Todos los días duros serán hermosos algún día

Article by

Guest Contributor

No había abierto la vieja caja de zapatos en un decenio, pero al levantar la tapa deshilachada, me reí disfrutando de los rostros de los queridos amigos y los miembros de la familia que me miraban fijamente. Durante las horas siguientes, me senté en el suelo de mi armario, revisando los montones de imágenes que se mantenían como en una vigilia constante durante los felices años universitarios, los días de recién casados, los eventos del ministerio de hace mucho tiempo, y los primeros días en casa con los bebés.

Mi corazón se llenó de asombro al poder ver tan claramente en el presente como veía en el pasado. Una amistad que comenzó en la universidad a través de un encuentro casual, con el tiempo ha crecido hasta convertirse en una de profunda alegría e importancia. El hombre que se convirtió en mi marido, todavía representado como un muchacho, a quien he visto crecer más y más en quien Dios le hizo ser. El pequeño bebé, objeto de varias vidas de mi preocupación, que ahora ha madurado y se ha superado a sí mismo.

Al echar un vistazo al pasado, me maravillaba de cómo las imágenes me dieron el don de la vista, y cómo esta visión afirmaba la verdad de Eclesiastés 3:11: "Todo lo hizo hermoso en su tiempo". Incluso en lo que yo nunca habría imaginado que se iba a convertir en hermoso, Dios se había probado a sí mismo como bueno.

No ves la imagen completa ahora

Pero luego volví a mi momento presente, al mismo día en que viajé por fotos antiguas, e intenté envolver mi mente alrededor de los regalos de ese día: la ya adolescente y los casi adolescentes, ocupan más espacio en mi casa y corazón, avanzando en su camino a través de la vida. He intentado exprimir cada gramo de la gratitud de mi corazón en lo que se refiere a mi esposo y el estado de nuestra unión, y verifiqué a través de la iglesia que plantamos, amigos, familia ampliada, y nuestra salud, las oportunidades y la influencia que Dios nos ha dado.

No pude disfrutar los momentos de hoy como podía en el pasado, porque el presente era muy difícil de ver sin que el temor se apoderara de mí. ¿Qué pasaría si me quitaran a mi amado? ¿Qué pasará si este niño mío nunca aprende de sus errores? ¿Y si Dios nos invita a decir adiós a la iglesia que amamos? Es como si mi corazón quisiera protegerse, disfrazando la pregunta más profunda en el núcleo de mi miedo: ¿Y si Dios no está realmente trabajando, llevando todas las cosas al hermoso final que ha prometido?

Nuestra cultura nos dice, aparentemente por repetición, que vivamos el momento presente. Y sé que hay algo bueno en este encargo, pero vivir en el presente y, sobre todo, captar lo que Dios está haciendo en el momento actual es como mirar a través de un cristal oscurecido (1 Corintios 13:12). No podemos ver plenamente ni podemos comprender la forma de lo que Dios está haciendo ni las herramientas que utiliza para llevar todo al hermoso final de redención. "... el hombre no descubre la obra que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin" (Eclesiastés 3:11, LBLA), y en menor escala, no podemos atrapar un momento presente con un gozo sin adulterar por el pecado y las tinieblas. No debemos reprendernos a nosotros mismos por perdernos los momentos, si no podemos atraparlos en toda su plenitud cuando pasan.

Hay una mejor manera de vivir el presente. La caja de fotografías antiguas nos ayuda a comprender cómo.

Lo que vemos en fotos antiguas

¿Por qué a menudo notamos que algo se mueve en nosotros al ver fotos antiguas más que al mirar las nuevas? Una de las razones es que cuando miramos hacia atrás, esos recuerdos se presentan con una perspectiva más amplia. Somos capaces de ver a través del filtro de la bondad de Dios, sin el miedo o la incertidumbre que podríamos haber experimentado en el momento.

Vemos este mismo fenómeno en las Escrituras. En el Antiguo Testamento, Dios repetidamente requería a su pueblo construir altares, recordar historias de sus actos a sus hijos y celebrar las fiestas que marcaron los milagros que había realizado por ellos. Una y otra vez, Él les dijo: "Recordad". Debían recordar cómo Dios hizo de la esclavitud libertad y provisión de la escasez, de modo que confiaran en Él en su oscuridad actual.

Y luego, a través de los profetas, el estribillo de Dios se convirtió en un "mirar hacia delante". Esperaban un libertador perfecto y siempre al rescate, cuando Dios crease hermosura de sus cenizas, de modo que pudieran confiar en Él con esas cenizas de su estado presente.

El objetivo de nuestro presente

También podemos ver esto en el Nuevo Testamento. En el momento de la crucifixión de Cristo, todo parecía terriblemente sombrío. Ahora somos capaces de mirar hacia su muerte y resurrección, y ver una belleza inigualable, del tipo de la que nos llena de gozo. Esta perspectiva alimenta nuestra esperanza, mientras esperamos ver la promesa de su segunda venida.

Mirar hacia el pasado y hacia el futuro nos ayuda a caminar por la fe en un Dios que mantiene las promesas en esta oscuridad del presente. Para muchos de nosotros, tanto el pasado como el presente está salpicado de dolor. Nuestra esperanza en esta vida se basa en la ayuda omnipresente de Dios, y en la realidad que nos espera cuando Jesús solucione todo y nuestro dolor sea transformado en gloria. La belleza espera a todos en Cristo.

El objetivo de nuestro presente, entonces, no consiste en aferrarse al momento cuando pasa o intentar ver claramente ahora lo que Dios hace en cada momento. El objetivo para nuestro momento actual, aunque lo veamos confusamente por lo que es, es la fe, creer que el Dios que fue y será también es el Dios que está con nosotros, ayudándonos, trabajando en nosotros, y avanzándonos hacia un hermoso final.

Lo que no puedes ver hoy en día

Dios nos ha diseñado para comprender y valorar la verdadera belleza de su trabajo de manera más significativa a lo largo del tiempo. Como cuando un artista quita la cubierta de un retrato revelándolo con dramatismo, igual que la perspectiva del caminante del lugar al que se dirige, se aparece ante los ojos a medida que avanza hacia la cima de la montaña, un día veremos al completo el alcance y la bondad de nuestra redención.

Lo que es más importante, vamos a ver a Dios, y en nuestro primer vistazo lleno de asombro observaremos la belleza que Juan, en su visión del Apocalipsis, luchó para comparar con cualquier cosa que actualmente llamamos hermosa. A medida que lo vayamos asimilando, y que tomemos en consideración un horizonte de tiempo más amplio y el trabajo de Dios en él, nuestra comprensión de su bondad se enfocará mucho mejor.

Quizás entonces también seguiremos el patrón que ofrecen las escrituras: mirar atrás con ojos eternos, viendo la bondad de Dios en cada momento de la historia. Una caja de zapatos de gozo celestial esperando nuestro interminable descubrimiento. ¿Y qué esperaremos en el futuro? En el cielo, el futuro es uno de gozo eternamente creciente, cada descubrimiento de la obra de Dios es una nueva faceta de su belleza.

No necesitamos ver o comprender todo lo que Dios hace en nuestros días más difíciles. Solo necesitamos saber que Dios está detrás de esto, y en esto, y que Él lo hará hermoso en su tiempo.