Por qué nos dice Dios que se regocija en Sus hijos

La pregunta no es si Dios se regocija en sus hijos. Él lo hace. La pregunta tiene dos aspectos: Primero, ¿qué ve Dios en nosotros que lo lleva a regocijarse? Y segundo, ¿Por qué nos dice que se regocija en nosotros? ¿Qué efecto desea Él que tenga? (Cuando digo “Dios”, quiero decir todo lo que Dios significa para nosotros en Cristo. Me refiero al Dios cristiano y trino.

En primer lugar, observen algunos de los textos que hablan acerca del regocijo de Dios en su pueblo y su alabanza de ellos.

  • Sofonías 3:17, “Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría.”
  • Salmo 147:11, “Se complace Jehová en los que le temen, y en los que esperan en su misericordia.”
  • 1 Pedro 1:6-7, “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.”
  • Romanos 2:29, “sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.”
  • 1 Corintios 4:5, “Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.”

Para responder las preguntas antes mencionadas es necesario también ver la verdad la cual Dios nos ordena que nos regocijemos en Él.

  • Salmo 37:4, “Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón.
  • Filipenses 4:4, “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!
  • Romanos 5:2, “por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.
  • Salmo 43:4, “Entraré al altar de Dios, Al Dios de mi alegría y de mi gozo.”
  • Salmo 70:4, “Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan, Y digan siempre los que aman tu salvación: Engrandecido sea Dios.”
  • Salmo 63:3, “Porque mejor es tu misericordia que la vida; mis labios te alabarán.”

Nota: Estos últimos dos textos muestran algo crucial. Uno dice que cuando amas la salvación de Dios no dices generalmente, “¡la salvación de Dios es grandiosa!”; dices “¡Dios es grandioso!”. Y cuando experimentas el amor constante del Señor, no dices generalmente, “Mis labios alabarán tu amor constante.”, sino: “¡Mis labios te alabarán!”. En otras palabras, en todos estos textos el mandato consiste en gozarse en Dios mismo, y todas las demás bendiciones que disfrutamos nos conducirán a Dios como nuestra última y más completa satisfacción.

Por lo tanto, en respuesta a nuestra primera pregunta mi respuesta es: Fundamentalmente, lo que ve Dios en nosotros que lo lleva a regocijarse es el hecho de que nosotros nos regocijamos en Él.

Para llegar a este punto hay que decir lo obvio: Dios aprueba lo que es correcto. Él se regocija en nuestra manera de pensar, sentir y hacer lo que es correcto. Por lo tanto, deberíamos preguntarnos, ¿Qué es lo correcto -- en última instancia? ¿Qué hace que algo sea “correcto”? Mi respuesta es: “La Rectitud” significa pensar, sentir y actuar de forma que exprese, en una proporción verdadera, el valor de lo que es más valioso'. La rectitud es pensar, sentir y hacer lo que fluye de una percepción verdadera del supremo valor de Dios. Es ver verdaderamente, regocijarse debidamente, y mostrar constantemente en acción el valor infinito de Dios. Por lo tanto, hacemos lo correcto cuando comprendemos la verdad del valor de Dios por lo que es, y sintiéndolo proporcionalmente a su supremacía universal, y actuando en formas que expresen el valor supremo de Dios. Ése es el significado de “lo correcto”.

Por consiguiente, cuando decimos que Dios se regocija en nuestra forma de pensar, sentir y hacer lo que es correcto, queremos decir que se regocija por cómo nosotros vemos, disfrutamos y mostramos Su propio valor supremo. Dios valora el hecho de que nosotros lo valoremos a Él y se goza al ver que nos gozamos en Él.

Ahora bien, la segunda pregunta que hicimos anteriormente fue: ¿Por qué Dios nos dice esto? ¿Deberíamos alegrarnos al oírlo? Sí, deberíamos estar contentos de oírlo. ¿Pero por qué? ¿Cuál es la esencia de nuestro gozo al oírlo? Es posible oírlo, y alegrarse de hacerlo, de tal manera que es devastadora.

El motivo apropiado para alegrarse en el hecho de que Dios se goza en nuestro gozo en Él es porque confirma que nuestro gozo en Dios es verdadero'.Esto fija nuestra mirada más firmemente en Él y hace que nuestro gozo en su belleza sea más grande. Pero existe una manera devastadora de responder al elogio de Dios hacia nosotros. ¿Qué si oímos la alabanza de Dios y nos alejamos de Su gozo para gozarnos en el gozo que Dios tiene por nosotros? ¿Qué si oímos su alabanza como un recordatorio de lo que realmente disfrutamos, es decir, que se nos preste mucha atención? ¿Qué si el aspecto primordial de aquello que nos hace felices no es Dios mismo, sino su atención, su alabanza? Si eso es lo primordial, entonces no nos estamos gozando en Dios, sino usando únicamente el gozo en Él con fin de obtener elogios. Eso seria devastador. Cuando el deleite de Dios en nosotros nos lleva a deleitarnos más en el deleite que El nos tiene, estamos dejando de hacer la misma cosa en que se goza Dios.

La enseñanza de que Dios se goza en nosotros es muy peligrosa. Muy cierta, y muy peligrosa. La razón por la cual es muy peligrosa radica en que somos caídos, y el placer principal de nuestra naturaleza caída no es el sexo sino la autoexaltación. Nuestra naturaleza pecaminosa ama que la adoren por lo que somos y lo que hemos hecho.

El remedio para esto es no hacer que Dios sea el alabador, y pensar que todo está bien. Puede que todo no esté bien, sino que sea fatal. La alabanza de Dios hacia nosotros nos hará bien, si las oímos como confirmación que nuestro gozo realmente está en Él. La alabanza de Dios por nuestro gozo en Él tiene la intención de ayudarnos a continuar gozándonos en Él, y que no nos distraigamos por nada. Dios prohíbe que Su adoración hacia nuestro gozo en Él nos aleje de la acción de gozarnos en Él para gozarnos en el acto de ser adorados por Él.

Escúchenme bien. Nosotros nos gozamos en la alabanza de Dios hacia nosotros, pero no de la forma en que lo haría una mente carnal. La alabanza de Dios no es la parte más profunda de nuestro gozo. No deberíamos permitir que Su alabanza nos distraiga de la razón por la cual nos alaba – a saber, nuestro deleite en Él. Nos deleitamos en el hecho de que Dios se goza en nosotros ya que esto confirma y aumenta nuestra concentración en Él, más que distraernos de Él. Aun su piadosa aprobación de nuestro gozo imperfecto en Él lo hace más hermoso en Él mismo. Aquellos que oigan las palabras, “Bien hecho, sirviente bueno y leal,” digan, “¡Cuán grande y misericordioso es nuestro Dios!”

La relación entre lo que he dicho aquí y la doctrina de justificación por la fe es que Dios mira a sus hijos a través de la óptica de la justicia imputada de Cristo. Esto significa dos cosas: una es que Dios nos considera perfectos en Cristo. La otra es que Él aun puede ver como nos esta transformando prácticamente a lo que ya somos posiciónalmente en Cristo. La óptica de la imputación asegura nuestro derecho invencible al lado de Dios. También garantiza el gozo de Dios en nuestro gozo imperfecto en Él. Eso significa que, aunque Dios nos considere perfectamente justos en Cristo, Él puede aun ver nuestro verdadero pecar como así también el fruto del Espíritu en nuestras vidas. Es por eso que Él se deleite en nosotros a niveles mayores o menores. Sabemos esto porque Él nos considera perfectamente rectos (Romanos 4:4-6) y nos disciplina en cuanto al pecado en nuestras vidas (1 Corintios 11:32). Por consiguiente, el gozo de Dios por el gozo que nosotros mostramos hacia Él varía en proporción a los afectos que hay en nuestro corazón, pero esto es posible solo porque Dios nos imputa la justicia perfecta de Cristo.

Anhelando junto a ustedes gozarme firmemente en Dios,

Pastor John

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org