Un Resumen Teológico sobre la Oración

A continuación hay cinco afirmaciones de John Piper como un resumen teológico de la oración. La deducción tras estas afirmaciones es que conocer más del propósito de Dios intensificará nuestro compromiso de orar y nos ayudará a glorificar a Dios por lo que él hace y porque lo hace.

1. Dios ha creado el universo y todo lo que hay en el para mostrar las riquezas de la gloria de su gracia.

Isaías 43:6-7: "Trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la tierra, 7 todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice."

Efesios 1:6,12,14: para alabanza de la gloria de su gracia... para alabanza de su gloria...para alabanza de su gloria.

Romanos 9:23: ... para hacer notorias las riquezas de su gloria...para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria.

2. Por lo tanto toda persona debe actuar de manera que llame la atención hacia la gloria de la gracia de Dios.

Mateo 5:16: Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

1 Corintios 10:31 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

3. La obediencia y el servicio del pueblo de Dios le glorificará más cuando ellos concientemente y manifiestamente dependan de él para hacer lo que hacen por su gracia y su poder.

1 Pedro 4:11 Si alguno habla (debe hacerlo), hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

2 Tesalonicenses 1:11-12 Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder, 12 para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.

4. Orar por la ayuda de Dios es una manera en la que Dios sostiene y manifiesta la dependencia de su pueblo en su gracia y su poder. La necesidad de oración es un recordatorio constante y una muestra de nuestra dependencia en Dios para todo, de tal manera que el sea glorificado cuando nos llega la ayuda.

Salmo 50:15; Invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.

Juan 14:13: Todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

5. Cuando el Espíritu inspira y dirige los gemidos en nuestro corazón, ocurre el propósito supremo de el universo: Dios recibe la gloria porque el Espíritu de Dios genera los gemidos en nosotros; Dios recibe la gloria porque Dios el Padre es el que realiza lo que el Espiritu pide; Dios obtiene la gloria porque Dios el hijo compró para los pecadores todas las bendiciones que recibirán; y Dios obtiene la gloria porque nuestros corazones se convierten en el escenario de su acción divina, para que conozcamos y esperimentemos así la intercesión llena de gracia de Dios hacia nosotros y podamos asi concientemente darle gracias y alabanzas.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org