Lo que Dios puede hacer en el devocional diario


Transcripción de audio

Te acabas de levantar temprano, antes de que nadie más se mueva, excepto que puedes oír a tu esposa agitarse. El adolescente probablemente no se ha levantado, pero se acerca la hora de la escuela, así que puede que esté arrastrándose fuera de la cama. Y estás leyendo tu Biblia en tu lugar favorito, tranquilo y apartado. Estás leyendo sobre Dios, y sobre sus caminos.

Y entonces, silenciosamente, quizás inesperadamente, Dios cambia sobrenaturalmente tu forma de pensar, y ya no estás simplemente leyendo acerca de Él. Eres consciente de que está aquí. El Cristo vivo y resucitado está en esta habitación, y te está hablando a través de esa página. Y tu alma pasa de pensar en Él a hablarle. Ahora estás convirtiendo la palabra en declaraciones para Él, en el sentido de "esto es lo que eres".

Y entonces, sobrenaturalmente, cambias a otra mentalidad, y no te encuentras simplemente hablándole lo que estás aprendiendo de Él en el texto, sino que te encuentras a ti mismo diciendo: "Te amo". Te quiero. Me encanta tu paciencia. Amo tu misericordia. Me encanta tu poder. Me encanta tu sabiduría. Me encanta la forma en que silencias a la gente orgullosa y miras tiernamente a los quebrantados. Lo cual hace que me de cuenta cuenta, Jesús, de cuánto lamento el pecado de anoche".

Y la palabra, a medida que avanzas, está despertando e informando tu continua comunión con el Dios viviente a través de Cristo. Y en esa comunión, estás viendo su gloria, cuántas facetas de este diamante hay, y estás probando su bondad, y estás siendo atraído a confiar en su promesa, y las ansiedades del día están empezando a desaparecer con una paz inexpresable.

Y te levantas, puede que hayas estado allí quince minutos, puede que haya sido media hora, o una hora. Te levantas con las promesas de Dios que te dan una paz sobrenatural que sobrepasa todo entendimiento, y vas a buscar a tu esposa, y pones sus mejillas entre tus manos, y la miras directamente a los ojos, y le dices: "Tú eres un precioso regalo de Dios para mí. Sólo tenía ganas de decirlo".

Y luego, subes a la habitación de tu hijo y llamas a la puerta. "¿Sí?" Y abres la puerta y dices: "Sólo necesitaba decir cuánto lamento el arrebato de anoche. Estuvo mal, y necesito que me perdones antes de ir a trabajar".

Y desayunas, sales al garaje y consigues una pala. La pones en el maletero. Te vas a trabajar, porque ayer, recuerdas a un tipo que se quejaba en el trabajo sobre cómo iba a tener que plantar un árbol alto esta noche en su jardín, y eso va a requerir un hoyo muy profundo, y odia cavar. Y después del trabajo, lo ayudas a cavar, y tal vez, sobrenaturalmente, dice: "¿Cuál es la razón de la esperanza que hay en ti?" Y le dices lo que lees en el Libro por la mañana, y tal vez, por gracia, de manera sobrenatural, glorifica a Dios en el día de la visitación (1 Pedro 2:12).

Ese es el objetivo de leer la Biblia sobrenaturalmente.


Read, watch, or listen to the full message: