La revelación de la justicia de Dios donde no hay iglesia

Semana de las Misiones

Romanos 15:14–24

En cuanto a vosotros, hermanos míos, yo mismo estoy también convencido de que vosotros estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento y capaces también de amonestaros los unos a los otros. Pero os he escrito con atrevimiento sobre algunas cosas, para así hacer que las recordéis otra vez, por la gracia que me fue dada por Dios, para ser ministro de Cristo Jesús a los gentiles, ministrando a manera de sacerdote el evangelio de Dios, a fin de que la ofrenda que hago de los gentiles sea aceptable, santificada por el Espíritu Santo. Por tanto, en Cristo Jesús he hallado razón para gloriarme en las cosas que se refieren a Dios. Porque no me atreveré a hablar de nada sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, en palabra y en obra, con el poder de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén y por los alrededores hasta el Ilírico he predicado en toda su plenitud el evangelio de Cristo. De esta manera me esforcé en anunciar el evangelio, no donde Cristo era ya conocido, para no edificar sobre el fundamento de otro; sino como está escrito: Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de El, verán, y los que no han oído, entenderán. Por esta razón muchas veces me he visto impedido de ir a vosotros, pero ahora, no quedando ya más lugares para mí en estas regiones, y puesto que por muchos años he tenido un gran deseo de ir a vosotros, cuando vaya a España iré a vosotros. Porque espero veros al pasar y que me ayudéis a continuar hacia allá, después de que haya disfrutado un poco de vuestra compañía.

Cinco preguntas para los misioneros y quienes les sostienen

Romanos 15 es probablemente el capítulo más rico en el tema de misiones en el Nuevo Testamento. Docenas de temas pueden desarrollarse sobre el fundamento y la meta y el método de la evangelización mundial. De todos ellos, he seleccionado cinco observaciones, de este texto, para el mensaje de esta mañana. Mi propósito es edificar en nuestra iglesia, especialmente con todos sus nuevos miembros, una visión común sobre las misiones mundiales. ¿Por qué son tan cruciales las misiones mundiales en el ministerio de esta iglesia? ¿A qué nos referimos con ellas? ¿Cómo nos ocupamos en ellas? ¿Cuál es el lugar de usted en ellas? En medio de toda esta estructura de visión, oro para que Dios use este mensaje para despertar en cientos de ustedes un deseo irresistible por llevar el evangelio de Cristo a algún grupo inalcanzado y, en el resto, para despertar un deseo irresistible por ser personas absolutamente sustentadoras de la cuerda para los que van, como llamó William Care a Andrew Fuller, quien estuvo sosteniéndole cuando Carey fue a la India de por vida y nunca regresó.

Así que estas son mis cinco observaciones que estructuran la visión de misiones mundiales en Bethlehem. Todas tienen una palabra clave, para ayudarles a recordarlas, mientras se preguntan unos a otros en el almuerzo de hoy.

1. La PALABRA de Dios es el fundamento de las misiones mundiales

Medite en Romanos 15:15: "Pero os he escrito con atrevimiento sobre algunas cosas, para así hacer que las recordéis otra vez, por la gracia que me fue dada por Dios". Para ver la fuerza que tiene este texto con relación a las misiones mundiales, usted necesita tener en cuenta el resto del capítulo. Por ejemplo, vea los versículos 23-24: Pero ahora, no quedando ya más lugares para mí en estas regiones, y puesto que por muchos años he tenido un gran deseo de ir a vosotros, cuando vaya a España iré a vosotros. Porque espero veros al pasar y que me ayudéis a continuar hacia allá, después de que haya disfrutado un poco de vuestra compañía. Pablo nunca había estado en Roma. Pero quería que ellos le ayudaran "a continuar hacia allá [a España]". Así que les escribe esta carta. A ello se refiere en el versículo 15: "Os he escrito con atrevimiento sobre algunas cosas”. Además de todo lo que es el libro de Romanos, es definitivamente una carta de apoyo misionero. Es la fundación de su misión a España.

Es como si alguien quisiera el apoyo de Bethlehem en una misión a un grupo de pueblos en la India, y nunca hubiéramos conocido a esta persona cara a cara. Para prepararnos para una visita y una entrevista con el Comité de misiones, el misionero escribe una carta. Es lo que tenemos aquí en Romanos: es el evangelio de Pablo; su mensaje; su teología; su doctrina. Esto es lo que les escribe cuando quiere su ayuda para ocuparse de las misiones mundiales. Cuando quiere su apoyo en llevar el evangelio de Cristo a la tierra totalmente inalcanzada de España, Pablo escribe la carta a los Romanos Este es el fundamento de las misiones mundiales.

Ahora, eso es tremendamente importante. Piense en ello por un momento. Hemos avanzado durante cuatro capítulos de Romanos en los últimos dos años. Lo que estamos viendo es que este libro es rico en sólidas doctrinas. Pablo explica y defiende su doctrina de la justificación por fe, sin las obras de la ley, con un detalle y extensión sorprendentes. El libro es profundamente teológico antes de volverse práctico, de modo que cuando se vuelve práctico, el resultado es un consejo espiritual profundo, no solo una recomendación moralista o trucos psicológicos.

Pero ahora pregúntese esto: Cuando se habla hoy sobre las misiones mundiales, ¿es así como es hecho, generalmente? ¿Cuántas veces los misioneros presentan su caso declarando su doctrina de la justificación por fe? ¿O cualquier doctrina en cuestión? ¿O alguna visión clara y nítida de Dios?

Así que esta es la primera observación. Seamos una iglesia que edifica su visión misionera en la Palabra de Dios. Y con ello me refiero a las verdades sobre Dios y su camino de salvación y su camino de vida revelado en la Biblia. Me refiero a la doctrina. No a las menos importantes, sino a las doctrinas verdaderamente cruciales, doctrinas centrales de la Biblia. Cuando elijamos y enviemos misioneros, enviemos a quienes pueden predicar y enseñar la verdad sobre Dios con una comprensión de las doctrinas bíblicas centrales. Pablo edificó su vida y misiones sobre estas grandes verdades. También nosotros debemos hacerlo. Es por eso que tenemos el TBI - Instituto Bethlehem para la Biblia, teología, y misiones [siglas en inglés]. Biblia, teología, y misiones, en ese orden. Así que la primera observación, basada en el versículo 15, es: La Palabra de Dios es el fundamento de las misiones mundiales. Pablo hizo que la doctrina fuera el fundamento para su apoyo. También nosotros debemos hacerlo.

2. Las misiones mundiales son la OBRA de Dios

Lo que quiero decir con esto no es que Él las hace en lugar nuestro, sino que las hace mediante nosotros. Pero en realidad las hace. Las misiones son verdaderamente una obra sobrenatural. Son realmente obra de Dios, Dios actuando en y mediante nosotros.

Lo veo en cuatro frases de los versículos 15-19. Primero note la palabra "gracia" en el versículo 15: " Pero os he escrito con atrevimiento sobre algunas cosas, para así hacer que las recordéis otra vez, por la gracia que me fue dada por Dios, para ser ministro de Cristo Jesús a los gentiles [=naciones, vea el versículo 11]". Dios llamó a Pablo y equipó a Pablo y envió a Pablo por gracia. Así que el hecho de que Pablo sea misionero es obra de Dios.

Segundo, mientras Pablo hace su obra misionera de reunir a las naciones para Dios y prepararlas para presentarlas como un sacerdote ante Dios (según dice el versículo 16), ¿quién realmente las hace adecuadas para Dios? Versículo 16b: ". . . ministrando a manera de sacerdote el evangelio de Dios, a fin de que la ofrenda que hago de los gentiles sea aceptable, santificada por el Espíritu Santo". El Espíritu Santo es quien hace que los gentiles sean una ofrenda moralmente aceptable para Dios, les hace santos. No es Pablo el misionero, es Dios, el Espíritu, quien lo hace.

Tercero, en el versículo 18, Pablo dice: "no me atreveré a hablar de nada sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, en palabra y en obra". ¿Cómo es que las naciones llegan a olvidar a los ídolos y al pecado, y se vuelven obedientes a Dios? Respuesta: Jesucristo lo hace mediante el misionero. No sin el misionero, sino mediante el misionero. Es Cristo quien hace la obra decisiva de conversión y transformación, no el misionero. El trabajo del misionero es ser fiel y verdadero a la Palabra de Dios y a entregar su vida para mostrar a Cristo a las naciones. Pero Cristo mismo es quien hace la obra decisiva.

Cuarto, en el versículo 19, Pablo continúa diciendo que su ministerio procedía "con el poder de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios". Así que nuevamente no es Pablo, sino el Espíritu, quien ejerce el poder decisivo en la obra de las misiones.

Así que mi segunda observación es que las misiones no son fundamentalmente una empresa humana, sino divina. Es la obra de Dios basada en la Palabra de Dios. Hablamos y obramos, pero es en nosotros y mediante nosotros que Dios habla y Dios hace, o todo es en vano. Confiamos en Él. Nuestro trabajo es obedecerle, y ser fieles, y confiar en Él. Tal como Pablo escribió en 1ra a los Corintios 3:6-7: "Yo planté, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. Así que ni el que planta ni el que riega es algo, sino Dios que da el crecimiento". (Vea también 1ra a los Corintios 15:10; Colosenses 1:29).

3. El propósito de las misiones mundiales es la ADORACIÓN de Dios

El universo existe para que las criaturas puedan tener el gozo de adorar a Dios. Por tanto, las misiones existen donde no hay adoración. Los misioneros buscan despertar una adoración por el Dios vivo y verdadero, mediante Su Hijo Jesucristo. ¿Dónde veo este propósito en el texto?

Medite en cómo Pablo ve su servicio misionero en el versículo 16. Él dice que es como un sacerdote preparando una ofrenda para Dios. "La gracia que me fue dada por Dios, para ser ministro de Cristo Jesús a los gentiles, ministrando a manera de sacerdote el evangelio de Dios, a fin de que la ofrenda que hago de los gentiles sea aceptable, santificada por el Espíritu Santo". Así que el propósito de las misiones es ser como sacerdotes de Dios quienes preparan una ofrenda aceptable a Dios entre los pueblos del mundo. ¿Qué significa eso? ¿Cómo es que los gentiles son una ofrenda a Dios?

Romanos 12:1 explica: "Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional". Los gentiles son una ofrenda aceptable a Dios cuando sus vidas son un acto de adoración a Dios.

Pero nosotros no tenemos que salirnos de este capítulo para ver esa verdad. Regrese conmigo al versículo 9. Aquí Pablo dice que el propósito de la venida de Cristo al mundo (como modelo de misionero extranjero) era que "los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia". Ése es el propósito de las misiones - que las naciones puedan glorificar a Dios por Su misericordia. Eso es adoración, mostrar a Dios glorioso en su misericordia, confiando en ella, y atesorándola por encima de todas las cosas. Entonces, Pablo apoya su reclamo con una cadena de citas del Antiguo Testamento en los versiculos 9b-11: "como está escrito: Por tanto, te confesaré entre los gentiles, y a tu nombre cantaré. Y vuelve a decir: Regocijaos, gentiles, con su pueblo. Y de nuevo: Alabad al Señor todos los gentiles, y alábenle todos los pueblos”.

Así que usted puede ver cómo pensaba Pablo sobre su misión. Era un cumplimiento de las expectativas del Antiguo Testamento, que los gentiles (las naciones) alabarían al Señor regocijándose en Él más que en cualquier otro gozo. Ésa es la meta de las misiones: la adoración de Dios, o como me gusta decir: "La supremacía de Dios en todas las cosas para el gozo de todos los pueblos".

4. El MODO de hacer las misiones mundiales es ir a los pueblos inalcanzados

Uno de los niños me preguntó el año pasado: "¿Es 'pueblos' una palabra?" Está en nuestra declaración de misión. "Para el gozo de todos los pueblos". Sí, es una palabra. Vea nuevamente el versículo 11: "Y de nuevo: Alabad al Señor todos los gentiles, y alábenle todos los pueblos”. Los maninka son un pueblo. Los kazakos son un pueblo. Los uzbecos son un pueblo. Los somalíes son un pueblo. Los fula y wolof y hausa y cabila y persas y tajik y turcos son pueblos. Hay miles de pueblos en el mundo con distinciones significativas en cultura e idioma, que deben ser cruzadas si es que van a ser alcanzados con el evangelio.

Ahora, esta cuarta observación afirma que la forma de hacer misiones no es establecerse con pueblos que ya tienen iglesias (incluso si están del otro lado del océano), sino seguir yendo a los pueblos inalcanzados, hasta que todos los pueblos sean alcanzados y tengan sus propias iglesias adoradoras de Cristo.

Pablo desarrolla, de un modo sorprendente, esta observación en los versículos 19-23. Dice que ha cumplido el evangelio desde Jerusalén hasta Ilírico (desde Israel subiendo por Asia Menor y Grecia, hasta el norte de Italia), y no tiene más espacio para trabajar en esta región. Vea el versículo 19b: "De manera que desde Jerusalén y por los alrededores hasta el Ilírico he predicado en toda su plenitud el evangelio de Cristo. De esta manera me esforcé en anunciar el evangelio, no donde Cristo era ya conocido, para no edificar sobre el fundamento de otro;. . . pero ahora, no quedando ya más lugares para mí en estas regiones. . .", se dirige hacia España.

Note tres detalles en estos versículos: 1) Pablo dice que ha predicado en toda plenitud (literalmente: "cumplido") el evangelio desde Jerusalén hasta Ilírico; 2) su propósito no es edificar sobre el trabajo de otra persona, sino ser un pionero e ir donde Cristo no ha sido nombrado; 3) por tanto, no tiene más lugar aquí. ¿Cómo podría decir que el evangelio está plenamente predicado en una región donde hay decenas de miles de personas no convertidas? Respuesta: La tarea de misiones fronterizas está acabada, no la tarea de evangelismo. Todo esto significa que siempre debe haber misioneros como Pablo, si es que vamos a terminar la gran comisión, que no es solo alcanzar más y más personas, sino más y más pueblos, grupos de pueblos, hasta que todos tengan iglesias y puedan evangelizar a su propio pueblo. A esto llamamos misiones fronterizas. Esto siempre debe tener una alta prioridad para nuestra visión sobre las misiones en Bethlehem. Otros tipos de trabajo misionero son buenos, pero este tipo es absolutamente esencial, porque la causa de la evangelización mundial no será alcanzado sin él.

La clave para culminar la Gran Comisión es alcanzar a los pueblos inalcanzados, no solo a personas inalcanzadas. ¡Qué gran diferencia hay!

5. Dios llama a algunos a ser CELADORES de la misión, quienes la apoyan desde casa "Celadores" es mi palabra para "enviadores". Considere el versículo 24. Pablo dice que tiene el propósito de ir a España, que está totalmente inalcanzada según su conocimiento: "Porque espero veros al pasar y que me ayudéis a continuar hacia allá, después de que haya disfrutado un poco de vuestra compañía”.

Esto es importante por lo que no dice y lo que sí dice. No dice: "Todo el que sea obediente a la Gran Comisión en Roma irá conmigo a España, o a algún otro lugar o grupo de pueblos inalcanzados. Lo que sí dice es: "Espero que ustedes me refresquen y luego me ayuden en mi misión a España". En otras palabras, él llama a la iglesia de Roma a ser enviadores, celadores de la misión. Quiere que sean compañeros en su misión, apoyadores.

Así también nos gusta decir que usted tiene tres posibilidades en las misiones mundiales. Usted puede ser uno que va, uno que envía, o un desobediente. La Biblia no asume que todos van. Pero sí asume que los que no van cuidan a los que van, y apoyan a los que van, y oran por los que van, y sostienen la cuerda de los que van. Pablo estaba relacionado con muchas iglesias y ellas le enviaban ayuda una y otra vez. Así debiera ser con Bethlehem y todos nuestros misioneros.

Resumen

En resumen,

1) La Palabra de Dios es el fundamento de las misiones mundiales. Queremos enviar misioneros que puedan explicar a las personas quién es Dios y cómo obra y cómo es el camino hacia el cielo.

2) Las misiones mundiales son la Obra de Dios Enseñamos y predicamos y amamos, pero Dios da el arrepentimiento y la santificación.

3) El propósito de las misiones mundiales es la adoración de Dios. "Alabad al Señor todos los gentiles, y alabenle todos los pueblos" (Romanos 15:11).

4) El modo de hacer las misiones mundiales es ir a los pueblos inalcanzados. El evangelismo entre los pueblos alcanzados no es lo mismo que las misiones fronterizas. Las misiones fronterizas son llevar el evangelio a los pueblos donde el nombre de Cristo no ha sido mencionado.

5) Dios llama a algunos a ser celadores de la misión, quienes la apoyan desde casa Usted puede ser uno que va, uno que envía, o un desobediente.

¿Cuál es su aspiración? Dios quiere que usted tenga una, una ambición santa, una pasión por el significado de su vida. Quiere encenderla en usted mediante Su Palabra. Es lo que vemos en los versículos 20-21. Pablo tenía una ambición santa: "Me esforcé en anunciar el evangelio, no donde Cristo era ya conocido, para no edificar sobre el fundamento de otro”. ¿Qué sostenía esta sensación de llamado y ambición? La Palabra de Dios. En el versículo siguiente (22) Pablo cita a Isaías 52:15: "como está escrito: Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de El, verán, y los que no han oído, entenderán".

Así será con muchos de ustedes. En esta mañana usted ha escuchado la Palabra de Dios y ha despertado o confirmado un anhelo de parte de Dios. Desarróllelo. Lea "La iglesia es más grande de lo que usted cree" [The Church is Bigger Than You Think], por Patrick Johnstone. Ore ferviente por la confirmación y ayuda de Dios. Relaciónese con el programa de crecimiento de Bethlehem o con algún grupo de apoyo que avive su fuego por la misión. Vaya a donde puede ir. Confíe en las promesas de Dios.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org