La oración como una forma de caminar en el amor: un viaje personal


Notas tomadas durante la sesión.

Maravillado por una oración contestada.

El Pastor John me dio el tema de la oración como un viaje personal. En mi vida, la oración ha competido, incluso, con las Escrituras en generar la motivación de mis afecciones hacia Dios. Sé que Jesús me ama porque la Biblia lo dice. ¡Dios, tanto así me amas! Pero yo sé que me ama debido a la forma en que responde a mis oraciones. Entre bastidores hace cinco minutos, oraba a Dios: "¡¿Cómo hago para compartir lo que Tú y yo hemos pasado en estos años?! ¿Cómo comunico eso? ¿Amas de esta manera a todo el mundo? Lo veo en gran medida en cómo respondes mis oraciones".

Cuando tengo dinero en el banco, quiero donarlo a las personas que lo necesitan. Pero hubo una vez en que quise llevar a mi familia de vacaciones y oré a Dios e hice que lo supiera. Oré y esperé. Unos pocos días después, mi esposa me llamó al trabajo y me dijo que teníamos un cheque de caja por 2.000 dólares en el correo. Encima sólo tenía una nota adhesiva que tenía escrito: "¡Gástalo en tu propia familia!". ¡Vaya! Dios es tan bueno en responder mis oraciones.

En otra ocasión, mi esposa y yo estábamos hablando. Ella me estaba diciendo cuánto amaba nuestra vida y que amaba la simpleza con la que vivíamos. Pero, me dijo: "Sabes, quiero ser más generosa". Siempre habíamos querido ser del tipo de personas que daban cheques a la gente. Sin embargo, no éramos de ese tipo de personas, así que oramos para que, en la iglesia, se levantara gente de buena situación económica a la que no le importara sus bienes materiales. Además, oramos para que Dios nos diera una buena situación económica para poder compartirla. Y, el año pasado, logramos cerca de 2 millones de dólares en ventas por "Crazy Love". Nosotros no recibimos nada de eso, sino que lo destinamos a un fondo para darle cheques a la gente.

La oración es una forma de caminar en el amor. Yo amo a Dios en gran medida debido a la forma en que Él ha respondido mis oraciones. Incluso, a veces oramos por las cosas equivocadas y estamos muy agradecidos de que Dios no nos conceda esas cosas. Pero al mirar las Escrituras, ¿no vemos que la oración es lo que nos separa de otras religiones? En la historia de Elías, Dios es el que responde las oraciones. Él no es un bloque de madera. Él responde a las oraciones de su gente.

Una cosa que he hecho es escribir en diarios de oración. Escribo mis oraciones en un lado de la página y, luego, vuelvo y escribo en el otro lado cuando Dios responde esa oración. Es tan bueno volver y recordar cómo Dios ha respondido mis oraciones. Olvidamos tan fácilmente lo que Dios ha hecho. Es un poder muy grande el que tenemos en la oración.

En otra ocasión, estaba ordenando mi garaje. No quería hacerlo. Quería hacer algo que durara por la eternidad. Así que oré a Dios para que me ayudara a hacer algo eterno en el garaje. Estaba ordenando mi garaje cuando mi vecino pasó a visitarme. Me dijo que quería hablar conmigo y que quería que orara por él. ¡Fue genial!

Creer en el Dios de Poder.

Cada vez que experimento una respuesta a mis oraciones, me siento sobrecogido ante Dios. ¿Por qué hago otra cosa que no sea orar? La única cosa que me diferencia de otras religiones es que Dios es mi Dios que responde mis oraciones. Cuando hablo con alguien en un avión o en cualquier otro lugar, oro para que Dios se muestre en majestad, de otra manera, yo sólo parecería una persona que profesa una de esas otras religiones. Él tiene que obrar y hacer algo.

Cuando un no creyente entra a tu iglesia, ¿no querrías que se fuera diciendo "¡Vaya, esa persona, estas personas están en conexión con Dios!"? ¿Es eso lo que ven? ¿Es eso lo que encuentran en tu iglesia? ¿No es eso lo que queremos? Queremos mostrar cuán grande es Dios a través de nuestra conexión con Él.

Sí, Dios es soberano y podría usar a un no creyente para predicar el evangelio con autoridad. Pero, ¿no quieres estar conectado con Dios para que la gente sea llevada a Dios? ¿Recuerdas cuando eras un niño e ibas a la Escuela Dominical? ¡Te fuiste pensando y creyendo que tu Dios podía hacer cualquier cosa! Podías leer y escuchar sobre todas las grandes cosas que Dios ha hecho y las creías. Pero, ahora que somos mayores, ya no nos sentimos maravillados por los milagros de Dios. Por el contrario, nos sentimos maravillados por un estilo de comunicación y por el conocimiento.

Quizás, necesitamos volver a predicar esas grandes historias del Antiguo Testamento que hablan sobre la grandeza de Dios. Necesitamos recordarle a nuestra gente que nuestro Dios puede hacer cualquier cosa. ¿Todavía lo crees? ¿Todavía crees que Dios puede hacer cualquier cosa? Vemos a Moisés y a Elías como superhéroes, pero sólo eran hombres como nosotros. No eran superiores a nosotros. Si estuvieran aquí hoy, es posible que sintiéramos admiración por ellos. ¡Pero ellos no eran gran cosa! Tenemos la misma naturaleza que ellos. Ellos oraban con fervor. Nosotros podríamos orar para poder hacer eso.

Clama, Él te responderá.

Ahora, me estoy acostumbrando tanto a que Dios responda mis oraciones que no hago la pausa para pensar más en ello cuando no lo hace. Tengo que pensar más en por qué Él no sana a tal persona. Tengo que pensar en si estoy orando por los motivos equivocados o en si no estoy tratando bien a mi esposa o en si sucede otra cosa. Quiero señalarles Isaías 58:5–9.

Había personas que estaban pidiéndole ciertas cosas a Dios, pero debido a su poca preocupación respecto de sus peticiones, por supuesto que Él no les estaba escuchando. Pero, cuando ellos comenzaban a hacerlo, Él decía "aquí estoy". Hay veces en que me maravillo del Señor, porque yo no oro tanto y con la extensión con que lo hacen algunas personas. Me siento consentido por la manera en que Él me responde cuando hago una oración rápida o cuando sólo pienso esa oración. Este pasaje dice que Él responderá. Sólo clama.

Si esperas en Jesús, Él habitará en ti. Probablemente, este es mi mayor fracaso. Es tan fácil estar ocupado con el ministerio que mi vida de oración se vuelve en decir "haz esto, haz aquello". Eso no es esperar en Jesús. Sin embargo, sentarse y esperar en Dios requiere de fe. Yo descuido la cosa más importante, que es la oración como forma de caminar en el amor. Fracaso en estar en comunión y hablar con Dios.

Yo temo que muchos de ustedes se concentren tanto en el trabajo de Dios que descuiden la persona de Dios. Esperar en Él tiene mucho fruto. Piensa en esto. ¿Fueron las grandes cosas que han ocurrido en tu ministerio el resultado de tu gran forma de planear o de tu estrategia, o es que algo te cayó del cielo? Siempre es por la gracia de Dios. Sólo espera en Dios.

La única cosa.

Este versículo me ha llamado mucho la atención durante las últimas semanas: Salmos 27:4. ¿Qué es la única cosa que sigues pidiéndole al Señor? Si yo leyera una transcripción de tus oraciones, ¿qué cosa vería que le sigues pidiendo? ¿Sería "déjame habitar en tu casa todos los días de mi vida y contemplar tu hermosura"? ¿Es eso lo que yo leería? Joel dijo anoche: "si quieres darle una lección de humildad a un hombre, pregúntale por su vida de oración". ¿Cómo sería?

El contexto de este pasaje es que, en la vida salmista, estaban ocurriendo cosas locas y peligrosas. El Enemigo quiere que miremos todas las cosas que están pasando a nuestro alrededor y que nos pongamos ansiosos por el futuro y por todo el caos. Si él puede ponernos temerosos y preocupados por las cosas que están alrededor de nosotros, nadie se sentiría asombrado por Dios. Pero el salmista decía que Dios era la fortaleza de su vida.

Otras cosas se vuelven nuestra fortaleza. Descansamos en nuestro gran grupo de trabajadores que puede sacarnos de cualquier problema. O consideramos que el día libre o las vacaciones o una gran conferencia son nuestra fortaleza. Quizás vienes aquí no deseando a Dios, sino deseando el ministerio "Desiring God." O quizás deseas estar en contacto con Piper. Comenzamos a encontrar nuestra fortaleza en otras cosas, no en Dios. Pero cuando estás solo con Dios y tienes tu alma descubierta ante Él, debe haber dulce espera y comunión.

Cuando enfrentas las cosas estresantes y terribles de la vida, deberías poder tener una actitud de "adelante, alegra mi día". Deberías tener seguridad. ¿Por qué? Debido a la única cosa que le has pedido al Señor. Porque estás ante la presencia de Dios, en comunión con Él. ¿Quién te va a atacar mientras estás en comunión con el Señor? ¡Eso es ridículo! Sólo habita con el Señor y todo saldrá bien.

Piensa en esto. Si existe sólo un Ser soberano que está por sobre todas las cosas del Universo, esperar en Él hará que Él se encargue de todas las cosas, ¿cierto? Podríamos decir que creemos en la soberanía de Dios, pero la pregunta es cuánto se refleja eso en tu vida. ¿Resulta en una paz que sobrepasa todo entendimiento? Aún cuando pareciera que nada queda para ti, tienes al Dios soberano que es tu refugio.

¿Llegas al punto en que sólo quieres estar con Dios y permanecer en Su presencia? Este versículo trata de esto, de sólo contemplar Su belleza y pasar todos esos dulces momentos con Él. No tiene que ser en un lugar especial. Yo pasé dos horas en un IHOP, comiendo panqueques en comunión con Dios. A veces, en medio de la noche, cuento mis respiros y me maravilla Dios me dé otro respiro más. Debería dejarnos atónitos que el Dios del Universo escuche nuestras oraciones. ¡¿Qué es mejor que eso?! Él pone atención, escucha y ama. Que esta sea la única cosa que pidas.

El riesgo de suponer.

Muchas personas han estado hablando acerca de mi salida de la iglesia de Simi Valley. Me mudé a San Francisco hace tres semanas y todos me están preguntando qué voy a hacer ahí. Pero nadie me ha preguntado "¿Cómo está tu vida de oración?". Se debe a que todos suponen que estás orando. Creo que la gente asume que lo estoy haciendo. Quizás, piensan que es tonto preguntarme si estoy orando. Desearía que más personas dijeran: "espero que no hayas comenzado nada sin orar antes".

Todos hemos hecho eso, ¿cierto? Hemos hecho suposiciones acerca de los trabajadores o de los miembros de la congregación y, luego, descubrimos lo que han estado pasando y lo que han estado enfrentando. Así que no quiero suponer nada durante esta mañana. No quiero asumir que ahora ustedes están caminando cerca de Dios. Mi oración es que el orgullo de ustedes esté en Dios y que ustedes sean de Dios y que la gente vea eso en ustedes.

Se necesita mucha fe para esperar en Cristo y para habitar en la casa del Señor. Oro para que lleguen ahí. Esto es lo que las personas quieren ver cuando llegan a tu iglesia. Quieren ver a un hombre conectado con Dios. Elías era un hombre como tú, como yo. Él estaba conectado con Dios. Quiero que tú estés conectado con Dios de esa manera.


©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For Internet posting, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org