El propósito y perseverancia de la fe

Romanos 4:22–25

Por lo cual también su fe le fue contada por justicia. Y no sólo por él fue escrito que le fue contada, sino también por nosotros, a quienes será contada: como los que creen en aquel que levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor, el cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado por causa de nuestra justificación

La semana pasada dije que haría tres preguntas en estos versículos. Pero solo puedo hacer dos, y una razón es que son tremendamente relevantes esta semana, por algunas respuestas en el Star Tribune, ayer, al artículo sobre las relaciones judeo-cristianas que apareció la semana anterior. En un momento hablaré sobre eso. Tomemos las dos preguntas, una a la vez. Y quizás tomemos la tercera la próxima semana.

Pregunta 1: ¿Por qué fe?

Esta es la primera. Note al comienzo del versículo 22 la frase "por lo cual". "Por lo cual también su fe le fue contada por justicia [a Abraham]". Así que Pablo quiere que sepamos por qué es la fe acreditada a Abraham, y a nosotros, como justicia. ¿Cuál es el significado de "por lo cual", al comienzo del versículo 22?

Recuerde el contexto más amplio. De principio a fin, Romanos 4 ha tratado sobre la fe de Abraham como ejemplo de fe que justifica. El hecho de que Pablo haya dedicado todo un capítulo en esta carta a ayudarnos a ver que Abraham fue justificado por fe muestra cuan crucial era el asunto judío para Pablo. El cristianismo, en la mente de Pablo, no es una religión separada del judaísmo. Debe haber continuidad y armonía en el modo de salvación para judíos y cristianos. Así que se esfuerza durante todo un capítulo en mostrar que Abraham fue justificado por fe, no por las obras de la ley.

Ahora, en el versículo 22, quiere que pensemos, una vez más, en por qué la fe es el modo que Dios ha escogido para que pecadores como nosotros seamos justificados ante Él. Así que cita nuevamente a Génesis 15:6 y lo introduce con "Por lo cual". "Por lo cual también su fe le fue contada por justicia [a Abraham]". Por tanto, ¿por qué eligió Dios a la fe como instrumento para justificar a Abraham?

Primero, la fe es la manera en que Dios elige a Abraham y a nosotros para ser justificados, porque glorifica a Dios: "[Abraham] se fortaleció en fe, dando gloria a Dios" (versículo 20), "por lo cual" le fue contada como justicia.

Segundo, Dios elige la fe como el modo de justificación porque la fe está de acuerdo con la gracia, y la gracia es la obra libre y soberana de Dios que hace ciertas las promesas. Versículo 16: Por eso es por fe, para que esté de acuerdo con la gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda la posteridad”. Dios quiere justificarnos por fe, porque nos da una certeza firme. La gracia libre y soberana de Dios es quien nos garantiza la promesa de salvación y la hace firme. Y la fe es una condición del corazón que concuerda con la gracia en la justificación. La fe dice sí a la gracia, y se alegra por que Dios nos salve de esa forma, y descansa en esa maravillosa obra de gracia.

Tercero, Dios elige a la fe como modo de justificación, porque excluye la jactancia: Romanos 3:27: "¿Dónde está, pues, la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿La de las obras? No, sino por la ley de la fe".

Así que podemos resumir de esta forma la respuesta a nuestra primera pregunta: Dios escogió la fe como modo en que nos justificamos ante Él, porque quería fundamentar todo en su gracia gloriosa y todopoderosa, para que fuera excluida nuestra jactancia y su gloria exaltada y nuestra salvación fuera segura. Nuestro orgullo es denigrado. La gloria de Dios es exaltada. Y la salvación es asegurada. Por tanto, regocíjece porque su justificación es por gracia mediante la fe.

Importancia para las actuales relaciones judeo-cristianas

Dije que esta realidad se siente más relevante y urgente ante algunas de las respuestas publicadas en el periódico de ayer. Recuerde que hace muchas semanas me referí a la editorial en The Star-Tribune que decía que era arrogancia orar o tratar de disuadir al pueblo judío de que Jesús es el Mesías y así guiarles a la fe y a la salvación. Dije que trataría de escribir una respuesta y les pedí que oraran. Bueno, seguramente ustedes lo hicieron. Porque escribí la respuesta y ellos la publicaron hace una semana, el sábado (2 de octubre), y sus respuestas fueron publicadas ayer. (Los artículos están publicados en www.startribune.com)

Lo más sorprendente de las dos cartas y un artículo que respondió, es que muestran la sorprendente importancia del Nuevo Testamento para nuestra situación actual en las relaciones judeo-cristianas. Una carta decía: "La verdad es que los judíos no pueden aceptar a Jesús como Mesías porque nunca han visto que Jesús cumpliera los antiguos requerimientos judíos para el Mesías, quien nunca debió morir la ignominiosa muerte de un criminal. Los judíos observantes han creído que cualquiera que es colgado de un madero queda bajo la maldición de Dios (Deuteronomio 21:22)".

Esto es sorprendente porque es la misma objeción que Pablo escuchó y respondió en su época. Dijo en Gálatas 3:13: "Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero)". Así que Jesús sigue siendo una piedra de tropiezo para muchos judíos, como lo fue en Su propia época. La idea popular era y es que el Mesías no debió morir en la cruz.

Pero la Biblia judía misma dice en Isaías 53:5 y 12: "Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. . . . por que derramó su alma hasta la muerte y con los transgresores fue contado, llevando El el pecado de muchos”. Y no solo está la profecía de un Mesías sufriente y muriendo, quien lleva la maldición de su pueblo (no su propia maldición), sino que incluso la enseñanza de Isaías 53 es que este es el fundamento de nuestra justificación. "Debido a la angustia de su alma, El lo verá y quedará satisfecho. Por su conocimiento, el Justo, mi Siervo, justificará a muchos, y cargará las iniquidades de ellos" (Isaías 53:11).

El artículo que respondió ayer mostró cuán mal malinterpretaron la doctrina de justificación por fe y cuán desesperadamente es necesaria para este mundo, incluyendo a la comunidad judía. El autor representa erróneamente, y luego rechaza, la enseñanza de que la salvación es por fe en Jesús el Mesías; y entonces dice esto: "[Esta enseñanza] es absolutamente incompatible al judaísmo, que sostiene que las personas son juzgadas por su Creador en base a sus acciones en este mundo". Nuevamente Romanos 4 es definitivamente relevante y actual. ¿Es la salvación el fundamento del desarrollo moral de nuestras vidas (el autor menciona una mujer que salvó a un niño ahogándose), o somos justificados solo por fe con la moralidad como un fruto de esta justificación? Si usted se preocupa por la comunidad judía, como Pablo se preocupó por ella, y lee Romanos 4 junto al periódico del sábado, se maravillará y será agradecido por cuán contemporánea es la enseñanza de Pablo.

¡Oh, si pudiéramos todos aprender cómo Dios salva a judíos y gentiles por igual y pusiéramos nuestra fe en el Mesías judío, Jesús, y abriéramos nuestras bocas y enseñáramos estas cosas cada vez que tuviéramos una oportunidad: a judíos y a gentiles!

Pregunta 2: ¿Qué tipo de fe?

Ahora, la segunda pregunta que hice la semana pasada fue: ¿Qué tipo de fe es acreditada a Abraham y a nosotros como justicia? ¿Fue el primer acto de fe cuando Dios habló la primera vez a Abraham y le dijo que dejara Ur de los caldeos, o la fe de Génesis 15:6 cuando prometió que sus descendientes serían como las estrellas, o la fe de Génesis 17 cuando Dios le prometió un hijo para el próximo año a pesar de su edad y la esterilidad de Sara, o la fe de Génesis 22 cuando ofreció a su hijo Isaac? ¿Somos justificados en el primer destello de fe o por una vida de fe?

En Romanos 4 hay dos hechos que señalan la respuesta. Romanos 4:3 cita a Génesis 15:6 donde Dios promete a Abraham que sus descendientes serían como las estrellas de los cielos (Génesis 15:5), y dice: "Y creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia". Esa fe, en ese momento, fue el medio de justificación. Ese es el primer hecho El segundo hecho es que en los versículos 19-21, Pablo describe la fe que ejercitó Abraham al menos 13 años después en Génesis 17, cuando tenía 99 años de edad. Versículo 19: "Y sin debilitarse en la fe contempló su propio cuerpo, que ya estaba como muerto puesto que tenía como cien años”. Y después de esta descripción de la fe de Abraham, cuando tenía 99, Pablo dice en el versículo 22: "Por lo cual también su fe le fue contada por justicia". Abraham fue justificado por esta primera y última fe.

Así que esta es la conclusión: la fe de Abraham, ejercitada en Génesis 15, le fue acreditada como justicia; y la fe ejercitada en Génesis 17, al menos 13 años después, le fue acreditada como justicia. ¿Qué debemos concluir entonces? Concluyo que somos justificados en el mismo primer acto de la fe salvadora, que la justificación no es un proceso. Es un veredicto. Es un acto singular que cuenta a una persona como justa y aceptable ante Dios, sobre la base de la justicia de otra persona, es decir, de Cristo. Pero este primer acto de fe salvadora es el tipo de fe que perseverará, según Dios la diseñó por su gracia. De hecho, pudiéramos decir que toda la fe subsecuente está contenida en la primera fe, como un roble está contenido en una bellota.

Así es como Jonathan Edwards lo dijo: "Dios, en el acto de la justificación, que ocurre en la primera fe del creyente, considera la perseverancia como virtualmente contenida en ese primer acto de fe; y [la perseverancia en fe] se observa. . . como existente, como si fuera una propiedad de ese [primer acto de] fe. Dios tiene consideración de la continuidad en fe del creyente, y el creyente es justificado por ello, como si ya existiera, porque por decreto divino ocurrirá" ("Justification by Faith Alone," in The Works of Jonathan Edwards, vol. 1 [Edinburgh: Banner of Truth Trust, 1974], p. 641). Pienso que es cierto y que es una conclusión lógica de lo que Pablo ha escrito.

¿Qué significa para nosotros? Tiene tres implicaciones muy prácticas:

Implicación 1: La justificación ocurre de una vez

Significa que recibimos la justificación plena e inconmovible mediante un simple acto de fe; y que la certeza de vida eterna es posible desde el mismo comienzo.

La justificación no viene a usted en partes, una parte un día, y otro otro día. Viene completa mediante el primer acto genuino de fe en Jesús. Usted no acumula pedazos de justificación con cada nuevo acto de fe, y espera tener suficientes pedazos recogidos al momento de morir. No hay pedazos. El veredicto "inocente" es indivisible. Y la obra de Cristo en que tenemos nuestra justicia es una obra completa y perfecta. No se mejora con el tiempo. Y somos unidos una vez con Cristo, mediante nuestra primera fe, no progresivamente. Nadie está mitad dentro, mitad fuera. Y si estamos en Cristo, todo lo que Él es, es nuestro, desde el primer instante de fe. Estas son noticias maravillosas para los pecadores que ven a gran distancia la posibilidad de convertirse a la vida que somos en Cristo.

Implicación 2: Dios asegurará nuestra perseverancia en fe

Significa que Dios mismo asegurará nuestra perseverancia en fe, no en en la perfección en fe, sino en la perseverancia, en la persistencia. ¿Cómo lo sé? Romanos 8:30 dice: "y a los que [Dios] predestinó, a ésos también llamó; y a los que llamó, a ésos también justificó; y a los que justificó, a ésos también glorificó". Ésa última cláusula es crucial. Dice que a quienes Dios justificó, ciertamente los glorificará. Está definitivamente hecho. Es decir, Él ciertamente les traerá a vida y gloria eterna consigo al final. Ahora, si eso es cierto, si Dios cierta y eternamente salva a los que ha justificado, y si nuestra justificación viene mediante la fe que persevera, entonces Él velará para que ciertamente perseveremos en fe.

Esta es una verdad muy preciosa: que Dios mismo está comprometido con mantener a sus propias ovejas y a no dejar que le olviden definitivamente. Pueden desviarse por un tiempo. Pero Él las traerá de vuelta. Pueden aparecer las nubes y faltar la fe, pero los que están justificados no tropezarán para caer definitivamente. Perseverarán en fe. Nuestra esperanza para la glorificación no está en nuestra propia fuerza de voluntad para creer. Está en la fidelidad de Dios, porque el que comenzó la buena obra en nosotros la perfeccionará hasta el día de Cristo (Filipenses 1:6).

Implicación 3: La perseverancia en fe es evidencia de seguridad eterna

Por último, el hecho de que seamos justificados por una fe que persevera significa que todos los que hemos comenzado la vida cristiana, confiando en Cristo para el perdón de nuestros pecados y para el cumplimiento de sus promesas a nosotros, debemos estar atentos para pelear la batalla de la fe y aferrarnos a la vida eterna (1ra a Timoteo 6:12). No debemos pensar que la justificación y la glorificación no están relacionadas con nuestra fe continua, perseverante. La frase "una vez salvo siempre salvo" es cierta, si usted comprende que incluye: "Dios obrará soberanamente para mantenerte confiando en Él". La gran verdad de nuestra seguridad eterna está fundamentada en la verdad incluso mayor de que Dios nos mantiene seguros al mantenernos creyendo.

Es verdadera la seguridad eterna para todos los santos pecadores justificados por Dios. Y la evidencia de estar eternamente seguros es la perseverancia en fe. Oh, de tiempo en tiempo, habrá batallas y dudas y no nos sentiremos seguros. Pero los hijos justificados nunca olvidarán definitivamente a Cristo. Dios les guarda.

1ra a los Corintios 1:8: "[Dios] os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo”.

2da a los Corintios 1:22: "[Dios] nos selló y nos dio el Espíritu en nuestro corazón como garantía”.

1ra a los Tesalonicenses 5:23-24: "Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará".

Romanos 8:30, 35-39: "a los que justificó, a ésos también glorificó. . . . "¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? . . . Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.

Si usted no está disfrutando esta seguridad y esta paz con Dios entonces, o nunca ha confiado en Cristo, o hay una nube oscura que le oculta, temporalmente, el rostro de Cristo. En ambos casos mi ruego urgente es el mismo: medite en Cristo. Ponga su mente en Cristo. Mírelo a él. Considere que Su justicia puede ser gratuitamente suya, mediante la confianza en Él. Y en su primera fe de bebé, o en su temporada de oscuridad, medite en el hecho de que el Dios Todopoderoso garantiza, en fe, mantenerle y traerle a Sí mismo una y otra vez (Santiago 5:20), hasta que esté seguro en el cielo para siempre.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org