¿Podemos conquistar la tentación permanentemente en esta vida?


¿Podemos conquistar permanentemente la tentación en esta vida?

La tentación es algo que debemos trabajar en contra constantemente. Yo no se de ningún fruto del Espíritu, o de ninguna virtud o acto de obediencia que—habiendo sido realizado una vez con gozo, éxito y poder—es garantizado incluso al día siguiente, mucho menos al año siguiente.

El pecado tiene inercia que permanece en el corazón humano. Cada día la corrupción remanente—la cual debemos estar constantemente mortificando—levanta su cabeza y hace al éxito de ayer el reto de hoy.

Yo veo la vida Cristiana como una flecha que, en vez de estar yendo directamente hacia arriba con un ángulo de 45 grados sin ningún bajón, va arriba y abajo, arriba y abajo. Esa es la forma en la que vivimos. Hay una batalla a ser peleada cada día. Y la debemos pelear en comunidad.

No podemos descansar en ninguno de los laureles pasados. Debemos pelear la batalla de la fe cada día.