¿Te deleitas en el pueblo de Dios?

Dos preguntas para hacerte a ti mismo


Transcripción de audio

“En cuanto a los santos que están en la tierra”, esto es, a los apartados, a los piadosos, a los que atesoran a Dios y viven para Él, “ellos son los nobles en quienes está toda mi delicia.” (Salmos 16:3, LBLA). Todo el placer y todo el gozo que experimenta el salmista, no lo obtiene de su complacencia en los santos por encima de Dios o en lugar de Dios, sino por causa de Dios.

En otras palabras, mientras el salmista contempla todas las clases de personas en la tierra – la gente del mundo, las personas poderosas, con influencia o todas las personas que podrían devolverle En cuanto a los santos que están en la tierra, ellos son los nobles en quienes está toda mi delicia.favores - expresa que hay una clase de personas que realmente le alegran el alma: aquellos que atesoran a Dios.

Me pregunto si estarás pensando: “No me agradan los cristianos que conozco y me divierto más con mis amigos incrédulos”. Si tienes estos pensamientos, creo que deberías de hacerte dos preguntas.

La primera es: ¿conoces a cristianos? Es decir, ¿realmente cristianos? No me refiero a personas que asisten a la iglesia, sino a aquellos radicales que dejan su vida porque Cristo significa todo para ellos. Aquellos que son siervos en este mundo porque Cristo entró a sus vidas dándoles un vuelco total, los liberó de su amorío con el mundo, de su ego, del poder, del dinero y del sexo, y ahora son personas radicales. ¿Conoces a alguien así? Tal vez no conoces a alguien así que te desagrade. Esa es la primera pregunta.

La segunda pregunta que debes hacerte es: ¿porqué habrías tú, un cristiano profeso, de encontrar más gozo en personas que no encuentran gozo en lo que es tu mayor gozo? ¿Qué significado tendría eso? Esas son las dos preguntas que deberías hacerte.


Read, watch, or listen to the full message: