Una peligrosa mentira acerca de la felicidad


Transcripción de audio

¿Quién tiene la capacidad de ser el representante de Jesús en el mundo? No Judas, sino aquellos que gustosamente, desde el corazón, son humildes en el servicio, anhelando ver a los demás bendecidos, sin utilizarlos, como hizo Judas. Así que dije la palabra gustosamente. No os cae de sorpresa viniendo de mí. ¿Está en el texto?

La clase de personas cualificadas para ser los representantes de Jesús no son quienes brindan un humilde servicio a regañadientes. ¿Cuántos de nosotros hemos hecho eso? Por ejemplo, si tu esposa te pide que hagas algo que normalmente no es tu responsabilidad y te quejas diciendo: “¡Ese no es mi trabajo!”, eso no es servir gustosamente y con humildad; es hacerlo a regañadientes. Ese tipo de servicio no cualifica. No representas a Jesús cuando actúas de esta manera.

Entonces, ¿de dónde saco la palabra gustosamente del texto? Y la respuesta está en Juan 13:17 (LBLA), donde Jesús dice, “Si sabéis esto, seréis felices si lo practicáis”. Conocemos esa palabra “felices” — makarios. Bienaventurados los humildes (Mateo 5:5). Bienaventurados los pobres en espíritu (Mateo 5:3). Conocemos esta palabra: feliz, alegre, satisfecho, gratificado, contento — bienaventurado. Serás muy bienaventurado si sirves con humildad y haces estas cosas.

¿Entonces qué está diciendo Jesús? Está diciendo que el mundo está equivocado. El mundo y su propia naturaleza mundana (cuando no hemos nacido de nuevo) piensa que la felicidad viene de ser servido. Nadie tiene que ser persuadido de eso. Se está muy a gusto en el sofá, pero la alegría no viene de ese modo. Solo las comodidades físicas breves y fugaces se obtienen de esa manera. No se duerme mejor por haber estado sentado en el sofá toda la noche mientras tu esposa te sirve como una esclava. Y hay cientos de otras aplicaciones en el trabajo y la iglesia.

El mundo cree y siente intensamente, todos nosotros lo hacemos en nuestra naturaleza carnal, es agradable ser servido, realmente agradable. Pero no es bienaventurado. No es alegre. No es profundamente dulce. No es asombrosamente satisfactorio. No es maravillosamente gratificante. No, no lo es.

Oh, ¡qué regalo nos está dando Jesús aquí! Jesús es citado solamente en uno o dos lugares fuera de los Evangelios. Uno de ellos es Hechos 20:35 donde Pablo está hablando con los ancianos en la iglesia de Éfeso y les dice que trabajen duro para ayudar a los necesitados, porque el Señor Jesús dijo, “Más bienaventurado es dar que en recibir”. Y todos se preguntan, “¿Dónde dijo eso?” Si yo tuviera que votar, diría Juan 13:17. Este es el sentido, ya sea que lo haya dicho con estas mismas palabras o no.

Por tanto, sí, estoy diciendo que el sentido de Juan 13:1–20 es que para ser apto, para poder representar a Jesús en el mundo a fin de que, cuando la gente te recibe a ti, lo reciba a Él, debes ser la clase de persona que gustosamente sirve con humildad a los demás. Esto es a lo que me refiero porque esto es lo que dice el texto.


Read, watch, or listen to the full message: