esencial en la adoración - porque todo en la vida es adoración. Por tanto, la manera en que adores con tu dinero y tus posesiones es obtenerlas, usarlas y perderlas de una forma que muestre cuánto valoras a Dios - no al dinero. De esto trata este texto. Y por tanto es en realidad un texto sobre la adoración.

Ahora bien, hay lugar para la adoración corporal - lo que hacemos aquí juntos el domingo por la mañana. Y las mismas definiciones se mantienen aquí como en cualquier otro lugar: la esencia de la adoración aquí es atesorar a Dios internamente como infinitamente valioso. Las formas de adoración son los actos que expresan este atesorar a Dios internamente (predicación y escuchar la palabra de Dios, adoración, alabanzas, ofrendas, compartir la Cena del Señor, y mucho más) Uno de estos actos de adoración congregacional aquí en Belén es lo que llamamos "la ofrenda" - un momento aproximadamente a la mitad de nuestra adoración como iglesia cuando adoramos con nuestro dinero, desprendiéndolo de nuestras manos y ahorros, para la misión y ministerio de Cristo.

Este acto particular del servicio de adoración corporal es una parte pequeña del patrón mayor de adoración con nuestro dinero que hacemos cada día, cómo lo ganamos, gastamos, ahorramos o damos nuestro dinero. El texto de hoy, Lucas 12:32-34, tiene que ver con el patrón extenso de cómo adoramos con nuestro dinero, y por implicación se relaciona con qué hacemos con nuestro dinero en la adoración corporal. Veamos algunos de los puntos principales en el texto, apliquemos a nuestras vidas en general y a nuestra ofrenda corporal en particular.

1. No temer

El primer punto del texto (verso 32) es que Dios manda a no temer cuando se trata de dinero y posesiones. No te preocupes, no tengas miedo. "No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre os ha placido daros el reino." Pero hay otra manera más profunda de expresar el punto. La razón por la cual Dios quiere que no temamos acerca del dinero y las posesiones es porque no afanarse magnificaría cinco grandes cosas acerca de Dios. No tener miedo sería eco de cuánto valoramos estas cinco cosas acerca de Dios. En otras palabras, no tener miedo se convertiría en un acto interno hermoso de adoración.

Primero, no tener miedo muestra que atesoramos a Dios como nuestro Pastor. "No temáis, manada pequeña." Somos su manada y él es nuestro Pastor. Y si él es nuestro Pastor, entonces el Salmo 23 aplica: "Jehová es mi Pastor, nada me faltará" - esto es, no me faltará nada de lo que yo realmente necesito. No tener miedo magnifica la hermosura de nuestro Pastor.

Segundo, no tener miedo muestra que atesoramos a Dios como nuestro Padre. "No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre os ha placido daros el reino." No solo somos su manada pequeña; también somos sus hijos y él es nuestro Padre. El significado de esto es claro en el verso 30: "Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas." En otras palabras, tu Padre realmente tiene cuidado y ciertamente sabe lo que necesitas y trabajará para que estés seguro y tengas lo que necesitas. (¡Cuidado con dictarle a Dios lo que tú piensas que es "necesario" en lugar de aprender lo que él piensa que es "necesario"!).

Tercero, no tener miedo muestra que atesoramos a Dios como Rey. "No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre os ha placido daros el reino. Puede darnos el "reino" porque el es el Rey. Esto agrega un tremendo elemento de poder a quien nos provee. "Pastor" denota protección y provisión. "Padre" denota amor, ternura, autoridad, provisión y guía. "Rey" connota poder, soberanía y prosperidad. De modo que si confiamos en Dios como Pastor, Padre y Rey, y no tenemos miedo de dinero y posesiones, entonces mostraremos cuán real y precioso es Dios para nosotros en todas estas maneras. Dios será adorado.

Cuarto, no tener miedo muestra cuán libre y generoso es Dios. "No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre os ha placido daros el reino." Noten, él da el reino. No vende o alquila el reino, o lo financia. El lo da. Es inmensamente rico y no necesita nuestro pago. Cualquier cosa que tratemos de darle, ya es suyo de todos modos. "¿Qué tienes que no hayas recibido?" (1 Corintios 4:7). Así que Dios es generoso y libre con la abundancia de sus bienes. Y esto es lo que magnificamos de él cuando no tenemos miedo sino que le confiamos nuestras necesidades.

Finalmente, no tener miedo muestra que atesoramos a Dios como alguien feliz. "No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre os ha placido daros el reino." Es "placentero". Le place darte el reino. El quiere hacerlo. Le hace feliz hacerlo. No todos tuvimos padres como éste - que amaban darnos cosas, que les hacía felices dar en vez de recibir. Pero eso no importa, porque ahora podemos tener un Padre así, y Pastor y Rey. Confía en él como tu Padre a través de la obra reconciliadora de Jesús, y lo encontrarás como Padre.

Así que el primer punto de este texto es que debemos atesorar a Dios como nuestro Pastor, Padre y Rey, quien es generoso y feliz de darnos el reino de Dios - darnos el cielo, darnos vida eterna y gozo, y todo lo que necesitamos para llegar allí. Si atesoramos a Dios de esta manera - si confiamos en él - estaremos libres de miedo y Dios será honrado. Este es el fundamento del resto del texto y de este sermón. Lo que vendrá es posible debido a esta promesa

2. Un impulso hacia la sencillez en lugar de acumular.

El segundo punto es éste: confiar en Dios de esta manera conlleva un fuerte impulso hacia la simplicidad, la sencillez, en lugar de acumulación. El verso 33: "Vended lo que tenéis y dad limosna; haceos bolsa que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye."

Enfoca por un momento las palabras: "Vended lo que tenéis". ¿A quién le hablaba? El verso 22 da la respuesta: "Entonces Jesús dijo a sus discípulos". Pero, estas personas no eran ricas. No tenían muchas posesiones. Pero aún así les dice: "Vended lo que tenéis". No dice cuánto deben vender. Al joven rico en Lucas 18:22 Jesús le dijo: "Vende todo lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme". Vende todo lo que tienes. Cuando Zaqueo conoció a Jesús, dijo: (Lucas 19:8) "He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado". Zaqueo dio cincuenta por ciento de sus posesiones. Hechos 4:37 dice: "Bernabé vendió una heredad que tenía y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles". Vendió al menos una heredad.

La Biblia no nos dice cuántas posesiones vender. ¿Pero por qué habla de vender posesiones en principio? ¿Por qué? Dar limosnas - usar tu dinero para mostrar amor a aquellos que carecen de lo necesario en la vida y que no tienen el evangelio (necesidad de la vida eterna) -es tan importante que si no posees activos líquidos para dar, debieras vender algo para poder dar. Pero ahora piensa lo que esto significa en el contexto. Estos discípulos no son pobres personas ricas con poco efectivo pero cuyo dinero está en certificados o propiedades. La mayoría de personas como éstas, de hecho, usualmente tienen grandes ahorros. Pero Jesús no dijo: "Saca algo de tus ahorros y da limosna." El dijo: "Vende algo, y da limosna." ¿Por qué? La presunción más simple es que estas personas vivían tan cerca de la pobreza que no tenían efectivo para dar y tendrían que vender algo para poder dar. Jesús quería que su pueblo avanzara hacia la sencillez, no la acumulación.

¿Cuál es el punto? El punto es que hay un poderoso impulso en la vida cristiana hacia la simplicidad en vez de acumulación. El impulso proviene de valorar más a Dios como Pastor, Padre y Rey de lo que valoremos todas nuestras posesiones. Y el impulso es un fuerte impulso por dos razones. La primera es que Jesús dijo: ¡"Cuán difícil es para un rico (literalmente: los que tienen posesiones) entrar en el reino de Dios"! (Lucas 18:24). En Lucas 8:14 Jesús dice que las riquezas "ahogan" la palabra de Dios. Pero deseamos entrar al reino mucho más de lo que queremos riquezas. Y no queremos que la palabra de Dios sea ahogada en nuestra vida. Así que hay un impulso fuerte para simplificar y no acumular. La otra razón es que deseamos que la hermosura de Dios se manifieste al mundo. Jesús nos dice aquí que vender propiedades y dar limosna es una manera de mostrar que Dios es real y precioso como Pastor, Padre y Rey. De modo que el segundo punto es que confiar en Dios como nuestro Pastor, Padre y Rey conlleva un impulso tremendo hacia la sencillez más que a la acumulación. Esto hace fluir adoración desde el lugar secreto e interno del corazón hacia más acciones visibles para la gloria de Dios.

3. Maximizar nuestro tesoro en los cielos, no en la tierra.

El tercer punto del texto es que el propósito del dinero es maximizar nuestro tesoro en el cielo, no en la tierra. Verso 33 otra vez: "Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye." ¿Cuál es la conexión aquí entre vender posesiones y poder suplir las necesidades de otros (la primera parte del verso), y acumular tesoro en el cielo para ti mismo(al final del verso)?

La conexión parece ser que la manera de hacer bolsas que no envejezcan y la manera de hacer tesoros en el cielo que no se agotan es vendiendo tus posesiones para suplir las necesidades de otros. En otras palabras, simplificar tus posesiones por causa del amor en la tierra maximiza tu gozo en el cielo. No pierdas este punto profundamente radical. Es la forma en que Jesús piensa y habla todo el tiempo. Tener una mente en las cosas de arriba produce diferencia radicalmente amorosa en este mundo. Las personas que están más poderosamente persuadidas de que lo importante es tesoro en el cielo, no gran acumulación de dinero aquí, son las personas que constantemente soñarán con formas de simplificar y servir, simplificar y servir, simplificar y servir. Ellos darán, darán y darán. Y por supuesto, trabajarán, trabajarán y trabajarán, como Pablo dice en Efesios 4:28: "para que ellos tengan qué compartir con el que padece necesidad."

La conexión con adoración es ésta: Jesús nos manda a acumular tesoros en el cielo, esto es, maximizar nuestro gozo en Dios. Nos dice que la manera de lograrlo es vender y simplificar por el bien de otros. De modo que él motiva simplicidad y servicio al conectarlo con nuestro deseo de maximizar gozo en Dios. Lo que significa que todo uso de nuestro dinero se convierte en manifestación de cuánto nos deleitamos en Dios por encima de dinero y posesiones. Y esto es adoración.

4. Tu corazón se mueve hacia lo que atesoras.

Ahora bien, el último punto del texto en esta mañana es el siguiente: tu corazón se mueve hacia lo que atesores, y Dios quiere que te muevas hacia él. Verso 34: "Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón." Nos dice la razón del por qué atesorar en los cielos: porque donde esté vuestro tesoros, ahí estará también tu corazón. Si tu tesoro está en el cielo, con Dios, luego entonces allí estará también tu corazón.

¿Qué es lo que este verso, aparentemente tan simple, nos dice en realidad? Es un hecho que la palabra "tesoro" significa "el objeto deseado." Y es un hecho que la palabra "corazón" significa: "el órgano que anhela". Así, lee el verso ahora: "Donde esté el objeto que tú deseas, allí estará el órgano que anhela". Si el objeto que tu deseas es Dios en el cielo, tu corazón estará con Dios en el cielo. Estarás con Dios. Pero si el objeto que tú deseas es dinero y posesiones en la tierra, entonces tu corazón estará en la tierra. Estarás en la tierra, excluido de Dios.

Esto es lo que Jesús significó en Lucas 16:13 cuando dijo: "Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas." Servir al dinero es desear el dinero y perseguir todos los beneficios que las riquezas pueden dar. El corazón se va trás del dinero. Pero servir a Dios significa desear a Dios y perseguir todos los beneficios que Dios nos da. El corazón va en pos de Dios. Esto es adoración: el corazón tiene deseo de Dios y le busca como el tesoro por sobre todos los demás.

La ofrenda - un acto de adoración

Concluyo con sencillez al relacionar estos cuatro puntos con el acto corporal de adoración que llamamos "la ofrenda." Este momento y este hecho en nuestro servicio será nuestra adoración, no importa la cantidad - desde las dos blancas de la viuda hasta los miles de un millonario - si al darlo dices desde tu corazón: 1) Por este medio, confío en ti, Dios, como mi alegre y generoso Pastor, Padre y Rey, de modo que no temeré cuando tenga menos dinero para mí al suplir necesidades de otros. 2) Por este medio, resisto la increíble presión de nuestra cultura de acumular más y más, y echo mi suerte junto al impulso de sencillez para el bien de otros. 3) Por este medio, hago tesoros en el cielo y no en la tierra para que mi gozo en Dios se maximice por siempre. 4) Con esta ofrenda declaro que, como mi tesoro está en el cielo, mi corazón va en pos de Dios.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org