Las misiones existen porque la adoración no existe: Un legado de Bethlehem, heredado y dejado en herencia

Este es mi trigésimo y (dependiendo de cómo ustedes lo cuenten), es el último mensaje sobre misiones que daré como pastor de ustedes, exceptuando el hecho de que todos mis mensajes son sobre misiones, para los que tienen oídos para oír. Pero usted sabe a qué me refiero. Cada año, (menos uno), comenzando el 13 de noviembre de 1983, he predicado durante nuestro enfoque de otoño sobre las misiones globales. Y éste es mi último.

¡Qué gran privilegio ser parte del legado de Bethlehem de las misiones mundiales! Guiar a Bethlehem es guiar a una agencia misionera mundial. No solo a una iglesia. Sino a una iglesia que se ha convertido en una organización mundial de envío de misioneros. Este liderazgo en misiones globales fue una herencia que recibí y que no creé. Y es un legado que lego con gozo sobreabundante a Jason Meyer.

Un rico legado de misiones

En 1890 (hace 122 años), Bethlehem (una Iglesia Bautista Sueca de 29 años de edad), envió a Mini a Ola Hanson de entre nuestros miembros a un grupo de pueblos no alcanzados en Burma, llamados los Kachin. Ellos eran conocidos como vengativos, crueles, y traicioneros. El rey de Burma declaró a Hanson cuando llegaron allá: "¡Así que tú vas a enseñar a los kachines! ¿Ves mis perros allí? Te digo, será más fácil convertir y enseñar a esos perros. Estás desperdiciando tu vida".

Los kachines eran completamente iletrados, sin un idioma escrito. Durante los siguientes 30 años, Hanson coleccionó 25 000 palabras y publicó un diccionario kachin-inglés. En 1911, Hason terminó de traducir el Nuevo Testamento; defectos de mi trabajo. He tratado de dominar el kachin, y he hecho una traducción, y, el 11 de agosto de 1926, he completado el Antiguo Testamento.

En una carta el 14 de agosto de ese año, Hason escribió: "Es con gratitud de mi corazón que pongo esta obra a los pies de mi Maestro. Estoy consciente de lo incomprensible para todos. Oren con nosotros, para que nuestro divino Maestro pueda bendecir esta obra de salvación de toda la raza Kachin". Hoy [2012], casi todos los kachines pueden leer y escribir en su propio idioma, como también en el burnes, el idioma nacional. Y hay más de medio millón de cristianos kachines. (Basado en Bethlehem Star, 28 de Febrero, 1995 por Tom Steller)

Así que el legado de las misiones en Bethlehem data de más de cien años. Y ser parte del sostén y crecimiento de este legado, ha sido uno de los mayores privilegios de mi vida, sin exageración alguna. A menudo he pensado: Oh Señor, si fallamos como iglesia, si tropezamos, si soltamos las cuerdas, ¡hay tantos misioneros que caerán! Mantener la fuerza de esta iglesia no tiene que ver solo con los santos aquí o con el impacto que tenemos sobre las Twin Cities. Tiene que ver con los cientos de Global Partners [Asociados Globales], quienes han descendido a las minas con cuerdas sostenidas por esta iglesia.

¡Si usted sostuviera la cuerda!

Ésa ha sido una poderosa ilustración para nosotros con el paso de los años. Proviene de William Carey, quien abrió el camino a la India en 1792, y vio a su misión como un minero que penetra en una profunda mina, que nunca ha sido explorada, sin nadie que le pudiera guiar. Él le dijo a Andrew Fuller y a John Ryland y a sus otros amigos pastores: "Yo descenderé, si usted sostendrá la cuerda" Y John Ryland registra: "Él tomó un juramento de cada uno de nosotros, en la boca del pozo, a este efecto, que mientras viviéramos, nunca soltaríamos la cuerda'". (Peter Morden, Offering Christ to the World [Waynesboro, Georgia: Paternoster, 2003], 167)

Y ahora, mientras lego el liderazgo de la iglesia -la misión- a Jason, hay 109 familias y solteros (192 adultos, 170 niños, ¡362 almas!) que han puesto las cuerdas de su sostén en nuestras manos. Esto es sorprendente y atemorizante y maravilloso. ¡Qué gran privilegio! Usted realmente debiera sentirse parte de esta iglesia. Somos todos de los que vamos, de los que enviamos, o de los desobedientes. Están los que se dejan caer hacia las minas, los que sostienen las cuerdas, y los que piensan que ese no es problema de ellos. Regocíjense por ser parte de una iglesia que no solo sostiene, sino que envía de nuestros propios miembros, a más de cien familias y solteros, quienes llevan el evangelio a los pueblos del mundo.

¿Una sensación irresistible?

Este segundo domingo de enfoque al alcance global, cada año, ha sido por décadas una luminaria en los fuegos misioneros que se consumen durante todo el año en Bethlehem. Cada año, en este servicio de adoración, terminamos invitando a un grupo de ustedes a que pasen al frente, al final del servicio, para testificar de las maravillosa obra de Dios en ustedes, llamándoles a las misiones transculturales de largo plazo, y para buscar claridad y confirmación y valor para ese llamado mientras oramos por ustedes. Así que les hago ahora una advertencia, para que puedan estar lidiando con el Señor durante la próxima media hora.

Y la pregunta es: ¿Ha estado obrando Dios en usted -durante veinte años, o veinte días, o veinte minutos- para darle una sensación irresistible de que, a menos que Él le muestre lo contrario, usted se está moviendo, con Su ayuda, hacia el ministerio a largo plazo en las naciones (amamos las misiones de corto plazo, pero no es de ellas que estamos hablando), con la esperanza de que usted irá por dos años, al menos, y quizás más, traspasando una cultura para esparcir la buena noticia en todo el mundo: que Jesucristo, el Hijo de Dios, vino al mundo para salvar a los pecadores, muriendo en nuestro lugar y resucitando de nuevo.

Por tanto, lo que voy a hacer, como parte de nuestra serie sobre las marcas distintivas de 30 años en Bethlehem, es darles diez convicciones bíblicas que guían nuestro compromiso hacia la extensión global (las misiones mundiales) en Bethlehem. Y mientras se las doy, oro para que ellas prendan en sus almas, en algunos de ustedes como una sensación irresistible de parte de Dios para ir. Y en otros, como una sensación irresistible de parte de Dios, para enviar. Y cuando termine, pediré a los que tienen una sensación irresistible de que Dios les está guiando a un ministerio transcultural, a que vengan y me permitan orar por ustedes, esta última vez.

1. Dios está apasionadamente comprometido con la fama de Su nombre y con que Él sea adorado por todos los pueblos del mundo, y esto no es egomanía, es amor.

Ya lo vimos hace dos semanas ("Dios es más glorificado en nosotros cuando estamos más satisfechos en Él", 13 de Octubre de 2012). Las misiones, la extensión global, se unen a Dios en Su pasión por amar a las naciones al ofrecerse a Sí mismo a ellos para que sobreabunde el gozo de sus alabanzas.

  • "Contad su gloria entre las naciones, sus maravillas entre todos los pueblos". (Salmo 96:3).

  • "Haced conocer entre los pueblos sus obras, haced recordar que su nombre es enaltecido”. (Isaías 12:4).

  • Dios envió a Jesús en Su misión "para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia" (Romanos 15:9).

  • Él hace Sus obras poderosas en la historia " para que mi nombre [el nombre de Dios] sea proclamado por toda la tierra". (Romanos 9:17).

2. Por tanto, la adoración es la meta y combustible de las misiones: Las misiones existen porque la adoración no existe.

La misión es nuestro modo de decir: el gozo de conocer a Cristo no es un privilegio privado, tribal, nacional, o étnico. Es para todos. Y es por eso que vamos. Porque hemos probado el gozo de adorar a Jesús, y queremos incluir a todas las familias de la tierra.

  • "Todos los términos de la tierra se acordarán y se volverán al Señor, y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti”. (Salmo 22:27).

La búsqueda de la adoración de las naciones está alimentada por el gozo de nuestra propia adoración. Usted no puede recomendar lo que usted no valora. Usted no puede proclamar lo que no aprecia. La adoración es el combustible y la meta de las misiones.

3. Debemos hablar a las personas sobre Jesús, porque no hay salvación ni adoración donde no se ha escuchado y creído el evangelio del Hijo de Dios crucificado y resucitado.

  • "Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos". (Hechos 4:12).

  • "Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo". (Romanos 10:17).

  • El que tiene al Hijo tiene la vida, y el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida". (1ra de Juan 5:12).

  • "Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones”. (Mateo 28:19).

No habrá salvación ni verdadera adoración entre las personas que no han escuchado el evangelio. Las misiones son esenciales para la salvación.

4. Dios está comprometido con reunir a los adoradores de entre todos los pueblos del mundo, no solo de entre los países del mundo.

Esto es lo que significa "todas las naciones" en la gran comisión. Naciones como Ojibwe, y Fulani y Kachin, no como los Estados Unidos y Japón y Argentina. Esto es lo que Jesús compró con sangre:

"Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación. Y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra". (Apocalipsis 5:9–10)

El evangelio ya ha alcanzado a todos los países. Pero según el Joshua Project (www.joshuaproject.net) [Proyecto Joshua], hay cerca de 7000 pueblos inalcanzados. Es por eso que nuestra declaración de misión dice: "Existimos para esparcir una pasión por la supremacía de Dios en todas las cosas para el gozo de todos los pueblos [¡plural!] Mediante Jesucristo".

5. Por tanto, existe una necesidad crítica de misioneros como Pablo, cuyo llamado y pasión sea de llevar el evangelio a los pueblos donde no hay acceso al evangelio.

Estoy diferenciando los misioneros como Pablo de los misioneros como Timoteo. Timoteo abandonó su hogar y sirvió transculturalmente en una ciudad (Éfeso) diferente a la suya (Lystra). Pablo dijo, en Romanos 15:20: "De esta manera me esforcé en anunciar el evangelio, no donde Cristo era ya conocido". Hay aun mucho para hacer donde ya Cristo ha sido nombrado. Pero, oh, cuánto necesitamos orar por un ejército de cientos de miles con la pasión de Pablo por alcanzar a los pueblos absolutamente inalcanzados y que nadie tiene en mira en el mundo.

6. Debemos enviar asociados globales en un modo digno de Dios.

Es por esto que tenemos un personal de misiones y un presupuesto de misioines y un programa de sostén de misiones y por lo que tenemos un equipo de apoyo Bernabé para nuestros misioneros. "Harás bien en ayudarles a proseguir su viaje de una manera digna de Dios" (3ra de Juan 1:6). Es por esto que los enviadores son cruciales junto a quienes van. No creemos que todos sean misioneros pioneros. Los misioneros pioneros cruzan culturas y plantan la iglesia donde no hay. Pero si usted no es de los que van, hay un gran llamado: Enviador. Y Juan dice, háganlo de un modo digno de Dios.

7. Es adecuado que tengamos una mentalidad de tiempo de guerra al usar nuestros recursos mientras haya pueblos sin el evangelio y tengamos recursos para enviarlos.

En tiempo de paz, la reina María tenía un barco de lujo, pero en la Segunda Guerra Mundial, lo convirtió en un carguero de tropas. En lugar de dormir en literas de tres, dormían en literas de siete. En lugar platos servidos con 18 cubiertos, había raciones con cuchillo y tenedor. Si el tiempo es de guerra usted acomoda sus recursos de un modo diferente. Y éste es un tiempo de guerra. Las batallas son más constantes que cualquiera en nuestras guerras mundiales, y las pérdidas son eternas.

Los macedonios, en 2da a los Corintios 8:2, son un modelo para nosotros al verse con una gran necesidad: "En medio de una gran prueba de aflicción, abundó su gozo, y su profunda pobreza sobreabundó en la riqueza de su liberalidad". ¡Oh, si pudiéramos profundizar en nuestra comprensión de la urgencia de la hora, y recordar que en un sentido supremo nada poseemos! Dios nos posee a nosotros y a todo lo que tenemos. Y Él se preocupa por cómo va el esfuerzo de guerra para alcanzar a las naciones con el evangelio por el que Jesús murió y nos envió.

8. La oración es un intercomunicador de tiempo de guerras, no un intercomunicador doméstico.

"Yo os escogí a vosotros [dijo Jesús], y os designé para que vayáis y deis fruto. . . ... para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda” (Juan 15:16). Les doy una misión para que sus oraciones den fruto. La oración es para la misión. Es principalmente por aquellos que están en las líneas del frente de esfuerzo de guerra para que llamen a los cuarteles centrales a fin de que envíen ayuda.

Una de las razones por las que nuestra oración funciona mal es que la tratamos como a un intercomunicador doméstico para pedir mantequilla, u otra almohada en el cuarto, en lugar de tratarla como a un intercomunicador de tiempos de guerra para solicitar el poder del Espíritu en la batalla por las almas.

9. El sufrimiento no solo es el precio para estar en las misiones, es el plan de Dios para que se logre el trabajo.

  • "Si al dueño de la casa lo han llamado Beelzebú, ¡cuánto más a los de su casa!" (Mateo 10:25).

  • "Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis odiados de todas las naciones por causa de mi nombre" (Mateo 24:9).

  • "Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas" (Mateo 10:16).

Éste no solo es el precio que muchos deben pagar. Ésta es la estrategia de Dios para la victoria. Así ganó la victoria Su Hijo. También lo haremos nosotros. "Ellos lo vencieron por medio de la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos, y no amaron sus vidas, llegando hasta sufrir la muerte" (Apocalipsis 12:11). Ellos vencieron (no fueron vencidos), por el testimonio y la muerte.

10. La causa global de Cristo no fracasará. Y nada que usted haga en esta causa es en vano.

Jesús dijo: "Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos" (Mateo 28:19). No tengo alguna autoridad. Toda. Él no puede ser derrotado. "Edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella" (Mateo 16:18). "Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin" (Mateo 24:14). Él ha redimido un pueblo para todas las naciones. Y los tendremos. "Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor" (Juan 10:16).

Hay más, pero esas son diez de nuestras principales convicciones bíblicas que nos llevan a comprometernos con la extensión global en Bethlehem. Y para algunos de ustedes, mientras han estado escuchando, ellas se han convertido de nuevo, en una confirmación de que Dios les está guiando hacia las misiones transculturales de largo plazo. No estoy preguntando si usted está absolutamente seguro. Estoy preguntando si, en lo que puede discernir, esta es la guía de Dios para usted, y si la seguirá, a menos que Él le muestre otro camino. Quizá usted tenga 12 años de edad. O quizá tenga 55 o 75. Si siente esta sensación irresistible de que Dios le está guiando hacia las misiones transculturales a largo plazo, le invito a que venga y se pare al frente para testificar de esta maravillosa obra de Dios en su vida. Amén.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org