Santos y buenos – pero siempre en peligro


Transcripción de audio

Si te enamoras de la santidad de Dios, estás en un lugar peligroso. Tu actitud hacia las naciones y los que aún no han oído de Cristo en el mundo sufrirá un cambio profundo.

“En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de Él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo:

Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria” (Isaías 6:1–3, LBLA).

La frase misionera es “toda la tierra está llena de su gloria”. ¿Puedes ver la conexión entre el canto intrínseco de santo, santo, santo y la pública plenitud de su gloria?

Si llegan a ser una generación – y mi oración es que su número rebase los 200,000 – ustedes darán sus vidas, a diferencia del islamismo radical que toma vidas para la expansión de su religión. No matarán para compartir el Cristianismo, morirán para compartir el Cristianismo.


Read, watch, or listen to the full message: