Que todos los pueblos Le alaben

Instrucción para exaltación: entre las naciones

Por tanto, aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó para gloria de Dios. 8 Pues os digo que Cristo se hizo servidor de la circuncisión para demostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas dadas a los padres, 9 y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia; como está escrito: 10 Y vuelve a decir: Regocijaos, gentiles, con su pueblo. 11 Y de nuevo: Alabad al Señor todos los gentiles, 12 Y a su vez, Isaías dice: Retoñara la raíz de Isaí,  el que se levanta a regir a los gentiles;  los gentiles pondrán en El su esperanza. 13 Y el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

Dentro de una semana y media les pediremos que voten por una visión llamada: Instrucción para Exaltación que incluye una suma de 9 millones de dólares, propuestas radicales y justas para aumentar los fondos y una forma de "crecer sin crecer", una forma de adelantarnos en la próxima década que demandará enormes ajustes en nuestra manera de pensar.  El contenido de los mensajes de este domingo por la mañana y el material de las tres carpetas y en los grupos de enfoque y en los correos fue concebido para hacerles ver claramente lo que significa esta visión para nuestro futuro.

Mi trabajo es, en esencia, colocar las grandes bases bíblicas de la visión. Sin estas bases, todo es en vano. De modo que en un principio comenzamos hablando de Dios, después hablamos de Jesucristo, después de la muerte en la cruz, luego de la fe en Cristo, luego, el domingo pasado, de la Palabra de Dios. Por el camino expusimos un modelo de la visión de "crecer sin crecer" mientras pedíamos personas que se unieran a Rick Gamache y a Randy Westlund y sus familiares en la mudanza hacia Grace Church Richfield, Minnesota. En dos semanas enviaremos a estos hermanos.

Exultación de las Naciones

Ahora, esta mañana dimos otro paso decisivo en la presentación de la visión: Instrucción para la Exultación, es decir, anunciamos que la "exultación" por la que estaremos instruyendo en esta nueva estructura es para el gozo de las naciones, especialmente las que no han sido alcanzadas y que no son cristianas en el mundo.

Desde los grandes días de Ola y Minnie Hanson en 1890 hasta la conquista del 2000 para el 2000 (a finales de este año), Bethlehem ha sido una iglesia que ha movido misiones en el mundo. Somos un pueblo que cree que aquellos que no conozcan y crean en Jesucristo como Señor y Salvador finalmente perecerán bajo el juicio de Dios. Creemos que Dios pretende reunir adoradores para su Hijo Jesús de todos los pueblos del mundo. De modo que prestamos atención a estadísticas como las del Proyecto Josué 2000 que registra las personas no alcanzadas (Mision Frontiers, Enero pp. 33-34 también disponibles en http://www.ad2000.org/peoples). Existen 187 grupos de pueblos con 10 000 o más personas quienes solamente, no tienen una iglesia cristiana en su cultura, sino que no tienen agencias de misiones o ayuda de iglesias en estos momentos a su disposición. Ellos estás olvidados.

Vemos esta situación y decimos: Esto no puede seguir así. Si Jesús es el Señor de las naciones y ha redimido hombres para Dios de toda tribu y lengua y pueblo y nación (Apocalipsis 5:9), y tiene toda autoridad en el cielo y en la tierra y nos ha ordenado hacer discípulos de las naciones, y ha prometido estar con nosotros hasta el fin de los días en esta gran empresa, entonces no descansaremos hasta que la misión esté cumplida.

Y con ese fin instruiremos. Instrucción para Exaltación, entre las naciones.  La visión, esta estructura, se trata de la gloria de Jesucristo entre las naciones no alcanzadas del mundo. Para hacer un esquema de lo que esto significa, analicemos el texto en Romanos 15.

De las Relaciones Entre las Iglesias a la Gloria de Dios Entre las Naciones

El primer punto a analizar se encuentra en el fluir del pensamiento en el versículo 7 y entre los versículos 8-12. ¿Cómo fluye el pensamiento? Va desde los pequeños detalles personales y relacionales hasta la infinita teología global. Usted puede encontrar este tipo de elementos en todo el Nuevo Testamento porque es un libro empapado de Dios. Observe en el versículo 7 que el asunto es, en principio, uno práctico y muy personal: "Por tanto, aceptaos los unos a los otros”. Los cristianos deben aceptarse unos a otros. Debemos ser acogedores, amorosos, serviciales y comprensivos. Esto es tan realista. Tan práctico. Tan personal.

Pero ahora observen el fluir del pensamiento que sigue en el versículo: "Por tanto, aceptaos los unos a los otros", y luego continúa, "como también Cristo nos aceptó para gloria de Dios", y así las relaciones entre los cristianos es elevada al nivel de aceptación de Cristo.  Mida sus relaciones por la manera en que Cristo ama a su pueblo. De modo que nuestras pequeñas relaciones son engrandecidas en el espejo de algo muy grande, es decir, Cristo y su amor por nosotros.

Pero entonces hay más. Pablo no se detiene aquí. Él nos dice particularmente como Cristo nos aceptó, es decir, "para la gloria de Dios". "Aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó para gloria de Dios". Ahora, hemos elevado nuestras relaciones no solo al punto de imitar el amor de  Cristo en la Tierra, sino incluso a la mayor realidad en el universo, la gloria de Dios.

Pero esto no es todo. Pablo continúa ahora en los versículos 8-12 e ilustra como Cristo nos acepta para la gloria de Dios. Él hace esto convirtiéndose en un servidor de la circuncisión, es decir, se convierte en un hombre judío entre los judíos (v.8), para confirmar la verdad y las promesas de Dios en el Antiguo Testamento. Pero eso no es todo; él no solo viene por lo judíos, sino también (en el versículo 9) por los gentiles (es decir, ¡las naciones!). Y el léxico es crucial allí: "Para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia".

Ahora conecten la narración en el versículo 9 con el versículo 7. En  el versículo 7, Cristo nos aceptó "para la gloria de Dios". Y en el versículo 9 la razón por la que Cristo vino fue para que los gentiles "glorifiquen a Dios por su misericordia". De modo que una de las maneras en que Cristo acepta o recibe a las personas, para la gloria de Dios, es buscándolas entre las naciones de la Tierra. Y luego en los versículos 9-12 él respalda esto con 5 citas del Antiguo Testamento acerca de la alabanza de Dios por parte de los gentiles.

Ahora este es mi primer punto a tratar: Tal como el fluir del pensamiento de Pablo se movió de las relaciones prácticas y personales en la iglesia a Cristo y a la gloria de Dios, a la preocupación global por las naciones, deje que todas las relaciones prácticas de nuestra iglesia en Instrucción para Exaltación se muevan en la misma dirección. Deje que todas nuestras relaciones y todos nuestros protocolos y nuestras estructuras y toda nuestra instrucción fluyan a Cristo, a la gloria de Dios, al compromiso global de Cristo por las naciones. Deje que Instrucción para Exaltación sea exaltación entre las naciones.

¡Ay de nosotros si nos volvemos tan estrictos en nuestras relaciones personales o en nuestras estructuras o en nuestras estrategias educacionales al punto de perder nuestra pasión por la gloria de Dios entre las naciones! Permítame demostrar esto con una frase personal y con una frase acerca de nuestra iglesia en prestar misiones.

Mientras me preparo para entrar en mi tercera década, y probablemente la última década completa en Bethlehem, estoy  profundamente consciente que la vida es corta y que no queda mucho tiempo. Mientras pienso a lo que quiero dedicar mi vida en esta última década, si Dios me da vida, las palabras de J. Campbell White, secretaria del Laymen`s Missionary Movement en 1909, vienen a mi mente con poder:

La mayoría de los hombres no están satisfechos con el resultado permanente de sus vidas. Nada puede satisfacer completamente la vida de Cristo dentro de sus seguidores excepto la adopción del propósito de Cristo hacia el mundo que vino a redimir. Fama, placer y riquezas no son más que cáscaras y cenizas en comparación con el gozo inmensurable y duradero de trabajar con Dios para el cumplimiento de sus planes eternos. Los hombres que ponen todo bajo la responsabilidad de Cristo se están perdiendo las recompensas más dulces e inestimables de la vida.

Creo que está bien. Y quiero estar involucrado en esa obra mundial de cumplir la Gran Comisión para la gloria de Dios entre las naciones. De modo que no puedo imaginar que Instrucción para Exaltación no esté dirigida a las naciones, a los pueblos del mundo que no han sido alcanzados.

La otra ilustración de este movimiento, de las relaciones prácticas en la iglesia, de la estructura de la instrucción a Cristo, a la gloria de Dios, a las naciones, tiene que ver con nuestra donación de misiones como iglesia que somos.

¿Por qué no Donar Misiones en Lugar de Donar un Edificio?

Alguien pudiera preguntar: ¿Construir un fondo de 8 millones de dólares es mejor que tratar de destinar 8 millones de dólares para las misiones? Esa es una buena pregunta. Pero la respuesta no es nada fácil. ¿Cómo podemos saber a ciencia cierta si construir la edificación en la que estamos ahora fue la mejor estrategia para el bien de las misiones mundiales, y que la próxima a construir es la mejor estrategia para avanzar en las misiones? Bueno, no sé si es lo mejor, puesto que hay cien variables que no podemos predecir. Pero lo que sí sé es esto: Dios ha estado dispuesto en su misericordia para con nosotros a usar esta edificación y lo que ocurra dentro de ella en favor de la causa de la evangelización global.

En 1987, estábamos aproximadamente en el mismo lugar con respecto a este edificio (que fue construido en 1991) de lo que estamos ahora con respecto al nuevo edificio. Este edificio, más el edificio Masterworks en el centro de la calle 7ma, nos costó cerca de 3.8 millones de dólares. Pagamos por él. La iglesia no tiene deudas ¿No debimos haber construido este edificio y mandar ese dinero a las misiones? Quizás. Pero cuando añadí que el presupuesto de todas las misiones desde 1987 hasta ahora, la suma arribó a los 6.6 millones de dólares que se han dado a las misiones (incluyendo todas las misiones fuera de Bethlehem). Antes de la construcción de este edificio el presupuesto de nuestras misiones era de $256.000 y después de la construcción ascendió a $840.000 en el presupuesto de este año.

Y el dinero es solamente un indicador de la voluntad de Dios en su infinita misericordia de bendecir nuestros esfuerzos imperfectos. Ahora mismo, cerca de 50 de nuestra gente están en nuestro programa para nutrir las misiones, abiertos y avanzando hacia misiones vocacionales. Y 11 de los viajes a corto plazo de las misiones de Bethlehem están programados para los meses próximos; sin contar los otros esfuerzos a corto plazo en el que mucha de nuestra gente está involucrada. Puede haber algo mejor que construir, pero pensamos en aquel entonces, y pensamos ahora, que estamos planeando algo significativo para las naciones.

Lo que me conduce al segundo punto de nuestro texto. Este punto simplemente acentúa algo del primer punto.

Dejando toda seguridad para seguir la exaltación de Dios entre las naciones, la intención de Cristo en venir como sirviente al mundo fue "para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia". Versículos 8-9: Pues os digo que Cristo se hizo servidor de la circuncisión   ... y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia". ¿Cuál puede ser otra frase para "glorifiquen a Dios"? Respuesta: "Exalten a Dios". "Exaltación". Cristo aceptó la encarnación con el fin de traer la exaltación a Dios a las naciones. Él estaba persiguiendo esto cuando se volvió sirviente.

El segundo punto es: nosotros también debemos convertirnos en sirvientes. En toda nuestra instrucción debemos abogar por producir servidores que dejen la seguridad y la comodidad del "cielo" (sentido figurado) y procuren la exaltación de Dios entre las naciones.

¿En la práctica que quiere decir esto? Entre otras cosas, quiere decir que nuestra visión en Instrucción para Exaltación es que nuestra juventud será instruida con la visión de engendrar amantes radicales, arriesgados, que exalten a Cristo, personas que entregarán su vida para alcanzar las naciones no alcanzadas, ya sea por ellos mismos o por quienes ellos envíen. Solo hay tres opciones: usted puede ser el que va, el que manda o simplemente un desobediente.

Esto provoca un comportamiento especial en los padres de esta iglesia. Si la preferencia de ustedes es que sus hijos crezcan y consigan buenos trabajos aquí con toda la seguridad, las comodidades y las riquezas que conllevan la forma de vida americana, en vez de oír el llamado de Dios a las misiones, usted estará en oposición con el espíritu de esta iglesia y con los propósitos de Instrucción para Exaltación.

Nuestro propósito en este nuevo edificio y en todas la visiones y las estrategias que lo acompañan será  que los hijos sean consagrados por sus padres a Dios para que cumpla sus grandes propósitos, sin importar cuales sean, y que los padres sean como los padres de John Paton, misionero a las New Hebrides, 100 años atrás. Cuando cayó en la crisis de si ir o no ir a las South Sea Islands donde 17 años antes dos misioneros habían sido apaleados a muerte y comidos por caníbales, la confianza final vino de sus padres. Dijeron:

Cuando fuiste entregado a nosotros, tu padre y tu madre te pusieron en el altar, el primogénito, para ser consagrado, si Dios así lo quería, como un misionero de la cruz; y ha sido nuestra oración constante que seas preparado, capacitado, e inducido a esta decisión; y oramos con todo nuestro corazón que el Señor acepte tu oferta, que te bendiga, y que te dé muchas almas del mundo impío. (John G. Paton: Misionero a las New Hebrides, una autobiografía editada por su hermano [Edinburgh: El estandarte de la verdad verdadera, 1965, original 1889, 1891] p. 57).

Ese es el tipo de padres y el tipo de jóvenes que intenta crear Instrucción para Exaltación.

Lo que simplemente nos lleva a la última pregunta, el tercer punto. El primer punto fue que las obras personales, relacionales y educacionales de nuestra iglesia debieran llevar nuestra mente y corazón a Cristo y a la gloria de Dios, a los propósitos globales de Dios para que sea glorificado entre las naciones. Ay de nosotros si nos volvemos introvertidos que perdamos nuestra pasión por ver la gloria de Dios entre las naciones.

El segundo tema fue que debemos contribuir a producir hijos y padres que estén listos a entregar sus vidas y las vidas de sus hijos para hacer que las naciones exalten a Cristo.

¡Gozo!

Ahora en tercer lugar, y solo en una palabra, la fuerza para hacer esto vendrá de una espereza inquebrantable en Dios. Versículo 13: "Y el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo”.

El camino de las misiones puede ser difícil. Puede estar lleno de enfermedad y persecución. Pero no es un camino sin gozo ni mucho menos sin esperanza. Nuestro propósito en Instrucción para Exaltación es ¡Exaltación! ¡Gozo! Solo mire los versículos 9-11: “Por tanto, te confesaré entre los gentiles, y a tu nombre cantaré.  Y vuelve a decir: Regocijaos, gentiles, con su pueblo.  11 Y de nuevo: Alabad al Señor todos los gentiles,  y alábenle todos los pueblos”.

El mensaje de las misiones es "Alégrense y canten con júbilo las naciones" (Salmos 67:4). Por lo tanto debemos estar gozosos. Usted no puede llamar a las naciones para que se gocen en una salvación y en un Dios que no deleite y sustente el corazón de usted. De modo que nuestra visión es Educación para Exaltación, exaltación para nosotros y exaltación para las naciones. Que el Señor prospere la obra de nuestras manos con este gran propósito.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org