¡Una promesa para ti!

"Haré con ellos un pacto eterno, por el que no me apartaré de ellos, para hacerles bien... me regocijaré en ellos haciéndoles bien" (Jeremías 32:40, 41). 

Esa es una de las promesas de Dios que regreso a ver a una y otra vez cuando siento desanimado (si, eso puede suceder con pastores). ¿Puedes pensar en otra verdad más animadora que esa, que Dios regocija en hacerte bien? Él no cumple Su promesa de mala gana (Romanos 8:28). Es Su gozo hacerte bien. Y no solamente a veces. ¡Siempre! "No me apartaré de ellos, para hacerles bien."

Pero a veces nuestra situación es tan difícil soportar que no podemos encontrar ningún gozo. Cuando eso pasa a mí, trato a imitar a Abraham: “El creyó en esperanza contra esperanza" (Romanos 4:18). Dios ha sido fiel para guardar la chispita de fe para mi y eventualmente (no en un instante) para avivarlo a ser fuego, formando llamas de felicidad y confianza completa.

¡O estoy tan agradecido que la cosa que hace Dios Todopoderoso sentir más feliz es hacer el bien para ti y para mí!

Descansando en la Promesa,

Pastor John