El Gran llamamiento: ¡Prorrumpid en un Cántico!

Lo primero que quiero hacer esta mañana es mostraros que este texto tiene que ver con vosotros y vuestro futuro. Si no lo consigo, no existe ninguna buena razón para que me prestéis atención. Tenéis mucha presión y estrés en vuestras vidas, y lo último que necesitáis es que os de unos datos religiosos irrelevantes de hace 2.700 años. Así que voy a tratar de ganar vuestra atención mostrándoos que este texto es la palabra de Dios para vosotros esta mañana, y que tiene una enorme importancia para vuestro futuro.

¿A Quién Nos Referimos al Decir "Vosotros"?

Antes que nada, tomemos la palabra "vosotros" en el versículo 12. "Porque con alegría [vosotros] saldréis, y con paz seréis conducidos". ¿Quiénes son este "Vosotros"? Son las mismas personas a las que se les ha hablado todo este tiempo.

A Todos Aquellos que Responden al Gran Llamamiento de Dios

El versículo 6 dice que es la persona que busca al Señor mientras puede ser hallado y a quien se llama en tanto que está cerca. En el versículo 7 dice que es el impío que abandona su camino, y el hombre inicuo que abandona sus pensamientos, las personas que vuelven al SEÑOR buscando su misericordia y su perdón.

El versículo 1 son los que se acercan a las aguas porque están sedientos. Y aunque no tengan dinero, "compran" vino y leche, sin dinero y sin costo alguno.

En otras palabras, el "vosotros" del versículo 12 hace referencia a una persona que siente la necesidad en su alma, escucha la voz de Dios que le ofrece bebida, alimento y alegría, busca al Señor mientas que pueda ser hallado, le llama mientras que se halla cerca, bebe de la fuente de la vida, recibe misericordia y perdón por todos los pecados, y confía en las promesas triunfales de Dios descritas en el versículo 11; "... mi palabra... no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié".

¿Acaso esta mañana sois vosotros? O dicho de otro modo, ¿habéis estado respondiendo a lo que Dios os ofrece en su Gran Llamamiento en Isaías 55? De ser así, es de vosotros de quienes se habla en el versículo 12.

¿Acaso no Escribía Isaías para los Judíos de su Época?

Pero alguien podría decir: "¿Estás seguro? ¿Este libro no fue escrito para los Judíos? ¿Acaso no forma parte de la Biblia Hebrea? ¿Cómo puedo estar seguro de que yo, un Gentil, 2.700 años después, puedo reclamar esta promesa?" Dejadme que os lo responda de dos formas.

Una es recordaros que todos los Gentiles que confían en Jesús, el Mesías, se convierten en verdaderos Judíos. Estamos unidos a LA semilla de Abraham, y nos convertimos junto con él en herederos de todas las promesas (Romanos 2:29; Gálatas 3:29).

La otra respuesta se halla leyendo la parte final de Apocalipsis 22. Cuando la Biblia está a punto de terminar y está haciendo un Gran Llamamiento a lo largo y ancho, a todos los hombres, mujeres y niños de todas partes, el lenguaje que utiliza está tomado directamente de Isaías 55. Veamos el texto de Apocalipsis 22:17 (LBLA),

Y el Espíritu y la esposa dicen: "Ven." Y el que oye, diga: "Ven." Y el que tiene sed, venga; y el que desea, que tome gratuitamente del agua de la vida.

Esta es el mismo Gran Llamamamiento de Isaías 55:1. Pero el texto del Apocalipsis está claramente dirigido a todos. No sólo a los judíos, griegos, americanos, negros, asiáticos, hispanos o indígenas. Es para todos.

Así que os digo, con plena confianza, que siempre habéis estado incluidos en este capítulo, y que si habéis clamado al Señor y abandonado vuestro pecado y bebido del agua de vida, entonces la promesa final es vuestra. Está relacionado con vuestro futuro.

¿Y Cuándo Tendrá Lugar Esto?

¿Pero a qué momento se refiere esto? ¿Cuando podremos salir llenos de alegría? ¿Cuando los montes y las colinas prorrumpirán en gritos de júbilo?

Creo que el versículo 13 nos da la clave para responder a esa pregunta. Dice: "En lugar del espino crecerá el ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá el mirto"

El Momento en que se Quita del Mundo la Maldición de Adán

Cuando, en Génesis 3, Adán cometió el pecado, vemos que una maldición cayó sobre toda la creación. Parte de esa maldición consistió en que el trabajo del hombre sería difícil y frustrante, lleno de espinas y zarzas. Génesis 3:17-18 dice: "maldita será la Tierra por tu causa; con trabajo comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y abrojos te producirá, y comerás de las plantas del campo."

Así que yo creo que lo que dice Isaías 55:13 es que la maldición será levantada. Las espinas y las zarzas se acabarán. Y en su lugar vendrán cosas de gran belleza, fuerza y utilidad, el ciprés y el mirto. La última línea del versículo 13 nos muestra que esta promesa está relacionada con algo que va más allá que un simple cambio en la agricultura. Este cambio es "para señal eterna que nunca será borrada."

Lo que aquí se promete es un gran cambio mundial, cuando se levante la maldición y toda la creación apoye a la vida humana en lugar de hacerla más difícil. Este es el reino de Dios establecido en la Tierra.

Un Cambio Hermoso y Radical

Esto se describe bellamente en Isaías 11:6-9: una promesa que viene detrás de la promesa de Cristo, el brote de la cepa de Isaí, el hijo de David (recordad el texto de Isaías 55:4).

Nota: ¿Es una coincidencia que, cuando Jesús sufrió para soportar la maldición del pecado y apartarlo de nosotros, llevase una corona de espinas? ¿Y no es esto una forma gráfica de decir: está soportando la maldición por vosotros, aun la maldición sobre la Tierra, de forma que un día os podáis sentar bajo los cipreses sobre la suave hierba verde y sin espinas?

Isaías 11:6-9 (LBLA),

El lobo morará con el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito; el becerro, el leoncillo y el animal doméstico andarán juntos, y un niño los conducirá. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas, y el león, como el buey, comerá paja. El niño de pecho jugará junto a la cueva de la cobra, y el niño destetado extenderá su mano sobre la guarida de la víbora. No dañarán ni destruirán en todo mi santo monte, porque la Tierra estará llena del conocimiento del SEÑOR, como las aguas cubren el mar.
Concierne al Mundo Entero

En otras palabras, este cambio radical afecta al mundo entero: "la Tierra estará llena del conocimiento del SEÑOR, como las aguas cubren el mar". Así pues, afecta a todos los habitantes de la Tierra, incluidos vosotros. Cuando Jesús dijo: "Bienaventurados los humildes, porque ellos heredarán la Tierra", simplemente estaba diciendo que la parte final de Isaías 55 pertenece a la gente descrita en la primera parte de dicho texto, que la promesa de una nueva Tierra pertenece a los sedientos, a los hambrientos, a los pecadores que buscan al Señor y le llaman, a los que se alejan de los pozos agrietados del pecado para beber hasta saciarse en la fuente de vida de Dios.

Vendrá el día en el que todo el dolor, el derramamiento de sangre, el enfrentamiento y la tragedia habrán terminado. En Apocalipsis 21:4 se describe de esta forma: "[Dios] enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado".

No habrá más masacres en Burundi, ni más derramamiento de sangre en Myanmar, ni más terremotos en Nepal. "Forjarán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra" (Isaías 2:4, LBLA).

Algún día, y quizás muy pronto, con la última trompeta, se terminará esta era, y el Hijo del hombre descenderá con gran poder y gloria (Marcos 13:26). Los que mueran en Cristo renacerán con nuevos cuerpos gloriosos (1 Tesalonicenses 4:16, Filipenses 3:21). Y el Señor "enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que son piedra de tropiezo y a los que hacen iniquidad; y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes. Entonces LOS JUSTOS RESPLANDECERAN COMO EL SOL en el reino de su Padre" (Mateo 13:41-43, LBLA).

Así que mi respuesta es que esta en los últimos dos versículos de Isaías 55 os afecta a vosotros, y tiene una tremenda relevancia en vuestro futuro.

¿Que clase de futuro os está preparando Dios?

¿Que clase de futuro es? ¿Que futuro os está preparando Dios?

Seréis Felices

Primero está preparando vuestra felicidad. Versículo 12: "[...] con alegría saldréis". Ahora que nuestros pecados han sido perdonados, experimentamos algo de felicidad y tenemos un propósito de vida y la esperanza de la perfección. Pero hay mucha aflicción y tristeza mezclado con nuestro gozo en esta época de dolor y pecado.

Es por ello que el término "saldréis" es tan importante. "[...] con alegría saldréis". Hay mucho en este mundo de lo que nos gustaría SALIR. Y Dios lo sabe. De hecho, eso es lo que está preparando. Y su plan es que salgamos CON ALEGRÍA. Cuando este tiempo pase, empezará el tiempo de la felicidad perfecta. Dios está planificando que seáis felices para siempre.

Tendréis Paz

En segundo lugar, Dios planea que tengáis paz. Versículo 12: "[...] con alegría saldréis, y con paz seréis conducidos". La esperanza de la alegría implica que toda la confusión interna os será quitada. La esperanza de la paz implica que toda la confusión externa será vencida y desterrada.

Y es por eso que es importante la frase "seréis conducidos": "Con paz seréis conducidos". Ello Implica que tenemos un líder y un comandante (v. 4) que nos guiará y nos ayudará. Alguien en quien podemos confiar. Alguien que saldrá victorioso y nos traerá la paz que añoramos. ¡Convertir espadas en arados! ¡No adiestrarse más para la guerra!

De modo que Dios está planificando que seáis felices (internamente) para siempre, y que (externamente) haya paz para siempre. No más terrorismo, ni guerra, ni abortos, ni violaciones, ni incendios destructivos, ni fraude, ni calumnias ni discordias de ningún tipo.

La Naturaleza Toda Será Para Vosotros

Hay cosas en el mundo de las que queremos deshacernos; queremos ser guiados para alejarnos de ciertas cosas. Pero no de todo. No queremos alejarnos de las Montañas Rocosas de Colorado, o de las montañas "Blue Ridge" de Carolina del Norte, ni de los arboles del campo: ciprés, mirto, roble, arce, hibiscos, fresno, sauce, olmo, cornejo, palma, secuoya, pícea, álamo, acebo o nogal.

Estos no los queremos perder. Y Dios nos deja claro en estos versículos que no los vamos a perder en los tiempos venideros. De hecho, nos dice que no sólo van a estar ahí, sino que lo estarán para celebrar vuestra venida. Versículo 12b:

Las montañas y colinas ante vosotros prorrumpirán en un cántico, y todos los arboles del campo aplaudirán. En lugar del espino crecerá el ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá el mirto.

Dicho de otro modo, en el nuevo mundo donde la maldición está derroatada, la naturaleza no solo dejará de estar en contra vuestra (espinas, abrojos, sequías, inundaciones, terremotos), sino que se pondrá completamente a vuestra disposición. Esto, seguramente, es el significado de que los árboles aplaudan y las montañas y colinas canten delante de vosotros cuando vengáis. Toda la creación celebrará la revelación de los hijos de Dios. (Ver Romanos 8:19, 21)

De modo que Dios está planificando que seáis felices para siempre. Está planificando que viváis en paz para siempre. Y está planificando que las cosas buenas y bellas de su creación se conserven para vuestro gozo por siempre jamás.

¿Qué Monumento se Hace Dios a Sí Mismo?

Ahora debemos establecer un punto más antes de finalizar este texto con una aplicación personal.

La parte final del versículo 13 dice que todos estos cambios, toda esta transformación del universo de Dios, se llevará a cabo con la intención de ser un monumento (literalmente un "nombre") al Señor. Será una señal eterna que nunca será borrada.

Pensad en esto por un momento. Se puede deducir mucho acerca de un líder por el tipo de monumento que se erige a sí mismo. Y podéis deducir mucho acerca de vuestro Dios por el tipo de monumento que se erige a sí mismo. Es justo que Dios busque un monumento de sí mismo. ¡Él es DIOS! Y debe ser recordado. Todo, absolutamente todo, debería señalar hacia Dios, y recordarnos a Dios en los tiempos venideros. Todo debería ser como una señal que envía nuestros pensamientos a Dios y recordarnos de la clase de Persona que es.

Así que es justo que Dios se construya a sí mismo un monumento. Es justo que Dios haga un signo eterno de su carácter que nunca será borrado.

¿Y entonces cual es? ¿Cual es el monumento (el nombre, la fama) que Dios ha erigido para sí mismo? Respuesta: la felicidad eterna de su pueblo.

Versículo 13b: "Y esto será para gloria del SEÑOR para señal eterna". ¿Y que es "esto"? "Esto" es, la eliminación de espinas y abrojos, la creación de cipreses y mirtos, el aplauso de los arboles, los cánticos de las montañas, y la paz y alegría para vosotros y para mí.

¿Veis lo que esto significa acerca de nuestro Dios? Significa que toda la energía y determinación que emplea su corazón para dar gloria a su nombre, es la misma omnipotente energía y determinación que emplea su corazón para traernos gozo. Nada en el mundo es más alentador que saber que la forma que Dios ha escogido para conmemorar su gloria es hacerte feliz por siempre jamás. La pasión de Dios para glorificarse a sí mismo es también su pasión por satisfacer a su pueblo.

Resumen y Aplicación Personal

De modo que podemos resumir todo de esta forma: el Gran llamamiento, en este capítulo, es la invitación a confiar en la promesa de que Dios está planificando que seáis felices para siempre. Está planificando que viváis en paz para siempre. Está planificando que las montañas, las colinas y los árboles acrecienten vuestro gozo. Y ha puesto su sello sobre estas promesas, diciendo que son su nombre; vuestra alegría es la fama de Dios. Vuestra felicidad es la reputación de Dios. Vuestra paz es el monumento a Dios. Y esto es una señal eterna de su amor que nunca será borrada.

¿Vuestra vida lleva la marca de esta esperanza? El apóstol Pedro dijo que este tipo de esperanza debería ser visible en vuestra vida: la gente debería verla en vuestra vida y debería preguntaros porqué la tenéis. ¿Vuestra vida lleva la marca de esta esperanza?

¿Cual es la marca? La gente esperanzada se goza su la esperanza (Romanos 12:12). Las personas esperanzadas son pacientes los unos con los otros (Santiago 5:7-11). Las personas esperanzadas aman a todos los santos (Colosenses 1:4-5). Las personas esperanzadas son audaces en su testimonio de Cristo (2 Corintios 3:12).

¿Tenéis la confianza de que Dios está planificando que seáis felices por siempre jamás? ¿Y que esto para él representa tanto como su propia gloria?

Dios ha estado trabajando estas cinco semanas a medida que escuchábamos su voz en el texto de Isaías 55. Queremos terminar invitándoos a venir y dar testimonio, a mí, a David o a David Livingstone, de lo que Dios ha obrado en vuestras vidas, o permitirnos orar para que él obre aquello que aún está por hacer en respuesta a su palabra en este capítulo.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org