El amor es el cumplimiento de la ley, parte 1

Pagad a todos lo que debáis; al que impuesto, impuesto; al que tributo, tributo; al que temor, temor; al que honor, honor. 8No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley. 9Porque esto: No cometerás adulterio, no mataras, no hurtaras, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en estas palabras se resume: Amaras a tu prójimo como a ti mismo. 10El amor no hace mal al prójimo; por tanto, el amor es el cumplimiento de la ley. 11Y haced todo esto, conociendo el tiempo, que ya es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cerca de nosotros que cuando creímos. 12La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz. 13Andemos decentemente, como de día, no en orgías y borracheras, no en promiscuidad sexual y lujurias, no en pleitos y envidias; 14antes bien, vestíos del Señor Jesucristo, y no penséis en proveer para las lujurias de la carne.

Recordando Dónde Estamos

Recordemos dónde estamos en Romanos y dónde estamos en la vida. Después de 11 capítulos de enfatizar principalmente en la obra salvadora de Dios por nosotros en Cristo, en Romanos 12 giramos hacia la obra salvadora de Dios en nosotros que nos transforma ahora para que hagamos su voluntad. Y aquí es donde están los cristianos en la vida. La obra grandiosa que hizo Cristo por nosotros en la cruz es pasado, y la obra grandiosa que está haciendo en nosotros es presente. Y la obra presente está basada en la obra pasada. Y ambas son absolutamente esenciales para llevarnos al cielo.

En general podemos decir que Romanos 1-11 muestra el amor de Dios por nosotros a través de la obra de Cristo. Y Romanos 12-16 muestra el efecto de ese amor en nosotros mientras amamos a los demás. En Romanos 5:8 Pablo dice, “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Y en Romanos 8:39 él dice que nada puede separarnos “del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.

Luego, en Romanos 12:1 nos hace un llamamiento “por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional”.

Versículo 9, “El amor sea sin hipocresía”.

Versículo 10: “Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros”.

Versículo 13: “Contribuyendo para las necesidades de los santos, practicando la hospitalidad”.

Versículo 14: “Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis”.

Versículo 17: “Nunca paguéis a nadie mal por mal”.

Versículo 19: “Amados, nunca os venguéis vosotros mismos”.

Versículo 20: “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber”.

Versículo 21: “No seas vencido por el mal, sino vence con el bien el mal”.

En otras palabras, «apelo a ustedes sobre la base de toda misericordia y amor que Dios les ha mostrado en Cristo: ámense unos a otros y amen así a sus enemigos». Esta es exactamente como el apóstol Juan lo plantea en 1ra de Juan 4:11: “Amados, si Dios así nos amó, también nosotros debemos amarnos unos a otros”.1

Romanos 13 No Es Una Desviación Del Tema Del Amor

Luego Pablo asume el tema de nuestro deber a las autoridades civiles en Romanos 13:1-7. Utilizamos cuatro semanas en ese texto. Y ahora en Romanos 13:8-10 Pablo regresa al tema del amor. Versículo 8: “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley”

¿Lo estaré diciendo correctamente? ¿Debería decir: «Pablo regresa al tema del amor»? ¿Ha abandonado el tema alguna vez? ¿Es Romanos 13:1-7 una desviación del tema del amor? No creo que lo sea. Creo que Pablo quiere decir que toda nuestra sumisión a las autoridades civiles en todas sus formas es una expresión de amor por el prójimo. Entonces, el mensaje principal busca subrayar la enorme importancia del amor en la vida cristiana y llamarnos a ser personas que aman en todo lo que hacemos.

¿Deberían Los Cristianos Tomar Prestado?

He llegado a esta conclusión (de que los versículos 1-7 no son una desviación del tema del amor) tratando de responder una de las preguntas difíciles planteadas en el versículo 8. El versículo 8 dice, “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros”. Una de las cuestiones prácticas que esto plantea es si deberían los cristianos tomar prestado dinero (o alguna cosa). “No debáis a nadie nada”, ¿significa no tomar prestado nunca ni un rastrillo? ¿No tomar prestado ni un dólar para un refresco? ¿No tomar prestado 150, 000 para comprar una casa?  Tan pronto como tomas prestado debes. Entonces, “no debáis a nadie nada”, ¿significa no pedir prestado nunca nada?

No piense que esta es una pregunta rebuscada. Muchos cristianos han tomado el versículo como un mandamiento para no endeudarse. Jorge  Müller, el fundador de los orfanatos Bristol en Inglaterra hace 150 años, citó repetidamente a Romanos 13:8 como un versículo decisivo que estipulaba que cristianos no deberían nunca endeudarse.2 Los ancianos de Bethlehem lucharon duro y mucho con este y otros textos en la Biblia antes que recomendáramos pedir prestado dinero para avanzar con el ministerio Atesorando a Cristo Juntos y la compra del Templo a Distancia del Norte. Incluiré algunos de nuestros razonamientos para ustedes en la sección de Fresh Words [Palabras Frescas] de esta semana en el sitio Web de Desiring God.

El Versículo 7 Tiene La Respuesta

Pero limitémonos al contexto inmediato de este mensaje. El versículo 7 tiene la respuesta. Palo utiliza la palabra “debáis” en un sentido positivo. Dice, “Pagad a todos lo que debáis (apodote pasin tas opheilas): al que impuesto, impuesto; al que tributo, tributo; al que temor, temor; al que honor, honor”. Este es el contexto del versículo 8. Ustedes deben impuestos. Ustedes deben tributo. Así que cuando dice en el versículo 8: “No debáis a nadie nada” (Mëdeni mëden opheilete) eso no significa que nunca deberíamos incurrir en deudas. Significa: «cuando lo hagan, páguenlas». ¿Deben impuestos? Páguenlos. ¿Deben tributo? Páguenlo.

Por tanto al decir: “No debáis a nadie nada” no se busca hacer juicio sobre la sabiduría financiera de tener una hipoteca, sino exhortar a pagar las cuentas en tiempo, ya sea el pago de  una renta o el de una hipoteca. Si es sabio pedir prestado dinero (específicamente para cosas con descuento como utensilios y carros) se juzgará sobre consideraciones más amplias que este texto. Hay una libertad maravillosa para la causa de Dios cuando somos libres de deudas. Y cuánta miseria tiene la gente por causa del gasto descuidado de las tarjetas Visa y MasterCard, y por comprar cosas en tiempo. Espero que ustedes sean de mente sobria y disciplinada para evitar la deuda que está enraizada en los deseos de un estilo de vida materialista y que controlador. Si alguien se encuentra en problemas, tenemos consejeros en Bethlehem que estarán dispuestos a ayudarle a poner su casa en orden.

El Problema Al Entender Este Versículo

Pero el versículo 8 no trata principalmente acerca de no pedir prestado. Trata fundamentalmente, de pagar lo que se debe. Impuestos a quien se debe impuestos. Al que tributo, tributo. Y así sucesivamente. Pero aquí, me encontré con una situación difícil mientras trataba de entender este versículo. Permítame explicarles. Casi todos los comentaristas concuerdan más o menos con  lo que he dicho. Luego continúan diciendo que el amor es lo única que no se puede amortizar y terminar de pagar. Impuestos sí, pero el amor, no. Ellos dicen que eso es lo que Pablo quiere decir cuando expresa “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros”. Aquí está un comentario típico citado en lugar de muchos. El significado del verso 8 es:

“No tengas deudas atrasadas con nadie, excepto la deuda de amaros unos a otros; y el énfasis de la segunda parte de la oración es que la deuda del amor, difiere de aquellas deudas que podemos terminar  de pagar totalmente, es una deuda ilimitada que nunca podremos pagar con un saldo”.3

Por largo tiempo pensé que eso era exactamente lo que significaba este versículo. Y en un sentido, el comentarista no está equivocado. O sea, es cierto que la deuda de amor que tenemos nunca se podrá pagar completamente. Debemos amar no importa cuántos pagos de amor hagamos. Eso es cierto.

Pero aquí está el problema. También es verdad lo del honor en el versículo 7. El versículo 7 dice, “Pagad a todos lo que debáis; al que impuesto, impuesto [luego salte hasta el final del versículo] al que honor, honor” ¿Es correcto decir que ese honor como deuda puede ser totalmente pagado?

El apóstol Pedro se expresa, en un contexto de sumisión a las autoridades, de modo similar a Romanos 13 dice, “Honrad a todos” (1ra de Pedro 2:17). Así que aquí está mi problema. No diré que “no debáis a nadie nada” se refiere solo a cosas que podemos pagar a totalidad, como los impuestos, porque el verso 7 también se refiere a cosas que no se pueden pagar totalmente, o sea el honor. Cuando le debemos honra a alguien, y le honramos, todavía le debemos honra. Igualmente cuando se ama a alguna persona todavía se le debe amor. El amor nunca se paga totalmente. Y el honor nunca se termina de pagar.

La Perspectiva De Pablo Sobre Lograr Hacer Todas Las Obligaciones Como Una Expresión De Amor

Por eso creo que Pablo estaba diciendo algo más.  Pienso que él estaba diciendo algo más radical. Pienso que estos comentaristas ven algo verdadero, es decir, nunca podremos librarnos de la deuda de amor. Si amamos a alguien a las 11 en punto aun le debemos amor a las 12 en punto. Eso es cierto.

Pero también es cierto del honor. Si honramos a alguien a las 11 en punto aún le debemos honor a las 12. ¿Qué quiere decir entonces Pablo cuando declara, mirando atrás en el versículo 7: “No debáis a   nadie nada, sino el amaros unos a otros”? Si no quiere decir que las cosas en el versículo 7 (impuestos, tributos, respeto, honor) pueden ser pagadas totalmente, pero el amor no, ¿qué quiere decir?

Considere esto. Al leer esta carta usted ha escuchado (un par de minutos antes) las palabras de Romanos12:10, “Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros”. Así que ha escuchado que amar y mostrar honor son actitudes indisolubles, y que probablemente Pablo quiere decir que honrar a la gente es una forma de amarles.

Ahora llega a Romanos 13:7-8 y escucha algo así: “no debáis a nadie nada”, o sea, no debáis a nadie honor, sino el amaros unos a otros. ¿Qué significará eso? Probablemente quiere decir que cada vez que tengamos una deuda de honor, deberemos pagarla en amor. Cada pago del honor será un pago de amor. Cada acto de honra será un acto de amor. No paguemos deudas de honor sino como pagos de amor. No debamos honor a nadie sino como una expresión de amor.

Y si esto es lo que el versículo 8 significa sobre el honor en relación al amor, esto es probablemente también lo que significa sobre los impuestos, los tributos, y el respeto en relación al amor. De manera que Pablo está diciendo: cada deuda que tengan con alguien (sea impuestos o tributos o respeto u honor) que cada pago de esa deuda sea una expresión de amor.

En otras palabras, no hagan del amor una categoría especial de conducta junto a otros tipos de conducta. Que toda conducta sea en amor. Esto es exactamente lo que Pablo dijo en 1ra a los Corintios 16:14: “Todas vuestras cosas sean hechas con amor”. Que el pago de toda deuda sea un pago de amor.

¿Debe el pago de IRS?4 No escriba el cheque con un espíritu triste, resentido, ansioso, irritado. Escriba el cheque en amor. ¿Tiene una deuda del pago de una hipoteca? No solo escriba el cheque porque tendrá problemas si no lo hace, o porque la Biblia dice que tiene que pagar sus deudas. Escriba el cheque de la hipoteca en amor. ¿Ha tomado un libro prestado de alguien y se ha quedado con él tanto tiempo que se siente avergonzado de devolverlo? Bien, humíllese en un acto de amor, no de miedo y orgullo: devuélvalo en amor.

Si  se pregunta: « ¿Cómo puedo actuar en amor cuando escribo un cheque para la oficina del IRS? Yo ni siquiera conozco a nadie ahí», tenga cuidado no sea que su entendimiento sobre el amor esté por debajo de lo que Pablo describe como amor. Escuche la descripción de Pablo del amor de 1ra a los Corintios 13:4-7, y vea si puede aplicarlo a la Escritura de un cheque de IRS:

El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se regocija con la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Creo que cada vez que pagamos alguna cuenta, o alguna deuda, o devolvemos algo que hemos pedido prestado, mostraremos que somos personas que amamos si lo hacemos sin envidia (por las personas que no tienen que pagar lo que hacemos), y sin arrogancia (porque pensamos que estas leyes de impuestos son estúpidas), y con gozo en la verdad (porque hemos sido meticulosamente honestos), y con una alegre buena voluntad de sufrir y soportar cualquier penalidad requerida haciendo lo que es correcto.

El Amor, Antes De Expresarse En Acciones Externas, Es Una Disposición Interna

Así que no pensemos del amor solo como algo que está activo cuando tenemos a alguien en mente. El amor no es solo una acción hacia una persona; es una mentalidad, una actitud, una disposición que produce conductas que son buenas para los demás. No resulta asombroso que la descripción que Pablo hace del amor contenga casi totalmente disposiciones internas y no acciones externas. Estar seguros que todas estas disposiciones produce ciertas conductas externas, que no son la esencia del amor que es: paciencia, la falta de envidia, fe, la falta de arrogancia, la templanza, la ausencia de resentimientos, la tristeza por lo malo, el gozo por la verdad, el sufrimiento, la espera, la tolerancia. Todos estos son primeramente acciones del alma, no del cuerpo.

Y el mensaje de Romanos 13:8 es que estas actitudes del alma (esta mentalidad) deben estar allí cuando nos sometemos a las autoridades gobernantes. Cuando pagamos impuestos, el amor debe ser nuestra mentalidad. Cuando respetamos la velocidad límite, el amor debe ser nuestra mentalidad, cuando votamos, el amor debe ser nuestra mentalidad. Que cada obligación que cumplamos sea un acto de amor.

Pero, ¿“Unos A Otros” No Se Refiere Solo A Los Hermanos Cristianos?

Por supuesto, algunos pudieran objetar a lo que he dicho señalando hacia la frase del versículo 8: “unos a otros” y diciendo que el apóstol se refiere solo a los hermanos cristianos: “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros”. Si “unos a otros” se refiere solo a los hermanos cristianos entonces lo que he dicho debiera cambiarse. Pero existe una buena razón para pensar que “unos a otros” no está limitado solo a los hermanos cristianos.

¿No se superpone “unos a otros” en la segunda parte del versículo 8 con la frase “a nadie” de la primera parte del versículo 8? “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros”. “A nadie” hace referencia, al menos, a la personas del versículo 7: la gente a quienes debemos impuesto y la gente quienes debemos tributo, etc. Por tanto, este texto incluye a los no creyentes. Porque no tiene caso decir: “No debáis a los no creyentes nada, sino el amar a los hermanos cristianos”. Por eso creo que “amaros unos a otros” en este versículo es una declaración muy general sobre amar a los seres humanos. No cumplimos la ley amando a los cristianos y odiando a los enemigos.

Éste ha sido el énfasis en Romanos 12:17-21 (“No paguéis a nadie mal por mal, respetad lo bueno delante de todos los hombres”. v. 17). Y al final del versículo 8 Pablo dice, “porque el que ama a su prójimo ha cumplido la ley”. La palabra “prójimo” es una palabra general, amplia, que incluye a todos, y no solo un hermano cristiano.

Dos Conclusiones

Por tanto, llego a mi doble conclusión. Primero, que en el versículo 8 Pablo nos está enseñando no solo que hay una deuda perpetua de amor que nunca  se puede pagar. Además nos está enseñando que cada deuda que deba pagarse será  pagada en amor. Convierta cada pago en amor. Torne cada comportamiento en amor. No deba a nadie nada, sino el amor. Es decir, que toda deuda sea pagada como un acto de amor. Sea una persona de amor penetrante. Tenga la mentalidad de amor en todo lo que hace. Esa es la primera conclusión.

La otra conclusión es que, por consiguiente Romanos 13:1-7, no es una desviación del tema del amor que comienza en el capítulo 12. Pablo no está regresando al tema del amor en el versículo 8. El nunca lo abandonó. Él está explicando cómo es la vida de amor que incluye el pago de impuestos y estar al día en los pagos de la hipoteca, pagar la renta y las cuentas de servicio, y honrar a los seres humanos creados a imagen de Dios.

Por tanto, busquemos el amor. Es una enorme realidad que todo lo abarca. El amor no es parte de la vida, el amor es la vida. Permitan que todo sea hecho en amor. Que la mentalidad de paciencia, bondad, contentamiento, humildad, mansedumbre, amabilidad, respeto, perdón, gozo, verdad, esperanza, constancia, inunde nuestros corazones y mentes. Y que nuestros corazones se desborden con estos rasgos de amor. En todo lo que hagamos, dejen que el amor esté presente.

¿Cómo debiera ser sino, para la gente cuya vida completa está edificada sobre Romanos 5:8: “Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”?


1 De hecho, este versículo brinda el paralelo más cercano de la Biblia a la redacción de Pablo en Romanos 13:8. En Romanos 13:8 el dice, “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros” (Më deni mëden opheilete ei më to allëlous agapan). Estas palabras “debáis […] el amaros unos a otros” son casi idénticas a “debemos amarnos unos a otros” en el griego de 1 Juan 4:11, opeilomen allëlous agapan.

2 Vea mi bosquejo biográfico sobre Müller.

3 C. E. B. Cranfield, The Epistle to the Romans  [La Epístola a los Romanos], Vol. 2 (Edimburgo: T. & T. Clark Limited, 1979), p.674.

4 Servicio Interno Fiscal: de los ingresos, rentas en los E.E.U.U. [Nota del Editor].

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org