¿Por qué fue Jesús llevado a muerte y resucitado?

Por lo cual también su fe le fue contada por justicia. Y no sólo por él fue escrito que le fue contada, sino también por nosotros, a quienes será contada: como los que creen en aquel que levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor, el cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado por causa de nuestra justificación.

Tres preguntas para la próxima semana

Originalmente tenía la intención de predicar un mensaje sobre estos cuatro pequeños versículos, 22-25. Pero al meditar en ellos, especialmente en relación al domingo de comunión, y especialmente ante el clímax que parece llegar al final de este capítulo, pensé que debiéramos dedicar dos domingos a este gran texto. Estas son las preguntas que quiero hacer, una hoy, y tres el próximo domingo.

1) ¿Por qué es la fe acreditada a Abraham y a nosotros como justicia? ¿Cuál es el significado de "por lo cual" al comienzo del versículo 22: "Por lo cual también su fe le fue contada por justicia [a Abraham]"?

2) ¿Qué tipo de fe es acreditada a Abraham y a nosotros como justicia? ¿Fue el primer acto de fe cuando Dios habló la primera vez a Abraham y le dijo que dejara Ur de los caldeos, o la fe de Génesis 15:6 cuando Dios prometió que los descendientes de Abraham serían como las estrellas, o la fe de Génesis 17 cuando Dios le prometió un hijo para el próximo año a pesar de su edad y la esterilidad de Sara, o la fe de Génesis 22 cuando ofreció a su hijo Isaac? ¿Somos justificados en el primer destello de fe o por una vida de fe?

3) ¿Cómo es la fe acreditada a Abraham y a nosotros como justicia? ¿Acaso acreditar la fe como justicia significa que esa misma fe es el tipo de justicia que realizamos y que Dios la cuenta como suficientemente buena para merecer la justificación, como si la justificación costara cinco millones de dólares y yo pudiera venir con un millón de dólares y Dios, misericordiosamente, contara mi millón como cinco millones y cancelara el resto de la deuda? ¿O es la justificación realmente la imputación, sobre mí, de la propia justicia de Dios en Cristo?, y si es así, ¿qué significa que la fe es contada como justicia?

Todo eso lo veremos la próxima semana.

¿En quién o qué debemos creer para ser justificados?

En esta semana quiero que se enfoquen en esto: ¿En quién o qué debemos creer para ser justificados? Así que empezamos este tema partiendo de la mitad del versículo 24. Los versículos 23-24 dicen que en Génesis 15:6 por nosotros fue escrito que la fe de Abraham que le fue contada como justicia, no solo por él. "Y no sólo por él fue escrito que le fue contada, sino también por nosotros". No lo pase por alto. Aquí el apóstol de Jesucristo está diciéndonos que Dios nos tenía en mente cuando inspiró a Moisés a escribir las palabras: "le fue contada por justicia". Dios quiere usted que tome muy personalmente este tema. Quiere que lo lea y escuche y sepa que está dirigido personalmente a usted.

Dios se lo dice ahora a usted: "La fe te justificará conmigo. Confía en mí. Contaré tu fe como justicia". ¿Le escucha usted? "Confía en mí, reposa en mí, descansa en mí, cuenta conmigo, todo estará bien". Tengo justicia para ti. Ninguna tienes para mí, tengo la mía para ti. Confía en mí, te será acreditada como justicia".

Entonces, en medio del versículo 24, comienza a decirnos en quién debemos confiar: ". . . en aquel que levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor, el cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado por causa de nuestra justificación”. En Él es en quien debemos tener fe para ser justificados. Pablo identifica al Dios en que confiamos por lo que ha hecho. Así que cuando dice: "[por Dios] le fue contada por justicia", y que fue escrito para los que tenemos fe, y nos dice lo que Dios ha hecho, se supone que nosotros debemos aprender el fundamento y contenido de nuestra fe.

Resumámoslo en tres declaraciones sobre Dios. 1) El Dios en quien confiamos realiza un poder inconcebible. 2) El Dios en quien confiamos realiza una redención misericordiosa. 3) El Dios en quien confiamos realiza una justicia triunfante. Todo este capítulo ha tratado sobre los medios de justificación, no sobre la base de la justificación por fe. Pero ahora, en la última oración del capítulo, Pablo regresa al fundamento de la justificación por fe (donde estaba en Romanos 3:24-26). El fundamento de la justificación es lo que Dios hizo en la obra de Cristo en la historia. El medio de la justificación es el modo en que nos relacionamos con esa grandiosa obra mediante la fe. Ambos son tremendamente importantes, pero el fundamento es lo más importante de todo.

John Murray, quien ahora está con el Señor, pero solía enseñar en el Seminario Westminster, escribió un gran libro pequeño llamado Redemption: Accomplished and Applied [Redención: consumada y aplicada] Lo leí hace alrededor de 25 años atrás. Espero que cada uno de ustedes lo lea. Pondrá una fibra más fuerte en el árbol de su fe. Esas dos palabras "consumada y aplicada" se refieren al fundamento y significado de lo que hablo aquí. Redención consumada - ése es el fundamento de lo que Dios hizo en Cristo; está consumado, sin nuestra intervención y más allá de nuestra intervención. Redención aplicada - es lo que Dios hace para relacionarnos con la gran obra consumada de la redención, algo que hace a nosotros y en nosotros.

Pablo termina este capítulo con una fuerte declaración sobre la redención consumada - que es el fundamento, la base de todo el resto del capítulo, capítulo que ha tratado sobre la aplicación de la redención mediante la fe. Aquel en quien confiamos es quien consumó la redención por nosotros antes de que siquiera existiéramos. Él es en quien creemos, en quien confiamos, en quien ponemos nuestra fe.

Así que esto es lo que veremos muy simple y brevemente: Él es quien realiza un poder inconcebible, una redención misericordiosa, y una justicia triunfante. Tomémoslas una a la vez y veámosla en el texto y saboreémosla en nuestras mentes y corazones.

1. Confiamos en quien realiza un poder inconcebible

El versículo 24b dice que creemos "en aquel que levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor". Al poner la resurrección de Jesús en primer lugar enfatiza la relación que tiene con el poder que hizo nacer a Isaac en el versículo 17. Vea nuevamente esas palabras en el versículo 17: ". . . aquel en quien creyó [Abraham], es decir Dios, que da vida a los muertos y llama a las cosas que no son, como si fueran". Abraham creyó en quien da vida a los muertos, y llama las cosas que no son como si fueran. Para Abraham el enfoque inmediato estaba en la promesa de Dios en hacer nacer a Isaac cuando él tenía 100 años de edad y su esposa era estéril. Era imposible. Pero es lo que hizo que la fe de Abraham fuera ejemplar. Versículo 19: "Y sin debilitarse en la fe contempló su propio cuerpo, que ya estaba como muerto puesto que tenía como cien años, y la esterilidad de la matriz de Sara".

Así que ahora, dice Pablo, confiamos hoy en este mismo Dios, y la fe que Dios reconoce como justicia es la fe en un Dios que levanta a los muertos, es decir, nuestro Señor Jesucristo. En Él es en quien confiamos, en quien levantó de los muertos a Jesús Señor nuestro.

Lo llamo poder "inconcebible", no porque usted no pueda concebirlo, sino porque estamos llegando al final de un siglo que ha sido marcado por el naturalismo, una perspectiva o fe de que no hay realidad que no sea parte de la naturaleza, la fe de que no hay una realidad sobrenatural. Es inconcebible, dicen. La evolución naturalista es la forma más penetrante de esta fe, es el esfuerzo de explicar el origen de todas las cosas sin creer en un Creador sobrenatural más allá de la naturaleza.

Pero el modo naturalista de estudiar la historia también ha sido algo penetrante en este siglo. En los estudios bíblicos, esta fe es devastadora. Una de las declaraciones más famosas de esta fe, fue realizada por Rudolf Bultmann, quien dijo: "Un hecho histórico que involucre la resurrección de la muerte es absolutamente inconcebible" (citado en Carl F. H. Henry, God, Revelation, And Authority, Vol. IV [Wheaton: Crossway Books, 1999, orig. 1979], p. 333). De ahí es de donde obtengo la palabra "inconcebible".

La fe que Dios nos acredita como justicia es fe en Aquel que realiza un poder inconcebible. Hace exactamente lo que Bultmann dijo que era "inconcebible": resucita de la muerte. Él hace lo que las personas dicen que no puede hacerse. Hizo nacer a Isaac de un vientre muerto en una mujer de 90 años. Y resucitó a Jesús de una tumba después de tres días, y lo hizo Señor del universo. De esta forma, Dios puede cumplir cada promesa. Así que confiamos en Él.

2. Confiamos en quien realiza una redención misericordiosa

Note la primera mitad del versículo 25: "El cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones”. Lo más importante aquí es ver que la muerte de Aquel a quien Dios resucitó es una muerte con propósito. Dios no solo quería demostrar Su poder inconcebible y así encontrar a alguna persona asesinada a quien resucitar de la muerte. Dios mismo preparó esta muerte y la diseñó para un propósito.

Puede verlo en las dos frases claves del versículo 25a: "(1) el cual fue entregado (2) por causa de nuestras transgresiones”. Jesús fue "entregado", ¿por quién? ¿Por soldados? ¿Por Pilato? ¿Por Herodes? ¿Por la multitud judía? Ninguno de ellos fue, en un sentido supremo, porque dice que fue entregado "por causa de nuestras transgresiones". Los soldados y Pilato y Herodes y los judíos no entregaron a Jesús "por causa de nuestras transgresiones".

Hechos 2:23 da una respuesta clara y directa: "A éste, entregado por el plan predeterminado y el previo conocimiento de Dios”. Dios le entregó a muerte. Romanos 8:3 dice: "Dios lo hizo: enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y como ofrenda por el pecado". Romanos 8:32 dice: "... no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros”. Así que la muerte de Cristo era el plan de Dios. Dios planeó Su muerte. Él no solo murió. Él fue entregado a muerte por Dios.

Y el plan tenía un propósito (versículo 25a): "por causa de nuestras transgresiones". El propósito de Dios era lidiar con nuestras transgresiones. Quería hacer algo sobre nuestras transgresiones. ¿Qué? Quería proveer una muerte sustituta para que no tuviéramos que morir por nuestras transgresiones. Y la única muerte que podía lograrlo era la muerte de Su Hijo. Así que Romanos 8:3 dice: "Dios lo hizo: enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y como ofrenda por el pecado, condenó al pecado en la carne", Así que nuestras transgresiones no son barridas bajo la alfombra. No son pasadas por alto. Son condenadas. Producen una ejecución. Pero no la nuestra. La de Cristo.

De este modo somos redimidos por la muerte de Cristo. Es decir, somos salvados de nuestros pecados. Somos rescatados de la condena del infierno Somos redimidos del juicio de Dios. Y no merecemos toda esta redención. Merecemos morir, e ir al infierno y llevar el juicio de Dios. Pero esta es una redención misericordiosa. Este es el Dios en quien confiamos a fin de ser justificados, el Dios que realiza una redención misericordiosa. Él planeó salvarnos de nuestras transgresiones mediante la muerte de Su Hijo.

3. Finalmente, confiamos en Aquel que realiza una justicia triunfante

Confiamos en Aquel que realiza un poder inconcebible, una redención misericordiosa, y ahora, una justicia triunfante. ¿Qué quiero decir con eso, y de dónde lo obtengo? Lo tomo de la última parte del versículo 25. ¿Quién es el Dios en quien confiamos? Él es Quien resucitó a Jesús "por causa de nuestra justificación". Supongo que eso significa que cuando Jesús murió por nuestras transgresiones, se hizo un pago pleno y suficiente por nuestro perdón y justificación. Por tanto, hubiera sido injusto dejar a Cristo en la tumba, pues Él había pagado tan plenamente por nuestros pecados. Así que Dios le resucitó de la muerte para vindicar la perfección de la expiación y obediencia de Cristo. La resurrección de Cristo fue la declaración de que la adquisición de nuestra justificación, que Él consumó en Su muerte, fue exitosa y sin falta alguna.

Quizás pudiéramos decir algo como: Cuando Cristo murió y derramó su sangre por nuestras transgresiones, expió los pecados que le mataron. Como esos pecados están ahora cubiertos y pagados, no hay razón para que Cristo permanezca muerto. Su muerte fue solo para pagar nuestros pecados. Cuando fueron perfectamente pagados, no hubo más garantía para Su muerte. Sería injusto mantenerle en la tumba. No podía estar en la tumba: "puesto que no era posible que El quedara bajo el dominio de ella" (Hechos 2:24).

Así que el Dios en quien confiamos realiza una justicia triunfante. La resurrección de Jesús es triunfante porque conquista la muerte. Es justicia triunfante porque demandó que Jesús resucitara de entre los muertos. Él había pagado perfectamente por los pecados, es decir, por los pecados que le llevaron a morir. Si los pecados que le hicieron morir, nuestros pecados, fueron perfecta y completamente pagados sobre la cruz, entonces la única razón para la muerte de Cristo era pasado. Nuestra justificación fue completamente asegurada (aún no estaba efectuada por fe, pero ya estaba segura y pagada). Así que sería injusto que Jesús permaneciera muerto. Sería un castigo sin causa. De modo que fue justo y correcto que Dios lo resucitara de entre los muertos. Fue una justicia triunfante. (Vea Hebreos 13:20.)

¿En quién o qué debemos creer para ser justificados?

Así que termino con la pregunta que hice al principio: ¿En quién o qué debemos creer para ser justificados, para estar a bien con Dios? La respuesta es que debemos creer en Dios - 1) que Él realizó un poder inconcebible al resucitar a Su Hijo de la muerte, 2) que Él realizó una redención misericordiosa al planear la muerte de Su Hijo para salvarnos de nuestras transgresiones, y 3) que él realizó una justicia triunfante al resucitar a Jesús de la muerte y mostrar que el fundamento de nuestra justificación fue perfectamente consumado en la muerte de Su Hijo.

Por tanto, confíe en Él hoy. Abra su corazón y reciba la gloria de esta salvación: poder inconcebible, redención misericordiosa, justicia triunfante. Créalo y Dios le contará su fe como justicia. Será salvo con Él. Tendrá una justicia que no provendrá de usted, sino que será una roca inconmovible eterna sobre la cuál podrá erguirse.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org