Vestíos del Señor Jesucristo, parte 1

Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.

La conexión entre los versos 11-14 y el pasaje que le precede no es tan clara en las primeras palabras del verso 11- “Y esto”- como me gustaría. El Griego simplemente dice “y esto…” Muchas veces Pablo une las cosas de este modo. Por ejemplo, 1 Corintios 6:6  “sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los incrédulos”. O sea, ‘y ellos hacen esto aun delante de los incrédulos.’ O Filipenses 1: 28, “que para ellos ciertamente es indicio de perdición, mas para vosotros de salvación; y esto de Dios.”  ‘Y está señal de vuestra salvación es de Dios”.

Por tanto, aquí está la conexión de Romanos 13:11, “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros… y esto - haced esto- conociendo el tiempo… (La NASB y la NIV aciertan aquí) en otras palabras, la frase al principio del verso 11 “Además de esto…” (En la ESV)- probablemente hace referencia a la motivación en los versos 8-10, y no al mandamiento de amar. Si es así, el sentido sería: ‘Además de la motivación de que el amor cumple la ley, ahora hay otra motivación, es decir, ustedes conocen el tiempo’. Quisiera plantearlo así: Pablo está diciendo, ‘Por dos capítulos les he dicho que no deban nada a nadie sino el amor. Todo lo que ustedes deban a alguien -hagan del pago un acto de amor. Que todo lo que hagan sea hecho en amor (1 Corintios 16:14). Capítulo 12: 9, El amor sea sin fingimiento. Verso 10, Amaos los unos a los otros con amor fraternal Verso 14, Bendecid a los que os persiguen. Verso 17, No paguéis a nadie mal por mal Verso 19, No os venguéis vosotros mismos, amados míos. Verso 20, Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer, Capítulo 13:8, No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros. Y ahora digo, y esto- hagan todo esto, amen así- porque conocen el tiempo.’

¿Qué Pasa con Este ‘Tiempo’ que Motiva a Amar?

Bien, hoy mi objetivo principal es responder la pregunta: ¿Qué pasa con este “tiempo” que motiva a amar? Asegúrese de ver la palabra tiempo en el verso 11: “Y esto- además de la motivación por el amor que ustedes han visto hasta cierto punto, hay aquí otra- conocen el tiempo… “No debáis a nadie nada sino amor, porque conocéis el tiempo.” Veamos primero la estructura de este párrafo en los versos 11-14. Y  luego preguntemos, ¿De que tiempo está hablando? Y entonces concentrémonos en la pregunta: ¿Cómo el  conocer este tiempo nos ayuda a amarnos unos a otros y a amar a nuestros enemigos?

Los versos 11 al 14 tienen dos partes y voy a tratar de esto en dos sermones, si Dios quiere. La primera parte describe el tiempo que motiva a amar y la segunda parte describe más de como es una vida amorosa. Aquí está la primera parte, Versos 11-12a: Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. 12La noche está avanzada, y se acerca el día.

Ahora bien, el resto del verso examina la implicación práctica, espiritual y moral de vivir en este tipo de tiempo. Versos 12b-14  “Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. 13Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, 14sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.” Así que hoy veremos la primera parte (versos 11-12a) Y la próxima ocasión de la segunda parte (versos 12b- 14).

¿De qué Tiempo está Hablando Pablo en el Versículo 11?

Ahora,  ¿De qué tiempo está hablando él en el verso 11: “Y esto, conociendo el tiempo…”? Además de ser motivados a amar conociendo que el amor es el cumplimiento de la ley, sean motivados también conociendo el tiempo en que viven. ¿Qué tiempo? El primer paso para responder ésta pregunta es unir el final de Romanos 12 con el comienzo del 13. Aquí estamos al final y Pablo nos está  exhortando a dejar que el tiempo forme nuestra conducta. Echemos un vistazo al comienzo de Romanos 12:2  “No os conforméis a este mundo [fíjese en la nota al pie: La palabra literal es “Era” no  mundo -es una palabra de tiempo] sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Pablo está diciendo que ésta Era presente está arruinada, oscura, llena de pecado y dominada por Satanás- el cual es llamado “El dios de este siglo” (2 Corintios 4: 4; Juan 12: 31; Efesios 2: 2; 1 Juan 5: 19). Y nosotros no debemos conformarnos a esta Era, sino que debemos ser transformados. Así que en Romanos 12:2 la realidad de este tiempo presente es maligna y debería afectar nuestra conducta impulsándonos a evitar la conformidad al mismo.

Pero no es tan sencillo en los versos 11 y 12 del capítulo 13. Aquí el tiempo presente no es visto solo de manera negativa, sino también positiva. Verso 11: “Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño”. Es tiempo de despertar. Y luego en el verso 12 dice, “La noche está avanzada, y se acerca el día”. Es por eso que debemos despertar, ya ha amanecido. Usted no duerme de día. Usted duerme de noche. Así que él nos dice en el verso 12, “Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. 13Andemos como de día”. Usted puede ver esto junto con Pablo, el tiempo no es solo noche. Es también día -al menos es el amanecer de un nuevo día.

Entonces, ¿De qué está hablando? Usa el mismo lenguaje en 1 Tesalonicenses 5 y nos ayuda a ver a que se está refiriendo lo que fue enseñado a estos cristianos primitivos.

Él había dicho en el verso 2. “porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche”. Ese es el día de la segunda venida de Cristo. Así que los cristianos de Tesalónica y de Roma son ‘Perfectamente concientes’ del tiempo en que viven. A ellos se les enseño esto. Es por eso que Pablo puede decir en Romanos 13:11, que ellos están “conociendo el tiempo”. A todo cristiano se le enseñó que Cristo regresaría a la tierra desde el cielo y que eso podría ser pronto, entonces él dice en 1 Tesalonicenses 5: 2 que sorprenderá de la misma manera en que un ladrón sorprende a la gente en la noche.

Pero no a ustedes, dice él - no a ustedes cristianos. Ustedes no serán sorprendidos así. ¿Por qué no?: Lo explica en el verso 4:

Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. 5Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. 6Por tanto, no durmamos como los demás [Vea las conexiones con Romanos 13: 11] sino velemos y seamos sobrios. 7Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan [otra unión con Romanos 13: 13]. 8Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo [esto es a lo que Pablo se refiere en Romanos 13: como “la armadura de luz”]. 9Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Por tanto, cuando Pablo habla acerca de éste tiempo -el tiempo en que vivimos- no sólo piensa en términos negativos, como la noche, la oscuridad, el mal, la muerte y los ataques de influencia demoníaca. Todo eso es verdad, el pecado, el dolor y la muerte abundan. Pero esa no es la verdad principal. Y por supuesto no es la verdad principal para los cristianos. En la mente de Pablo el día ha amanecido. No somos de la noche ni de las tinieblas. Pertenecemos al nuevo día “¡No estáis en tinieblas!” Ustedes viven en una era muy oscura- un tiempo oscuro y pecaminoso. Pero esa no es la realidad principal si son cristianos. El día ha llegado. La luz ha llegado. Cristo ha venido. Estoy tan tentado a saltar al verso 14 donde Pablo toma sus palabras del verso 12, “vistámonos las armas de la luz.” y las transforma en “vestíos del Señor Jesucristo.” Cristo es la luz del mundo. Cristo es el Mesías esperado. Cristo es el salvador de esta época maligna y el centro abrasador de la Era venidera. Él vino. Él vendrá. Nosotros vivimos en el tiempo entre estas dos venidas. Nos ha salvado, nos está salvando, nos salvará. No estamos  “no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo”. Por tanto vestíos de Cristo. Vístanse de Cristo. Armense con Cristo. Nunca estén sin la cubierta de Cristo. Que vuestra amistad con Cristo sea tan cercana como la camisa que usan. Esto es lo que dije la semana pasada que era la clave para amar y cumplir la ley, y esa es la misma respuesta final esta semana: Recibir a Cristo diaria y plenamente es la clave para amar.

¿Qué Significa el Tiempo que Vivimos Actualmente?

Pero me estoy apresurando. Eso es para el próximo encuentro. Porque la pregunta ahora es: ¿Qué significa este tiempo que ahora vivimos? ¿Y como esto nos ayuda a amar? La clave acerca del tiempo en que vivimos es que vivimos en coincidencia entre la presente Era pecaminosa y la Era venidera de justicia. Vivimos en la coincidencia entre ésta Era y el reino de Dios. Coincidimos entre esta vida mortal y la vida eterna. Justo en el corazón del cristianismo está la verdad: que cuando Cristo vino, la tan esperada Era venidera vino también, y el reino de Dios vino, y la vida eterna vino. Pablo dijo en 1 Corintios. 10:11 que los eventos del Antiguo Testamento “están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.” O sea, la coyuntura entre esta época y la época venidera vino en Jesús. Él dijo en 2 Corintios 5:17  “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí son hechas nuevas.” Por tanto la nueva creación ha llegado. Él dijo en Colosenses 1: 13, “[Dios] nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo.” Así que el Reino del Mesías ha llegado. Justo como dijo Jesús: “El tiempo se ha cumplido, y el Reino de Dios se ha acercado” (Marcos 1:15).

En otras palabras, cuando Cristo vino “en el cumplimiento del tiempo’ (Gálatas 4:4). La Era venidera llegó, el Reino de Dios arribó, llegó la nueva creación. Hebreos 9:26, dice “[Cristo] se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado”. Y así dice en Hebreos 6:5 que podemos gustar “de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero.” Ha llegado. El misterio del Reino de Dios es que el Reino ha llegado, y la Era de pecados, dolor y muerte no ha cesado. La Era venidera, el Reino de justicia, el Reino de Dios, la nueva creación, la vida eterna -todos estos un día ejercerán dominio sin más pecado, dolor, ni muerte. Pero el misterio es que estas cosas están aquí y son reales, pero coinciden con este siglo caído de pecado, dolor y muerte.1

Este es el tiempo en que vivimos. Este es el tiempo al que se refiere Pablo en Romanos 13:11 -el tiempo entre las dos venidas de Cristo. El tiempo de la coincidencia entre esta Era de pecado, dolor y muerte y la Era venidera de justicia, gozo y vida; y la coincidencia entre el dominio de las tinieblas y el Reino de Cristo.

¿Qué Pasa con Este Tiempo que Motiva a Amar?

Ahora bien, ¿qué pasa con este tiempo que motiva a amar? Pablo dijo en el verso 11: “Y esto...”, además de la motivación por el amor porque éste cumple la ley, ustedes conocen el tiempo. Que el conocimiento del tiempo les mueva también a amarse unos a otros y a sus enemigos. Luego menciona, al menos, tres cosas acerca de este tiempo que provocará nuestro amor, si las entendemos de la manera en que deberíamos. Vamos a analizarlas en orden inverso.

1. “La Noche Está Avanzada, y Se Acerca El Día”

Verso 12a: “La noche está avanzada, y se acerca el día”. Esta es una palabra de esperanza para cristianos que sufren. Es una palabra de esperanza a cristianos que odian su propio pecado y anhelan que ocurra algo con el pecado. Es una palabra de esperanza a cristianos que anhelan que la muerte, el último enemigo, sea vencida y lanzada al lago de fuego (Apocalipsis 20:14) ¿Cómo es que es una palabra de esperanza para todo eso?

“La noche” representa esta Era de tinieblas, todo su pecado, miseria y muerte. ¿Y qué dice Pablo  acerca de ella? “La noche está avanzada”. La Era de pecado, miseria y muerte casi ha pasado. Usted  pudiera decir que 2000 años después de Pablo parece como un largo amanecer. Desde un punto de vista lo es. Y lloramos, ¿cuánto tiempo?, ¿Oh Señor, cuánto tiempo la dejarás avanzar? Pero el modo bíblico de pensar es diferente en dos maneras. La manera clave en que es diferente es que el día ha amanecido en Cristo Jesús. Jesús es el fin de esta Era caída. Derrotó el pecado, el dolor, la muerte y a Satanás. La batalla decisiva ha terminado. El Reino ha venido. La vida eterna ha llegado.

La profecía de Isaías 60:1-3, ha irrumpido sobre el mundo: “la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. 2Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. 3Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.” Y cuando el amanecer ocurre -como sucedió en la venida de Cristo- nadie duda de la venida del día. Ni aun si el amanecer se prolongara 2000 años. Es seguro. El día ha llegado. Nada puede detener la salida del sol.

Y la segunda manera en que el pensamiento bíblico es diferente es que el reconocimiento de Dios del tiempo y el nuestro no son los mismos. Pedro dijo, “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día” (2 Pedro 3:8) La noche está avanzada; el día esta cerca.

Si no tuviéramos esta esperanza- que el día de maldad, miseria y muerte está avanzando y el día de justicia, gozo, y vida esta cerca- ¿dónde conseguiríamos los recursos para amar en medio de todos nuestros fracasos?

2. La Salvación esta Ahora más Cerca de Nosotros que Cuando Creímos.

Lo segundo que Pablo dice acerca de este tiempo para ayudarnos a amarnos unos a otros se encuentra en el verso 11b: “porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos”.  Esta es una palabra de esperanza para todos aquellos que gemimos bajo la forma incompleta de nuestra salvación. Por supuesto, nuestros pecados ya  están perdonados, nuestra culpa ya  ha sido removida, ya estamos justificados. (Romanos 5: 1), nuestra condenación desapareció, “hora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1). Pero Oh, la salvación es mucho más que esto. Es, que suceda algo con el pecado. Es que suceda algo con la enfermedad. Es que suceda algo con el desaliento la depresión. Es que algo sea hecho con el pecado. Y más que todo que suceda  algo más que ver a Cristo con dificultad en un espejo. La salvación es final y plenamente verle cara a cara. Y Pablo dice, que cada día de nuestras vidas en que gemimos nos acercamos más y más a la más grandiosa de todas las cosas -Cristo nuestra salvación final. Y él está cada día más cerca.

Ésta esperanza en medio de todas nuestras frustraciones, todas nuestras perdidas y todo nuestro dolor sostiene el poder para amarnos unos a otros y amar a nuestros enemigos.

3. Conociendo El Tiempo, Que Es Ya Hora De Levantarnos Del Sueño.

Finalmente, Pablo dice una algo más que sostiene el amor acerca del tiempo en que vivimos. Él dice en el verso 11a  “conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño” La noche de pecado, miseria y muerte está avanzada y el día de amor, gozo y vida está cerca. Pablo dice, ahora esta es una hora para estar despiertos, no dormidos. Dormir es lo que la gente perdida en esta época está haciendo. Ellos son sonámbulos.

Toda pompa, todo acto de exhibicionismo, toda piel, músculo, todo pavoneo, toda genialidad, arte, logro científico, todo poder militar, todo negocio e industria es sonambulismo comparado con la vida en el día de la gloria de Cristo.

¿Quiere pasar su vida dormido en el mundo de ensueño de esta Era espectacular? ¿O quiere estar despierto a los deslumbrantes rayos de la Era venidera donde Cristo y su pueblo llevarán vidas plenas de gozo, amor, justicia y creatividad? Entonces, todo lo que pensamos que era maravilloso en esta Era lucirá como el jardín infantil del universo.

Y éste es también un gran incentivo para amar, de hecho el apóstol Juan lo dice con claridad en 1 Juan 2: 8 “os escribo un mandamiento nuevo [Amor], que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra”. Así que ambos, Pablo y Juan dicen: ‘No debáis a nadie nada sino amor, porque conocen el tiempo’.

Si las tinieblas están pasando y si la luz verdadera ya está alumbrando, y esa luz verdadera es Jesucristo, la presencia misma del amor de Dios, entonces los que despierten del mundo de ensueño de incredulidad y caminen en la luz, se amarán unos a otros y a sus enemigos.


1 Para más textos sobre la llegada de la Era venidera ver Hebreos 1: 1-2; 1 Pedro 1: 20;  Hechos 2: 17; Efesios 1::21; Mateo 12: 32;  24::3;  Marcos 10: 30;  Lucas 16: 8; 18: 35;  20: 34-35.

©2014 Desiring God Foundation. Used by Permission.

Permissions: You are permitted and encouraged to reproduce and distribute this material in physical form, in its entirety or in unaltered excerpts, as long as you do not charge a fee. For posting online, please use only unaltered excerpts (not the content in its entirety) and provide a hyperlink to this page. For videos, please embed from the original source. Any exceptions to the above must be approved by Desiring God.

Please include the following statement on any distributed copy: By John Piper. ©2014 Desiring God Foundation. Website: desiringGod.org