Cómo ser fuerte en el Señor

1. "La alegría del Señor es vuestra fortaleza" (Nehemías 8:10).

¿No es bueno pertenecer a un Dios que convierte en felicidad la vía al poder? Satanás es un dios muy sombrío. Pero Jesús dijo, "Alegraos en ese día y saltad de gozo, porque he aquí, vuestra recompensa es grande en el cielo" (Lucas 6:23). Satanás no soporta el canto de los santos. (Sabiendo esto, crea sustitutos "musicales" que no son los cantos de gente feliz, sino más bien gruñidos y gritos de gente sin paz). He visto expulsar a Satanás con los cantos de Cristianos llenos de esperanza. Y sé que en mi propia experiencia, buscar el ritmo para acabar la carrera significa recuperar el gozo en el Señor una y otra vez. El gozo es un gran poder.

2. "Nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios" (Romanos 5:2).

A veces la alegría viene de lo que tenemos ahora-el perdón de pecados, la comunión con Dios, una vida con propósito, la adoración, la comunión, la salida y la puesta del sol, amigos y familia estupendos. Pero el sencillo y doloroso hecho es que "nuestro hombre exterior va decayendo" (2ª Corintiios 4:16); y somos "afligidos en todo... perplejos... perseguidos... derribados" (2ª Corintios 4:8-9); y los que tenemos el Espíritu "gemimos en nuestro interior, aguardando la adopción, la redención de nuestro cuerpo" (Romanos 8:23). Por lo tanto, si vamos a tener un gozo constante en esta vida, tendrá que ser "en esperanza". "Porque en esperanza hemos sido salvos, pero la esperanza que se ve no es esperanza, pues, ¿por qué esperar lo que uno ve? Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos"- y con gozo (Romanos 8:24 y ss.). Así pues "¡gocémonos en la esperanza!" (Romanos 12:12).

3. "El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado... La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera." (Apocalipsis 21:4,23).

Esta es nuestra esperanza. La gloria de Dios un día se situará al frente de una nueva creación y borrará todo lo malo, todo el dolor, toda la trsiteza, todo el miedo y toda la culpa. Toda obediencia y fidelidad será reivindicada y recompensanda. Toda la abnegación y sufrimiento en fe será recompensada 100 veces mas. "El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas?" (Romanos 8:32). Todo lo que pertenece a Dios será dado como heredad a sus hijos para su disfrute eterno.

4."No ceso de (pedir) para que los ojos de vuestro corazón sean iluminados, para que sepáis cuál es la esperanza de su llamamiento, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos" (Efesios 1:16-18).

El gran desafío para nosotros ahora es conocer la gloria de nuestra esperanza. Para ver con los ojos del corazón y no pensar sólo en ello con la mente. Es la gran guerra espiritual. Y esto se combate con la televisión apagada, de rodillas con la palabra. Dios no permite que "veamos lo que no se ve y oigamos lo que no oimos". Oremos de todo corazón que el Dios que dijo "hágase la luz" brille en nuestros corazones "para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo" (2ª Corintios 4:6).

Resumen

Orar para ver > contemplar la gloria de Dios > esperar en esa gloria > gozarnos en la esperanza > ser fuertes en gozo.

Descansando en Dios junto a ti,

Pastor John

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org