Si la voluntad de Dios es la enfermedad, ¿por qué deberíamos tratar de erradicarla?

Esta pregunta surge de la enseñanza bíblica que dice que todas las cosas son en última instancia controladas por Dios. "Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré." (Isaías 46:10). “Todo cuanto el SEÑOR quiere, lo hace, en los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos.” (Salmos 135:6). “Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada, mas Él actúa conforme a su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra; nadie puede detener su mano, ni decirle: '¿Qué has hecho?'” (Daniel 4:35). "También hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad,” (Efesios 1:11).

Esto significa que Dios gobierna sobre toda calamidad y toda enfermedad. Satanás es real y tiene influencia en ellas, pero no tiene la última palabra y no puede hacer nada más que lo que Dios permite (Job 1:12-2:10). Dios no permite que las cosas sucedan porque sí. Permite que sucedan por una razón. Hay una sabiduría infinita en todo lo que hace y permite. De manera que lo que Él permite es parte de su plan, al igual que lo que hace directamente.

Así surge la pregunta: si la voluntad de Dios es la enfermedad, ¿por qué deberíamos tratar de erradicarla? Esta es una pregunta crucial para mí porque hace poco escuché a unos cristianos decir que creer en la soberanía de Dios impide a los cristianos esforzarse por erradicar enfermedades como la malaria, tuberculosis, cáncer y sida. Creen que lo lógico es que si todo lo que sucede es la soberana voluntad de Dios, incluso la malaria, estaríamos luchando en contra de Dios e invirtiendo millones de dólares para encontrar la forma de eliminarla.

Esta no es la lógica que nos enseña la Biblia, y no es lo que los calvinistas han creído a través de la historia. De hecho, los amantes de la soberanía de Dios han sido de los científicos más agresivos que han ayudado a sojuzgar la creación y llevarla bajo el dominio del hombre para su propio bien—como dice el Salmo 8:6, “Tú le haces [al hombre] señorear sobre las obras de tus manos; todo lo has puesto bajo sus pies.”

La lógica de la Biblia dice: Actúa según la "voluntad de mandato" de Dios, no según su “voluntad de decreto.” La "voluntad de decreto de Dios" es cualquier cosa que llega a suceder. “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.” (Santiago 4:15). La  “voluntad de decreto" de Dios estableció que su Hijo fuera traicionado (Lucas 22:22), despreciado (Isaías 53:3), burlado (Lucas 18:32), azotado (Mateo 20:19), herido (Mateo 26:31), traspasado (Juan 19:37), y asesinado (Marcos 9:31). Pero la Biblia nos enseña claramente que no debemos traicionar, despreciar, burlar, azotar, herir, atravesar, o matar gente inocente. Esa es la "voluntad de mandato" de Dios. No vemos la muerte de Jesús, claramente dispuesta por Dios, y concluimos que matar a Jesús es bueno y que debemos unirnos a los que se burlan de él.

De la misma forma, no vemos la devastación de la malaria o el sida, y concluimos que debemos unirnos a los indiferentes. No. “Ama a tu prójimo” es la voluntad de mandato de Dios (Mateo 22:39). “Por eso, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, así también haced vosotros con ellos” es la voluntad de mandato de Dios (Mateo 7:12). “Pero si tu enemigo tiene hambre, dale de comer” es la voluntad de mandato de Dios (Romanos 12:20). Los desastres que Dios ordena no buscan paralizar a su gente con la indiferencia, sino movilizarlos con la compasión.

Cuando Pablo enseñó que la creación estaba sujeta a vanidad (Romanos 8:20), también enseñó que esta sujeción estaba “en la esperanza de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios.” (v. 21). No hay ninguna razón para que los cristianos no acepten este llamado de levantar la vanidad. Dios lo completará en el tiempo por venir. Pero es bueno conquistar toda la enfermedad y sufrimiento que podamos ahora en el nombre de Cristo.

De hecho, levantaría la insignia ahora mismo para llamar a muchos de ustedes a seguir vocaciones de investigación que puedan ayudar a eliminar algunas de las grandes enfermedades del mundo. Esto no significa luchar en contra de Dios. Dios está tan al mando de la investigación como lo está de la enfermedad. Puedes ser un instrumento en sus manos. Este puede ser el momento indicado para el triunfo que Él quiere traer sobre la enfermedad que Él ordenó. No trates de leer la mente de Dios desde su misteriosa disposición de calamidad. Haz lo que Él dice, y lo que Él dice es: “Haced bien a todos” (Gálatas 6:10).

Deseando aliviar el sufrimiento contigo,

Pastor John

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org