Su luz brilla en la oscuridad


Transcripción de audio

¿Qué significa la frase “luz del mundo”? Juan 8.12 dice: “Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo” (LBLA). ¿Qué significa “del mundo”? El mundo entero no estaba siendo iluminado cuando Jesús dijo estas palabras y tampoco lo está siendo ahora. Puedes verlo en el texto, está muy claro. Jesús continúa diciendo: “El que me sigue no andará en tinieblas”. Esto quiere decir que si no lo seguimos, caminaremos en tinieblas, lo cual significa que hay tinieblas en este mundo.

Si sigues a Jesús, no caminarás en tinieblas. Si no lo sigues, caminarás en tinieblas. Ahí están latentes. Entonces, ¿qué quiere decir “luz del mundo” si las tinieblas están ahí y Jesús aún no las ha quitado? Esto es lo que yo creo que significa. Te daré cuatro significados que creo que son ciertos.

Primero, que Jesús sea él mismo “la luz del mundo”, quiere decir que el mundo no tiene otra luz aparte de él. Si habrá una luz en el mundo, ésa será Jesús. Es Jesús o las tinieblas. No hay una tercera alternativa. No hay otra luz. Entonces él es la luz del mundo en cuanto a que no hay otra luz en el mundo. Sólo hay tinieblas.

Segundo, significa, por lo tanto, que todo el mundo y cada persona que lo habita, necesita que Jesús sea su luz porque están en tinieblas sin él. Todos necesitan a Jesús como su luz. No hay otra luz.

Tercero, significa que el mundo fue creado para esta luz. “La luz del mundo” significa que Dios creó este mundo para esta luz. La creación fue hecha para que esta luz la llenara. No es una luz ajena a este mundo. Esta es la luz del dueño de este mundo. Cuando esta luz viene, no solamente hace del pecado algo llano, ajeno y terrible en contraste a lo que Dios creó, sino que nos otorga la habilidad para ver lo bueno de su luz verdadera. Sin la luz de Jesús, no ves nada como realmente deberías verlo.

La luz de Jesús ilumina todo con su propia belleza. Sin la luz de Jesús en nuestros corazones, haciéndonos ver el mundo que fue hecho para esta luz, no podemos ver el mundo tal como es a los ojos de Dios. Todo es oscuridad. Este mundo fue hecho para ser iluminado por esta luz. La luz de Cristo es originaria del mundo, no ajena a él.

Cuarto, algún día este mundo será lleno de la luz de Jesús –y sólo por su luz. Cuando esta luz venga, no sólo hará del pecado algo llano, sino que tarde o temprano se llevará todas las tinieblas y las desterrará de este mundo. Esto incluye las obras del maligno y a sus hijos. Es por eso que Jesús llamó al infierno “las tinieblas de afuera” (Mateo 8:12, 22:13, 25:30).

No habrá tinieblas en el mundo ni en el universo. El infierno queda totalmente fuera de la creación que Dios ha hecho, siendo éste su único lugar. Y este lugar es oscuro –totalmente oscuro. No temas al fuego sin la luz. Esto no representa un problema para Dios. Hay más horrores en el infierno de los que jamás hayas soñado – tinieblas, las tinieblas de afuera y no sabes de dónde proviene el siguiente golpe.

Jesús es el resplandor del Padre y llenará el mundo y todo lo que está en él con su luz. Jesús es la luz del mundo.


Read, watch, or listen to the full message: