¡Persevera En La Oración!

Colosenses 4: 2-4

Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; orando al mismo tiempo también por nosotros, para que Dios nos abra una puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo... y para manifestarlo como debo hacerlo.

Este texto da cinco directrices para la oración que necesitamos oír ahora.

Primero, "Perseverad en la oración". Por favor, no abandones la diligencia que mostraste durante la semana de oración. Hay tanto poder a tener en la oración perseverante. No olvides el "amigo importuno" de Lucas 11:8 y no olvides la parábola que Jesús contó en el sentido de que "debemos orar en todo tiempo, y no desfallecer" (Lucas 18:1-8). La perseverancia es la gran prueba de genuinidad en la vida cristiana. ¡Alabo a Dios porque algunos de ustedes han perseverado en la oración 60, 70 u 80 años! Oh, permítenos ser una iglesia de oración, y permite que el año 1982 esté saturado con oraciones al Señor de la cosecha. ¿No sería genial decir al final, "He corrido la carrera, he guardado la fe"?

Segundo, "Velad en tus oraciones” Esto significa, ¡Estad alerta! ¡Estad mentalmente despiertos! Pablo aprendió esto probablemente de la historia de lo que pasó en Getsemaní. Jesús le pidió a sus discípulos que oraran, pero los encontró durmiendo. Así que le dijo a Pedro, "¿No pudiste velar ni por una hora? Velad y orad para que no entréis en tentación" (Marcos 14:37f). Debemos estar velando mientras oramos - velando contra una mente deambulante , contra vanas repeticiones, contra expresiones trilladas e insignificantes, contra deseos limitados y egoístas. Y debemos también velar por lo que es bueno. Debemos estar alertas especialmente a la guía de Dios de nuestras oraciones en las Escrituras. Es Dios quien obra en nosotros el querer orar pero nosotros siempre experimentamos esta habilitación divina como nuestra propia resolución y decisión.

Tercero, debemos ser agradecidos en todas nuestras oraciones. Las historias que he escuchado de lo que Dios está haciendo en tantas de sus vidas a través de la oración renovada es asombroso. Me han provocado a seguir adelante en la oración con acción de gracias. Repitiéndome y compartiendo con otro estas buenas cosas. Dios hará de éste un año de cosecha si seguimos adelante en la oración con el gozo de la acción de gracias.

Cuarto, orad al mismo tiempo también por nosotros, para que una puerta sea abierta para la palabra. En dos sentidos: 1) que haya corazones abiertos y receptivos en la iglesia semana tras semana; 2) que mis vecinos estén abiertos al evangelio mientras lo comparto. "El Señor abrió el corazón de Lidia para que prestara atención a la palabra" (Hechos 16:14). Eso es lo que quiero que pase los domingos y durante la semana. Oren por mí.

Quinto, orad por mí para que haga claro el misterio de Cristo. "Grande es el misterio de nuestra religión" (1 Timoteo 3:16). ¡Y Oh, qué llamado el proclamarlo! ¡Amo el oficio de la predicación! Pero está por encima de mí. Por favor ora para que yo entienda el misterio de Cristo. Ora para que yo escoja textos necesarios. Ora para que predique en el poder del Espíritu Santo. Ora para que hable la verdad en amor. Oh, por favor, ora por mí. Sin Cristo nada puedo hacer.

¡Ustedes también están en mis oraciones!

Pastor John

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org