Éste es El que bautiza en el Espíritu Santo

Y le preguntaron, y le dijeron: Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el profeta? Juan les respondió, diciendo: Yo bautizo en agua, pero entre vosotros está Uno a quien no conocéis. El es el que viene después de mí, a quien yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia. Estas cosas sucedieron en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando.  29 Al día siguiente vio a Jesús que venía hacia él, y dijo: He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.  30 Este es aquel de quien yo dije: “Después de mí viene un hombre que es antes de mí porque era primero que yo.” 31 Y yo no le conocía, pero para que El fuera manifestado a Israel, por esto yo vine bautizando en agua. 32 Juan dio también testimonio, diciendo: He visto al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y se posó sobre El.  33 Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en el Espíritu Santo.” 34 Y yo le he visto y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.

La vez anterior nos enfocamos en uno de los testimonios de Juan el Bautista acerca de Jesús. Él dijo que Jesús es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Juan 1:29: "Al día siguiente vio a Jesús que venía hacia él, y dijo: He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Esta es la mejor noticia: el Hijo Eterno de Dios vino al mundo, no para juzgarnos, sino para quitar nuestro pecado. Espero que ustedes estén disfrutando esta liberación de la culpa del pecado.

Hoy nos enfocaremos en otro gran testimonio que Juan dio acerca de Jesús, es decir, que Jesús es quien bautiza con el Espíritu Santo. Juan 1:33:"Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en el Espíritu Santo”. Ese es nuestro enfoque de hoy, ¿qué significa que Jesús bautice con el Espíritu Santo? ¿Por qué hizo Juan esta declaración? De todas las afirmaciones que pudo haber hecho acerca de Jesús y su ministerio, ¿por qué hizo esta? ¿Por qué quiso implicar, como hizo, que éste es un gran testimonio acerca de Jesús? ¿Por qué no es principalmente un testimonio acerca del Espíritu Santo?

Un Contraste entre el Bautismo de Juan y el Bautismo de Jesús

Fíjese primero que Juan, el escritor del Evangelio, establece un contraste entre el bautismo de Juan, con agua, y el bautismo de Jesús con el Espíritu. Veamos cómo lo hace. Primero, versículo 31: "Y yo no le conocía, pero para que El fuera manifestado a Israel". Así que Juan está enfatizando de nuevo el gran no de su vida: No soy el Cristo. No soy el profeta. No soy Elías reencarnado. No soy el gran conocedor de Jesús. Solo soy una voz que dice: prepárense para encontrarse con el Dios de Isaías 40, en forma humana, yo solo soy uno que bautiza simplemente en agua, a fin de lograr que algunos estén listos para reconocer a Jesús.

El Espíritu como una Paloma

Entonces el versículo 32: "Juan dio también testimonio, diciendo: He visto al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y se posó sobre El". Sorprendentemente, el Evangelio de Juan no registra el bautismo de Jesús. Sabemos, por otros evangelios, que el descenso de la paloma ocurrió durante el bautismo de Jesús (Mateo 3:16). Pero Juan simplemente dice que el Espíritu vino como una paloma, sin mencionar el bautismo de Jesús.

¿Por qué una paloma? La paloma era uno de los animales limpios que usted podría sacrificar si era demasiado pobre para pagar un cordero (Levítico 5:7). Así que representaba la pureza, y la humildad. Por tanto, de todas las aves que enlazan los cielos con la tierra en su volar y aterrizar, la paloma era la que parecía más adecuada como símbolo del Espíritu Santo. ¡El Espíritu Santo es santo! El Espíritu Santo es Puro. Y el Espíritu Santo, lo veremos en unos minutos, es la persona de la Trinidad más escurridiza (es decir, más humilde).

El Espíritu Permaneció Sobre Jesús

Así que el Evangelio de Juan omite el bautismo de Jesús, sin mencionarlo para enfocar toda nuestra atención solo en un evento: el Espíritu Santo, puro, manso, vino sobre Jesús y se posó sobre él. Vea la frase al final del versículo 32: "se posó sobre El". No tropiece por la palabra "it" en el inglés, como si dijera que el Espíritu santo fuera una cosa y no una Persona. El "it", en inglés (ESV) se refiere a la paloma. Pero en realidad  es el Espíritu Santo mismo quien se posa Y veremos evidencias en abundancia de que el Espíritu Santo es una persona en su propio derecho. Una persona, no un "it" (un "eso"), vino sobre Jesús.

El propósito de enfatizar que el Espíritu Santo vino sobre Jesús y permaneció sobre él, es que así se enfatiza que él puede bautizar en el Espíritu Santo. Es el énfasis que Juan quiere dar. ¿No es sorprendente que Juan, el escritor del Evangelio no solo no registre el bautismo de Jesús, sino que tampoco diga una palabra acerca del significado del bautismo de Juan, como que era un bautismo de arrepentimiento (Marcos 1:4)? Solo dice que tenía el propósito de manifestar a Cristo (versículo 31). La razón de este breve reporte es que Juan está analizando un contraste: Juan-Agua vs. Jesús-Espíritu.

La Inmensa Superioridad de Jesús

Quiere que sintamos la inmensa superioridad de Jesús en este contraste. El bautismo con el Espíritu y el bautismo con agua son tan diferentes como el relámpago y la bombilla eléctrica. Es la diferencia entre una persona y una pintura, entre un matrimonio y un anillo, entre un nacimiento y un certificado de nacimiento, entre la inmersión en agua, y la inmersión en Dios.

Así que Juan está diciendo en este contraste lo que ha estado diciendo todo este tiempo: soy nada comparado con este hombre. Yo hago lo que él hace en una categoría radicalmente diferente. No me atrevo a desatar las correas de sus sandalias. Él existía absolutamente antes que yo. Él es infinitamente superior a mí. Yo soy la voz. Él es el mensaje. Yo soy un puntero temporal. Él es la Persona eterna. Yo soy solo un hombre. Él es el Dios-Hombre.

¡Han Llegado Los Días del Mesías!

Y el enfoque a la superioridad de Cristo en este pasaje está en el hecho de que él bautiza en el Espíritu Santo, mientras que Juan simplemente bautiza en agua. ¿Por qué? ¿Por qué Juan escogió mencionarlo aquí, al comienzo de su Evangelio? Aquí tenemos una razón.

El Antiguo Testamento deja claro que el Mesías tanto tiempo esperado sería ungido por el Espíritu de Dios y que en sus días, el Espíritu sería derramado sobre todo su pueblo en maneras maravillosamente nuevas.

El Espíritu de Dios y el Mesías de Dios

Por ejemplo:

  • Isaías 11:1-2: "Y brotará un retoño del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto.  Y reposará sobre El el Espíritu del Señor".
  • Isaías 42:1: "He aquí mi Siervo, a quien yo sostengo, mi escogido, en quien mi alma se complace.  He puesto mi Espíritu sobre El; El traerá justicia a las naciones".
  • Isaías 61:1 (este es el texto que Jesús citó sobre de sí mismo en Lucas 4:18): "El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido el Señor para traer buenas nuevas a los afligidos".

Por esta razón Dios dijo a Juan en Juan 1:33: “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en el Espíritu Santo”. En otras palabras, los profetas dijeron que sería de esta manera, así que cuando veas que sucede, deberás saber que ha llegado el que bautiza con el Espíritu.

El Espíritu y el Pueblo de Dios

Y el Antiguo Testamento describió lo que sucedería al pueblo del Mesías. Por ejemplo:

  • Joel 2:28: "Y sucederá que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne”.
  • Isaías 44:3: "“Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta,  y torrentes sobre la tierra seca;  derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad,  y mi bendición sobre tus descendientes”.
  • Ezequiel 36:27: "‘Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas”.

Esto es, al menos una parte, de lo que sería incluido en este bautismo con el Espíritu Santo. Así que Juan menciona al Espíritu Santo y su venida sobre Jesús, y menciona que Jesús bautiza con el Espíritu Santo, para enfatizar que han llegado los días del Mesías. Se están cumpliendo las promesas tanto tiempo esperadas.

¿Qué significa el Bautismo con el Espíritu Santo de Jesús?

Entonces, ¿qué significa? ¿Qué tiene en mente Juan el escritor del Evangelio cuando nos dice lo que Juan el Bautista dice en el versículo 33: "éste es el que bautiza en el Espíritu Santo"? ¿Qué significa el Bautismo con el Espíritu Santo?

1) El Espíritu Santo Viene a través de Jesús

Primero, significa que de ahora en adelante, ahora que Dios ha venido en carne, el Espíritu Santo vendrá sobre las personas a través de Jesucristo. El Espíritu vino sobre Jesús y permanece sobre Jesús, y por tanto, Jesús es el dador del Espíritu (Juan 15:26). El Espíritu Santo no hará su obra redentora sin Jesús. Jesús será el medio por el que cualquiera podrá recibir el Espíritu. Cualquier obra salvadora que el Espíritu hace, lo hace a causa de Jesús. El Espíritu no fluye separado de Jesús como un líquido a través del mundo. En todas partes donde el él se mueve, se mueve con Jesús y para Jesús. Esto es lo primero que significa decir que Jesús bautiza con el Espíritu.

2) Jesús Sumerge a las Personas en el Espíritu

Segundo, significa que Jesús sumerge a las personas en el Espíritu. Ese es el significado de la palabra bautismo. Hay escenas en la Biblia donde el Espíritu está siendo derramado. Pero cuando la idea del bautismo (es decir: la inmersión) es traída a colación, la idea es que el Espíritu es derramado sobre nosotros de tal manera que somos envueltos en él.

La idea de este mensaje es que el Espíritu se vuelve profunda e intensamente influyente en nuestras vidas. Cuando usted está sumergido en algo, es tocado en todo su ser por aquello en que está sumergido. Así que cuando Juan dice que Jesús va a bautizar con el Espíritu, quiere decir que se acerca el día en que las vidas de los hijos de Dios estarán hundidas en la vida del Espíritu con efectos profundos e penetrantes.

3) El Bautismo Significa Todo lo que el Espíritu Hace por Nosotros

Tercero, ¿cuáles son esos efectos? Ahora, aquí pudiéramos ir directamente hacia un debate acerca de si el término "bautismo en el Espíritu" se refiere a una segunda bendición de la vida cristiana, algo que ocurre después de la conversión caracterizada por el hablar en lenguas, o si se refiere a evento de la conversión. Pero no creo que la manera en que es presentado el asunto nos ayudará todavía.

Como he tratado de dejar que sea Juan quien defina por nosotros lo que quiso decir con bautismo en el Espíritu, me parece que el término es amplio y abarcador, que incluye toda la obra salvadora, santificadora, y capacitadora del Espíritu en este época. No creo que sea un término técnico que se refiera a una parte de la vida cristiana, dígase conversión o hablar en lenguas, o al denuedo a la hora de testificar. Es el derramamiento continuo, y a veces extraordinario, del Espíritu Santo sobre el pueblo de Dios. Los sumerge no solo en una o dos, sino en cientos de sus poderosas influencias.

En otras palabas, si usted no ha nacido de nuevo, una manera de describir su necesidad es decir que necesita ser bautizado con el Espíritu. Es decir, necesita ser zambullido en el Espíritu de Dios con el efecto de que nacerá de nuevo y vendrá a la fe en Cristo. Si es un nacido de nuevo, pero está languideciendo en una sesión de debilidad y temor y derrota, una manera de describir su necesidad es decir que necesita ser bautizado en el Espíritu. Es decir, usted necesita un derramamiento fresco de su poder que manifiesta a Cristo, despierta al corazón, derrota al pecado y produce denuedo en el testimonio. Cada necesidad espiritual que teníamos antes y después de la conversión es suplida cuando Cristo nos sumerge en el Espíritu Santo, en mayor o menor grado.

Así que no interpreto el bautismo con el Espíritu Santo en Juan como un término técnico para una experiencia de la vida cristiana, sino como un término general para todo lo que el Espíritu hace por nosotros a causa de Cristo.

Cuatro Efectos del Espíritu Santo en Nuestras Vidas

Seamos específicos y veamos a partir del resto del Evangelio, por qué pienso que así es como Juan lo vio. Este es un rápido viaje al resto del Evangelio. Les mencionaré cuatro efectos del Espíritu Santo en vuestras vidas. Hay más.

1. El Espíritu Santo da nueva vida.

Juan 6:63: "El Espíritu es el que da vida", ¿cómo? Al causar el nuevo nacimiento. "Respondió Jesús y le dijo: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios.  . . . Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es" (Juan 3:3, 6). El primer gran efecto salvador de ser bautizados en el Espíritu Santo, es nacer de nuevo.

2. El Espíritu Santo no solo nos hace personas que recibimos vida, también nos hace personas que damos vida.

Juan 7:38-39: "El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: “De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva." Pero El decía esto del Espíritu...". El Espíritu no solo nos hace vivir; también nos hace dar vida. Fluye de nosotros como un arroyo rebosante.

3. El Espíritu Santo Testifica de Jesús.

Juan 15:26: "Cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre, es decir, el Espíritu de verdad que procede del Padre, El dará testimonio de mí”. Tendremos mucho más que decir acerca de este glorioso testimonio interno del Espíritu a Jesucristo, pero es suficiente decir por ahora que si cualquiera de ustedes ve a Cristo irresistiblemente digno y verdadero, es a causa de la obra del Espíritu en sus vidas. Como dijo Pablo en 1ra a los Corintios 12:3: "nadie puede decir: Jesús es el Señor, excepto por el Espíritu Santo”.

4. El Espíritu Santo glorifica a Jesús.

Juan 16:13-14: "Cuando El, el Espíritu de verdad, venga.  . . El me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber". La obra integral del Espíritu Santo nos hace ver a un magnífico Jesús.

El Miembro Más Escurridizo de la Trinidad

Estos dos últimos efectos (el 3 y el 4) dan una respuesta a una de las preguntas que hicimos, pero no la responden totalmente. Preguntamos, ¿Por qué decir que Jesús bautiza en el Espíritu Santo es un testimonio principalmente acerca de Jesús, y no principalmente acerca de Espíritu Santo? En otras palabras, ¿por qué esta declaración exalta a Jesús y no al Espíritu? Pudiera sonar como si Jesús simplemente fuera el escalón para la persona verdaderamente importante, a saber, el Espíritu; que Jesús es grande porque derrama al verdaderamente importante.

Pero, ¿qué hemos visto en Juan 15:26 y en 16.24? ¡Cuando el Espíritu viene, testificará de Jesús! ¡Cuando el Espíritu viene, glorificará a Jesús! Esta es la razón por la que, al principio, dije que el Espíritu Santo es la persona más escurridiza "humilde" de la Trinidad. Cuando él viene, viene para dar testimonio de Cristo, y para glorificar a Cristo.

Jesús: El Fundamento y la Meta del Bautismo en el Espíritu

Volvamos por tanto a Juan el Bautista. Juan dice que Jesús les bautizará con el Espíritu Santo. Ahora vemos por qué ese es un gran tributo a la grandeza de Jesús. No solo porque Jesús es el fundamento de todo lo bueno que el Espíritu hace en nosotros y por nosotros. Si Jesús no fuera primeramente el Cordero de Dios que quita el pecado al morir, nunca pudiera ser el bautizador que da el Espíritu al resucitar. Pero él no solo es el fundamento para la obra del Espíritu.

Jesús es también la meta de todo lo que el Espíritu hace en nosotros y por nosotros. Nos sumerge en el Espíritu, y nadie más puede hacerlo. Y entonces, aquel en quien nos sumerge, testifica acerca de Jesús y glorifica a Jesús. Jesús es el fundamento y la meta del bautismo en el Espíritu.

Todas las Cosas Provienen de Jesús y Para Jesús

Así que la idea fundamental del testimonio de Juan es que bajo Dios el Padre, todas las cosas provienen de Cristo y todas las cosas son para Cristo, incluyendo al Espíritu Santo.

El propósito fundamental por el cual necesitamos el bautismo del Espíritu Santo, el gran derramamiento del Espíritu, la gran inmersión de cada parte de nuestras vidas en el Espíritu, es que la meta de Dios en cada parte de nuestras vidas es la gloria de Jesucristo. ¿Está su vida Magnificando a Cristo en Cada Área? Si no, ore, como yo hago tan a menudo, por un bautismo del Espíritu Santo más fresco, más pleno. Oh Santo Espíritu ven. Oh Cristo resucitado, por amor de tu gran nombre, concédenos un bautismo fresco en tu Espíritu Santo.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org