Lo que representa el bautismo

Y la ley se introdujo para que abundara la transgresión, pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia, 21 para que así como el pecado reinó en la muerte, así también la gracia reine por medio de la justicia para vida eterna, mediante Jesucristo nuestro Señor.

6:1 ¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde? 2 ¡De ningún modo! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Por tanto, hemos sido sepultados con Él por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.

Este es el último mensaje de esta pequeña serie sobre el bautismo. Sé que hay mucho más que decir. Lamento mucho si he dejado sin respuesta algunas de sus preguntas. Pero tendremos más oportunidades en varios encuentros preparados para discutir estas cosas.

Recuerde que uno de nuestros motivos principales para añadir esta serie, aquí, al comienzo del verano es que creemos que el Nuevo Testamento llama a las personas a venir a Cristo abierta y valerosamente. Queremos ver a las personas que han sido creyentes llegar al punto de testificar públicamente y queremos ver a las personas convertirse en creyentes a través del testimonio de ustedes y a través del ministerio de la Palabra durante toda la temporada de verano.

¿Por Qué Jesús Ordenó El Bautismo?

As veces deberíamos preguntarnos ¿por qué Jesús ordenó el acto de bautismo? ¿Por qué existe el bautismo? Si la salvación es por gracia a través de la fe, ¿para qué instituir un ritual obligatorio o un símbolo para expresar esa fe? Esa es una pregunta que la Biblia no responde. Pero la experiencia enseña algunas cosas interesantes.

Por ejemplo, después de mi primer mensaje (hace tres semanas) una antigua misionera a las Filipinas se me acercó y expresó su apreciación por la serie de mensajes y dijo por qué. Dijo que en las Filipinas, donde hay bastante sincretismo católico, las conversiones eran toleradas y escasamente notadas por las familias –hasta que llegaba el momento del bautismo. Entonces se hacían realidad las predicciones bíblicas acerca de la hostilidad y la separación. Hay algo en este ritual público que trae consigo la expresión de una nueva fe encontrada, y deja en claro dónde está una persona y qué está haciendo. En otras palabras, en muchas culturas la situación actual es muy parecida a la situación con Juan Bautista. Él venía predicando un bautismo de arrepentimiento, y aquellos que pensaban que tenían todo lo que necesitaban muy a menudo se enfurecían.

Esa misma semana llegó este períodico de misiones (Reporte de un Amanecer, [The Dawn Report] 30 de mayo). En la página 7 hay una imagen de un hombre bautizando junto a un establecimiento misionero en un río, bajo la imagen está este título: “Los servicios fuera de la iglesia y los bautismos en el río son, algunas veces, los instrumentos más eficaces para el crecimiento”. Realmente no conocemos la inmensa constelación de razones que Dios tenía en su sabiduría pra preescribir el bautismo como una forma normativa de expresar la fe en Cristo, y de ser identificados con él y su pueblo. Podemos pensar en muchas razones por la que es una buena decisión, pero probablemente no podemos acercarnos a pensar en todos los buenos efectos que Dios tuvo en mente. A fin de cuentas este es un acto de confianza en nuestro Padre quien conoce lo que hace, y estamos felices por obedecer sus mandamientos.

¿Inmersión o Aspersión?

Pero hoy trataré de mostrar a partir de Romanos 5:20-6:4 un poco más sobre significado de este acto. Esto también nos llevará a la pregunta que algunos de ustedes han estado haciendo con referencia al modo de bautizar –es decir, inmersión en lugar de aspersión. De hecho, permítanme comenzar con una Palabra general acerca de cómo el sistema de inmersión que se opone al de aspersión. Existen al menos tres tipos de evidencias para creer que el Nuevo Testamento se refería a la práctica del bautismo por inmersión:

  1. El significado de la palabra baptizo en griego es esencialmente “hundir” o “sumergir”, no “rociar.”
  2. Las descripciones de bautismo en el Nuevo Testamento sugieren que las personas descendieron hasta donde había agua para ser sumergidos, y no que se les haya llevado agua en una vasija para que les fuera derramada o rociada encima (Mateo 3:6: “en el río Jordán”; 3:16: “salió del agua”; Juan 3:23: “allí había mucha agua”; Hechos 8:38: “descendieron al agua”).
  3. La Inmersión encaja con el simbolismo de ser enterrados con Cristo (Romanos 6:1-4; Colosenses 2:12).

No nos demoraremos mucho en este punto, pero permítanme decir una palabra acerca de cómo debiéramos mirar el hecho de que nuestra iglesia y nuestra denominación hacen del bautismo por inmersión una parte que define la membresía de la comunidad local aceptada (pero no del cuerpo universal de Cristo). No creemos que el modo en que se bautiza sea un acto esencial para la salvación, por eso no cuestionamos el cristianismo de las personas sobre la única base del modo en que fueron bautizados., Pudiéramos preguntarnos entonces: ¿no deberíamos entonces admitir en nuestra membresía a quellos que realmente han nacido de nuevo pero fueron bautizados, como creyentes, por aspersión? Hay dos formas de explicar por qué no lo hacemos.

1) ¿Debiéramos llamar “bautismo” a un método humano de bautismo, si creemos que hay buena evidencia de que se aleja de la forma en que Cristo lo instituyó? ¿No correríamos el riesgo de minimizar el significado que Cristo mismo le dio a la ordenanza?

2) Las comunidades cristianas locales, llamadas iglesias, son edificadas sobre las convicciones bíblicas aceptadas por todos, algunas son esenciales para la salvación y otras no lo son. Nosotros no definimos nuestro convenio de vida juntos solo por el conjunto más estrecho de creencias establecidas que una persona debe tener para ser salva. Más bien, creemos que la importancia de la verdad y la autoridad de Las Escrituras son más honradas cuando las comunidades de fe cristiana se definen a sí mismas por conjuntos de convicciones bíblicas y permanecen firmes por ellas, en lugar de redefinir el significado de la membresía cada vez que una de sus convicciones es confrontada. Cuando las diferentes comunidades cristianas actúan así a medida que expresan amor y afección fraternal por otros creyentes, tanto la verdad como el amor son honrados. Por ejemplo, el hecho de que muchos de los predicadores que invitamos a la Conferencia de Pastores de Bethlehem, no podrían ser miembros de nuestra iglesia, demuestra que tomamos con seriedad la unidad y el amor, y que también tomamos con seriedad la verdad.

Las verdades no esenciales que serán incluidas de generación en generación al definir a varias comunidades dependerán mucho de las circunstancias variables y las variadas valoraciones que se hagan sobre las verdades que necesitan ser enfatizadas.

Lo Que El Bautismo Representa

Con este trasfondo, miremos Romanos 5:20-6:4 para ver lo que el bautismo representa, y solo en segundo lugar, cuáles son las implicaciones que esto tiene sobre el modo en que se bautiza. Mi interés es ayudarles a ver la gloriosa realidad que el bautismo señala; para que en primer lugar, ésta misma realidad les aprisione, y, en segundo lugar, la belleza e importancia de este acto se realcen en sus mentes y corazones. Romanos 5:20-6:4:

Y la ley se introdujo para que abundara la transgresión , pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia , 21 para que así como el pecado reinó en la muerte , así también la gracia reine por medio de la justicia para vida eterna, mediante Jesucristo nuestro Señor.
¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde? 2 ¡De ningún modo ! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús , hemos sido bautizados en su muerte? 4 Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre , así también nosotros andemos en novedad de vida.

Uno de los factores que indica la grandeza de este texto es que éste demuestra que si usted comprende lo que el bautismo representa, comprenderá lo que realmente le sucedió cuando se convirtió en cristiano. Muchos vinimos a la fe y fuimos bautizados en un momento en que no teníamos mucho conocimiento. Eso es bueno, se espera que el bautismo suceda bien pronto en la senda del cristiano, cuando todavía no sabe mucho. Por eso también se espera después que el cristiano aprenda más y más acerca del significado el bautismo.

No piense: «Oh, debo volver atrás y ser bautizado nuevamente. Yo no sabía que el bautismo tenía ese significado». No, no, eso significaría que usted sería re-bautizado después de cada nuevo curso de teología bíblica. Más bien, regocíjese porque expresó su fe sencilla en obediencia a Jesús y ahora está aprendiendo más y más sobre lo que esto significa. Eso es lo que Pablo está haciendo aquí: él tiene la esperanza de que sus lectores sepan lo que su bautismo significaba, pero de todas formas sigue adelante y les enseña, por si no lo saben o lo habían olvidado. Aprenda de estos versos lo que usted una vez representó ante los ojos de Dios, y lo que realmente le sucedió cuando se convirtió en cristiano.

Lidiaré solamente con dos significados del bautismo, según estos versos.

1. El Bautismo Representa Nuestra Muerte En La Muerte De Cristo

Los versos 3-4a: “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús , hemos sido bautizados en su muerte? 4 Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte.” Aquí hay una gran verdad sobre nosotros los cristianos. Hemos muerto. Cuando Cristo murió, murió nuestra muerte. Esto significa dos cosas al menos:

A) Una es que no somos las mismas personas que antes éramos; nuestro viejo hombre ha muerto. No somos los mismos.

B) La otra es que nuestra futura muerte física no tendrá el mismo significado para nosotros que el que tuviera si Cristo no hubiera muerto nuestra muerte.
Como hemos muerto en Cristo, y él murió nuestra muerte por nosotros, nuestra muerte no será esa horrible experiencia que hubiera sido: “¿Donde está, oh muerte, tu victoria? ¿Donde, oh sepulcro, tu aguijón ?” (1ra a los Corintios 15:55). La respuesta es que el aguijón y la victoria de la muerte fueron devorados por Cristo. Recuerde lo que hablábamos la semana pasada: él bebió el tanque. Note la repetición de la palabra “en” en los versos 3 y 4. Bautizados “en Cristo Jesús”, y bautizados “en su muerte” (verso 3), y “por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte” (4a, RVA1). Esto nos dice que el bautismo representa nuestra unión con Cristo, es decir, estamos espiritualmente unidos a él, de manera que su muerte se convierte en nuestra muerte y su vida se convierte en nuestra vida ¿Cómo lo experimentamos? ¿Cómo saber si esto nos ha sucedido? La respuesta es que lo experimentamos por fe. Puede verlo en los versículos paralelos. Gálatas 2:20 enlaza la experiencia con la fe: “Con Cristo he sido crucificado , y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí ; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios...”. En otras palabras, el “yo” que murió era el “yo” incrédulo, rebelde, y el “yo” que vive ahora es el “yo” de fe- “la vida que ahora vivo [...], la vivo por fe en el Hijo de Dios”. Y el fundamento de todo esto es la unión con Cristo: “Cristo vive en mí”. Y yo vivo en él, en una unión espiritual con él. Su muerte es mi muerte, y su vida es vivida en mi vida.

Otra ilutración pudiera ser Colosenses 2:6-7a: “Por tanto, de la manera que recibisteis a Cristo Jesús el Señor, así andad en El ; 7 firmemente arraigados y edificados en El y confirmados en vuestra fe”. Aquí vemos de nuevo que la fe en Cristo es el camino por el que usted experimenta la unión con Cristo. Usted le recibe como Señor y Salvador y en esa fe es unido a él y anda “en él” y es edificado “en él.”

Así que cuando Romanos 6:3-4a dice que somos bautizados en Cristo y en su muerte, comprendo que eso significa que el bautismo expresa la fe en que experimentamos la unión con Cristo. Esta es la razón presumible por la que Dios diseñó el bautismo: para representar un entierro. El bautismo representa la muerte que experimentamos cuando estamos unidos a Cristo. Es por eso que somos sumergidos: es un entierro simbólico.

Comprenda por tanto, creyente, que usted ha muerto. El “yo” viejo, incrédulo, rebelde ha sido crucificado con Cristo. Esto lo que significó y significa su bautismo.

2. El Bautismo Representa Novedad de Vida En Cristo

Verso 4: “hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre , así también nosotros andemos en novedad de vida”. Nadie permanece bajo el agua del bautismo. Salimos del agua. Después de la muerte viene la novedad de vida. El viejo “yo” de la incredulidad y la rebelión murió cuando fui unido a Cristo a través de la fe. Pero en el instante en que el viejo “yo” murió, se le dio vida a un nuevo “yo”, una nueva persona espiritual existió, como si hubiera sido levantada de entre los muertos.

El comentario más crucial sobre esta verdad es Colosenses 2:12. Pablo dice: “habiendo sido sepultados con El en el bautismo, en el cual también habéis resucitado con El por la fe en la acción del poder de Dios, que le resucitó de entre los muertos”. Fíjese, somos resucitados con Cristo, así mismo Romanos 6:4 dice que caminamos en novedad de vida. Y allí está la obra de Dios quien levantó a Cristo de entre los muertos, de igual manera Romanos 6:4 dice que Cristo resucitó por medio de la gloria del Padre. Y esto sucede por medio de la fe en la acción de Dios quien levantó a Jesús de entre los muertos.

Así que Colosenses 2:12 explica lo que Romanos 6:4 deja implícito, que el bautismo expresa nuestra fe en la acción de Dios quien resucitó a Jesús de entre los muertos. Creemos que Cristo vive y reina hoy a la diestra del Padre en los cielos de donde vendrá otra vez en poder y gloria. Y esa fe en la acción de Dios –la gloria de Dios como Pablo le llama- es la forma en que compartimos la novedad de vida que Cristo tiene en sí mismo.

De hecho, la novedad de vida es la vida de fe en la gloria y la acción de Dios. “Con Cristo he sido crucificado , y ya no soy yo el que vive [...] y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios”. La novedad de vida es la vida donde se confía diariamente en la acción de Dios, en la gloria de Dios.

El Bautismo Representa Lo Que Nos Sucedió Cuando Nos Volvimos Cristianos

Entonces, vamos a resumir y llegar a una conclusión. El bautismo representa lo que nos sucedió cuando nos volvimos cristianos. Esto es lo que nos sucedió: fuimos unidos a Cristo. Su muerte se volvió nuestra muerte. Morimos con él, y, en ese mismo instante, su vida se volvió la nuestra. Ahora estamos viviendo la vida de Cristo en nosotros. Y todo esto lo experimentamos a través de la fe.

Esto es lo que significa ser cristiano, vivir en la realidad de lo que representa el bautismo: diariamente miramos a Dios, más allá de nosotros, y decimos: «Gracias a Cristo, tu Hijo, vengo a ti. En él te pertenezco, contigo estoy en casa. Él es mi única esperanza de ser aceptado ante ti. Recibo cada día esta aceptación renovada. Esta esperanza está basada en su muerte por mí y en mi muerte en él. Mi vida en él es una vida de fe en ti, Padre. Por él confío en tu acción en mí y para mí. El mismo poder y gloria que usaste para levantarle de entre los muertos lo usarás para ayudarme. Creo en esa promesa de gracia venidera, y en ella tengo mi esperanza. Eso es lo que hace que mi vida sea nueva. ¡Oh Cristo, cuánto me glorío en lo que el bautismo representa! Gracias por morir mi muerte en mi lugar y por darme nueva vida. Amén».

 

1Cursivas añadidas [Nota del Traductor]

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org