Los gentiles están incluidos

Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, 23y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles? 25Como también en Oseas dice: Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo, Y a la no amada, amada.26Y en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois pueblo mío, Allí serán llamados hijos del Dios viviente.27También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo; 28porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y con prontitud. 29Y como antes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia, Como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes.

Este texto es relevante por

  1. Nuestra visión de Dios y la forma en que nos rescatamos de su ira.
  2. El asunto del racismo y la arrogancia étnica.
  3. El tema del conflicto Palestina—Israelí.
  4. Como la iglesia cristiana lee  y destina la Biblia judía que los judíos llaman Tora, y los cristianos, Antiguo Testamento.
  5. Nuestra humildad y agradecimiento hacia Dios por su misericordia en Cristo.
  6. Nuestra visión global del Reino de Cristo.

Antes de que veamos toda esa relevancia y la apliquemos a nuestra situación, pongamos el texto en el contexto y avancemos por el para entender el argumento.

Una Crisis de Fe en las Promesas de Dios (Romanos 9:1-5)

Recuerden de Romanos 9:3 cual era el problema que puso a este capitulo en movimiento. “Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne”. Muchos de los parientes judíos de Pablo no estaban confiando en Cristo como el Mesías, y por lo tanto estaban malditos y separados de Cristo.

Esto creó una crisis de fe en las promesas de Dios. Si miembros del pueblo del pacto, los judíos, podían estar maldecidos y separados de Cristo, ¿Cómo podían las promesas de Dios ser confiables? ¿Acaso no prometió Dios fidelidad y salvación a su pueblo en el Antiguo Testamento? Y si en el caso de los judíos la palabra de Dios había fallado, ¿Entonces cual es la esperanza de los cristianos para confiar en las promesas de Romanos 8 ,como, Nada puede separarnos del amor de Cristo (Romanos 8:35-37)?

La Respuesta de Pablo (Romanos 9:6-13)

La respuesta de Pablo en este Capitulo se da en el versículo 6:  “No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelita” No, La palabra de las promesas de Dios no ha fallado. ¿por qué? Porque la verdadera “Israel”, la  que heredará las promesas, no esta formada por cada uno de los descendientes físicos de Israel. Pablo argumenta esto desde el propio Antiguo Testamento. En el versículo 8 concluye: “Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes” En otras palabras, Dios no está atado por los descendientes físicos, o de la carne. Él “cuenta” como “hijos de la promesa” a quien le place. Dios actúa de este modo, en el medio del versículo 11 dice, “para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama”.

Los Vasos de Misericordia Incluyen a Algunos (No a Todos) Judíos, y  a Muchos Gentiles (Versículo 24).

Así que los beneficiarios de la promesa—la verdadera Israel—llega a existir primeramente, no por sus descendentes físicos, o por sus relaciones étnicas, ni aún por su fe, sino por Dios que es quien “llama”. Ahora en el versículo 24 Pablo está retomando lo que dejó en los versículos 6-13. Entre (vv. 14-23), es un argumento para la justicia de Dios al actuar como lo hace en su libertad.

Asegurémonos de que ven la conexión que existe entre el versículo 24 y lo que Pablo dijo anteriormente. Versículo 6b: “porque no todos los que descienden de Israel son israelitas”. En otras palabras, el punto es que solamente algunos de los israelitas son parte del pueblo de Dios. Note ahora como lo mismo se repite en el versículo 24 eso, y lo lleva crucialmente un paso mas allá. Versículo 24 y la última parte del versículo 23: “...vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, 24a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles” ¿Quiénes son los “vasos de misericordia”? Son aquellos a los que Dios ha “llamado”—ahí está la conexión con el llamado de Dios en el versículo 11. ¿Y a quien ha llamado? Personas  “de entre los judíos”—es el mismo punto del versículo 6: Algunos pero no todos los que descienden “de Israel” son verdaderos israelitas, es decir, son llamados a ser vasos de misericordia.

Pero entonces Pablo va más allá en el versículo 24 solamente algunos son llamados “de entre los judíos” sino también de “entre los gentiles”. Esto es algo que el no había dicho en Romanos hasta el momento. Lo había dicho anteriormente el la carta en varias ocasiones: Los gentiles están incluidos con los gentiles en los “vasos de misericordia”. La razón por la que Pablo ahora amplia su panorama para incluir a los gentiles, es para que en el resto de este capítulo y en el capítulo 10 porque Israel tropezó en Cristo, mostrando como los gentiles son incluidos en la salvación.

De modo que el punto del versículo 24 es que los vasos de misericordia incluyen a algunos judíos, aunque no todos, como pensaban, pero también a muchos gentiles, lo cual fue una sorpresa para muchos. El resto del párrafo (vv. 25-29) es respaldo desde el Antiguo Testamento para estas dos afirmaciones: Los gentiles están incluidos, y un remanente de Israel está incluido. Leámoslas y establezcamos las conexiones que Pablo quiere que veamos.

Los Gentiles Están Incluidos: Respaldado Desde Oseas (Versículos 25-26)

En Romanos 9:25-26 Pablo cita a Oseas donde Dios le está diciendo al pueblo de Israel que después que lo ha expulsado, rechazado y lo ha hecho un pueblo “no suyo” el los volverá a llamar pueblo mío.

Como también en Oseas dice, "Llamaré pueblo mío al que no era 'mi pueblo', Y a la no amada, 'amada'." Y en el lugar donde se les dijo: “Vosotros no sois pueblo mío,” allí serán llamados “hijos del Dios viviente”

Pablo toma el rechazo de Israel tan seriamente—“al que no era mi pueblo”, “la no amada”, “no sois mi pueblo”—que se siente justificado al usar este texto como argumento a porque Dios incluye a los gentiles como vasos de misericordia. Si los judíos eran realmente “el que no era el  pueblo” y podían ser declarados “Pueblo mío”, entonces los gentiles que “no eran el pueblo” podían ser declarados “pueblo mío”. Los gentiles no eran el pueblo. Ellos no tenían exigencias de pacto sobre Dios. Pero ahora Dios ha enviado su efectivo llamado y muchos de los gentiles son salvados—son parte de su pueblo del pacto.

Solamente Algunos Judíos Están Incluidos: Respaldado Desde Isaías (Versículos 27-29)

Luego en los versículos 27-29, Pablo cita a Isaías para respaldar la otra mitad del versículo 24. La primera mitad era “Los gentiles están incluidos” (y eso lo sustenta desde Oseas), y ahora la segunda mitad es “solamente algunos Judíos están incluidos” (y lo respalda desde Isaías 10 y 1).

También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo (note cual es el punto: solamente algunos de los israelitas son salvos), 28 porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y con prontitud. 29 Y como antes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia (note cual es el punto de nuevo: Dios es el que soberanamente “llama” o “deja”un remanente), Como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes.

De modo que el propósito del párrafo es que Dios creó a su pueblo llamándolo “no solamente de los judíos, sino también de los gentiles”. En ambos casos es una sorpresa. Los judíos pensaban que todos estaban incluidos porque eran judíos, y los gentiles pensaban que no estaban incluidos porque eran gentiles. Dios está congregando a un pueblo redimido, en una forma tal que, pondrá fin a cualquier presunción que salga de las bocas y dará esperanza al más desesperado.

La Relevancia de Este Pasaje para los Seis Temas

Considere ahora cuan relevante es este pasaje para los seis temas que mencioné en el comienzo.

1) Es relevante para nuestra visión de Dios y la forma en que nos rescatamos de su ira.

No me detendré en esto, porque ya hemos pasado mucho tiempo en ello en este capitulo. Pero pongámoslo de nuevo frente a nosotros para fortalecer las fibras del árbol de nuestra fe: Dios es soberano en la forma en que rescata a los pecadores de su ira mencionada en el versículo 22. Esto lo vemos en la palabra “llamado”  en el versículo 24: “A los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles”. Dios envió a su hijo a morir en nuestro lugar (Romanos 8:30). Lo levantó de los muertos (Romanos 8:34). Dios envía su espíritu  (Romanos 5:5;8:15), y efectivamente nos “llama” hacia él (1 Corintios 1:24).

Recuerden Romanos 8:30, “Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó”. En otras palabras, Los creyentes en Cristo son “justificados” por fe, y llegamos a tener esa fe porque fuimos “llamados”, y fuimos llamados porque fuimos “predestinados”. Es Dios quien gobierna en estos asuntos de la salvación, no nosotros. ¡Y que estremecimiento, agradecimiento, y humildad debemos sentir de que el llamado de Dios penetró nuestra resistencia, y nos trajo a confiar en él y a amarle! El nos miró en nuestra mortal pecaminosidad y dijo, “¡Vivan!” Y vivimos.

2) Este texto es relevante por el asunto del racismo y la arrogancia étnica.

Cuando Dios salva a los pecadores y edifica su iglesia pasando por alto muchos de los privilegios étnicos, y llamando a muchos de los marginados; deja claro que no basará su bendición en la raza o en el origen étnico. Dios va a salvar a las personas en una forma que romperá el orgullo de los privilegiados, y doblegará el desespero de los marginados. La envidia étnica y la arrogancia étnica quedan excluidas. De hecho, en un momento dado veremos que Dios es agresivo en su búsqueda de la diversidad étnica en la iglesia. Y nosotros debiéramos serlo también.

3) Este texto es relevante por el tema del conflicto Palestina—Israelí en el medio oriente.

¿Cuál es el estado de la incrédula Israel ante los ojos de Dios? O pongámoslo más al punto de nuestro día: ¿Cuál es el estado de la Israel que rechazó a Cristo en la actualidad? Jesús dice en Lucas 10:16, “el que me desecha a mí, desecha al que me envió”. Eso significa que toda religión que rechaza a Cristo como su salvador y Señor crucificado y resucitado, incluyendo a Israel, está rechazando a Dios. No hay fe salvadora, obediencia, o amor, o devoción a Dios , sin recibir a Jesús Cristo como el Hijo de Dios y nuestro Salvador. “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida” (Juan 5:12).

¿Entonces cual es el estado de la Israel que rechazó a Cristo—y por consiguiente a Dios? La respuesta de Oseas 1:9 (a la cual Pablo hace referencia en Romanos 9:26) es que su estado actual es la de un “pueblo no mío”. Y dijo Dios: Ponle por nombre Lo-ammi, porque vosotros no sois mi pueblo, ni yo seré vuestro Dios”, Eso es lo que dice Dios a la Israel que rompió su pacto.

Esto no quiere decir que Dios no los pueda cambiar y hacerlos suyos en algún tiempo futuro, como yo creo que él hará (Romanos 11:25). Pero el pueblo quebrantador del pacto no tiene una afirmación actual de las promesas del pacto. Por lo tanto está mal para América y para los cristianos estar incuestionablemente a favor de Israel y en contra de Palestina, en la situación política y geográfica del Medio Oriente. Puedes que sea correcto estar a favor de Israel o en contra de Palestina en cualquier tema dado, pero mientras Israel esté rompiendo el pacto con su Dios rechazando a su Mesías, el criterio de lo que es correcto en el Medio Oriente, debe ser equitativamente aplicado  a las normas de justicia y misericordia entre las naciones, sin derechos divinos o privilegios de pacto alguno. Nuestra relación hacia los judíos y los palestinos debe ser amarlos y tratarlos con misericordia y justicia, tal como hacemos con todos los demás. El antisemitismo es pecado. Y el rechazo incuestionable a los posibles derechos de los palestinos también es pecado.

4) Este texto es relevante por como la iglesia cristiana lee  y destina la Biblia judía que los judíos llaman Tora, y los cristianos, Antiguo Testamento.

¿Quién es un verdadero Israelita? Quién puede descansar en la afirmación de las preciosas promesas del Antiguo Testamento? ¿Quién tiene el derecho de citar a Isaías 41:10 lo cual estaba dirigido a la sierva de Dios Israel : “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”? ¿Tiene usted como cristiano el derecho de leer eso como una promesa de Dios para usted?

Si, lo tiene. Y saber porque es muy importante. La pregunta clave es, ¿A quien se refiere el “nosotros” de Romanos  9:24? “a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles” . La razón por la que esto es importante es que aquí “nosotros” incluye a los judíos y a los gentiles. Eso es realmente importante para nosotros que no somos judíos físicamente. Nosotros estamos incluidos aquí. ¿Pero incluidos en que?

Una respuesta desde el versículo precedente es: en los “vasos de misericordia” a los que Dios “hará notorias las riquezas de su gloria”. ¿Acaso “las riquezas de su gloria” no incluiría promesas como la de Isaías 41:10? Pero podemos responder aún más directamente. Recuerden la conexión entre el versículo 24 y los versículos 6b-8.

Porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, 7ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. 8Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes.

Y como Pablo agrega en el versículo 24: los gentiles están incluidos. ¿Incluidos en que? En los “descendientes”. “En los hijos de Dios”. “En Israel”—la verdadera Israel.

Eso es lo que Pablo está diciendo en el versículo 24: Por fe en Jesús Cristo, el Mesías, los gentiles estamos incluidos en la verdadera Israel. Es por eso que podemos tomar las preciosas promesas de la Biblia judía y reclamarlas como nuestras. Nosotros estamos incluidos en la verdadera Israel. Las promesas del pacto son nuestras porque ahora nosotros formamos parte del pueblo del pacto por medio de Jesús Cristo, El Mesías.

Así que diga como el Salmista, “¡OH, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación (Salmos 119:97). No derroche su herencia. Está llena de tesoros. ¡Cuantas veces he sido recatado del pecado y de la desesperación, por las promesas de Dios en el Antiguo Testamento compradas para mí por la sangre de Jesús!

5) Este texto es relevante por nuestra humildad y agradecimiento.

Esto me chocó poderosamente desde Romanos 9:29, “como antes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia, Como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes”. Esto se está diciendo acerca de Israel. Israel habría venido a ser como Sodoma y Gomorra—malvada y aniquilada. Pero Sodoma y Gomorra no eran ciudades judías. Eran ciudades gentiles paganas. Y eran famosas por ser las más malvadas e impías ciudades, y fueron aniquiladas.

Isaías dice, que a no ser que el Señor interviniese eso es lo que habría llegado a ser Israel. Piense en ello: El pueblo más favorito del mundo va camino a la peor y pagana maldad, y a la destrucción, sin la restringente gracia de Dios. Aprenda de esto como es usted sin la gracia de Dios en su vida. Va camino a llegar a ser como Sodoma y Gomorra si Dios no se interpone, y le salva. Sea humilde. Sea agradecido. Y entréguese a toda sus misericordias.

6) Finalmente, este texto es relevante nuestra visión global del Reino de Cristo.

Gentiles es otra palabra para gentes. Están incluidos. Versículo 24: Dios está llamando a gentes de todos los pueblos. La mira de Dios en la salvación es amplia. No piense que el corazón de Dios es estrecho o localizado porque el versículo 27 dice, “tan sólo el remanente [de Israel] será salvo”. No. Lea el resto del libro. “ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles. 26 y luego todo Israel será salvo” (Romanos 11:25).  Dios tiene en mente una plenitud para las naciones. Y tiene una plenitud en mente para Israel—mucho más grande que cualquiera que veamos hoy.

Así que regocijémonos de que estamos incluidos en la verdadera Israel, en los hijos de Dios, en los vasos de misericordia. Pero que no haya atmósfera de clan entre nosotros. ¡Que nuestros corazones no sean estrechos o localizados en nuestra misericordia, o en nuestro testimonio, o en nuestra misión! Permitámonos entregarnos a saborear y a mostrar la amplitud de la misericordia de Dios.

La Misericordia de Dios es Amplia (Himno)

Frederick Faber

La misericordia de Dios es amplia
Es tan amplia como el mar;
En su justicia hay enorme bondad
Mucho más que en la libertad.

Hay una bienvenida para el pecador,
Y los buenos mas gracia hallarán
Hay misericordia con el salvador;
Y en su sangre está la salvación.

Porque el amor de Dios es más amplio,
Que la medida de nuestras mentes;
Y el corazón del eterno
Es el mas maravillosamente bondadoso.

Pero pensamos que su amor es muy estrecho
Por nuestros propios falsos limites,
Y aumentamos su severidad
Con un celo que no le corresponde.

¿Ha existido alguna vez pastor más bueno
mitad gentil mitad dulce,
Como el salvador que haría que nos recibiría
Y nos congregaría a sus pies?

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org