El deseo de mi corazón: que sean salvos

Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por ellos es para su salvación.

Pablo escribió Romanos capítulos del 9 al 11 para responder esencialmente a esta pregunta:

¿Si Israel es el pueblo escogido por Dios, y si él les dio la adopción, la gloria y los pactos según (9:4), y aún con todo y esto, ellos han rechazado al Mesías a tal punto que han sido separados de Cristo (9:3), entonces no ha fallado la Palabra de Dios? Y si ha fallado la garantía que ellos tenían de la Palabra de Dios, ¿cómo es que aún permanece La Palabra en nosotros, quienes esperamos en la  promesa de que a quienes él llamó también glorificará?

Esta era una pregunta candente para Pablo. Toda su esperanza como cristiano, todo el propósito de su apostolado, depende de esta pregunta: ¿ha fallado la Palabra de Dios a Israel? ¿Todos los propósitos gloriosos de Dios para su pueblo han sido abortados por causa de la incredulidad?

No Todo Israel es Israel

Pablo declara su respuesta en el capítulo 9:6: “Pero no es que la palabra de Dios haya fallado”. Y luego comienza su explicación ¿Cómo es posible que la mayoría de los israelitas sean incrédulos y a pesar de eso el propósito con Israel permanece en pie? La primera parte de la respuesta está aquí en el capítulo 9:6: “Porque no todos los descendientes de Israel son Israel”.

En otras palabras, la Palabra de Dios aún está en pie y su propósito es inconmovible porque él nunca decretó que cada individuo en Israel sería salvo. Desde el mismísimo comienzo escogió a Isaac no a Ismael (versículos 7-9), y a Jacob no a Esaú (versículos 10-13). ¿Por qué? Los versículos 11-13 nos responden: “… (porque aún cuando los mellizos no habían nacido, y no habían hecho nada, ni bueno ni malo, para que el propósito de Dios conforme a su elección permaneciera, no por las obras, sino por aquel que llama), 12 se le dijo a ella: El mayor servirá al menor. 13 Tal como está escrito: A Jacob ame, pero a Esaú aborrecí”.

La Libertad de la Soberanía de Dios

No todos los descendientes de Israel son Israel porque Dios tiene un “propósito de elección”. Dentro del mismo Israel escoge a Isaac no a Ismael, a Jacob no a Esaú, con el fin de que quedara claro para todos que la salvación de cualquiera es debido al llamado libre y soberano de Dios. Para decirlo de otra manera, cuando Pablo se enfrenta con el posible fracaso de la promesa de Dios, coloca su plataforma, su fundamento, sobre la soberanía de Dios.

La Palabra de Dios a Israel y  a la iglesia no puede caer porque, a fin de cuentas, no depende de Israel ni de la Iglesia. Durante todo el capítulo Pablo esgrime esta idea con toda la importancia que ella tiene. Considere los versículos 15-16: “Porque El dice a Moisés: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y tendré compasión del que yo tenga compasión. 16 Así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia”.

Así, usted puede ver la confesión de Pablo en el versículo 6 (“no es que la palabra de Dios haya fallado”), está basada sinceramente en la soberanía de Dios, quien tiene misericordia en quien quiere tener misericordia, y esto independientemente de la autodeterminación del hombre. Los propósitos de Dios se mantienen en pie para siempre porque él es Dios y “nadie puede detener su mano, ni decirle: “¿Qué has hecho?” (Daniel 4:35)

Y de esta manera continúa durante todo el capítulo.

Los Peligros Derivados de Esta Doctrina

Ahora, aquí hay múltiples peligros, teológicos.

Peligros Teológicos

Primero, una persona pudiera llegar a la conclusión de que Dios es injusto en el ejercicio de su soberanía. Por eso, Pablo lanza esta pregunta en el versículo 14: “¿Qué diremos entonces? ¿Que hay injusticia en Dios?”. Y en segundo lugar, una persono puede concluir que el hombre ya no puede ser culpado por su pecado, si Dios es sobrano. Así que Pablo plantea esta cuestión en el versículo 19, "Entonces, ¿por qué todavia encontrar la culpa?" Por lo tanto, Pablo no ignora los peligros de la teología en la doctrina de la soberanía de Dios.

Peligros Psicológicos

Pero estos peligros no son nuestra preocupación de esta mañana. Hay peligros tanto psicológicos como teológicos, y, precisamente, los psicológicos son nuestra preocupación en el día de hoy. Específicamente, hay tres errores emocionales que pudiéramos cometer en respuesta a esta doctrina. Pablo también sabe acerca de estos peligros y nos protege para que no caigamos en ellos. De eso queremos hablar en el día de hoy.

Primero, la doctrina de la soberanía de Dios pudiera llevarnos a no sentir pena por aquellos que están perdidos.

Segundo, la doctrina de la soberanía de Dios pudiera llevarnos a no sentir ningún deseo  de que se conviertan.

Y tercero, la doctrina de la soberanía de Dios pudiera llevarnos a dejar de orar para que sean salvos.

En otras palabras, nuestros razonamientos humanos, limitados y pecadores, pudieran responder a la soberanía de Dios diciendo: « ¿Si Dios decide quien será salvo y quien no, entonces para qué preocuparnos por los perdidos, para qué desear que muchos sean salvos, para qué orar enfrentando los decretos eternos de  Dios?»

La Soberanía de Dios Y Compasión por Los Perdidos

Pablo también sabe acerca de estos peligros. Y pienso que escoge los medios más efectivos posibles para protegernos contra estos peligros. Él nos abre su corazón al principio y al final de Romanos 9. Ahora los exhorto a no dejar que su propio corazón dicte lo que una persona compasiva deba creer acerca de la soberanía de Dios. Mas bien, permítanle al apóstol mostrarles lo que una persona que cree en la soberanía de Dios puede y realmente debe sentir por el perdido.

Primero, lea detenidamente Romanos 9:1-3:

Digo la verdad en Cristo, no miento, dándome testimonio mi conciencia en el Espíritu Santo, 2 de que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. 3 Porque desearía yo mismo ser anatema, separado de Cristo por amor a mis hermanos, mis parientes según la carne.

Después lea detenidamente Romanos 10:1:

Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por ellos es para su salvación.

Por lo tanto, Pablo comienza y termina este capítulo con las lágrimas de perecer Israel. Y ello, los guardias nos psicológica contra los peligros de la doctrina de la soberanía de Dios.

El Dolor de Pablo por Israel

Primero, en el versículo 9:2 Pablo muestra su dolor por los perdidos de Israel. “…tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón”. Es incorrecto decir que aquellos que creen en la soberanía de Dios no necesitan o no debieran sentir pena por los que están perdidos sin Cristo. Si esta doctrina tiene ese efecto en usted, entonces usted no la cree como la enseña la Biblia.

Alguien podría decir que este arranque emocional en Romanos 9:1-3 es simplemente debido a la personalidad volátil e inconstante de Pablo. Pero seguramente el versículo 1 prueba que la pena de Pablo es mucho más significativa que eso: “Digo la verdad en Cristo, no miento, dándome testimonio mi conciencia en el Espíritu Santo”. En otras palabras: «Mi dolor y mi angustia por los perdidos de mi pueblo es tan importante que pido a Dios que testifique su autenticidad».

Y si él le pide al Espíritu Santo que testifique por su conciencia respecto a este asunto entonces seguramente debemos ver a su dolor como a una aflicción importante, como a una emoción espiritual y como un padecimiento santo. No es solo la erupción de un volcán impredecible y emocional. Es la forma en que se siente un corazón santo cuando se enfoca en la miseria de aquellos que se pierden en la incredulidad.

Y el objetivo del versículo 3 es decir que el amor de Pablo por su sus parientes que se pierden es tan real, que si en este mundo un santo pudiera salvar al perdido, convirtiéndose a sí en un pecador condenado al infierno, ese santo sería Pablo por Israel. Su pena es real. El Espíritu Santo es su testigo. Y por tanto no necesitamos, y no nos atrevemos, a ser llevados por la doctrina de la soberanía de Dios a no sentir pena alguna por el perdido.

El Anhelo de Pablo para Su Conversión

Segundo, en Romanos 10:1 Pablo dice que el deseo de su corazón es que ellos sean salvos. Así él nos advierte el segundo peligro, particularmente el peligro de que seamos llevados a no sentir anhelo por la conversión del perdido. Pablo no solo siente pena por la miseria de los perdidos. Él siente un anhelo porque sean salvos, (del tercer peligro, que no oremos, nos ocuparemos la próxima semana).

Cuatro Razones Para Cultivar el Corazón de Pablo Por Los Perdidos

Ahora antes de hablar de nosotros debemos plantearnos esto: ¿No debiera sentir nuestro corazón lo que Pablo sintió? ¿No deberíamos lamentarnos por la miseria de los perdidos, especialmente por la de nuestros parientes? ¿No deberíamos tener el mismo deseo que tuvo Pablo por la salvación de los perdidos? ¿No deberíamos mirar a las personas en nuestros centros de trabajo con una mezcla de pena por su condición y de anhelo por su salvación? ¿Podemos proclamar ser cristianos bíblicos si, día a día, comemos, trabajamos y nos reímos con incrédulos y no tenemos ninguno de estos sentimientos?

Pienso que muchos de nosotros probablemente queremos tener un corazón como el de Pablo. Pero el Espíritu Santo es quien despierta ese deseo, es obra de él, puede que hoy él quiera usar su palabra con ese propósito. Permítame entonces mencionar cuatro razones por las cuales nos corresponde a nosotros, quienes creemos en la soberanía de Dios, sentir esta pena y este anhelo. Y luego culminaré con varios pasos prácticos que podemos tomar para cultivar este tipo de corazón.

1. Porque Las Cosas Secretas Pertenecen a Dios

Debemos sentir deseo por la salvación de los perdidos a causa de Deuteronomio 29:29.

Las cosas secretas pertenecen al Señor nuestro Dios, mas las cosas reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, a fin de que guardemos todas las palabras de esta ley.

¿A quién Dios llamará, justificará y glorificará de entre sus familiares y allegados? Este es un secreto en la sabiduría del Señor. Pertenece a él solamente. Desde la hora en punto que aspiramos exponer nuestros deseos con respecto a los elegidos de Dios nos estamos entrometiendo con las prerrogativas de Dios, las cosas secretas pertenecen al Señor, pero las cosas reveladas nos pertenecen a nosotros.

¿Y que son las cosas reveladas?: no son más que las leyes y las promesas del Señor. “Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen” (Mateo 5:44).  “Mirad que ninguno devuelva a otro mal por mal, sino procurad siempre lo bueno los unos para con los otros, y para con todos” (1ra  a los Tesalonicenses 5:15). “Y el Espíritu y la esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que desea, que tome gratuitamente del agua de la vida” (Apocalipsis 22:17). “Porque: Todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo” (Romanos 10:13). Las cosas reveladas nos pertenecen, a nosotros, quienes cumplimos todas las palabras de esta ley. Haga lo que haga, usted debe sacar conclusiones de las doctrinas que contradicen los mandamientos de Las Escrituras. Y se nos ha ordenado: « ¡Ame a tus enemigos, ore por ellos!».

2. Porque Dios no Tiene Placer en Su Muerte

Debemos sentir deseo por la conversión de los perdidos por causa del mismo Cristo, cuando él contempla por sí mismo la muerte de los incrédulos, no siente ningún placer en ello. Ezequiel 18:23 dice: “¿Acaso me complazco yo en la muerte del impío—declara el Señor Dios—y no en que se aparte de sus caminos y viva?”. Y luego en el versículo 32 dice: “Pues yo no me complazco en la muerte de nadie —declara el Señor Dios—. Arrepentíos y vivid”.

Seguramente si Dios, en cuyas manos están los asuntos de la muerte y de la vida, puede mirar a los perdidos de tal manera que se acongoja por la destrucción de ellos, nosotros debemos sentir la pena y el anhelo que Pablo sintió.

3. Porque Se Hizo a Imagen de Dios

Debemos sentir un deseo por la salvación de los creyentes porque ellos fueron creados a la imagen y semejanza de Dios, y el potencial que tienen para vivir para  la gloria de Dios es tan duradero como su vida en esta tierra. Es muy superior la tragedia que ocurre cuando una persona muere sin Cristo que la que ocurre cuando un perro muere sin Cristo. Cuando una persona muere sin Cristo, el potencial de la imagen de Dios se va con él para siempre. Toda la gloria que pudo existir en él nunca existirá. Si solamente hubiera creído, pudiera brillar como el sol en el Reino de Dios. Y mientras viva, aún puede creer. ¡Oh, cuánto debiéramos desear que la imagen de Dios brillara para gloria de de Dios!

4. Porque Nuestra Salvacion es Un Regalo Inmerecido

Debemos sentir compasión por los perdidos y anhelo por su conversión porque nuestra propia salvación es un gran regalo precioso e inmerecido. Ciertamente, es inconcebible que después de haber sido arrastrados del fondo del lago, después de haber sido resucitados a costa del sacrificio de la vida de otro, tengamos en nuestras manos los instrumentos de salvación, y  sencillamente nos sentemos, y juguemos a las cartas en la orilla de la playa mientras otros se están ahogando. ¿No es esto inconcebible?

¿Y acaso no dijo Jesús una parábola acerca de un sirviente que fue tratado con inmensa misericordia pero luego rehusó a mostrar compasión por uno de sus semejantes, que era sirviente igual que él? (Mateo 18: 23-35). ¿Cómo podemos sentir la maravilla de haber sido rescatados gratuitamente  por Jesús, y no vivir luego para el rescate de los otros? Seguramente habría algo ominoso y terrible de tal u na incoherencia!

Siete Pasos Prácticos Para Un Corazon Como el de Pablo

Y de esta manera damos un giro para abordar las cuestiones prácticas: ¿Cómo podemos cultivar un corazón como el de Pablo? ¿Hay alguna estrategia  que nos haga crecer hasta poder decir: “Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por ellos es para su salvación”? Pienso que sí la hay.

1. Nunca Olvidaremos su Apuro

Nunca olvide que las personas que no obedecen a Cristo pierden la vida eterna y se van a la eternidad bajo la ira de Dios. Juan 3:36: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él”.

Hágase usted mismo preguntas como esta: ¿Si yo sabía que una plaga se avecinaba, y sabía que mi colega no había recibido la vacuna para protegerse, no debiera averiguar por qué no quiso recibirla? ¿No debiera intentar persuadirlo para que elija vivir? Pregúntese usted mismo, que diría en el día del juicio, si su amigo incrédulo se vira hacia usted, y le pregunta por qué no le habló con más seriedad acerca de este asunto de la vida eterna.

En otras palabras, piense constantemente en la terrible realidad de entrar en la vida eterna sin Cristo.

2. Meditar Sobre la Suficiencia de Cristo

Medite a menudo en la eficacia total de la muerte de Cristo para cubrir los pecados de absolutamente todo el que se arrepienta y crea en él. Permanezca exaltando a Cristo constantemente en su propio corazón por la súper abundante gracia que viene a nosotros desde su cruz. Recuérdese una y otra vez por amor a sus semejantes y allegados, que la obediencia de Cristo ha  completado la justificación y la vida eterna para todo aquel que crea, no importa cuantos pecados haya cometido antes. Gloríese en la obra de la cruz para usted mismo, y así comenzará a gloriarse en ella para los demás.

Piense a menudo en el propio testimonio de Pablo en 1ra a Timoteo 1:15-16:

Palabra fiel y digna de ser aceptada por todos: Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, entre los cuales yo soy el primero. 16 Sin embargo, por esto hallé misericordia, para que en mí, como el primero, Jesucristo demostrara toda su paciencia como un ejemplo para los que habrían de creer en El para vida eterna.

Dios salvó primero a los peores para mostrarnos que hay esperanza para el resto, aún si pensamos que son malos.

3. Meditar Sobre la Condena Y Aprovechando el Poder del Espíritu

Así como piensa en la suficiencia y en la eficacia de la cruz para cubrir los pecados de todo aquel que crea, piense también en el poder del Espíritu Santo para declarar culpables a los pecadores y para atraerlos al Salvador (Juan 16:8; 6:44). No se deje hundir en un cuadro mental pesimista que diga: «Claro, Dios puede perdonar a todo el que crea, pero ellos son tan duros e indiferentes que nunca creerán».

Predíquese a sí mismo que estos son los días del Nuevo Pacto. La sangre del pacto eterno ha sido derramada. El Espíritu Santo está siendo derramado sobre toda carne. Y la promesa de Dios en el Nuevo Pacto está en Ezequiel 11:19-20:

Yo les daré un solo corazón y pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. Y quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, 20 para que anden en mis estatutos, guarden mis ordenanzas y los cumplan. Entonces serán mi pueblo y yo seré su Dios.

No sea fatalista diciendo: «Bueno, la conversión está en las manos de Dios. Si él quiere salvar, déjelo que salve él». Más bien diga: «El deseo de mi corazón y mi oración a Dios por ellos es para su salvación. ¡Oh, hay esperanza para el más frío y duro pecador, la conversión está en las manos de Dios! ¡Oh, Señor concédales que se arrepientan y vengan al conocimiento de la verdad!»  (2da a Timoteo 2:25-26).

No sea pesimista acerca del poder de Dios para cambiar a los pecadores. Cuando John Wesley llegó a Newcastle-upon-Tyne en el mes de Mayo de 1742, escribió estas memorables palabras: “Me sorprendí; tanta borrachera, maldición y juramento (incluso de la boca de los niños pequeños) que no recuerdo haber visto ni oído nunca antes en tan corto período de tiempo. Seguramente este lugar es ideal para Jesús quien no vino a llamar a los justos, sino a los pecadores al arrepentimiento”. Y Dios honró este tipo de expectación atrevida. Predíquese entonces el poder de Dios para condenar a los pecadores.

4. Piense en Su Alegría Por la Conversion de Un Alma Perdida

Piense en el gozo que va a tener cuando un pecador se arrepienta y se convierta a Cristo a través de sus oraciones y testimonio. Pablo llamó a sus convertidos “nuestra esperanza, nuestra alegría y nuestro motivo de orgullo”. (1ra a los Tesalonicenses 2:19, DHH). Y Juan dijo: “No tengo mayor gozo que éste: oír que mis hijos andan en la verdad” (3ra de Juan 4). Imagine el gozo de ser usado por Dios para traer una persona de la muerte a la vida eterna.

5. Pensar en la Sorprendente Gracia de Dios Para Con Vosotros en Cristo

Piense a menudo en cuan gratuita e inmerecida fue la gracia de Dios que le trajo a Cristo. Esta gracia pudo haber estado en un padre, en un amigo, en un pastor, en un evangelista o en un libro. Pero donde quiera que estuviese, usted no la merecía. Su despertar espiritual y la convicción de pecado, su comprensión del evangelio y su sumisión a Cristo fueron las dádivas gratuitas de la gracia de Dios.

Mientras más usted vea cuan gratuita e inmerecida ha sido la obra de Dios en su propia vida, más sentirá que su propia gracia y compasión deben ser gratuitas para otros, sin depender de que ellos lo merezcan o no. “Y andad en amor, así como también Cristo os amó y se dio a sí mismo por nosotros…” (Efesios 5:2). Cuando su canasta está llena de comida que usted no ganó, y otros se están muriendo del hambre a su alrededor, el corazón dice: “…de gracia recibisteis, dad de gracia” (Mateo 10:8; confróntese con 2 Reyes 7:9).

6. Actuar en su Deseo de Amar a Los Demás

Actúe basado en cualquier deseo de amor que ya tenga. Sé por experiencia lo difícil que es saber si en realidad amamos a alguien. ¿Realmente me preocupo por el perdido? ¿Es un acto fingido mi oración? ¿Realmente deseo que los perdidos sean salvos? Estas son preguntas buenas y honestas que todos nos hemos preguntado alguna vez. Pero ¿cómo las respondemos si nuestros corazones y motivos son tan engañosos?

1 Juan 3:18-19 nos da una respuesta:

Hijos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. 19 En esto sabremos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de El.

En otras palabras si no solo habláramos de preocuparnos por los demás sino que también siguiéramos los pasos para mostrar esa preocupación, nuestra confianza en Dios de que somos genuinos y auténticos cuando hablamos de la compasión crecerá. Actuar sobre la base del deseo que usted tiene provocará que el factor genuino en sus deseos aumente.

7. Oren Para Que Dios Aumente Su Amor por Los Perdidos

Finalmente, ore para que Dios provoque en usted un amor por los perdidos que sobreabunde. Escuche la oración de los apóstoles por nosotros en 1ra a los Tesalonicenses 3:12: “… y que el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros, y para con todos…”. Amar a todos los hombres es una obra de Dios en nuestros corazones. No es algo natural en nosotros. Es un regalo de gracia. ¿Es posible que no lo tengamos porque no lo pedimos?

La Semana de Oración

Y entonces, aquí estamos, en el umbral de una semana de oración. Considerando Romanos 10:1, ¿no está de acuerdo en que necesitamos un toque especial de Dios? Les ruego que hagan de esta semana una semana inusual en sus vidas. Una semana de oración extraordinaria. La cadena de oración de 24 horas está esperando por su firma. Estaremos todos los días en la habitación de arriba a las 7 AM, orando. Estaremos en el salón de conferencias de lunes a viernes al mediodía, ayunando y orando. Nos reuniremos como iglesia el miércoles a las 7:15 PM para orar. Nos reuniremos toda la noche del viernes desde las 10 PM hasta el amanecer para orar. Y Dios mediante muchos de ustedes separarán horas extras en casa durante esta semana para orar como nunca han orado antes.

Los exhorto como su pastor. Les ruego como un ministro necesitado de La Palabra: por favor entréguese usted mismo a una oración extraordinaria esta semana para recibir ese milagro especial de Dios.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org