¿Tiene el sufrimiento siempre sentido?


¿Tiene el sufrimiento siempre sentido?

Ciertamente no tiene sentido para nosotros, no. Pero sí tiene sentido para Dios. Por lo tanto, no es irracional o en última instancia absurdo.

Nuestra perspectiva no es la perspectiva de Dios. Nosotros no tenemos la visión que Él tiene. Existen numerosas analogías de esto. Pienso que la que más me gusta es la del tapiz. Fue utilizada, creo, por Corrie ten Boom, quien personalmente sufrió mucho durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fue encarcelada por ayudar a la gente judía.

Ella dijo que el sufrimiento del mundo se puede comparar al fondo de un tapiz. Dios, quien está tejiendo de arriba hacia abajo ve la imagen en desarrollo. Nosotros que estamos mirando desde abajo hacia arriba solamente vemos hilos enredados. Lo que vemos parece no tener sentido en absoluto, sin embargo es el mismo tapiz.

En la Biblia Dios nos da evidencia suficiente de su sabiduría como tapicero, suficientes vistazos de la imagen global del tapiz , y bastantes promesas de que él va a hacer todos los hilos de nuestra vida preciosos de tal manera que aunque solamente podamos ver la parte inferior de vez en cuando, todavía confiemos en él. Y eso es lo que hacemos cuando tenemos problemas.

No tenemos que entender nuestro sufrimiento o el ajeno hasta el punto de que comprendamos por qué sucede ahora, de esta manera, y con estos efectos. No podemos ver todo eso. Lo que sí podemos ver son promesas como "voy a hacer que todas las cosas obren para bien", y "voy a perfeccionar mi gracia en tu debilidad". Dios nos ha dado lo suficiente en la Biblia para saber que existe un tapiz del cual yo soy parte y que va a ser precioso. En eso voy a sostenerme.

¿Quieres orar por la persona que está luchando con el sufrimiento en este momento?

Amén. Vamos a orar.

Padre, te ruego junto con el apóstol Pablo que le otorgues a todo aquel que me está escuchando en este momento el ser fortalecido en el hombre interior, según las riquezas de tu gloria, a través de tu Espíritu. Ruego que Cristo habite en sus corazones por la fe, y que estén arraigados y cimentados en amor. Ruego que tengan poder, poder espiritual, junto con todos los santos para comprender la altura, la profundidad, la longitud y la anchura, y para conocer el amor de Cristo que sobrepasa todo entendimiento, justo en medio de su sufrimiento.

Pido que Cristo sea un tesoro para ellos, que sea su esperanza, su fuerza y su gozo. Señor,haz que Jesús sea tan real, tan poderoso, tan profundo, tan auténtico, tan inamovible y seguro, de tal manera que ellos no cedan ante la incredulidad al lidiar con el dolor en sus vidas.

¡Oh Señor, danos la gracia que sostiene!

No la gracia para impedir lo que no me hace feliz,
Ni para huir de toda angustia, sino:
La gracia que ordena nuestros problemas y nuestro dolor,
y entonces, en la oscuridad, nos sustenta.

Sostén , Señor, por tu gracia a cada uno que se humilla ante ti.

En el nombre de Jesús te lo pido. Amén.