El Lenguaje del Cielo

Salmos de verano

Mensaje del domingo por la noche


Los cielos declaran la gloria de Dios
y el firmamento proclama la obra de sus manos
Un día emite palabra al otro día,
y una noche a la otra noche revela sabiduría.
No hay lenguaje, no hay palabras;
no se oye su voz.
Por toda la tierra su mensaje ha salido,
y hasta los confines del mundo sus palabras.
En ellos puso un pabellón para el sol,
Y éste, como un esposo que sale de su alcoba,
se prepara cual hombre fuerte a recorrer su camino.
De un extremo de los cielos es su salida,
y su curso hasta el otro extremo de ellos;
y nada hay que se esconda de su calor.

Los versículos 1-4 son muy diferentes de los versículos 5 y 6. De hecho, los versículos 5 y 6 son tan diferentes que me atrajeron de una forma irresistible a hacer algo más que simplemente explicarlos. Pero nos estamos apresurando. Miremos primero los versículos 1-4, para ver si podemos profundizar el enfoque de la visión de David. Esto se aclaró totalmente para mí cuando detecté cuatro observaciones que hizo David.

La Naturaleza Habla Constantemente

1. Primero, del versículo 2: “Un día transmite el mensaje al otro día, y una noche a la otra noche revela sabiduría”. Simplemente, la observación es que el conocimiento proviene de la naturaleza, día y noche. En la noche, el cielo nocturno habla. Durante el día, habla el cielo diurno. O para ser más preciso, el mensaje fluye. La naturaleza no susurra - grita, y grita continuamente. Todos estábamos sorprendidos con cinerama cuando la pantalla curva daba esa impresión tan vívida. Y ahora se puede caminar por el Omni-teatro del Museo de Ciencia de St. Paul y oír todos los uuuuhs y ahhhhs, a medida que la gente se reclina y se ve envuelta en una pantalla abovedada, y luego una hora después, salen a una bóveda y a un drama tridimensional diez millones de veces más grande, más impredecible y lleno de suspenso, pero no se escucha exclamación alguna. ¿Por qué?

Clyde Kilby, un profesor de literatura de Wheaton, dió esta respuesta:

No hay manera de que la caída del hombre pueda sentirse con más fuerza que simplemente al notar lo que todos hacemos con la primera nevada o los primeros brotes de primavera. El Lunes, nos llenan de encanto y sentido y el Martes, simplemente los ignoramos. No hay ninguna cantidad de gritos diciéndonos que esto está mal, puede cambiar este hecho durante mucho tiempo . . . Sólo algún poder estético que sea parecido a la misma creatividad de Dios tiene la capacidad de renovarnos, regalándonos el poder de ver.

Él piensa que la razón por la cual le prestamos poca atención al omni-teatro de Dios es porque somos criaturas inmorales y pecadoras. Y estoy de acuerdo, porque no puedo imaginar que los ángeles en el Cielo se cansen de la belleza de Dios o que Dios mismo se aburra de la belleza de su Hijo. En el Cielo hay una energía siempre renovada de percepción y gozo. Pero, el hombre pecador está plagado del proverbio “La confianza hace perder el respeto”.

Seguramente, la redención significa que nos vamos a liberar de ese proverbio. Si no, no existiría el Cielo, sino un infierno de creciente desprecio. Y como nuestra redención ha comenzado en esta era, los cristianos tenemos que ver mejor, más que la gente en general, el conocimiento que fluye cada día y cada noche. Tenemos que ser la clase de personas que sale de casa en la mañana con la misma sensación de suspenso y expectativa con la que entramos a ver un nuevo espectáculo en el Omni-teatro.

Visual, No Verbal

2. La segunda observación de David que quiero que veamos está en el versículo 3: “No hay mensaje, no hay palabras; no se oye su voz”. En otras palabras, el conocimiento que fluye día y noche es visual, no verbal. Sabemos, por el versículo 7 y los que siguen, que a David le encantaba la revelación verbal de Dios, por lo tanto no está menospreciando eso. Pero también se deleita en la revelación visual de Dios y la menciona primero porque se completa con la verbal y también porque aparece primero, no solo en el orden de la creación (Dios hizo las cosas para el hombre antes de hablarle), sino también en el orden de cada vida (un niño aprende mirando el mundo antes de que pueda entender el lenguaje).

En la actualidad, nos dicen que vivimos en una era visual en vez de verbal. La gente necesita imágenes no conferencias. La televisión y el cine han conspirado para que nos desencantemos con el razonamiento y nos enamoremos con películas. Esto es prácticamente cierto, creo, pero en parte es engañoso. Han debilitado nuestras mentes, pero no estoy seguro de que hayan fortalecido nuestros ojos. Que estemos condicionados a ansiar hacer algo no significa que seamos mejores en eso. Sin lugar a dudas, ansiamos y dependemos de lo visual, pero dudo que seamos mejores en observar que nuestros antepasados.

Al menos, hay dos maneras de ver: una es pasiva y la otra es activa. Ver de forma activa es interpretar lo que se mira, proyectándolo con nuestra mente para buscar el sentido – no necesariamente el sentido verbal – sino todo el patrón y el diseño que el artista (ya sea Dios o el hombre) planificaron. Cuando los ojos expertos miran el Pablo en Prisión, de Rembrandt, ven más que lo que pueden ver los ojos que no están capacitados, porque estos últimos son activos e interpretan, mientras que los ojos inexpertos son pasivos.

Mi sospecha es que la televisión en general no entrena el ver de manera activa, sino que incentiva el mirar pasivamente. Nadie va al Instituto de Arte de Minneapolis para mirar una pintura; uno va a ver, a observar, a examinar. Pero, uno va a la casa a mirar T.V. Por consiguiente, no me siento muy incentivado por nuestra cultura, porque aunque hoy dependemos de lo visual, no creo que visualmente seamos más agudos y perceptivos. Nuestra habilidad para ver de manera activa no es mejor que en los tiempos previos a la T.V. Quizás sea más débil.

La conclusión de esto es que todos tenemos un largo camino que recorrer para convertirnos en más expertos en notar la expresión sin voz de la naturaleza. Tenemos que ponernos en acción para formar los hábitos de ver activamente más que mirar pasivamente. Mas información sobre cómo hacer esto, mas luego.

Disponible para Todos

3. La tercera observación que quiero que veamos está en el versículo 4: “Mas por toda la tierra salió su mensaje (or voz), y hasta los confines del mundo sus palabras”. En otras palabras, el conocimiento sin voz, que fluye en días y noches, está disponible para todos los que en la tierra no son físicamente ciegos. Este no es un conocimiento privado o secreto. La luna que ven esta noche es la misma luna que brilla en Shangai, Moscú o Londres. Y no solo eso, es la misma luna que Shakespeare miraba cuando escribió algunos de sus sonetos. La naturaleza es un lenguaje trans-geográfico y trans-temporal. El resultado de esto es que se puede hacer responsable a todos los hombres por reconocer la verdad de lo que la naturaleza comunica. ¿Qué comunica la naturaleza?

Haciendo Conocer la Gloria de Dios

4. Esto nos lleva a la observación número 4, que se encuentra en el versículo 1: “Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos”. El conocimiento visual, sin voz, universalmente disponible, es que detrás de todo eso hay un Dios glorioso como creador del mundo. El mundo es la obra de sus manos y Él es glorioso. De esto aprendí tres cosas. Primero, la naturaleza nos debe llevar a creer en Dios y su gloria como creador, por consiguiente, todo hombre que pueda percibir la naturaleza es responsable de honrar a Dios y agradecerle. Romanos 1:19-20 dice: “Lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa”.

Si no tuviera el testimonio de las Escrituras y la evidencia histórica de la vida y resurrección de Jesús, no sé si la naturaleza sería un argumento suficiente para hacerme creer en Dios. Pero, creo que en mis momentos más lúcidos y racionales, la existencia de personas conscientes, la razón, y la existencia de un plan de la naturaleza tan complejo y ordenado podrían dar un testimonio abrumador de un creador personal y sensato detrás del universo. Tenemos que estar contentos de que tenemos la revelación histórica y verbal de Dios, porque la mayoría de nosotros seríamos demasiado tercos, creo, como para reconocer a Dios a través de la naturaleza solamente.

Lo segundo que me ha mostrado el versículo 1 es, que incluso aunque creamos en Dios, es la naturaleza la que nos posibilita conocer realmente algunos de sus atributos. C.S.Lewis (a quien todos ustedes deberían leer) lo dice de esta manera:

La naturaleza nunca me enseñó que existe un Dios de gloria y majestad infinitas. Tuve que aprenderlo de otra manera. Pero, la naturaleza me dió un significado de la palabra Gloria. Aún no sé dónde más podría haberlo encontrado. No veo (tampoco) como el 'Temor' de Dios podría haber significado algo más para mí que no fuera los esfuerzos más mínimos y prudenciales para sentirme a salvo, si no hubiese visto nunca los amenazadores barrancos y los peñascos inaccesibles”. (Los Cuatro Amores, Capítulo 2).

En cuanto a mí, creo que puedo decir que nunca sentí realmente lo que significaba amar a Dios hasta que tuve la experiencia de deleitarme con algún impresionante fenómeno natural – el cielo en la noche, una cascada en el bosque de una montaña y un amanecer a través de la bruma de los Montes Apalaches. Creo que la naturaleza es la preparatoria de nuestros afectos, preparándolos para deleitarse en Dios.

Lo tercero que hizo para mí el versículo 1 es darme un sentido profundo de la eternidad de Dios. Si Dios hizo el universo, entonces hubo un tiempo en el que solo existía Dios. Eso en sí mismo, comienza a asombrar mi mente, estoy tentado de decir que, aparte de Dios, no existía nada. Pero, eso puede crear la imagen de un gran espacio con Dios solo en el medio. Pero, todo eso es equivocado. Alguna vez, únicamente Dios existía. Dios era todo lo que había. No había lugar para nada más, ni siquiera para la nada, porque todo lo que existía era Dios.

Luego, doy un paso más y me doy cuenta que este Dios nunca tuvo un comienzo. Nunca nació. El efecto que tiene en mí es hacerme temblar ante su naturaleza. Cada aspecto de nuestra naturaleza o personalidad se puede explicar como resultado de una característica genética o del medio ambiente o de una influencia espiritual. Uno se convierte en la persona que es. Crece, aprende, cambia y madura. Pero no Dios. Él es bueno, paciente, confiable, honesto, justo, misericordioso, pero nunca se convirtió en todo eso. Nunca aprendió nada de nadie, nunca creció, ni cambió, ni maduró. Simplemente, era lo que es desde la eternidad antes de la eternidad. Así de inimaginable como es, esto me dice: Él es seguro. Es una roca. No puede dejar de ser lo que ha sido desde toda la eternidad, porque no hay fuerzas que obren sobre Él que no tengan su origen definitivo en Él y estén limitadas por Él. Por eso, mi fe en el futuro de Dios se ve fortalecida enormemente, al considerar el hecho de que es el Creador eterno y glorioso.

Para resumir las observaciones en los versículos 1-4: 1) La naturaleza hace fluir el conocimiento día y noche (V. 2). 2) Este conocimiento no es verbal, sino visual (V.3). 3) Este conocimiento visual está disponible para que lo perciban todas las personas en todo el mundo, no solo para algunos. 4) El conocimiento importante es que Dios es el Creador glorioso.

La Efusión del Gozo en Palabras

Ahora, vamos a considerar los versículos 5 y 6 para buscar algo muy diferente. “En ellos puso una tienda para el sol, y este, como un esposo que sale de su alcoba, se regocija cual hombre fuerte al correr su carrera. De un extremo de los cielos es su salida, y su curso hasta el otro extremo de ellos; y nada hay que se esconda de su calor”. ¿Qué está haciendo el salmista en estos dos versículos? Hace un tiempo, Noel me leyó una de las historietas de Doonesbury, de Gary Trudeau. En esta, había un compañero que se había mudado a California y estaba tratando de adecuarse y aprender a hablar a la californiano. Entonces, me leyó algunas líneas de poesía: “Mi corazón escasamente puede contener la alegria que cae, desde la media luna plateada meciendo las estrellas” Y el traductor a la jerga californiana dijo: “O, eso sería algo así como '¡Ah, uff, mira la luna!'”

El corazón humano no se sentirá satisfecho con esa forma de hablar. El salmista vio la salida del sol y algo pasó dentro de él. La alegría tenía que manifestarse en palabras para que otros la disfrutaran, pero “¡Ah, uff, mira el sol”! no funcionaría. En lugar de eso, encuentra una analogía. El sol naciente es como un esposo que sale de su alcoba camino a encontrar a su amada. Los versículos 5 y 6 se asemejan más que cualquier otra cosa en las Escrituras a lo que Wordsworth llamaba “la poderosa efusión del sentimiento espontáneo que se comtempla en la serenidad”. Simplemente, es una expresión poética de la alegría que proviene de contemplar la creación de Dios. No enseñan; exaltan. No informan tanto como deleitan.

Y lo mejor que se puede hacer con una poesía así, es disfrutarla y copiarla tanto como nuestros débiles poderes nos permitan. Tal vez, lo mejor que puedo hacer, para honrar la intención de los versículos 5 y 6, es demostrar que yo también he tratado de encontrar las palabras para algunos de los deleites que he tenido en la creación de Dios. Quizás se entusiasmen. Una alegría que no se expresa, probablemente es la mitad de intensa.

EL REGALO DE LA NIEVE

El consejo traté de seguir
Al que a mi esposa le di:
“No pises con todo el peso de tu cuerpo”,
Pero, por mi vida,
Permanecer no pude sobre la nieve
Cada cuarto o quinto paso
La inestable capa de hielo crujiría
A medio camino, al suelo me caería
En casi un metro de nieve –
Al igual que cuando en una escalera trepas
Y un paso en el aire das sin que lo sepas.

Pero un misterio hay en tal tropezón
Si a ese misterio se le da un corazón
Mas que un rezongón
Que raro que, con cada sobre salto
Mi cabeza deba echarse atrás
Para el firmamento mirar.
La nieve inestable al darme paso
El firmamento me haría enfrentar,
Me pregunto por qué.
Que inusual, en ese momento pensé
Asi mismo mi caída impertinente;
Ahora volvió en conjeturas mi mente:

Pudo ser…
¿Existe la posibilidad
De que la nieve, los cielos conociendo
De la cual vino,
Y la tierra con cuidado cubriendo
Por una vida corta y silenciosa,
Desee señalarme su primer hogar
Donde alguna vez conoció la libertad cayendo
Que yo jamás he conocido?
¿Pudo algo bueno haber sabido
Que conmigo compartiría;
Que en su deceso bajo mis pies
Aún revelaría
Como si me amara más que a la vida ?

¿Es más sabia que yo
Al saber que una caída es una total muerte
A menos que uno regrese nuevamente
A aquello de lo cual cayó?
¿Y más amable
Que como sacrificio me enseñaría,
La lección que para aprenderla, morir debía?

Me he equivocado al llamarla nieve voluble:
¿Debería asumir que las palabras de los agonizantes
Fluyan tan fácilmente como la de los vivientes?
Ceder el paso, no es simplemente un crujido al azar,
Es una manera de dar.

VERANO, 1968

Yo era un topógrafo en esos días
En el verano del sesenta y ocho
Y la alegria en los universitarios seguía
Tan vivo como el canto del reyezuelo

Quien por entonces temprano me despertaba;
El seminario aguardaba
Y en Diciembre el casamiento,
Asi que, mi trabajo iba en aumento

Para llegar a un comienzo es suficiente dos personas.
Pero mirando hacia atrás en esas semanas
No son los recuerdos de la escuela
Que ni yo, y mi corazón tenían.

Se llenó con gozo, lo que agrada el presente.
No, mi placer ahora surge
De una imagen solitaria en mi mente
De un día raro y de la misma forma

El sol, el viento y la tierra cultivada
Conmover mi alma conspiraban.
Un ferrocarril, era la frotera,
Del dominio y de la granja de Wayne.

Yo esperaba y la barra sostenía
Mientras Jim y él hacia la camioneta caminaban
Luego hasta el caballete conduciría
Para que ellos el trípode ajustar pudieran

Y montar el arma para disparar con cuidado
El límite norte del granjero.
Allí estaba yo solo, parado
Mudo, entre el brillante sendero,

Mientras tendidos a la espera de la ruidosa carga:
Una interminable y sola conocida soledad
Hacia una elevada, desplegada vía
Que uniendo sus carriles recto se extendía

Fuera de vista el este y el oeste;
Una inmensa y sublime soledad
Mi alma agobiante por el anhelo de la distancia aliviaba
Sentí un mordaz deleite

Por todas las formas, colores y movimientos
Que en frente de mis ojos se extendía
Los campos de terreno, radiantes.
Un océano dorado era una cuarta parte.

Marea torrentosa y agitante
En variaciones de luz centellante
Y oscuras. Otro al oeste,
era donde la familia reside

En medio de un bosque de robles gigantes
A lo largo de un arroyo sombreado:
Una familia de granjeros ocupados,
Fuertes y bronceados era la clase de gente.

Quien sabe del gozo de una noche silenciosa.
Los distritos hacia el norte fueron formados
Y por un riachuelo separados
Que entreteniendo alegraban de forma graciosa.

Formando dos pianos
De un campo de fríjol extendido
Cuyos verdes largos acordes
Una canción vibraban por doquier

El gran músico Eolo.
Los campos poblados y la alegre arboleda
Envolvieron mi alma en gozo silencioso
Y dejó mi cuerpo tembloroso,

Estremeciendo en soledad,
Hasta que una bandera amarilla
Desde el caballete distante del ferrocarril
Anunciaba mi deber con tosquedad.

Nuevamente llamando y yo distraído,
la barra erguida debía mantener
Y un buen topógrafo ser -
Como si no lo hubiera sido.

CIÉNAGA

Estas bellas formas
Después de una larga ausencia para mí no ha sido
Como un paisaje para un hombre ciego
Pero a menudo, en aisladas estancias y entre el ruido
De pueblos y ciudades, Que yo les he debido
En mis horas de fatiga, Dulces sensaciones
Sentidas en la sangre y a lo largo del corazón . . .

William Wordsworth

Tres quebradas boscosas se unen, dos trayendo torrentes
La otra recibiendo ambas; o debería decir
Mil años atrás dos quebradas convergían y fluían juntas
Y lentamente al lugar trajeron sus corrientes
Pequeños riachuelos, yo pensé,
que tienen dichas rocas en sus orillas;
pero cuando me senté y escuché,
El goteo constante parecía reírse de mi incredulidad:
la risa que siempre pasa, que siempre está presente
hacía eco de un antiguo poder.
Las montañas que se alzan de las corrientes que se unen
Encerraban una complicada cuenca,
La hondonada donde acampamos, era una loma casi desolada
En donde el fuego había quitado la vida de la superficie,
Pero desérticos arbustos crecían fuera de las raíces y semillas no quemadas.
Nada alto crece en las laderas de las montañas.
Pero, en el valle había árboles, y aquí, debajo de solo uno de ellos,
Montamos nuestra carpa. El valle y los cerros eran nuestros;
Lo que sentimos apenas lo habíamos empezado a sentir:
Rodeados por los cerros, las horas se alargaban
Entre la primera luz de la mañana y
La salida del sol . . .
La niebla a primera hora de la mañana se mecía en los valles,
Desapareciendo lentamente con el sol naciente . . .
El sonido gélido de un arroyo en la mañana
Y el salpicar sobre la cara que se despierta . . .
El serpentear de los lagartos debajo de lo pies
por donde caminábamos . . .
La oscura y verde humedad de un viejo pozo de agua
Y una vieja bomba oxidada, y un goteo de agua
Tan marrón como la bomba, y las sonrisas de
“Podríamos haber sabido” . . .
Una pequeña letrina o los grandes espacios abiertos
Dependiendo de que es lo más sensible:
Tu nariz o tu orgullo . . .
El zumbido de cientos de abejas en un árbol
Como el sonido de millones en la ladera . . .
Con un inesperado sonido de enfado
Un inofensivo colibrí
Como un silenciador en un cañón o un escarabajo gigante . . .
Moscas minúsculas y diminutos mosquitos
Quienes debieron haber aprendido su oficio en el Otoño . . .
Pequeñas gruesas hojas de espinosas plantas desérticas
Y cerros amarillos y violetas . . .

Escalando . . .
El lento ascenso donde el viento,
Que alguna vez solo era placentero,
Comienza a amenazar lentamente
El equilibrio de nuestro peso . . .
El temblor penetrante de nuestros músculos
Por el esfuerzo y la altura . . .
La impotencia abrupta
De un punto de apoyo resbaladizo o de una rama quebradiza . . .
El nudo en el estómago
Una debilidad totalmente única en nuestras rodillas
Al pisar cerca de un precipicio . . .
La cima: el aplauso inigualable de un corazón retumbante
Al pararme sobre el lugar angosto . . .
Las marcas de carbono en la cara de una amada
Al alcanzar la cima y mi mano . . .
La renovada sensación de primaveras anteriores
De sol ardiente y de brisa penetrante . . .
La modesta ilusión de distancia, cuando mi roca,
Que sin duda lanzada por el riachuelo abajo,
Se desploma desgraciadamente hacia la tierra
A mitad de camino montaña abajo . . .
De una montaña de sándwiches de mantequilla de maní
Y un descanso apacible bajo el sol . . .
Del otro lado el descenso, y luego,
El tímido y orgullo alegre de una frecuente mirada
En la cima distante sobre el cual pondría mis pies . . .
El descubrimiento de un continuo y fresco remanso,
Luego su cabello que caía y sus pantalones remangados,
Y los dedos de los pies rojos y dolidos en la arena del torrente . . .
Los brillantes ojos de un niño
Quien con un año menos
Se habría sentado en el remanso. . .
El campamento, el descanso, y la carne guisada caliente
Mientras la noche fresca cierra un día de caminata . . .
Orando tomados de la mano desde el corazón de las imaginaciones de Dios . . .
Jugando a quien encontrará las primeras cinco estrellas
y poniendo como meta diez. . . Cuando perdí
La llegada de la oscuridad y de los grillos,
Y nuestros cuerpos acostándose para dormir . . .
Despertando a las tres con un cielo tan blanco de estrellas
Como para hacer que tu corazón palpite más rápido . . .
De vuelta en Paz.

Resoluciones de Clyde Kilby

Voy a concluir leyendo once pasos prácticos que usó mi ex profesor Clyde Kilby, para mantenerse vivo en la belleza del mundo de Dios.

  1. Al menos una vez al día miraré fijamente al cielo y recordaré que yo, alguien consciente con una conciencia, estoy en un planeta, viajando en el espacio con cosas maravillosamente misteriosas arriba y sobre mí.
  2. En vez de la idea acostumbrada de un cambio evolucionario, sin sentido e interminable, al cual no podemos agregar ni quitar, voy a suponer que el universo está guiado por una inteligencia superior, la cual, como dijo Aristóteles del drama griego, requiere un comienzo, un intermedio y un final. Creo que esto me va a salvar del cinismo expresado por Bertrand Russel antes de su muerte, cuando dijo: “Hay oscuridad afuera y cuando muera habrá oscuridad adentro. No hay esplendor ni inmensidad en ningún lado, solo trivialidad por un momento, y luego nada”.
  3. No caeré en la falsedad de que este día, o cualquier otro día, son simplemente otras inciertas veinticuatro horas, lentas y pesadas, sino más bien un evento único, si así lo deseara, con potencialidades valiosas. No seré lo suficientemente tonto como para suponer que los problemas y el dolor son paréntesis totalmente malvados en mi existencia, sino probables escaleras para alcanzar la madurez moral y espiritual.
  4. No convertiré mi vida en una delgada línea recta que prefiere lo abstracto a la realidad. Sabré lo que estoy haciendo cuando pienso de manera abstracta, lo cual, por supuesto, tendré que hacer con frecuencia.
  5. No menospreciaré mi propia singularidad por envidiar a otros. No voy a escudriñarme a mí mismo para descubrir a cuál categoría psicológica o social podría pertenecer. Principalmente, me olvidaré de mí mismo y haré mi trabajo.
  6. Abriré mis ojos y mis oídos. Una vez al día simplemente me quedaré mirando un árbol, una flor, una nube o una persona. Entonces, no me preocuparé en absoluto por preguntar qué son, sino simplemente sentirme contento porque existen. Con alegría, les dejaré ser el misterio de lo que Lewis llama su “divina, mágica, aterradora y eufórica” existencia.
  7. A veces, rememoraré la frescura de la visión que tenía en mi niñez y trataré, al menos por un momento, ser, como en las palabras de Lewis Carroll, el “niño de la mente clara y los asombrosos ojos soñadores”.
  8. Seguiré el consejo de Darwin y recurriré a cosas creativas como la buena literatura y la buena música, preferiblemente, como sugiere Lewis, un viejo libro y música inolvidable.
  9. No permitiré que el ataque endemoniado de este siglo usurpe todas mis energías, pero a cambio, como sugirió Charles Williams “viviré el momento en su momento”. Voy a tratar de vivir bien ahora, porque el único tiempo que existe es precisamente ahora.
  10. Aunque solo sea por un cambio de punto de vista, asumiré que mis antepasados provienen de los Cielos más que de las cavernas.
  11. Aún si resulta que estoy equivocado, apostaré mi vida en la suposición de que este no es un mundo fatuo, ni es manejado por un propietario ausente, sino que hoy, este mismo día, se agrega alguna pincelada a este lienzo cósmico, que a su debido tiempo, voy a reconocer con alegría como una pincelada hecha por el Arquitecto que se llama a sí mismo Alfa y Omega.