‘Te ayudaré’


Transcripción de audio

La segunda práctica es guardar en mi memoria una valiosa reserva de promesas multiuso —promesas generales y multiuso— preparadas para confiar en ellas en cualquier momento, cuando Dios no da a mi mente nada más específico. Estos son mis tesoros predeterminados. Son de tal amplitud que siempre son relevantes en cada situación que predique, sin importar cuál sea. Por ejemplo:

No temas, porque Yo estoy contigo;
no te desalientes, porque Yo soy tu Dios.
Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré,
sí, te sostendré con la diestra de mi justicia. (Isaías 41:10, LBLA)

¿Hay una frase más preciosa antes de predicar que “Sam, te ayudaré” dicha por el Creador del universo? “Jason, te ayudaré. Te ayudaré. Te fortaleceré. Te ayudaré. Yo te sostendré con la mano derecha de mi justicia”. Isaías 41:10 es la promesa de confianza más común en mi vida.

Ni el ojo había visto a un Dios fuera de ti, que obrara [o actúa] a favor del que esperaba en Él. (Isaías 64:4)

“Obro para las personas que me esperan. ¿Podrías hacer una pausa justo ahí, en los diez segundos antes de entrar en este púlpito, y reconocerme? Espérame. Mírame. Obro para gente así”. Te diré que eso es empoderador. Cuando Dios Todopoderoso te dice eso: “Yo obro. Yo obro para ti.”, eso da temor. “No, yo pensé que era tu siervo”.

Mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. (Filipenses 4:19)

¿Puede ser eso más expansivo? No. “Mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades”. No tienes una necesidad que Él no te supla en ese momento, si confías en Él. Y tu necesidad puede ser fallar y olvidar tus notas, y quedarte afónico y solo ser capaz de pensar en lo que está sucediendo en casa. Esa puede ser tu necesidad. Ten cuidado de cómo aplicas las promesas de Dios como si solo fuera un cumplidor de promesas a medias. Él satisface cada necesidad de sus hijos que confían en Él.

Dios puede hacer que toda gracia abunde para vosotros,a fin de que teniendo siempre todo lo suficiente en todas las cosas, abundéis para toda buena obra. (2 Corintios 9:8)

Incluyendo este momento en la predicación. Habrá una suficiencia. Esas son mis cuatro promesas de tesoro predeterminadas. Siempre son relevantes. Siempre son válidas. Siempre son útiles. Y las uso, especialmente la número uno, porque simplemente es el zumbido de los engranajes en mi mente, cuando mi mente no está enganchada a nada más. “Te ayudaré. Te ayudaré. Te ayudaré”.

Y el asunto es: “¿Confías en Mí? ¿Estás caminando en esta situación dudando de mí?”. ¿Eres como una onda del mar arrastrada de una parte a otra —de doble ánimo? “Tal vez no me ayudarás, tal vez sí”. El Espíritu Santo no va a fluir allí. Él fluye a través de escuchar con fe. Ese es el hábito número dos: asegúrate de que tu mente tenga una batería de promesas a las que puedas recurrir en cualquier momento y confía en que Dios te ayudará.

 


Read, watch, or listen to the full message: