Vuestros cuerpos como sacrificio vivo a Dios

Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos comosacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que esvuestro culto racional. Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.

“Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios …”. “Por consiguiente, hermanos, os ruego …”. Es decir, les ruego sobre la base de lo ocurrido en los primeros 11 capítulos de esta carta. Les mostraré ahora en los capítulos 12-16 un estilo de vida edificado sobre un fundamento. No sale de la nada. Tiene raíces. Esta nueva vida cristiana se edificó en los capítulos 1-11. Edifique su vida cristiana sobre Romanos 1-11. Sumerja sus raíces aquí. Y sus frutos serán frutos cristianos.

Y Pablo finaliza esta fundamentación con la frase, “las misericordias de Dios”. “Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios…”. Esta es la esencia de Romanos 1-11: “las misericordias de Dios”. Dios ha sido misericordioso con nosotros a través de la muerte y resurrección de Jesucristo. Porque por Cristo aquellos que creen en él son justificados por fe, y reconciliados con Dios, y tienen la esperanza de eterno júbilo. Hay por consiguiente ninguna condenación para aquellos que están en Cristo Jesús: “¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros” (Romanos 8:34).

Una Vida de Misericordia

Edifique su vida sobre la misericordia de Dios. Sumerja sus raíces en la misericordia de Dios. Y su nueva vida se desbordará con misericordias. Así es, Romanos 12 llegará a ser una realidad en su propia vida. Romanos 12 reboza misericordia. “Muestra misericordia, con alegría … El amor seasin hipocresía … contribuyendo para las necesidades de los santos … Bendecid a los que os persiguen … Llorad con los que lloran … Condescendiendo con los humildes … Nunca paguéis a nadie mal por mal[… Nunca os venguéis vosotros mismos … Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer …”. Edifiquen sus vidas sobre la misericordia y vuélvanse misericordiosos. 1

Pero Primero, una Vida de Adoración

Pero hoy notemos algo muy significativo en el versículo 1: Pablo describe nuestra nueva vida en Cristo como adoradora antes de describirla como misericordiosa. La vida cristiana tiene que ver con ser adoradores de Dios antes de ser misericordiosos con los demás. “Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos comosacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, queesvuestro culto racional”. Antes de darnos nosotros mismos en misericordia para con el hombre, nos damos nosotros mismos en adoración a Dios.

Esto es crucial. Nosotros nunca debemos permitir que la vida cristiana se convierta simplemente en una agenda social. Uso con cuidado la palabra `simplemente´, porque si Dios es dejado fuera, nuestra misericordia será una simple agenda social. Si no somos adoradores y no lideramos con la adoración los actos de misericordia que realizamos, no hacemos un bien. Si nuestras buenas acciones no expresan la dignidad de Dios, entonces nuestras obras no son adoradoras, y al final no serán misericordiosas. Lograr que las personas se sientan cómodas o ayudarles a sentirse bien en el camino al castigo eterno, sin que tengamos la esperanza  y el propósito de que vean a Cristo en nuestras buenas acciones, no es misericordia. La misericordia debe tener como meta exaltar a Cristo. Alguien que no conoce y exalta a Cristo no es salvo. Y olvidar la salvación no es muestra de misericordia.

Por consiguiente es absolutamente esencial que Pablo ponga la adoración antes de la misericordia y que describa la vida cristiana como adoradora antes de describirla como misericordiosa. O para ser más específicos, para que la vida cristiana sea misericordiosa tiene que regirse por la adoración. Si no somos adoradores en nuestra vida –o sea, si no exaltamos la misericordia de Dios en Cristo con nuestro comportamiento– no les estamos dando a las personas lo que más necesitan. Así, antes de definir la vida cristiana como misericordiosa, Pablo la define como adoradora.

Veamos más de cerca qué quiere expresar Pablo al hablar de un estilo de vida de adoración. Versículo 1: “Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual...” [NVI] ¿Qué es “adoración espiritual”?

Adoración Espiritual: la Presentación de un Sacrificio a Dios.

Primero, Pablo dice qué es la presentación de un sacrificio a Dios: “… que presentéis vuestros cuerpos comosacrificio … a Dios …”. Este es el lenguaje de adoración del Antiguo Testamento. Para venir a Dios el adorador traía una oveja, un toro, o una paloma y lo sacrificaba en el altar como ofrenda a Dios. Había diferentes tipos de sacrificio, pero la esencia era que el pecado demandaba un castigo, y el animal sacrificado representaba la voluntad de Dios de aceptar un sustituto; así el adorador podía vivir y tener una relación continua de perdón y gozo con Dios.

Pero todos los creyentes del Antiguo Testamento sabían que la sangre de los toros y los machos cabríos no podía quitar el pecado (Hebreos 10:4). Ellos señalan a alguien más allá de sí mismos, a Cristo, quien fue el sacrificio supremo por el pecado. Pablo dice en 1ra a los Corintios 5:7: “… Cristo, nuestra Pascua, ha sido sacrificado”. Ese fue el sacrificio supremo por el pecado, porque fue perfecto y suficiente para todo el que cree. Hebreos 10:12 dice, aun con más claridad: “… Él, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, se sentó a la diestra de Dios”. Así fue que Cristo dio fin los sacrificios por el pecado del Antiguo Testamento. Él consumó la gran labor de expiación. Su muerte no puede ser más perfecta. Todo lo que debemos hacer ahora es confiar en él por ese gran trabajo. Nosotros no le adicionamos nada.

De modo que cuando Pablo dice que nuestra adoración racional es presentar nuestros cuerpos comosacrificio, no quiere decir que debemos morir y expiar nuestros pecados. Bueno, ¿qué quiere decir? Tomemos los cuatro términos que usa y veamos cuál contribuye a entender la forma de vivir en un culto diario: cuerpos, vivo, santo, aceptable a Dios.

1. Cuerpos. “…que presentéis vuestros cuerpos comosacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que esvuestro culto racional.”

El propósito aquí no es que presentemos nuestro cuerpo a Dios y dejar fuera nuestra mente, corazón, o espíritu. Pablo dice  muy claramente en el versículo  dos: “… transformaos mediante la renovación de vuestra mente …”. El fin es enfatizar que nuestro cuerpo cuenta. O pertenecemos a Dios en cuerpo y alma, o no le pertenecemos en lo absoluto. Nuestro cuerpo importa.

Algunos pueden pensar: « ¿Por qué estaría Dios interesado en mi cuerpo? Está pasado de peso, o bajo de peso, arrugado, dolorido, enfermo, es impulsivo, nervioso, poco atractivo, perezoso, torpe, incapacitado, miope, tozudo, rígido, y frágil ¿Qué tipo de sacrificio es ese?  El Antiguo Testamento demandaba ovejas perfectas. Yo no satisfago las expectativas.

Esa clase de pensamiento confunde totalmente nuestras ideas. El sacrificio de nuestros cuerpos a Dios no es un sacrificio por el pecado. Por el pecado ya fue hecho el sacrificio de Cristo. ¿Por qué cuerpos como los nuestros son aceptables? Pedro lo pone realmente claro en 1ra de Pedro 2:5 donde dice algo simililar a Romanos 12:1: “… ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios …”, –entonces le agrega estas palabras: “… por medio de Jesucristo”. Nuestros sacrificios a Dios son aceptables gracias a Jesús.

Saquemos por tanto de nuestra mente y pensamientos la idea de que nuestro cuerpo merece la aceptación de Dios. No la merece. Si somos aceptables es “… por medio de Jesucristo.” A través de su perfección, no nuestra perfección.

Pero esta forma de pensar tiene otra forma de confundir nuestras ideas. La ofrenda de nuestro cuerpo no es la ofrenda de nuestro aspecto físico sino de nuestro comportamiento. En La Biblia el cuerpo no es importante por cómo se ve sino por cómo actúa. El cuerpo es dado a nosotros para que hagamos visible la belleza de Cristo.  Y Cristo, en la hora de su grandiosa belleza, no fue agradable a la vista. Isaías 53:2-3 lo describe así: “… no tiene aspecto hermosoni majestad; para que le miremos, ni apariencia para que le deseemos. Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción …”. La belleza de Cristo es la belleza del amor, no la belleza física. Su belleza fue la belleza del sacrificio, no de la piel.

Dios no demanda nuestros cuerpos porque quiera modelos para Madeimoselle o Planet Muscle. Él demanda nuestros cuerpos porque quiere modelos de misericordia. Yo creo que debemos pedir que esa perspectiva de Dios en nuestros cuerpos sea profundamente arraigada en nuestros hijos e hijas –y en nosotros mismos– como un poderoso antídoto contra los tipos de desordenes alimenticios que infestan a tantas mujeres jóvenes, y aún ahora a algunos hombres de hoy. Lo que Dios quiere de nosotros es un cuerpo que haga misericordias, no el cuerpo de Britney Spears o Mr. World.

Dios quiere evidencia corporal visible de que nuestras vidas están edificadas sobre su misericordia. Así como los adoradores en el Antiguo Testamento se negaban a sí mismos algunos tesoros terrenales (una oveja, una paloma, un toro), y cargaban su sacrificio de sangre y fuego al altar, así debemos negarnos algunos tesoros terrenales, o bienes, o comodidades, y entreguémonos –a nuestros cuerpos– por causa de Cristo, en las relaciones, las crisis y los lugares donde la misericordia es necesitada en este mundo. Puede que sea en nuestra propia casa, o en Senegal.

2. Vivo. “… presentéis vuestros cuerpos comosacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que esvuestro culto racional.”

Una vida de acciones físicas visibles y misericordiosas puede terminar en muerte para el creyente. Siempre han existido mártires. Pero eso no es específicamente lo que Pablo tiene en mente aquí. Él tiene en mente un estilo de vida: que presentemos nuestros cuerpos como sacrificio vivo. Es nuestra vida, ese es nuestro acto de adoración.

Deje que todo acto de su cuerpo en vida sea un acto de adoración. Es decir, deje que todo acto de su cuerpo vivo sea una demostración de que Dios es su Tesoro. Deje que todo acto de su cuerpo vivo muestre que Cristo es más precioso para usted que cualquier otra cosa. Deje que todo acto de su cuerpo vivo represente la muerte para todas las difamaciones hechas a Cristo.

3. Santo. “… presentéis vuestros cuerpos comosacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que esvuestro culto racional.”

Probablemente la mejor explicación de la expresión “cuerpos … santos” venga de Romanos 6:13 donde Pablo dice casi exactamente lo que dice aquí, usando la misma palabra “presentéis vuestros” cuerpos a Dios, solo que se refiere a nuestros “miembros” corporales y no solamente a nuestros cuerpos. “… ni presentéis los miembros de vuestro cuerpo al pecado comoinstrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos [i.e.; como sacrificio vivo], y vuestros miembros a Dios comoinstrumentos de justicia.”

Presentar un cuerpo vivo y santo a Dios significa que de nuestros miembros –ojos, lengua, manos, y pies–, entregar su cuerpo para hacer justicia, no pecado. Eso es lo que hará a un cuerpo santo. Un cuerpo no es santo por su aspecto, o la figura que tiene, sino por lo que hace ¿Es “instrumento” físico del hambre por la justicia? ¿Es el instrumento físico de la mansedumbre, la misericordia y la paz?

Aquí hay tres ejemplos donde se llama “sacrificio” al cuerpo usado como instrumento de justicia y misericordia. En Filipenses 4:18 Pablo dice: “… habiendo recibido de Epafrodito lo que habéis enviado: fragante aroma, sacrificio aceptable, agradable a Dios”. Los trabajos y dádivas que me enviaron y el servicio de Epafrodito al traerlo es un sacrificio de adoración a Dios. Muestra la obra de Dios en sus corazones.

Hebreos 13:15: “Por tanto, ofrezcamos continuamente mediante Él [Cristo], sacrificio de alabanza a Dios, es decir, el fruto de labios que confiesan su nombre”. Cuando los labios se unen al corazón en oración a Dios, el cuerpo se vuelve santo, se transforma en un sacrificio vivo.

Hebreos 13:16: “Y no os olvidéis de hacer el bien y de la ayuda mutua, porque de tales sacrificios se agrada Dios”. Cuando usted hace el bien en el nombre de Jesús, con su boca, sus manos o su presencia, entonces su cuerpo se vuelve santo, es un sacrificio vivo de adoración. Un cuerpo se transforma en un sacrificio santo de adoración cuando es devoto  a los propósitos de justicia y misericordia de Dios.

4. Aceptable a Dios. “… presentéis vuestros cuerpos comosacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que esvuestro culto racional.”

¿Le añade esta expresión algo a la palabra “santo”? Si el sacrificio de nuestra vida corporal es santo, entonces es aceptable a Dios. ¿Qué adicionan estas palabras? Adicionan a Dios, hacen a Dios explícito, nos recuerdan que la santidad importa a causa de Dios. Esta expresión nos recuerda que todas estas palabras están describiendo un acto de adoración –“…en adoración espiritual” [NVI] – y Dios es el centro de la adoración [el culto].

Así que es conveniente que terminemos donde empezamos y enfaticemos que antes de Romanos 12 hay un llamado a vivir una vida misericordiosa, un llamado a vivir una vida llena de adoración. O mejor. Al llamarnos a vivir una vida de misericordia (edificada en la misericordia de Dios en Cristo), su propósito es que sea una vida llena de adoración. El propósito de mostrar misericordia es mostrar a Dios.  El propósito de tener cuerpos, es hacer la gloria de Dios más visible. Y él no resplandece a través de músculos y curvas, sino a través de  nuestro comportamiento misericordioso.

Concluyendo:

Termino con dos declaraciones del apóstol Pablo. Primero, el testimonio de su propio deseo: “… conforme a mi anhelo y esperanza de que… Cristo será exaltado en mi cuerpo, ya sea por vida o por muerte” (Filipenses 1:20). Segundo, su exhortación a nosotros en 1ra a los Corintios 6:19-20: “¿O no sabéis … que no sois vuestros? Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.

En otras palabras: “… que presentéis vuestros cuerpos comosacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que esvuestro culto racional”. Mostremos el mérito de Cristo en el modo en que usamos nuestro cuerpo. Amén.


1 Note de pasada que los modelos de Pablo para nuestra misericordia incluso como nos llama a misericordia en el verso 1. Primero, usa una gentil y agradable expresión, “os ruego” en lugar de «os ordeno»; él dice explícitamente en Filemón 1:8-9 que el uso de la palabra “ruego” es más suave que la palabra «ordeno» y es una expresión de amor y misericordia. Segundo, nos llama “hermanos” y por consiguiente se da menos importancia junto a nosotros bajo el cuidado y la autoridad de Dios el Padre, y no se ubica sobre nosotros por su autoridad apostólica. Así que aún cuando sus palabras portaran la autoridad de Dios, él usa esa autoridad de un modo gentil y misericordioso que modela para nosotros lo que está a punto de ordenarnos.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org