El legado de Antioquía

Uniéndonos a la iglesia del Hemisferio Sur por amor del evangelio

Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que sobrevino cuando la muerte de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando la palabra a nadie, sino sólo a los judíos.  Pero había algunos de ellos, hombres de Chipre y de Cirene, los cuales al llegar a Antioquía, hablaban también a los griegos, predicando al Señor Jesús.  Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número que creyó se convirtió al Señor.  Y la noticia de esto llegó a oídos de la iglesia de Jerusalén y enviaron a Bernabé a Antioquía,  el cual, cuando vino y vio la gracia de Dios, se regocijó y animaba a todos para que con corazón firme permanecieran fieles al Señor; porque era un hombre bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe.  Y una gran multitud fue agregada al Señor.  Y Bernabé salió rumbo a Tarso para buscar a Saulo; y cuando lo encontró, lo trajo a Antioquía. Y se reunieron con la iglesia por todo un año, y enseñaban a las multitudes;  y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.

Encuéntrese con el Hemisferio Sur

Revisemos la situación actual del mundo con relación a la expansión del cristianismo, y con relación al significado de este nuevo término: Hemisferio Sur. El Hemisferio Sur se refiere al sorprendente crecimiento de la iglesia cristiana en África, Latinoamérica, y Asia, a la vez que los antiguos centros dominantes de la influencia cristiana en Europa y Norteamérica están despertando. Por ejemplo:

  • Al inicio del siglo veinte, cerca del 71 porciento de los cristianos profesantes en el mundo vivían en Europa. Al final del siglo veinte, ese número había descendido hasta un 28 por ciento. El 43 por ciento de los cristianos ahora viven en Latinoamérica y África. 1
  • En 1900, África tenía 10 millones de cristianos, que era cerca del 10 porciento de su población. Para el 2000, el número de cristianos es de 360 millones, cerca de la mitad de la población del continente. Éste es, probablemente, el mayor cambio en afiliación religiosa que ha ocurrido en la historia. 2
  • Hay 17 millones de miembros bautizados de la iglesia Anglicana en Nigeria, en comparación con 2.8 en los Estados Unidos. 3
  • "El domingo pasado más anglicanos asistieron a la iglesia en Kenia, en Sudáfrica, Tanzania, y Uganda, individualmente, que la combinación de anglicanos en Gran Bretaña y Canadá y episcopales en Estados Unidos".
  • "El número de cristianos devotos en China se está acercando al número de cristianos en Estados Unidos." 4
  • "El domingo pasado. . . más creyentes cristianos asistieron a la iglesia en China que en toda la Europa "cristiana".
  • Son más numerosos los asistentes en iglesias en Kenya que en Canadá.
  • "Hay más creyentes que adoran juntos en Nagalandia que en Noruega".
  • "Hay más obreros cristianos activos en Brasil en ministerios transculturales, fuera de su país, que de Gran Bretaña y Canadá combinados." En otras palabras, las iglesias del Hemisferio Sur cada vez más se están convirtiendo en iglesias que envían.
  • El domingo pasado "hubo más presbiterianos en la iglesia en Ghana que en Escocia." 5
  • "La semana pasada en Gran Bretaña, hubo al menos quince mil cristianos extranjeros trabajando arduamente en la evangelización de los británicos. La mayoría de estos misioneros son de África y Asia." 6

"En una palabra," dice Mark Noll, "la iglesia cristiana ha experimentado una redistribución geográfica más extensa en los últimos cincuenta años que en cualquier otro período comparable de la historia, con la excepción de los primeros años de la historia de la iglesia primitiva." 7

Occidente no Ha Terminado de Enviar Misioneros

Ésta es una buena razón para que los cristianos se regocijen en la gracia soberana de Dios. Pero, no significa que el tiempo de enviar misioneros desde nuestras iglesias en Occidente haya terminado. Sería una trágica mal interpretación de la situación. Unirse a las misiones, con el Hemisferio Sur, no significa que todos los pueblos inalcanzados del mundo pueden ser alcanzados por personas que están en el Hemisferio Sur. No caiga en el error de pensar que debiéramos enviar nuestro dinero, no nuestra gente. Sonaría como: "Dejen que ellos derramen su sangre, no la nuestra; nosotros sólo enviaremos el dinero."

Muchas personas han aceptado la noción general de que es siempre más eficiente y culturalmente efectivo apoyar a los ministros en el Hemisferio Sur para que hagan la obra de las misiones, que pagar diez mil dólares cada año para enviar obreros occidentales.

No Hay Una Iglesia Local entre los Pueblos Inalcanzados

Pero es ambos- y, y no uno- u otro. Asumir que las iglesias locales o los misioneros de la zona en el Hemisferio Sur siempre pueden alcanzar a los pueblos inalcanzados mejor que los obreros occidentales es ignorancia, de hecho, es una mala información.

Es ignorancia, ante todo, porque en las situaciones misioneras fronterizas no hay iglesias locales para realizar el trabajo. Eso es lo que quiere decir ser un pueblo inalcanzado.

No hay Garantía de que la Proximidad Implique Efectividad

Y en segundo lugar, no hay seguridad de que por haber nacido a quinientas millas de un pueblo inalcanzado usted sea más eficaz aprendiendo su idioma, y transculturalizándose, y amándoles, y enseñándoles la verdad. Esto es especialmente cierto si existen antiguas hostilidades tribales que vencer en la región local. Esta estrategia, algunas veces puede ser la mejor; otras veces no.

El día de las misiones occidentales no ha terminado. Nunca terminará hasta que venga Jesús. Siempre habrá maneras de compartir con los creyentes alrededor del mundo, además de solo mandarles dinero. Y seremos siervos, no señores, en esas relaciones interpersonales.

Según el Proyecto Josué, hoy hay 6552 pueblos inalcanzados en el mundo, con un total de 16,309 pueblos etnolingüísticos. Y de éstos, el Proyecto Josué enumera 1540 que aun no han sido señalados para el trabajo misionero. Ustedes pueden ver las siempre actualizadas estadísticas en www.JoshuaProject.net. Hay una obra gloriosa e inmensa por hacer todavía, y requerirá que toda la iglesia, no solo parte de ella, la realice.

8 Implicaciones para el Compañerismo con el Hemisferio Sur

Ahora, con este trasfondo, giremos nuestra atención hacia Hechos 11:19-26. Esta es la historia de cómo el evangelio de Jesús vino a los gentiles en Antioquía de Siria, y de cómo esa ciudad se convirtió en una base para el envío de misioneros.

Quiero enumerar, a partir de este texto, ocho implicaciones para el reto global que enfrentamos colaborando con el Hemisferio Sur. He pedido al Señor que me ayude a escoger las palabras para que una o más implicaciones penetren en los cientos de corazones que él está preparando para la obra misionera. Algunos de ustedes están listos y solo necesitan guía. Otros están sintiendo el cambio de vida en el horizonte, y necesitan que Dios les empuje más allá del límite de sus sueños. Y algunos serán despertados a un nuevo llamamiento del Señor, hoy, por primera vez. Y el resto se rededicará a sí mismo, ésta es mi oración, hacia una participación más agresiva en el envío de misioneros. Sólo hay tres tipos de personas con relación a las misiones: los que van, los que envían, y los desobedientes.

1. Algunos deberán cruzar las barreras culturales que separan a los pueblos inalcanzados del evangelio

Algunos son llamados a esta tarea, la más dura de todas. Vea Hechos 11:29-20:

Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que sobrevino cuando la muerte de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando la palabra a nadie, sino sólo a los judíos.  Pero había algunos de ellos, hombres de Chipre y de Cirene, los cuales al llegar a Antioquía, hablaban también a los griegos, predicando al Señor Jesús.

Los helenistas en este contexto, son los gentiles que hablaban griego. Hasta ahora, el evangelio se ha esparcido, fundamentalmente, entre líneas monoculturales, de sinagoga a sinagoga (con la excepción de Cornelio en Hechos 10). Pero en Antioquía, alguien rompió las barreras del idioma y la cultura y habló el evangelio a los gentiles.

¿Será usted? ¿Está Dios instándole, impulsándole? ¿Consideraría usted entregar así su vida? No hay otra forma en que la iglesia pueda cumplir su misión en el mundo. Dios levantará los obreros y los enviará. El enviarlos es una gran honra para nosotros. Y sería una gran honra si usted fuera uno de ellos.

2. No espere a ser forzado por la persecución.

Vea Hechos 11:19: "Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que sobrevino cuando la muerte de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía." Los creyentes en Jerusalén no estaban viajando voluntariamente hacia las misiones. Fue necesaria una persecución para forzarles a partir hacia las misiones.

Poco sabía Esteban que uno de los grandes efectos de su muerte sería la misión de la iglesia fuera de Jerusalén a causa de la persecución. Así que ésta es mi conclusión: No espere hasta que alguien muera para salir de los Estados Unidos, o para cruzar la calle hacia los somalíes o los indígenas. Dios siempre tiene sus formas de romper nuestras ataduras y hacernos avanzar. Algunas son gentiles, como una pequeña voz, y algunas son severas, como la muerte de un gran hombre. Afine su corazón, y discierna el sendero de Dios. Hágalo voluntariamente antes de tener que hacerlo por obligación.

3. La mano de Dios estará con usted, cuando usted siga la misión de Dios.

Hechos 11:21: "Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número que creyó se convirtió al Señor.

Cuando Jesús dio la gran comisión en Mateo 28:20, terminó con una promesa, una de las más dulces de la Biblia -una que ha sostenido a muchos misioneros en las horas más oscuras. "He aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo."  Jesús nos dio esta promesa para que mientras estemos aquí, meditando en cómo Dios puede estar cambiando todo el curso de nuestras vidas, escuchemos una voz en nuestros oídos: No tengas miedo. Voy a estar contigo. Voy a estar contigo.

4. Esté dispuesto a servir en una obra que ya Dios empezó.

Hechos 11:22-23: "Y la noticia de esto [de esta apertura pionera en Antioquía] llegó a oídos de la iglesia de Jerusalén y enviaron a Bernabé a Antioquía,  el cual, cuando vino y vio la gracia de Dios, se regocijó y animaba a todos para que con corazón firme permanecieran fieles al Señor."

Bernabé no fue el primero en pisar Antioquía. No comenzó la obra. Fue enviado para servir en lo que alguien más empezó. Estaba edificando donde alguien más había puesto el fundamento. Algunos de ustedes son llamados para ese propósito. Es una noble tarea.

Significa que docenas de trabajos que son hechos aquí en casa, en medio de las miles de iglesias y las decenas de miles de cristianos, pueden hacerse en lugares donde la iglesia es más joven y pequeña. Muchos de ustedes están siendo liberados de sus compromisos para poder dar un paso semejante.

5. El prerrequisito fundamental para esta tarea no es tener grandes dones, sino una gran gracia.

Hechos 11:23-24: "el cual [Bernabé], cuando vino y vio la gracia de Dios, se regocijó y animaba a todos para que con corazón firme permanecieran fieles al Señor; porque era un hombre bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe.  Y una gran multitud fue agregada al Señor."

No se hace referencia aquí a los dones de Bernabé, sino sólo a sus gracias, es decir, a sus cualidades morales y espirituales, no a sus habilidades.  Versículo 24: él era bueno. Era lleno del Espíritu Santo. Y estaba lleno de fe.  El resultado fue que Dios obró.  Bernabé agregó un pueblo al Señor.  Dios no está buscando, fundamentalmente, grandes dones.  Está buscando una gran fe dispuesta a ser llenada con el Espíritu Santo y entonces hacer bien. Dios puede estar llamándole, no porque usted tenga grandes dones, sino porque ya ha aprendido del Señor a cómo confiar implícitamente en él. No quiero decir que no haya requisitos. Quiero decir que quizás no sean tan insuperables como usted cree.

6. Cuando usted siente la guía de Dios, reclute a otros para acompañarle.

Hechos 11:24-25: "Y Bernabé salió rumbo a Tarso para buscar a Saulo; y cuando lo encontró, lo trajo a Antioquía."

El libro de los Hechos no nos dice que Dios dijo a Bernabé que fuera a buscar a Saulo. Sólo dice que Bernabé lo hizo. Él necesitaba ayuda y conocía a alguien que sería un buen ayudante. Así que lo reclutó. Y Saulo vino. No tenga miedo de decir a un amigo: "¿Considerarías ir conmigo?" - o a una pareja: "¿Considerarían ir con nosotros?"  Muchas veces en la historia, Dios ha llamado a una persona mediante las invitaciones sinceras de otros.

7. En todo evangelismo y plantación de iglesias, no deje de enseñar a los conversos, ni de llevarles más profundamente en el evangelio, ni de edificarles para que sean estables y fuertes.

Hechos 11:23 dice que Bernabé: "animaba a todos para que con corazón firme permanecieran fieles al Señor." Y en el versículo 26, dice que Bernabé y Saulo, juntos, se enfocaron en la enseñanza. "Y se reunieron con la iglesia por todo un año, y enseñaban a las multitudes."

¿Qué tal si Dios envía un avivamiento? ¿Y si da una gran cosecha y crece la iglesia con una gran respuesta como él hizo en Antioquía? Versículo 21: "Y gran número que creyó se convirtió al Señor." Versículo 24: "Y una gran multitud fue agregada al Señor" ¿Qué haría usted si Dios envía una bendición semejante?

Don Carson cuenta que habló con una mujer que se convirtió durante el Avivamiento de Gales en 1904-1905. Esa conversación fue, dice: "una media hora inexpresablemente gloriosa." Pero entonces comentó cuán triste es que se preservó muy poco del avivamiento. "Se hizo muy poco para iniciar o desarrollar escuelas teológicas, multiplicar la enseñanza bíblica, o entrenar a una nueva generación de predicadores." Así que Carson hace este maravilloso compromiso, y yo lo convierto en una exhortación para algunos de ustedes:

Si el Señor en su misericordia derrama un avivamiento a grande escala en cualquier parte del mundo donde yo tenga influencia, dedicaré toda mi energía a enseñar la Palabra, a entrenar a una nueva generación de pastores piadosos, a canalizar todo este fervor divino hacia la madurez doctrinal, hacia la multiplicación de los líderes cristianos, del celo evangelístico, de la verdadera "comunión" cristiana". 8

En otras palabras, él haría lo que hicieron Bernabé y Saulo. Ellos vieron una gran cosecha, y enseñaron y enseñaron y enseñaron. Fortalecieron a los creyentes. Hundieron profundamente las raíces de las personas. Trajeron estabilidad. Edificaron un fundamento a las misiones.

En todo el mundo (lo puede ver en la literatura), buscándole clamor es por líderes entrenados, fuertes, saturados con la Biblia. ¿Qué rol le tocará a usted para formar líderes así?

8. Esté preparado para un cambio significativo en su vida.

Algunos de ustedes saben que Dios está inquietándoles allí mismo donde están. Sienten, profundamente, que lo que hacen ahora no es lo que harán por mucho tiempo. Otros necesitan pensar seriamente en su posición actual, segura y estable, quizás éste no sea un camino hacia la seguridad, o una rampa de escape hacia el retiro, sino un viaje hacia algo nuevo en las misiones.

Es lo que ocurrió a Saulo y a Bernabé. Están ministrando fielmente en la iglesia de Antioquía. Es un ministerio fructífero de enseñanza. Vea Hechos 13:1-3:

En la iglesia que estaba en Antioquía había profetas y maestros: Bernabé, Simón llamado Niger, Lucio de Cirene, Manaén, que se había criado con Herodes el tetrarca, y Saulo.  Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamad.  Entonces, después de ayunar, orar y haber impuesto las manos sobre ellos, los enviaron.

Hasta aquí fue la vida segura, estable, y tranquila en Antioquía.  Bernabé y Pablo fueron enviados hacia las misiones globales.  Ellos encenderían el rastro hacia un territorio desconocido.  No fue para esto que llegaron a la iglesia en Antioquía. Pero Dios habló, y ellos partieron.

Tampoco fue por esta razón que la mayoría de ustedes vinieron a Bethlehem. Pero Dios puede tener planes que ustedes nunca soñaron. Éste último detalle es sencillo: Prepárense y estén orando por un cambio significativo en sus vidas.

Muchos Antíocos por Venir

El legado de Antioquía es que fue una iglesia plantada por misioneros que se convirtió en una iglesia enviadora de misioneros con el equipo de Bernabé y Saulo, quienes, al final, fueron enviados por la iglesia a la que fueron enviados. Una vez Bethlehem fue una Antioquía sueca, recién fundada. Pero ahora es una Jerusalén de 138 años de edad, fortalecedora, apasionada, enviadora.

Y oh, ¿cuántos antíocos hay alrededor del mundo aun por ser creados y por ser fortalecidos, a los cuales podemos enviar nuestros colaboradores en la causa global (Compañeros Globales) - a nuestros Bernabés y Saulos, y a nuestros hombres y mujeres sin nombre, de Chipre y Cirene quienes cruzan los abismos culturales para alcanzar a los perdidos? ¿Será usted uno de ellos? ¿Se rededicará para apoyar a los que van y ser una roca firme para sostener fielmente las cuerdas?

Me gustaría llamar al frente a los que están planificando y orando seriamente por una misión transcultural de largo plazo (de más de dos años), a fin de hacer una oración especial por ellos y para hacer una declaración pública.


1 Dana L. Robert, “Shifting Southward; Global Christianity Since 1945” en International Bulletin of Missionary Research, Abril, 2000, Vol. 24, No. 2, p. 50.
2 Philip Jenkins, “Believing in the Global South” en First Things, Diciembre, 2006, No. 168, p. 13.
3 Dana L. Robert, “Shifting Southward; Global Christianity Since 1945,” p. 53.
4 Mark Noll, The New Shape of World Christianity, p. 10. Las demás estadísticas provienen del libro de Noll.
5 Ibíd. p. 20.
6 Ibíd. p. 21.
7 Ibíd.
8 http://s3.amazonaws.com/tgc-documents/carson/2003_what_to_do_if_revival_comes.pdf

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org