¡Hosanna!

Domingo de Ramos


Una de las preocupaciones acerca del ministerio musical de niños es que entiendan lo que cantan y lo hagan pensando en ello. Comparto esta preocupación con nuestra gente. En unos momentos el coro cantará una canción llamada "Hosanna, Hosanna" y luego todos cantaremos una canción que comienza de la siguiente manera: "¡Hosanna en las alturas!" de modo que quiero dar una pequeña lección de griego y hebreo, para asegurarme de que todos sepamos lo que el Nuevo Testamento quiere decir cuando en tres lugares distintos dice: "¡Hosanna al hijo de David!" (Mateo 21:9,15), "¡Hosanna en las alturas!" (Marcos 11:9, 10) o simplemente, "¡Hosanna!" (Juan 12:13).

Una Lección de Griego y Hebreo

Todos sabemos que el Nuevo Testamento primero fue escrito en griego y el Antiguo Testamento primero fue escrito en hebreo. Siempre que aparece la palabra "Hosanna" en el Nuevo Testamento, ¿Tiene idea de cuál es la palabra en griego? ¡Es correcto, la palabra es "Hosanna". Todos lo que hicieron los traductores del idioma ingles fue utilizar letras Inglesas (h-o-s-a-n-n-a) para reproducir el sonido de una palabra en Griego.

Pero si busca en un diccionario griego su significado, ¿sabe que encontrará? Encontrará que al fin de cuentas no es una palabra Griega originalmente. Los hombres que escribieron el Nuevo Testamento en Griego hicieron exactamente lo mismo con una palabra en Hebreo que lo que nuestros traductores al inglés hicieron con una palabra en Griego: Utilizaron letras en Griego para simular el sonido de una frase en Hebreo. Se que suena algo complicado, pero en realidad no lo es. Nuestra palabra "Hosanna" en inglés viene de una palabra Griega "hosanna" cuya palabra se deriva a su vez de una frase Hebrea:hoshiya na.

Y esta frase hebrea se encuentra en un sólo lugar en todo el Antiguo Testamento en el Salmo 118:25, donde significa: "¡Sálvanos, por favor!" Es un clamor por ayuda a Dios. Es como cuando alguien te empuja desde el trampolín sin saber nadar y sales gritando: "¡ayuda, sálvenme . . . ¡Hoshiya na!"

Un Cambio de Significado

Algo sucedió a la frase hebrea hoshiya na. El significado cambió a lo largo de los años. En el salmo es seguida inmediatamente de la exclamación: "¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!" la petición por ayuda, hoshiya na se respondió casi antes que saliera de la boca del salmista. Y a lo largo de los siglos la frase hoshiya na dejó de ser una petición de ayuda en el lenguaje ordinario de los Judíos. En su lugar, esta frase se convirtió en un grito de esperanza y jubilo. Solía significar "¡sálvame, por favor!" pero poco a poco llegó a significar "¡salvación, salvación ha llegado!" Solía ser lo que dirías al caer del trampolín. ¡Pero acabó siendo lo que dices cuando ves al socorrista venir a salvarte! Es la emoción que se siente en el corazón al ver esperanza, gozo y salvación en camino, una emoción que no se puede guardar.

De modo que "Hosanna" significa "¡Hurra por la salvación! ¡La salvación viene, la salvación esta aquí!¡Salvación, salvación!"

Y "¡Hosanna al hijo de David!" significa "¡El Hijo de David es nuestra salvación! ¡Hurra por el rey!¡La salvación pertenece al rey!"

Y "¡Hosanna en las alturas!" significa "Que todos los ángeles del cielo se unan al canto de alabanza ¡Salvación, salvación, dejad que en lo mas alto del cielo se cante la canción!"

Dos Tipos de Hosannas

Imagine un partido de la Super Bowl y, (créalo o no) los Vikingos van ganando por tres puntos a los Pittsurgh Steelers. Los Steelers van por 35 puntos y no tienen más tiempos muertos. Quedan sólo dos segundos en el reloj. Los fanáticos de los Vikingos se enloquecen y los Steelers se ponen en fila, simulan un lanzamiento hacia los receptores del lado izquierdo, y lanzan un gran barrido hacia el lado derecho. El receptor queda libre y se dirige al final del lado derecho 40- 45- 50- 55. La única esperanza para los Vikingos es Willie Teal, la seguridad, correr una diagonal a lo largo del campo. Y desde la grada de los Vikingos salen dos tipos de hosanna, el antiguo y el nuevo. Una parte grita "¡atrápalo, atrápalo Willie!" (el cual sería el antiguo hosanna). La otra parte de la multitud grita: "¡Lo tienes, lo tienes Willie!" (el cual sería el nuevo hosanna). La palabra pasa del ruego a la alabanza, del llanto a la confianza.

De modo que cuando cantemos "Hosanna" ahora, hagámoslo muy personal. Convirtámoslo en nuestra alabanza y nuestra confianza. El hijo de David ha llegado. Nos ha salvado de la culpa, del miedo y de la desesperanza. "¡Salvación! ¡La salvación pertenece a nuestro Dios y al Hijo! ¡Hosanna! ¡Hosanna en las alturas!"