¿Cómo debe la voluntad de Dios para divorciarse en Jeremías 3:8 afectar nuestro punto de vista acerca del divorcio?


Lo siguiente es una transcripción editada del audio

¿Cómo debe la voluntad de Dios para divorciarse en Jeremías 3:8 afectar nuestro punto de vista acerca del divorcio

Bueno, nos hemos referido a eso en una pregunta anterior

No creo que Dios se haya divorciado jamás. El lenguaje del divorcio en Jeremías, pienso yo, es usado precisamente para contradecirlo. En otras palabras, cuando él escribe una "carta de divorcio" a su esposa rebelde y la envía al exilio, él va por ella.

Así que no creo que Dios se haya divorciado de su pueblo.

Hubo una separación legal por setenta años, durante los cuales él castigó a su pueblo. Pero el lenguaje cortar o terminar con una relación era usado sólo para tomarlos de nuevo y decirles, "Nunca los dejare ir". Esto se ve más claramente en Oseas, dónde el lenguaje es "estoy harto de ustedes", pero luego en el capítulo 11 dice, "¿cómo podré abandonarte, Efraín?"

Por lo que pienso que debería afectar nuestra manera de ver el divorcio al decir que Dios nunca se divorcia y nosotros tampoco deberíamos, si podemos evitarlo.

No todos los cristianos pueden detener que el divorcio pase. No voy a decir que esto es para todos los cristianos. Estoy tratando con un hombre en nuestra iglesia—pase una hora con él ayer—y su esposa está presionándolo bastante para divorciarse, y el no quiere que eso pase. Y se pasa preguntando qué hacer. ¿Y saben que?, puede ser que llegue a terminar de esta manera.

Puedes negarte a firmar los papeles, y luego va a tomar 18 meses en lugar de 3 semanas para que sea completado. Pero no puedes evitar que un divorcio pase en nuestra cultura por más que alguien no lo quiera de ningún modo.

Por lo que, cuando digo "No lo hagan", no me refiero a que eso no te vaya a pasar a ti.

Thumb author john piper

John Piper (@JohnPiper) is founder and teacher of desiringGod.org and chancellor of Bethlehem College & Seminary. For 33 years, he served as pastor of Bethlehem Baptist Church, Minneapolis, Minnesota. He is author of more than 50 books, including A Peculiar Glory.